«Tu capacidad de aprender es tu activo más valioso, y la mejor forma de aprender es ‘aprendiendo de los mejores’» | www.aprendiendodelosmejores.es

martes, 19 de agosto de 2014

Triunfar es como estudiar una carrera universitaria

Me gusta decir que un Plan de Desarrollo Personal (cada uno el suyo) es algo parecido a estudiar una carrera universitaria. Me explico. Estudiar (y sacarse) el título de una carrera universitaria responde a unos pasos que son similares a los pasos a seguir en un Plan de Desarrollo Personal.

Y, ¿cuáles son esos pasos?

1. METAS [Claridad de Metas]
Lo hemos dicho muchas veces: el principal motivo por el que la gente no consigue lo que quiere es que no sabe lo que quiere. Cuando una persona tiene que decidir qué carrera estudiar puede tener dudas, pero una vez que decide, la decisión está hecha, y por tanto, ya sólo queda dirigir todas las energías ahí. La concentración (foco) es esencial, porque la energía va donde uno se concentra, y si uno se dispersa, la energía también y no se está poniendo toda la carne en el asador, con lo que los resultados no pasarán de mediocres. Hay que aprender a decidir y decidir es descartar.

¿Te has preguntado porque la gran mayoría de estudiantes que estudian una carrera universitaria obtienen su título? Porque un estudiante —salvo ciertos casos— no se va de la Facultad hasta que no obtiene el Título bajo el brazo. Tiene claro su objetivo. Su meta es tan clara y nítida, que le permite orientar todas sus energías y fuerzas a ese fin, porque para un estudiante universitario su primera prioridad —por encima de cualquier otra— es sacarse su licenciatura.

2. PLAN [Itinerario de Carrera]
Es importante tener claridad de metas, pero igual de importante es tener un plan que permita su consecución. La mayoría de la gente no triunfa porque no tiene un Plan definido puesto por escrito, y no planificar es planificar el fracaso. La planificación es la hoja de ruta para no quedar expuestos a las apetencias y caprichos del momento. ¿Y por qué la mayoría de la gente no planifica y va dejándose llevar? Básicamente porque planificar exige tiempo,esfuerzo y concentración; y la mayoría de la gente suele ser víctima de la perecitis. Ya lo decía Víctor Hugo: «A nadie le faltan fuerzas, lo que a mucha gente le falta es voluntad».

Cuando estudias una carrera universitaria el Plan te lo dan hecho, no tienes que pensar, no tienes que dedicar tiempo, ni esfuerzo, ni energía, por eso resulta tan útil. Si uno decide estudiar Derecho, tendrá un Plan de Estudio de 4 años, que a su vez, se subdivide cada año en cuatrimestres, que dentro de cada cuatrimestre hay unas asignaturas específicas (Derecho Civil, Penal, Romano, Laboral...) definidas por la Comisión de Estudios, con unos profesores asignados para impartirlas, con unas fechas de exámenes ya fijadas... Todo fácil, todo mascado. Dedicar tiempo, esfuerzo, energía y concentración, le cuesta mucho a las personas. Si a ti también te cuesta planificar (o sea, no lo haces), te preguntarás cuál es la solución. La respuesta es sencilla: buscar un coach. Alguien que te ayude a establecer un plan riguroso y que te pida cuentas. Es bueno tener alguien que nos eche el aliento en el cogote y nos saque los colores. Cuando todo depende de uno, la comodidad suele ser la opción más elegida por la mayoría de la gente. Un buen coach siempre te exige más de lo que tú te exigirías de ti mismo.

3. ACCIÓN [Ponerse en marcha]
Planificar está bien y necesario, pero luego hay que ponerse en movimiento. Tom Peters, con ironía, decía: «Despida a los planificadores. Deje de planificar y actúe». Pasar a la acción es:
a) Ir a clases.
b) Estudiar.
c) Presentase a los exámenes.

De nada sirve saber tener claridad de Metas, ni diseñar un Plan, si uno no da el paso, ejecuta y actúa. No hay verdadera decisión hasta que no hay acción. Sin acción nada mágico en la vida puede ocurrir. Sólo en la acción se encuentran respuestas. La acción tiene magia. Para avanzar, comenzar. Lo peor es el inmovilismo. Una mala decisión siempre es mejor que no hacer nada.

Y una vez que se está marcha hay una variable prioritaria: la disciplina, esto es, hacer lo que hay que hacer aunque no apetezca. Cuando toca ir a clase, se va a clase; cuando toca estudiar, estudiar. Detrás de cualquier logro hay esfuerzo, trabajo y constancia. Hay que echar horas para que las cosas funcionen razonablemente bien.

4. MEDICIÓN [Evaluación de Resultados]
Las cosas casi nunca transcurren según el guión previsto y suelen aparecen inconvenientes varios que nos desvían de la ruta trazada. Por eso, es bueno hacer análisis de la situación cada cierto tiempo. Hace algunos años se hizo famosa la conocida frase: «Lo que no se mide, no se gestiona». Hay bastante de verdad en ello. Mide tus progresos. Los resultados no mienten, y si las cosas no van como a uno le gustaría es: o bien porque hay algo que no sabe o bien porque hay algo que no está haciendo bien. Es importante hacer cada cierto tiempo (los estudiantes cada cuatrimestre tienen exámenes) un diagnóstico para saber el grado de avance alcanzado. Hay que preguntarse siempre cómo van las cosas, por qué está ocurriendo lo que está ocurriendo. 

5. REAJUSTE [Flexibilidad de medidas]
Mantente firme en tus objetivos, pero flexible en tus estrategias, decíamos en un post. Es decir, si un estudiante ha suspendido, tendrá que analizar las causas para modificarlas:
a) Si ha estudiado poco... estudiar más.
b) Si el profesor es malo y no te enteras... cambiar de turno de mañana al de tarde, o viceversa.
c) Si crees que te tienen manía... cambiar de universidad.

La gente de éxito es gente orientada a las soluciones, quieren saber las causas de los problemas para tomar acción inmediata. Lo peor para el crecimiento personal es tenerle miedo a la verdad. Ya lo decía Jack Welch, uno de los autores incluidos en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 5ª edición): «Enfrenta la realidad tal y como es, no como era, o como te gustaría que fuese». No importan los problemas, sino estar orientados a su solución. La vida es una continua suma de problemas, uno tras otro, día tras día, lo importante es la capacidad de gestión para resolverlos.

6. RESISTENCIA [No abandonar]
Anthony Robbins, lo expresaba así: «Si una y otra vez te haces la misma pregunta, no cabe duda de que terminas encontrando». Al final todo es una cuestión de ensayo y error. Si uno sigue los pasos descritos y no abandona por el camino, el éxito acaba llegando; aunque como hemos repetido algunas veces, el trabajo más duro siempre es no rendirse. Y es que, quien resiste, vence. Hay que seguir insistiendo. Mucha gente tiene éxito porque sigue insistiendo mientras otros acaban desistiendo. El juego nunca acaba cuando pierdes, sino cuando te das por vencido. Lo importante son los resultados: sacarse la carrera universitaria aunque se tengan que ir a más convocatorias, invertir más años, cambiarse de universidad o lo que sea. Lo más importante que tiene una persona es su credibilidad, y la credibilidad sólo depende de una cosa: de lo que consigues o no consigues. Sin resultados no hay credibilidad. La credibilidad no depende de lo que se habla, ni de lo duro que se trabaja, ni del talento. La credibilidad depende de tus logros. 

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

* Hoy te dejo 25 frases excelentes del libro "Aprendiendo de los mejores", una infografía que ha hecho Miguel Ángel García (@alienaragorn) sobre el libro en su web.

* Ya está en marcha la 5ª edición de Aprendiendo de los mejores (Alienta, 2013). Si todavía no conoces la web puedes echar un vistazo en: http://www.aprendiendodelosmejores.es. Encontrarás entrevistas, reseñas, reportajes y más de 40 testimonios sobre el libro de conocidos directivos, empresarios, consultores, coaches y deportistas, además de algunas otras novedades.
                                                                                                                                                                  

«APRENDIENDO DE LOS MEJORES» en: | Amazon.es Casa del Libro FNAC |
                                                                                                                                                                 

martes, 5 de agosto de 2014

7 rasgos de las personas que ganan [mucho] dinero

Mucha gente se pregunta qué tienen aquellas personas que ganan [mucho] dinero. Pudiera pensarse (y suele ocurrir) que son unos iluminados, los elegidos por el Universo o que tienen dotes o talentos especiales. Pero no, no es así, pero si son personas que aplican unos principios (fundamentos) que se repiten de manera sistemática a lo largo del tiempo. Cualquiera puede estar entre ellos, si está dispuesto a pagar el precio. El precio del éxito es el precio del aprendizaje; y el precio del aprendizaje es dedicar tiempo y esfuerzo a descubrir esos principios. Todo es posible, pero nada es gratuito. Aquí sólo te dejo algunos de ellos, siete en total:

1. SON PERSONAS QUE CREAN NEGOCIOS. 
Es decir, son sus propios jefes con empresas propias. Trabajar para un tercero (empleado) tiene muchos límites. Y ser freelance (autónomo) también. Tanto si trabajas por cuenta ajena como si trabajas por cuenta propia, en ambos casos se intercambia tiempo por dinero. Y el tiempo es limitado, y por tanto, también los ingresos. Las personas que ganan dinero son personas que crean negocios que funcionan al margen de su presencia física, con independencia de su aportación de trabajo. Son personas que saben apalancarse, esto es, utilizar el conocimiento, experiencia, habilidades, tiempo o redes de otras personas; el apalancamiento no es otra cosa que la habilidad de hacer ‘más’ con ‘menos’, la habilidad para ver más allá de uno mismo. 

CONCLUSIÓN 1. Si quieres ganar dinero, aprende a construir y desarrollar negocios. Aprende todo lo que puedas sobre el mundo de la empresa: marketing, ventas, management, networking o comunicación, entre otros aspectos. Identifica dónde residen los factores clave y aplícalos.

2. SON PERSONAS QUE ADMINISTRAN BIEN SU DINERO.
Y administrar bien el dinero, significa tener disciplina presupuestaria; y tener disciplina presupuestaria significa tener una estrategia de finanzas personales definida donde se reflejen los flujos de ingresos y gastos. Uno debe saber ex ante, a qué va dedicar su dinero para no quedar a merced del viento (caprichos) que sopla en cada momento. Una de las fórmulas más universales es la siguiente cuyo secreto está en llevarla a rajatabla. Del total de ingresos de cada mes:

— 50% a gastos corrientes... con esto se debe sobrevivir.
— 10% a formación.... nunca hay que dejar de aprender si quieres que te vaya bien: libros, seminarios, audios.
— 10% a gastos de ocio... no sólo hay que trabajar y ganar, sino también divertirse, tener una relación sana con el dinero, que fluya.
— 10% a inversión... con el objetivo es ir haciendo crecer el dinero y generar ingresos pasivos.
— 10% a ahorro a largo plazo... con el objetivo de construir para la época de la retirada.
— 10% a causas sociales... siempre hay que devolver algo a la comunidad.

CONCLUSIÓN 2. Si quieres ganar dinero, sigue la pista al dinero (los americanos dicen: Follow the money); lleva el control de dónde viene (incomes) y hacia dónde va (expenses), para detectar las fugas. Y después, establece un plan de finanzas personales como el de arriba y ajústate a él sin saltártelo. Con el tiempo, tu bolsillo lo agradecerá.

3. SON PERSONAS QUE SE PREOCUPAN POR INVERTIR
Lo importante no es cuánto dinero ganas, sino cuánto dinero conservas. Si ganas mucho y gastas todo (o más, endeudándote) estás en la ‘carrera de la rata’ y eres un esclavo-dependiente de tu trabajo. Y lo importante es cuanto conservas, porque si conservas, puedes invertir. La finalidad del ahorro es su crecimiento: Save to invest, don´t save to save... Son personas que buscan que el dinero trabaje para ellas, porque cuanto más duro trabaja el dinero para ti, menos duro tienes que trabajar tú por dinero. El dinero parado no sólo no crece, sino que pierde valor por el efecto inflación y otros gastos (comisiones e impuestos). La gente que sabe manejar sus finanzas más que hablar de Ingresos (propios de la fuerza del trabajo) habla de Fortuna Neta (rendimientos de portfolio, dividendos y rentabilidades). Y además, conviene empezar a ahorrar cuanto antes, porque cuanto antes se empiece, mayor es la base (capital) sobre la que se calculan los nuevos intereses y rendimientos. Es el efecto ‘milagroso’ (y geométrico) de la capitalización compuesta. Si una persona invirtiese 100 euros al mes, desde los 20 a los 65 años, con una tasa de rentabilidad anual del 10%, al retirarse tendría 1.118.000 euros.

CONCLUSIÓN 3. Si quieres ganar dinero, aprende a invertir. No hace falta que seas experto, pero sí que aprendas de los expertos. Conoce los tipos de mercados que existen, los productos, los instrumentos financieros o la fiscalidad, entre otras cuestiones. Y un experto no es el que habla de algo (aunque sea de forma elocuente) sino el que ha llegado ya donde a ti te gustaría llegar.

4. SON PERSONAS QUE PIENSAN DIFERENTE.
El primer requisito para ganar dinero es cambiar la forma de pensar. De ello ya hablamos en el post Lo primero para lograr algo grande. La escuela no te prepara para la vida, prepara para las normas que impone el Sistema. Y el Sistema quiere esclavos que trabajen para él y que se ciñan al guión que tiene diseñado para los demás (ver 10 rasgos indicativos de que estás atrapado por el Sistema). Y una de las claves del Sistema es que la gente (la masa) tenga un concepto sucio del dinero, porque la definición de dinero es la siguiente: Dinero = Libertad impresa; y lo que más detesta un Sistema es la libertad, porque cuando alguien se es libre no se le puede controlar ni dominar. Cuando no tienes problemas de dinero, tú gobiernas tu vida; cuando tienes problemas de dinero, la vida te gobierna a ti. La pobreza no tiene ningún sentido. Se puede ser rico o pobre, pero ser pobre no es mejor que ser rico. Ser pobre no es ninguna virtud. En realidad es todo lo contrario. El dinero es bueno, es energía positiva, es AMOR... cuando se ve y contempla de esa manera. Gracias al dinero se emprenden proyectos; gracias al dinero se hacen donaciones; gracias al dinero se llevan a cabo iniciativas sociales; gracias al dinero se puede ayudar a mucha gente. Es el lado espiritual del dinero. De una u otra manera, todo es dinero. También puedes leer Cuando te veas del lado de la mayoría, párate a reflexionar.

CONCLUSIÓN 4. Si quieres ganar dinero, tienes que pensar diferente a como lo hace la mayoría de la gente. Tienes que estar dispuesto a ensanchar tu mente, a expandir tu realidad, a cuestionar tus creencias. Tienes que estar dispuesto a sufrir el proceso de no hacer lo que todos hacen.

5. SON PERSONAS QUE CREAN EQUIPOS
Porque no se puede saber todo, y porque saberlo todo lleva demasiado tiempo. Robert Kiyosaki (@therealkiyosaki) —uno de los autores incluidos en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 5ª edición)— en su libro Padre rico. Padre pobre, describe cómo su padre biológico (padre pobre) quería saberlo todo antes de actuar, mientras que el padre de su mejor amigo (padre rico), se rodeaba de los mejores y luego les escuchaba para aprender. Así se lo explicaba a Kiyosaki cuando era joven: «Ninguna persona puede saberlo todo. Si quieres ganar el juego del dinero, quieres que en tu equipo esté la mejor gente, la más inteligente. Cuando la gente me pregunta cómo aprendí tanto sobre dinero, inversiones y negocios, simplemente contesto: ‘Mi equipo me enseña’». Kiyosaki comentaba después en relación a su padre biológico: «Mi padre pobre perdió porque pensó que debía saber todas las respuestas, y no era así». Las personas que ganan [mucho] son líderes en liderar especialistas. Se rodean de gente buena, les dan responsabilidad y les escuchan.

CONCLUSIÓN 5. Para llegar lejos, rodéate de gente mejor que tú, dales responsabilidad, cuídales y escúchales. Igualmente construye alianzas y crea sistemas con terceros basadas en la confianza, la comunicación y el win/win. Detrás de cualquier logro notable lo que hay son equipos.

6. SON PERSONAS QUE SUEÑAN EN GRANDE.
La gente se fija metas pequeñas, porque se siente pequeña (no porque lo sea). Te conviertes en lo que crees; porque lo que una persona cree determina lo que es capaz de hacer. La cuestión no es poder, la cuestión es creer que uno puede; porque creer que uno puede hacer algo, moviliza a ir a por ello; creer que uno puede hacer, no moviliza a ir a por ello. Como decía el dramaturgo y poeta alemán Friedrich Hebbel: «Creer que algo es posible es hacerlo cierto». Date la oportunidad de ser la persona que te gustaría ser, ¿por qué no? Robert Fritz en su obra The path of least resistance, escribe: «Si limita sus alternativas a lo que parece posible o razonable, se estará desconectando de lo que realmente desea y tendrá que conformarse con mucho menos». De ello hablamos precisamente en tres posts anteriores: el primero, Lo primero para lograr algo grande; y el segundo, Hacer lo insensato es más fácil que hacer lo sensato; y el tercero, 3 frases prohibidas en mi diccionario personal.

CONCLUSIÓN 6. Las personas no viven a la altura de sus posibilidades (reales) sino de sus creencias (mentales). Cada cierto tiempo revisa tus creencias, sobre todo si son limitantes. Y cuando alguien te diga algo que chirria con tus creencias, no lo aceptes sin más, pero analízalo, a lo mejor está en lo correcto. La gente que marca diferencias nunca forma parte de la masa. Para tener éxito hay que ser diferente. No hay peor que decir: ‘Me considero una persona normal’. Ser normal es ser indiferente; y ser indiferente es ser invisible. 

7. SON PERSONAS QUE BUSCAN MENTORES
Todo en esta vida es un juego (dinero, relaciones, amor...) y quien mejor conoce las reglas del juego, mejor juega y más gana. Las reglas del juego son los Fundamentos. ¿Y qué son los Fundamentos? Los Fundamentos son principios básicos con arreglo a los cuales se realiza una tarea y que se repiten a lo largo del tiempo. El éxito no es otra cosa que la aplicación de los Fundamentos. ¿Y cómo se descubren los Fundamentos? Estudiando, o como decía Jim Rohn, autor también incluido en Aprendiendo de los mejores: «Si deseas triunfar, estudia el triunfo; si deseas ser más feliz, estudia la felicidad; si quieres hacer dinero, estudia la riqueza. Las personas que consiguen esas cosas no lo hacen por casualidad. Es cuestión de estudiarlas primero y practicarlas después». ¿Y cómo se adquieren los Fundamentos? Practicando. No obstante, en el trayecto hacia la maestría en algo, hay factores aceleradores del éxito, y uno de ellos son los mentores. El trayecto es demasiado largo y costoso si lo quieres descubrir todo por ti mismo. Hay gente que ya ha enfrentado similares problemas, inconvenientes y contradicciones. Aprovéchate de su expertise. Intenta acercarte a ellos y quedar con ellos. Recuerda lo que decíamos en el post Los 10 hábitos  de Robin S. Sharma: «Al menos una vez por semana tengo una conversación con una persona interesante. Una conversación puede cambiarte la vida. En un número del Business Week, el experto Jim Collins confesaba que una idea que un mentor suyo comento con él durante 30 segundos lo transformó». Pero los mentores son personas, pero también los libros. Lee biografías de gente que haya demostrado con resultados lo que a ti te gustaría conseguir. Muchos han dejado su legado por escrito. La gente ganadora no se refugia en su orgullo y pide ayuda cuando lo necesita. 

CONCLUSIÓN 7. No merece la pena reinventar la rueda. Si quieres triunfar, identifica a aquellos que ya han llegado y estúdiales. Intenta conocerles o lee sus biografías. Escucha y absorbe. Y observa mucho, se puede aprender una barbaridad.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

Aprendiendo de los mejores (Alienta, 5ª edición) ya vuela desde este verano por los aires... Aquí el vídeo :)

 .

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

* Ya está en marcha la 5ª edición de Aprendiendo de los mejores (Alienta, 2013). Si todavía no conoces la web puedes echar un vistazo en: http://www.aprendiendodelosmejores.es. Encontrarás entrevistas, reseñas, reportajes y más de 40 testimonios sobre el libro de conocidos directivos, empresarios, consultores, coaches y deportistas, además de algunas otras novedades.
                                                                                                                                                                  

«APRENDIENDO DE LOS MEJORES» en: | Amazon.es Casa del Libro FNAC |