«Tu capacidad de aprender es tu activo más valioso, y la mejor forma de aprender es ‘aprendiendo de los mejores’» | www.aprendiendodelosmejores.es             «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día» | www.tufuturoeshoy.com

jueves, 3 de septiembre de 2015

Y tú, ¿sabes cuál es tu propósito de vida?

Uno de mis libros preferidos de networking es Nunca comas solo de Keith Ferrazzi. Aquí he hablado en distintas ocasiones sobre él, por ejemplo en 50 claves para un networking eficaz.

Hoy le vuelvo a citar otra vez, porque en sus páginas el autor cuenta algo relevante. Creemos que las personas que logran cosas extraordinarias son personas con habilidades extraordinarias —la mayoría creen que son innatas— o que esos pocos son los elegidos por el universo para cumplir una misión especial. Tal vez esas habilidades sean el resultado del estudio y de la práctica como consecuencia de algo previo: la vocación (vinculada a un propósito de vida). Así, Keith Ferrazzi dice lo siguiente:
«James Champy, considera que el éxito es sobre todo, una cuestión que depende de nuestros sueños. En su libro Ambición: Los secretos de los grandes líderes, Champy concluyó que las habilidades de líderes como Ted Turner, Michael Dell o Jack Welh son menos importantes que el hecho de que todos ellos poseen una vocación clara que los motiva en todo lo que hacen».
El propio Ferrazzi con palabras suyas explica:
«Las ambiciones humanas son como las carpas japonesas. Crecen en proporción al medio en que se encuentran. Nuestras ambiciones crecen según el tamaño de nuestros sueños y el conocimiento de nuestra vocación. Trazarse metas y revisar nuestro progreso en cuanto a alcanzarlas es menos importante, a mi juicio, que el proceso de decidir emocionalmente qué quieres hacer».
Ese ‘decidir emocionalmente lo que quieres hacer’, es el próposito, la visión, lo que vendría a ser el sentido, el para qué, en definitiva, la vocación personal. Ya sabes: quien tiene un porqué para vivir siempre acaba encontrando el cómo. En el fondo, es el mensaje central del libro El hombre en busca de sentido de Viktor Frankl o el mensaje de Harold Kushner en Cuando a la gente buena le pasan cosas malas, donde escribe:
«Nuestras almas  no están hambrientas de fama, confort, riqueza o poder. Estas recompensas crean casi tantos problemas como resuelven. Nuestras almas están hambrientas de significado, de saber cómo vivir para que el mundo sea por lo menos un poco distinto tras haber pasado nosotros por él»
En Tu futuro es HOY (Alienta, 2ª edición) también recogemos las siguientes palabras de James Allen, autor de Como un hombre piensa, así es su vida:
«Aquellos que no tienen un propósito central en su vida son una presa fácil de un buen número de preocupaciones, miedos, problemas, y de la autocompasión. lo cual les conduce, como si hubieran planeado de un modo seguro y deliberado, hacia su propio fracaso, infelicidad y perdición. Un hombre debe concebir un propósito legítimo en su corazón y plantearse lograrlo. Tiene que convertir ese propósito en su máximo deber, y se debe dedicar a conseguirlo sin permitir que sus pensamientos se alejen divagando entre efímeras fantasías anhelos e imaginaciones».
Sin un propósito definido es fácil quedar a la deriva y nunca dar lo mejor de uno mismo siendo víctima de la pereza, de la resignación o del cansancio. Uno cumple el expediente, la papeleta, pero poco más. Propósito de vida y compromiso incondicional van de la mano.

Hace unos días, mi colega Ángel Sanz [@proyectowow], al que he invitado en un par de ocasiones a dos eventos de Aprendiendo de los mejores (Alienta, 8ª edición), en su columna semanal de los sábados del diario Expansión, con el título Hola Sísifo comentaba lo siguiente:
«En la famosa academia militar de Westpoint, en 2004 se realizó un estudio muy interesante con la nueva promoción de cadetes. Es de sobra conocido que los primeros 2 meses de instrucción tienen que pasar por un proceso que pretende identificar a ‘los más débiles’ y eliminarlos. Para ello les obligan a pasar por una serie de situaciones límite que pone a prueba su capacidad. Un altísimo porcentaje no lo supera. El estudio analizó 1.200 rookies que fueron medidos previamente por su capacidad intelectual (resultados de la selectividad y notas medias) por su capacidad física y mental (pruebas de fuerza, velocidad y resistencia) y por lo que se llamaba ‘Grit’ que es su capacidad de mantenerse fiel a un objetivo a largo plazo sin desistir. Pues bien, el resultado de este estudio fue que el mejor indicador para prever si un cadete iba a ser capaz de superar este período de exigencia extrema o no, era el ‘Grit’. No era una cuestión de talento, ni de físico ni de dureza mental sino de lo importante que era para ellos estar en West Point, o lo que terminar el programa en West Point iba a aportar para cumplir con su propósito. Para tener altos niveles de ‘grit’ todo empieza por saber para qué se hacen las cosas, cuál es el objetivo final. El siguiente paso es que ese objetivo trascienda. Que no sea personal, que no sea individual que sirva para algo. Un cadete de West Point tiene muchas más posibilidades de pasar el período de prueba si tiene el convencimiento de que su misión es defender a su país que si lo hace por tener un puesto en el Pentágono. Sin embargo, la consecuencia es que el que llega a West Point con un propósito que le trasciende tiene muchas más posibilidades de terminar en el Pentágono que aquel que lo tiene como objetivo personal.»
De las palabras de Ángel Sanz hay que destacar dos cosas que van unidas: primera, ese para qué, ese propósito, ese sentido de vida tan necesario; segunda, ese próposito tiene que ver con aportar valor a la gente (ver post La palabra más importante para tener éxito) algo que trasciende a uno mismo y genera un resultado tangible en los demás (motivación trascendente).

Quizás por eso José Silva, creador del Método Silva decía: «Si quiere que una meta ocurra en su vida, asegúrese de que no sólo le ocurra a usted sino a dos personas más»; o el actor Will Smith: «Si no estás haciendo que la vida de alguien sea mejor estás desperdiciando tu tiempo». 

Toda persona debería buscar su propósito o visión a largo plazo, que es lo que da sentido a la vida, y que luego se concreta y materializa en metas a corto y medio plazo para bajarlas a tierra. El propósito es un slogan genérico pero ambicioso que marca siempre el rumbo y que reposa en planes y acciones detallados para ir avanzando hacia ese fin.

* Hoy te dejo #MarcaEresTu: cómo mejorar tu futuro profesional a través de tu marca personal, donde Eva Collado Durán (@evacolladoduran) anuncia el lanzamiento de su nuevo libro, y cuyo prólogo he tenido el privilegio de hacer.
                                                                                                                                                                  

TU FUTURO ES HOY
40 claves para crear tu destino
2ª edición — Nominado al Premio Knowsquare al mejor libro de empresa 2014 
| Amazon.es Amazon.com Casa del Libro FNAC |

www.tufuturoeshoy.com
                                                                                                                                                                  

APRENDIENDO DE LOS MEJORES 
8ª edición — Traducido al chino — 64 días en Top 100 best-sellers Amazon
Nominado al Premio Knowsquare al mejor libro de empresa 2013 
| Amazon.es Amazon.com Casa del Libro FNAC |
                                                                                                                                                                 

jueves, 27 de agosto de 2015

El peligro de la indecisión permanente

¿Sabes por qué este verano te has ido de vacaciones a la playa, a París, a Tailandia, a Nueva York o donde sea? Porque un día decidiste dónde ibas a ir.

¿Sabes por qué un día te dieron el título de Licenciado en Derecho, ADE o Publicidad y RRPP? Porque un día  decidiste qué carrera estudiar. Días (semanas) antes de ir a hacer la preinscripción en la universidad podrías tener dudas, pero una vez que tomaste la decisión, las dudas se disiparon por completo. Ya no había nada que pensar.

Decidir es algo muy poderoso, porque entonces uno puede concentrar todas las energías hacia ese objetivo sin dispersarse. Decidir es algo muy poderoso, porque una vez que uno ha decidido una opción deja de preocuparse por otras alternativas. Cuando uno da vueltas a la cabeza sobre una cosa y otra, al final no hay movimiento, no hay acción, y sin acción no puede ocurrir nada mágico en la vida, porque la acción es lo que conecta nuestros sueños (plano mental) con los hechos/realidades (plano físico). Anthony Robbins, uno de los personajes incluidos en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 8ª edición) lo expresa de esta manera:

«La falta de claridad más que cualquier otra cosa,
es la principal causa de fracaso de la gente»

La pregunta es obligada: ¿Por qué nos cuesta tanto decidir? Básicamente por dos motivos que tienen una raíz común que es el miedo:

1. MIEDO A LA CRÍTICA.
No nos gusta no gustar. Nos aterra que nuestras decisiones no agraden a las personas más cercanas: amigos y familia. Ya sabes: el hombre es un ser social por naturaleza. Pero si quieres triunfar en la vida, tienes que proteger tu individualidad y pasar de los espectadores. Tienes que elevarte por encima de las críticas y no mirar de reojo buscando continuamente la aprobación de los demás. Las críticas siempre ponen a prueba la confianza en uno mismo. El mexicano Carlos Slim lo expresaba así: «Cuando vives para la opinión de los demás estás muerto». Eres una marioneta que se mueve y actúa según las apetencias de otros, y eso genera mucha frustración. Napoleon Hill en su clásico Piense y hágase rico escribe:
«El temor a las críticas despoja al ser humano de su iniciativa, destruye su capacidad de imaginación, limita su individualidad, sustrae su confianza en sí mismo [...] La mayoría de las personas que no logran acumular dinero suficiente para cubrir sus necesidades generalmente son personas que se dejan influenciar con facilidad por las opiniones de los demás [...] La mayoría de las personas permiten que sus familiares, amigos y el público en general las influyan de tal modo que no pueden vivir sus propias vidas porque temen sus críticas [...] Si uno está influido por las opiniones de los demás, al final terminará no teniendo ningún deseo propio».
2. MIEDO AL FRACASO.
Sí, nos aterra que las cosas vayan mal, porque ya se sabe que del árbol caído todo el mundo hace leña. Lo siento, no hay alternativa: las cosas te irán mal a veces. Los hemos dicho muchas veces: el fracaso no es lo contrario al éxito; el fracaso forma parte del proceso del éxito. El precio del éxito es el precio del aprendizaje y el precio del aprendizaje es el precio del error. Así lo expresaba Zig Ziglar: «El fracaso es un evento nunca una persona». El fracaso es NO intentarlo; el fracaso es NO perseverar; el fracaso es NO aprender...

Continuamente aplazamos nuestras decisiones en búsqueda de la opción perfecta, aquella que no pueda ir mal y que no pueda ser criticada, en la que todo marche según un plan perfectamente estructurado y ordenado. Pero eso es un brindis al sol. Todo es criticable porque cada persona ve la vida desde su atalaya. El propio Napoleon Hill en su obra recoge las 30 principales causas de fracaso de las personas y señala como una de las principales el aplazamiento:
«El aplazamiento es una de las causas más comunes del fracaso. La tendencia a dejar siempre todo para más adelante acecha a todos los seres humanos, a la espera de una oportunidad para echar a perder cualquier posibilidad de tener éxito. La mayoría andamos por la vida como unos fracasados porque estamos esperando el momento ideal para empezar a hacer algo que merezca la pena. No hay que esperar. El momento nunca será el mejor. Debemos empezar donde estemos y trabajar con las herramientas que tengamos a nuestra disposición, y a medida que avancemos hallaremos mejores instrumentos».
Y es que como decía Oscar Wilde: «El aplazamiento es el asesino de la oportunidad». En Tu futuro es HOY (Alienta, 2ª edición) también aparecen recogidas las palabras de Tim Ferriss al respecto:
«Una vez le pregunté a mi madre cómo decidió tener su primer hijo, el pequeño yo. Su respuesta fu sencilla: ‘Era algo que queríamos y decidimos que no tenía sentido retrasarlo. Nunca es buen momento para tener un bebé’. ¿Estás esperando un buen momento para dejar tu trabajo? Las estrellas nunca sea alinearán y los semáforos de la vida nunca se pondrán todos en verde al mismo tiempo. El universo no conspira contra ti, pero tampoco se volverá loco para apartarte los obstáculos del camino. Las condiciones nunca serán ideales. ‘Algún día’ es una enfermedad que te hará que te lleves tus sueños a tu tumba. Si algo es importante para ti y quieres hacerlo, hazlo y corrige el rumbo mientras caminas».
No hay nada peor que la indecisión permanente. No hay nada peor que esperar a que se despejen todas las incógnitas de la ecuación. El inmovilismo siempre es aliado de la mediocridad. La materia prima de la que está hecha la vida es el tiempo, porque cada hora que pasa ya no vuelve, o se aprovecha o se desaprovecha; cada hora no utilizada a nuestro favor se pierde. Quizás por eso, Robin Sharma, también incluido en Aprendiendo de los mejores decía:

«Si no actúas sobre la vida, la vida actuará sobre ti: los días se convertirán en semanas;
las semanas en meses; los meses en años, y cuando te quieras dar cuenta, 
tu vida habrá terminado».

* * * * * * * * * * * *

* Hoy te dejo una Entrevista en 360 Talent [@360_talent], empresa dedicada al Executive Search (Búsqueda de Directivos) hablando sobre diferentes temas de desarrollo personal.
                                                                                                                                                                  

TU FUTURO ES HOY
40 claves para crear tu destino
2ª edición — Nominado al Premio Knowsquare al mejor libro de empresa 2014 
| Amazon.es Amazon.com Casa del Libro FNAC |

www.tufuturoeshoy.com
                                                                                                                                                                  

APRENDIENDO DE LOS MEJORES 
8ª edición — Traducido al chino — 64 días en Top 100 best-sellers Amazon
Nominado al Premio Knowsquare al mejor libro de empresa 2013 
| Amazon.es Amazon.com Casa del Libro FNAC |
                                                                                                                                                                 

jueves, 20 de agosto de 2015

O estás vendiendo o estás fallando

Lo recuerdo perfectamente todavía hoy día. Fue en el año 1998 durante un congreso en Madrid. Han pasado diecisiete años desde entonces.

El presidente de una compañía dedicada al mundo de la formaión citó una frase de Peter Drucker —uno de los autores incluidos en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 8ª edición)—, que cambió totalmente mi forma de enfocar el mundo de la empresa y el management. Aquel presidente dijo:

«Una empresa son dos cosas: Innovación y Marketing»

¡Dos cosas! Me parece de una simplicidad y claridad bellas, muy bellas... y que comparto totalmente. Así de sencillo. Claridad cien por cien. Posteriormente yo he realizado mi propia versión de esta frase, más divulgativa y fácil de entender en mi opinión, que dice así:

«Una empresa son dos cosas: Diferenciación y Venta»

PRIMERO. Diferenciación [Innovación]. Esto es, qué tengo yo que los demás no tienen. Puede ser lo que ofreces (factor contenido), o cómo lo ofreces (factor continente), o lo que haces sentir (factor emoción), o tu ubicación (factor localización), o tu capacidad de relacionarte (factor networking), o cualquier otra cosa... Y si no tienes nada diferente, no compitas, mejor quédate en casa. Si tu empresa o tu trabajo no tiene nada de especial, nadie reparará en ti con independencia de lo duro que trabajes y eso significa que tampoco te pagarán mucho. De lo que se trata es de aportar valor. Lo decía Buckmisnter Fuller: «La finalidad de la vida es añadir valor a la vida de los demás».

SEGUNDO. Venta [Marketing]. Todos los entes empresariales —ya sean personas físicas (freelances) o jurídicas (sociedades)— viven de lo mismo: de vender. Sin clientes no hay negocio; y sin negocio no se come. Una vez que sabes en qué te diferencias, centra tus esfuerzos en conseguir clientes. Invierte al máximo ahí tus energías. Si los números salen, el resto sale más fácilmente. Esto lo sabemos todos. Dicho de manera resumida:

O estás vendiendo o estás fallando

Nada sucede hasta que ocurre una venta. La venta es la parte esencial de cualquier negocio. Otras patas también son importantes, pero más fácilmente sustituibles. La venta no. La mayoría de los CEOs de las compañías que componen el Fortune 500 proceden del ámbito de las ventas: normal, ¿no? No es nada extraño, ¿verdad?

Pero la venta no sólo es importante en el mundo de los negocios. La vida es una venta continua. Una entrevista de trabajo es una venta; una presentación o conferencia es una venta; un post es una venta; conquistar a otra persona es una venta... porque todo eso se hace para generar un resultado deseado y para ello hay que ser capaz de ganarse (convencer) a la otra parte de que tu opción es la mejor. Porque ante un acto de compra-venta sólo hay 3 opciones: no comprar, comprar a otro o comprarte a ti.

A alguien que sabe vender NUNCA le puede ir mal en la vida. Temporalmente, su propia empresa o la empresa para la que trabaja puede cerrar, pero volverá a establecerse, antes o después, sin problemas. ¿Por qué? Porque todas las empresas necesitan (buenos) vendedores. Es así de sencillo. Sin venta hay que cerrar el chiringuito. Las siguientes palabras aparecen recogidas en Tu futuro es HOY (Alienta, 2ª edición) de mano del propio Peter Druker: «La prueba de una innovación no es su novedad, ni su contenido científico, ni el ingenio de la idea... es su éxito en el mercado». Así de simple:

Si vendes, lo estás haciendo bien; 
si no vendes, lo estás haciendo mal

Quizás, por eso, Tom Peters, también afirmaba al respecto:

«Tú eres tus clientes»

La conclusión está clara: aprende a vender, o en su caso, busca alguien que te haga la labor comercial, pero da igual ser buen coach, o conferenciante, o haber diseñado una app genial... si no la consigues comercializar, no vale nada:

— Puedes ser un buen coach... pero previamente tienes que haber vendido tus sesiones de coaching.
— Puedes ser un buen conferenciante... pero previamente tienes que haber vendido tus conferencias.
— Puedes ser un buen diseñador.. pero previamente tienes que haber vendido tus cualidades.

La habilidad más importante para tener éxito en el mundo de la empresa —como empresario o freelance— es la habilidad para vender. Y punto.

Y, por favor, ya sabes: no caigas en la típica discusión de si el vendedor nace o se hace. Ya hemos hablado de ello en No existe eso de ‘yo no soy bueno para...’. Como dice Brian Tracy, autor de Psicología de Ventas:
«Existen ciertas características que separan a los vendedores exitosos de los vendedores promedio. Pero hay dos cosas que debes saber: primero, nadie nace con estas cualidades; Y segundo, todas estas cualidades se pueden aprender a través de la práctica. Tú puedes desarrollar las características que prácticamente te garantizarán una vida extraordinaria».
Nadie es mejor que tú, sólo se ha convertido en alguien mejor que tú. ¿Cómo? Estudiando, practicando y obteniendo feed-back durante el trayecto para mejorar. Si has aprendido a conducir, o a bailar, o a cocinar, o a cualquier otra cosa... también puedes aprender a vender. No lo dudes. Lo primero es tu actitud; lo segundo, echar horas de estudio; lo tercero, saltar al ruedo y obtener feed-back. Pide feed-back siempre. Un feed-back crítico y honesto es lo mejor para nuestro desarrollo. No hay nada peor para el crecimiento personal que tenerle miedo a la verdad. La negación de la realidad es demoledora. 


* * * * * * * * * * * *

* Hoy te dejo la Reseña de Aprendiendo de los mejores que ha hecho el psicólogo Alberto Rubí Martín (@ARubiMartin) en su blog.
                                                                                                                                                                  

TU FUTURO ES HOY
40 claves para crear tu destino
2ª edición — Nominado al Premio Knowsquare al mejor libro de empresa 2014 
| Amazon.es Amazon.com Casa del Libro FNAC |

www.tufuturoeshoy.com
                                                                                                                                                                  

APRENDIENDO DE LOS MEJORES 
8ª edición — Traducido al chino — 64 días en Top 100 best-sellers Amazon
Nominado al Premio Knowsquare al mejor libro de empresa 2013 
| Amazon.es Amazon.com Casa del Libro FNAC |