«Tu capacidad de aprender es tu activo más valioso, y la mejor forma de aprender es ‘aprendiendo de los mejores’» | www.aprendiendodelosmejores.es

domingo, 31 de agosto de 2014

12 claves para empezar bien septiembre

Mañana comienza septiembre, y además en lunes ;) Semana de pistoletazo de salida al nuevo curso. Buen momento para tomar papel y lápiz y trazar el rumbo y algunas ideas que nos sirvan como hoja de ruta; ideas que conviene tener sobre la mesa del escritorio, en la cartera, en un visual board o donde sea, porque hay que repasarlas continuamente para ir interiorizándolas, haciéndolas nuestras y que no se olviden y queden en agua de borrajas.

Aquí van mis 12 claves para este inicio de curso:

1. EXPANDE TU REALIDAD
Los únicos límites a la hora de conseguir algo, son los límites de tu mente. Pregúntate siempre: ¿Cómo puedo conseguir lo que quiero conseguir? Siempre hay un camino, es cuestión de encontrarlo. Aprende a enfocarte en la solución, no en el problema. La gente perdedora es perdedora porque repite más a menudo el eslogan ‘no se puede’. Los únicos límites, son los límites de tu creatividad. La creatividad es un valor notable en cualquier cosa, porque la creatividad es la habilidad para encontrar alternativas. Recuerda: si una y otra vez te haces la misma pregunta no cabe duda que terminas encontrando una respuesta. Para triunfar tienes que ver cosas que otros no ven, y para ver cosas que otros no ven tienes que ensanchar tu mente y estar dispuesto a contemplar la realidad de manera desacostumbrada. Tu realidad no es la realidad, tu realidad son tus creencias, la mayoría de las cuales son el resultado de paradigmas basados en la tradición, la rutina y la costumbre. Y una creencia es una idea que domina nuestra mente, que damos por cierta, pero que muchas veces es falsa. Expande tu realidad y descubrirás nuevas posibilidades que te parecían inimaginables.

2. EMPIEZA PEQUEÑO
No tengas miedo de ser modesto al principio. Los comienzos son siempre discretos. No tengas miedo de no tener la mejor web, ni el mejor local, ni las tarjetas de visita más cool. Empieza con lo que tienes desde donde estés y más adelante tendrás mejores herramientas y recursos a tu disposición. Toda gran marcha comienza con un primer paso. En otras ocasiones hemos dicho cuál es nuestra filosofía de vida: POCO + POCO = MUCHO. Un poco sin importancia, más otro poco sin importancia, más otro poco sin importancia... acaban haciendo una gran diferencia en relación con aquel que sólo espera pegar el pelotazo. Es la constancia no la velocidad, lo que te hará llegar lejos: un sentido de dirección claro puesto al servicio de la acción. Esto es lo más importante: sentido claro de dirección. Cada paso que das estás más cerca.

3. COMIENZA PRONTO
Una de las claves del éxito es empezar pronto, porque cuanto antes empieces antes te equivocarás y antes aprenderás. El éxito es una cuestión de ensayo y error. Hay que besar muchas ranas para encontrar al príncipe. Por tanto, cuanto antes se esté en camino, menos trayecto a recorrer para ser experto en algo. La receta está clara: fracasa pronto para tener éxito rápido. La calidad es hija de la cantidad. Cada día no aprovechado es un día perdido. Dentro de un año te arrepentirás de no haber empezado hoy. Ponte en marcha. Take action, move forward. Si evitas el fracaso también evitas el éxito. Es de sentido común que no práctica común.

4. SABER NEGOCIAR ES VIVIR MEJOR
En esta vida, no consigues lo que quieres, consigues lo que negocias. La vida es una negociación continua, en lo personal y en lo profesional. Existe negociación donde hay un conflicto (diferencia), y la vida es un conflicto continuo. Existen negociaciones formales (de despacho) y otras muchas a diario informales (de calle) donde estamos negociando sin darnos cuenta de que estamos negociando. Si la negociación no es tu fuerte, te recomiendo para empezar el libro Nunca hagas las primera oferta de Donald Dell, representante de deportistas durante muchos años, entre ellos Michael Jordan o Jimmy Connors. Sabiendo negociar se pueden conseguir cosas que de otro modo no se conseguirían; sabiendo negociar siempre se consiguen mejores cosas. Saber negociar es vivir mejor. Es una habilidad imprescindible a desarrollar. Y sí, todo se puede aprender.

5. COMPROMÉTETE CON LA EXCELENCIA
Por una sencilla razón: a la gente excelente le ofrecen oportunidades brillantes; a la gente normal oportunidades normales; y a la gente mediocre ninguna oportunidad. Aparca para siempre la mediocridad de tu vida. Siempre pregúntate cómo aportar más valor a lo que haces: más rápido, a mejor precio, con mejor calidad. No hagas las cosas para cumplir. Se nota, se siente... y se vuelve en tu contra. Recuerda: Sé tan bueno en lo tuyo que los demás no puedan ignorarte. Cuando hagas algo (conferencia, post, taller, clase), vacíate, dalo todo. La vida te devuelve lo que  tú le entregas: cuanto más des y a más gente, más recibirás en forma de beneficios.

6. NO PUEDES GANAR ‘MÁS’ DANDO MENOS
Si quieres que tu vida mejore, tú tienes que mejorar. Nunca dejes de invertir en ti mismo y en tu negocio. Siempre dedica recursos a tu desarrollo personal (libros, seminarios, audiolibros, comidas con gente interesante) y a aquello a lo que haces: a mejorar la web, los canales de comercialización, las relaciones, la publicidad, lo que sea. Un porcentaje de los ingresos siempre deben estar destinados a inversión. Quien no avanza, retrocede; quien no mejora, empeora. Dicho de manera resumida: ¿Quieres ser una persona que gane más ingresos que la media? La receta está clara: conviértete en una persona superior a la media. Tu desarrollo personal es tu destino. Tu nivel de ingresos sólo puede crecer hasta el nivel que crezcas tú.

7. NO DIVERSIFIQUES
Parece una contradicción, pero no lo es. ¿En qué quieres ser un referente? Pon ahí todas tus energías; toda la carne en el asador. La dispersión es aliada de la mediocridad. El éxito es una cuestión de FOCO. Personas de éxito, personas de foco. Siempre, siempre, siempre. Como nos recuerda Donald Trump (@realdonaldtrump), autor incluido en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 5ª edición): «Mucha gente con talento ha fracasado por no haber sabido mantenerse enfocada». Descubre aquello en lo que eres mejor, echa el resto ahí y ponlo en valor. Ahí puedes marcar diferencia y ser un referente. No es ningún problema no ser el mejor en todo, siempre que seas astuto para evitar que tus flaquezas te impidan alcanzar tus objetivos. Céntrate en tus fortalezas y olvídate del resto. 

8. PERSEVERAR PARA ALCANZAR
Nunca vas a encontrar todas las respuestas de inmediato. Lo pasarás mal, como todo aquel que ha llegado lejos. Cuando los resultados no acompañan siempre se pasan por momentos de duda, de bajón que ponen a prueba la confianza en uno mismo. Lo que tiene mérito es seguir adelante cuando no puedes más. La mayoría abandona. Es fundamental tener resistencia emocional, ser mentalmente fuerte. Quien resiste, vence. El éxito es una cuestión de perseverar cuando los demás han renunciado. El 90% del éxito es insistir: una y otra vez hasta donde llegar donde uno siempre quiso llegar.

9. ELÉVATE POR ENCIMA DE LAS CRÍTICAS
Si estás a tiro de todos, alguien te va a disparar. Es uno de los miedos que más reprimen el éxito de mucha gente: el miedo a la crítica, a no gustar, la necesidad de aprobación ajena. En algunas personas está demasiada acusada. ¿Critican a Mourinho? Por supuesto ¿Y a Rajoy? También. ¿Y a Zuckerberg? Claro. Estar en la pomada es estar expuesto a la crítica. Si tu jardín brilla, alguien querrá atacarlo. Pero recuerda: si vives demasiado pendiente de las opiniones ajenas nunca lograrás nada grande. ¿Cómo conseguirlo? Mentalizándote, sabiendo ex ante que eso va a ocurrir. Si te mentalizas, te dolerá menos, y poco a poco todavía menos. Hazte esta fina y aguda pregunta que Warren Buffett —también incluido Aprendiendo de los mejores— siempre lanza: «¿Prefieres ser el mejor amante del mundo y que todos piensen que eres el peor o ser el peor amante y que todos piensen que eres el mejor?».

10. SÓLO NO ERES NADIE
Si vas de John Wayne por la vida tus resultados serán ramplones. Necesitas de los demás para llegar lejos: alianzas, partners, colaboradores. Sólo uno está muy limitado. Todos tenemos carencias. Lo que ‘no se sabe’ gana siempre por goleada a lo que ‘se sabe’. Además, del contacto y roce con otra gente siempre brotan nuevas ideas. Muchas cuestiones se resuelven gracias a conversaciones informales. Tienes que estar en contacto; aporta valor; pon en valor a la gente; mima tu jardín de contactos. Da para recibir. Te dejo el siguiente link: The 10 best networking tips for people who hate networking. Y también el post: Las 10 reglas de una poderosa red de contactos. Y te recomiendo el libro: El poder de las relaciones, de John C. Maxwell.

11. APRENDE A VENDER
Todo es una venta: una entrevista de trabajo, la búsqueda de un socio, obtener financiación, ligar... La vida es una venta continua, tanto en lo personal como en lo profesional, y por tanto, saber vender es la habilidad más importante a desarrollar si uno quiere avanzar. Si quieres tener éxito, aprende a vender. Y vender no es vender. Primero, haz amigos y luego vende. La vida es una venta, y la venta son relaciones. Y ten vocación de servicio: vender es solucionar problemas, vender es hacer más fácil la vida a la gente. Te recomiendo Psicologia de Ventas, de Brian Tracy.

12. ENFÓCATE EN LAS SOLUCIONES
La gente de éxito es gente orientada a las soluciones; la gente de no-exito está orientada a la queja, a las excusas, a la culpa... y la casa sin barrer. La vida es una continua gestión de problemas, uno tras otro: con los proveedores, con los clientes, con los colaboradores. No tener problemas sí que es un problema, porque es indicativo de que no haces nada y eso es lo peor de todo, el inmovilismo y la indecisión eterna. Los problemas nunca desaparecen, pero las soluciones tampoco. Es una cuestión de enfoque. Donde hay un problema hay una solución, porque un problema que no tiene solución no es un problema, y por tanto, para qué preocuparse.

Y una más de regalo:

13. ESTUDIA A LOS REFERENTES
¿Quiénes son las personas de referencia en tu sector a los que te gustaría parecerte? Estúdiales, obsérvales, analízales cómo se comportan y actúan. Después, intenta conocerles, busca invitarlos a comer, ofrécete a colaborar con ellos. ¿Qué persona del pasado es referente para ti? Muchos han escrito libros sobre el éxito, otros han escrito sus biografías, hay documentales sobre ellos. Esto es muy importante: un experto no es alguien que habla de algo, aunque lo haga de manera muy elocuente; un experto es aquel que ya ha llegado donde tú quieres llegar. Lo demás es palabrería. El éxito deja huellas y pistas, y si uno las identifica está en mejores condiciones para conseguir sus propias metas.

Y para acabar, como hemos dicho, empieza septiembre, nuevo curso, nueva temporada, nuevos retos... ¿Quieres una fórmula-combinación para el éxito? Yo te propongo ésta por si te puede ayudar...

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

* Hoy te dejo dos reseñas sobre las presentaciones de Aprendiendo de los mejores en Alicante y Sevilla respectivamente, una realizada por Sergio López (@sergioalc) y otra realizada por Humanos Coaching (@humanoscoaching). Y también 25 excelentes frases de Aprendiendo de los mejores, en Comercio Fuerte (@alienaragorn)

* Ya está en marcha la 5ª edición de Aprendiendo de los mejores (Alienta, 2013). Si todavía no conoces la web puedes echar un vistazo en: http://www.aprendiendodelosmejores.es. Encontrarás entrevistas, reseñas, reportajes y más de 40 testimonios sobre el libro de conocidos directivos, empresarios, consultores, coaches y deportistas, además de algunas otras novedades.
                                                                                                                                                                  

«APRENDIENDO DE LOS MEJORES» en: | Amazon.es Casa del Libro FNAC |
                                                                                                                                                                 

martes, 19 de agosto de 2014

Triunfar es como estudiar una carrera universitaria

Me gusta decir que un Plan de Desarrollo Personal (cada uno el suyo) es algo parecido a estudiar una carrera universitaria. Me explico. Estudiar (y sacarse) el título de una carrera universitaria responde a unos pasos que son similares a los pasos a seguir en un Plan de Desarrollo Personal.

Y, ¿cuáles son esos pasos?

1. METAS [Claridad de Metas]
Lo hemos dicho muchas veces: el principal motivo por el que la gente no consigue lo que quiere es que no sabe lo que quiere. Cuando una persona tiene que decidir qué carrera estudiar puede tener dudas, pero una vez que decide, la decisión está hecha, y por tanto, ya sólo queda dirigir todas las energías ahí. La concentración (foco) es esencial, porque la energía va donde uno se concentra, y si uno se dispersa, la energía también y no se está poniendo toda la carne en el asador, con lo que los resultados no pasarán de mediocres. Hay que aprender a decidir y decidir es descartar.

¿Te has preguntado porque la gran mayoría de estudiantes que estudian una carrera universitaria obtienen su título? Porque un estudiante —salvo ciertos casos— no se va de la Facultad hasta que no obtiene el Título bajo el brazo. Tiene claro su objetivo. Su meta es tan clara y nítida, que le permite orientar todas sus energías y fuerzas a ese fin, porque para un estudiante universitario su primera prioridad —por encima de cualquier otra— es sacarse su licenciatura.

2. PLAN [Itinerario de Carrera]
Es importante tener claridad de metas, pero igual de importante es tener un plan que permita su consecución. La mayoría de la gente no triunfa porque no tiene un Plan definido puesto por escrito, y no planificar es planificar el fracaso. La planificación es la hoja de ruta para no quedar expuestos a las apetencias y caprichos del momento. ¿Y por qué la mayoría de la gente no planifica y va dejándose llevar? Básicamente porque planificar exige tiempo,esfuerzo y concentración; y la mayoría de la gente suele ser víctima de la perecitis. Ya lo decía Víctor Hugo: «A nadie le faltan fuerzas, lo que a mucha gente le falta es voluntad».

Cuando estudias una carrera universitaria el Plan te lo dan hecho, no tienes que pensar, no tienes que dedicar tiempo, ni esfuerzo, ni energía, por eso resulta tan útil. Si uno decide estudiar Derecho, tendrá un Plan de Estudio de 4 años, que a su vez, se subdivide cada año en cuatrimestres, que dentro de cada cuatrimestre hay unas asignaturas específicas (Derecho Civil, Penal, Romano, Laboral...) definidas por la Comisión de Estudios, con unos profesores asignados para impartirlas, con unas fechas de exámenes ya fijadas... Todo fácil, todo mascado. Dedicar tiempo, esfuerzo, energía y concentración, le cuesta mucho a las personas. Si a ti también te cuesta planificar (o sea, no lo haces), te preguntarás cuál es la solución. La respuesta es sencilla: buscar un coach. Alguien que te ayude a establecer un plan riguroso y que te pida cuentas. Es bueno tener alguien que nos eche el aliento en el cogote y nos saque los colores. Cuando todo depende de uno, la comodidad suele ser la opción más elegida por la mayoría de la gente. Un buen coach siempre te exige más de lo que tú te exigirías de ti mismo.

3. ACCIÓN [Ponerse en marcha]
Planificar está bien y necesario, pero luego hay que ponerse en movimiento. Tom Peters, con ironía, decía: «Despida a los planificadores. Deje de planificar y actúe». Pasar a la acción es:
a) Ir a clases.
b) Estudiar.
c) Presentase a los exámenes.

De nada sirve saber tener claridad de Metas, ni diseñar un Plan, si uno no da el paso, ejecuta y actúa. No hay verdadera decisión hasta que no hay acción. Sin acción nada mágico en la vida puede ocurrir. Sólo en la acción se encuentran respuestas. La acción tiene magia. Para avanzar, comenzar. Lo peor es el inmovilismo. Una mala decisión siempre es mejor que no hacer nada.

Y una vez que se está marcha hay una variable prioritaria: la disciplina, esto es, hacer lo que hay que hacer aunque no apetezca. Cuando toca ir a clase, se va a clase; cuando toca estudiar, estudiar. Detrás de cualquier logro hay esfuerzo, trabajo y constancia. Hay que echar horas para que las cosas funcionen razonablemente bien.

4. MEDICIÓN [Evaluación de Resultados]
Las cosas casi nunca transcurren según el guión previsto y suelen aparecen inconvenientes varios que nos desvían de la ruta trazada. Por eso, es bueno hacer análisis de la situación cada cierto tiempo. Hace algunos años se hizo famosa la conocida frase: «Lo que no se mide, no se gestiona». Hay bastante de verdad en ello. Mide tus progresos. Los resultados no mienten, y si las cosas no van como a uno le gustaría es: o bien porque hay algo que no sabe o bien porque hay algo que no está haciendo bien. Es importante hacer cada cierto tiempo (los estudiantes cada cuatrimestre tienen exámenes) un diagnóstico para saber el grado de avance alcanzado. Hay que preguntarse siempre cómo van las cosas, por qué está ocurriendo lo que está ocurriendo. 

5. REAJUSTE [Flexibilidad de medidas]
Mantente firme en tus objetivos, pero flexible en tus estrategias, decíamos en un post. Es decir, si un estudiante ha suspendido, tendrá que analizar las causas para modificarlas:
a) Si ha estudiado poco... estudiar más.
b) Si el profesor es malo y no te enteras... cambiar de turno de mañana al de tarde, o viceversa.
c) Si crees que te tienen manía... cambiar de universidad.

La gente de éxito es gente orientada a las soluciones, quieren saber las causas de los problemas para tomar acción inmediata. Lo peor para el crecimiento personal es tenerle miedo a la verdad. Ya lo decía Jack Welch, uno de los autores incluidos en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 5ª edición): «Enfrenta la realidad tal y como es, no como era, o como te gustaría que fuese». No importan los problemas, sino estar orientados a su solución. La vida es una continua suma de problemas, uno tras otro, día tras día, lo importante es la capacidad de gestión para resolverlos.

6. RESISTENCIA [No abandonar]
Anthony Robbins, lo expresaba así: «Si una y otra vez te haces la misma pregunta, no cabe duda de que terminas encontrando». Al final todo es una cuestión de ensayo y error. Si uno sigue los pasos descritos y no abandona por el camino, el éxito acaba llegando; aunque como hemos repetido algunas veces, el trabajo más duro siempre es no rendirse. Y es que, quien resiste, vence. Hay que seguir insistiendo. Mucha gente tiene éxito porque sigue insistiendo mientras otros acaban desistiendo. El juego nunca acaba cuando pierdes, sino cuando te das por vencido. Lo importante son los resultados: sacarse la carrera universitaria aunque se tengan que ir a más convocatorias, invertir más años, cambiarse de universidad o lo que sea. Lo más importante que tiene una persona es su credibilidad, y la credibilidad sólo depende de una cosa: de lo que consigues o no consigues. Sin resultados no hay credibilidad. La credibilidad no depende de lo que se habla, ni de lo duro que se trabaja, ni del talento. La credibilidad depende de tus logros. 

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

* Hoy te dejo 25 frases excelentes del libro "Aprendiendo de los mejores", una infografía que ha hecho Miguel Ángel García (@alienaragorn) sobre el libro en su web.

* Ya está en marcha la 5ª edición de Aprendiendo de los mejores (Alienta, 2013). Si todavía no conoces la web puedes echar un vistazo en: http://www.aprendiendodelosmejores.es. Encontrarás entrevistas, reseñas, reportajes y más de 40 testimonios sobre el libro de conocidos directivos, empresarios, consultores, coaches y deportistas, además de algunas otras novedades.
                                                                                                                                                                  

«APRENDIENDO DE LOS MEJORES» en: | Amazon.es Casa del Libro FNAC |