viernes, 1 de noviembre de 2019

Si quieres lograr algo grande, espera tener problemas

Resultado de imagen de estoicosHace algunos días dejaba en mi cuenta de Instagram la siguiente reflexión: «Enamórate de los problemas. Si quieres lograr algo grande, espera tener problemas. Los problemas no son tus enemigos sino tus verdaderos aliados, porque la mayoría de la gente, cuando aparecen, da un paso al costado, abandona o se resigna. Los problemas suprimen o reducen la competencia. Y cuanto más alto apuntes, más resistencias, y por tanto, menos gente luchando. Cuanto mayor sea el problema, mayor es la oportunidad de demostrar tu grandeza. La riqueza se logra resolviendo problemas, siendo un solucionador. La gente rica tiene más soluciones que problemas; la gente pobre tiene más problemas que soluciones. Y tu capacidad de resolver problemas depende de tu desarrollo personal. Cuanto más creces, mayores retos, desafíos y responsabilidades puedes asumir. Asume la iniciativa, ve por delante».

Un problema no tiene una connotación negativa. Los problemas son sólo cosas de las que ocuparse. Es más, cuando los solucionas, creces y tu vida se expande. La gente 'ganadora' tiene miedo, dudas y preocupaciones, pero no deja que esos sentimientos los domine. La gente pobre evita los problemas, y si evitas un problema, tu vida no mejora y a menudo empeora. En Aprendiendo de los mejores 2 (Alienta, 5ª edición) recogemos las siguientes palabras de Robert Kiyosaki (autor de Retírate joven y rico) que le decía su padre rico al respecto:
«Tener un problema económico es como tener un dolor de muelas. Si no atiendes el problema te sientes mal, y si te sientes mal te irritas con facilidad y no trabajas bien. Si no atiendes el dolor tendrás complicaciones médicas porque en tu boca pueden reproducirse los gérmenes. Un día pierdes tu empleo. Si no tienes trabajo no puedes pagar la renta. Si no resuelves el problema de la renta te quedarás en la calle, sin casa, enfermo, y aún tendrás el dolor de muelas».
La clave está en ocuparse de lo que hay que ocuparse sin más, sin pensar demasiado. T. Harv Ecker, uno de los personajes incluidos en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 18ª edición) y autor del clásico Los secretos de la mente millonaria, apunta:
«Si estás dispuesto a hacer sólo lo que sea fácil, la vida será dura. Pero si estás dispuesto a hacer lo que sea duro, la vida será fácil. ¡La comodidad mata! Si tu objetivo en la vida es estar cómodo, te garantizo dos cosas: primera, jamás serás rico; segunda, jamás serás feliz».
Y añade:
«El secreto del éxito no es tratar de evitar los problemas ni deshacerte de ellos; tampoco acobardarte ante ellos. El secreto es crecer tú de forma que seas más grande que cualquier problema».
La gente 'ganadora' no basa sus decisiones en lo que es fácil o cómodo sino en lo que tiene que hacerse, guste o no, apetezca o no, sin excusas ni rodeos. Una filosofía de vida basada en la comodidad sólo puede dar resultados normales o mediocres que sólo pueden generar beneficios normales o mediocres.

Crecimiento personal y comodidad son incompatibles. Lo cómodo es donde tú te encuentras ahora. Si quieres pasar a un nivel nuevo de vida debes traspasar la barrera de la comodidad y estar dispuesto a hacer cosas que no son cómodas. Para la mayoría de la gente estar cómodo es su mayor prioridad, mientras que la gente 'ganadora' busca vivir de acuerdo a su máximo potencial.

Como el ser humano está programado para la seguridad y la certeza, es importante advertir por adelantado que:

1. Todas las cosas son difíciles antes de ser fáciles. Siempre es así, cuando hay algo que no dominamos y hemos hecho pocas veces. Pero con conocimiento y experiencia se gana habilidad y seguridad. Por tanto, no te agobies por la apariencia de dificultad, es normal que así te parezca al principio.

2. Los miedos siempre parecen más grandes de lo que realmente son. Como afirma la sabiduría popular: no es tan fiero el león como lo pintan. Después de un tiempo haciendo algo los miedos van perdiendo fuerza y se van diluyendo, y los fantasmas mentales se van desvaneciendo.

La clave es aprender a sentirse cómodo en la incomodidad, como explicábamos en el post Para triunfar, practica el arte de la incomodidad. Para ello, dado que las personas somos criaturas de hábitos, debemos practicar la incomodidad en las pequeñas cosas para que luego nos resulten menos costoso hacerlo en los grandes desafíos.

Ryan Holiday en su obra The obstacle is the way (en español ya en preventa aquí) habla de todo ello con detenimiento. Una forma de vida basada en la filosofía de los estoicos, en la que busca transformar la adversidad en ventaja. Todo obstáculo es una oportunidad para crecer y desarrollar la excelencia, nuestro carácter y nuestra sabiduría, aunque sea de un modo no esperado o deseado. El obstáculo es siempre el camino.

Practica la acción a pesar del miedo, a pesar de la duda, a pesar de la preocupación, a pesar de los inconvenientes, a pesar de la incomodidad, y a pesar de que estés de mal humor. Si haces cosas, ocurren cosas; si ocurren cosas, puedes obtener feedback; si obtienes feedback, mejoras; si mejoras, tu vida se expande. Para acabar, la siguiente reflexión recogida en Tu futuro es HOY (Alienta, 6ª edición) de la escritora Ann Landers:
«Si me pidieran que diera el consejo que, en mi opinión, es el más útil para toda la humanidad, sería éste: espere problemas como parte inevitable de la vida y, cuando lleguen, mantenga la cabeza alta. Mírelos directamente a la cara y diga: ‘Seré más grande que tú. No puedes derrotarme’. Esta es la clase de actitud que lleva a la victoria». 
* * * * * * * * *

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER   [ aquí ]
y recibe contenido exclusivo para tu desarrollo personal

siguenos en facebook  siguenos en Twitter  Sígueme en Likedin  siguenos en Google+  sígueme en Slideshare  Sígueme en Pinterest  siguenos en instagram

* Hoy te dejo la última newsletter con lo mejor de octubre 2019 con muchos artículos, entrevistas, libros y otras recomendaciones.

* También una Entrevista en RNE en el programa de radio 'En un mundo feliz' que me hizo Tato Puerto.

* También el artículo Claves ganadoras para el curso empresarial, en Executive Excellence.

www.conferenciasfranciscoalcaide.com

miércoles, 2 de octubre de 2019

La obsesión no es un mal, es un don

Resultado de imagen de inma shara
La directora de orquesta Inma Shara es uno de los personajes incluidos en Aprendiendo de los mejores 2 (Alienta, 5ª edición), y allí recogemos sus palabras: «He vivido por y para la música que es mi pasión y mi obsesión». Y añade: «El camino hasta llegar a ser director de orquesta es largo y requiere muchas horas de esfuerzo y dedicación, aunque pienso que no es muy diferente al de otras profesiones que se quieran vivir con intensidad. Es necesaria poseer una intensa, casi infinita, pasión por la música. Una pasión que se funde y se confunde con lo obsesivo. Así, el aspirante no caerá en el desánimo, afrontará las dificultades sin barreras y obtendrá grandes satisfacciones de la grandeza de la música y lo sublime de la misma».

Por nuestra parte, añadíamos la siguiente reflexión: «La vida recompensa de manera extraordinaria a quienes se entregan de manera extraordinaria. Compromiso a medias, resultados a medias, Da igual la profesión de la que hablemos. Preguntemos a Ferrán Adrià, Cristiano Ronaldo, David Bisbal o cualquier otro referente en su sector. Son personas 'entregadas' a su profesión (pasión-obsesión), y precisamente por eso han llegado donde han llegado y se han convertido en quienes se han convertido. Pasión y obsesión van siempre unidas, aunque duela. El precio no es gratuito y hay que sufrir el (duro) proceso».

Comento todo esto, porque habitualmente pensamos en el término 'obsesión' con una connotación negativa, y no es así. De ello habla Napoleón Hill en su clásico Piense y hágase rico, uno de los mejores libros sobre desarrollo personal, quien se expresa en los siguientes términos: «Hay una cualidad imprescindible para ganar: claridad de propósito y deseo ardiente por conseguirlo».

Ese concepto 'deseo ardiente' (burning desire) es clave en la consecución de metas, y mucho más si son ambiciosas. No es un deseo sin más, sino un 'deseo ardiente'. Te va la vida en ello. Vives por y para ello. Lo anhelas con toda tu alma, con todo tu ser. Todo el mundo quiere ser muchas cosas, pero ni sus pensamientos ni sus acciones demuestran que lo 'deseen ardientemente'.

Grant Cardone, personaje del que hemos hablado aquí en el post Vendes o vendes, en su obra La Regla 10X, que te recomiendo leer, en un momento dado dice:
«La obsesión no es una enfermedad, es un don. El diccionario define el término 'obsesión' como 'dominio del pensamiento o de los sentimientos propios por una idea, imagen o deseo persistente. Aunque el resto del mundo trata esa mentalidad como enfermedad, creo que es el adjetivo perfecto para denotar cómo acercarte al éxito. Para dominar tu sector, meta, sueño o ambición, primero domina cada interés, pensamiento y consideración. La obsesión no es algo malo, es un requisito necesario para llegar adonde quieres. De hecho, querrás ser tan fanático del éxito que el mundo sabrá que no te retirarás ni te irás. Y hasta que no estés completamente obsesionado por tu misión, nadie te tomará en serio. Hasta que el mundo entienda que no te vas a rendir, que estás al ciento por ciento comprometido y tienes la absoluta convicción de persistir y lograr tu proyecto, no obtendrás la atención que necesitas y el apoyo que quieres. La obsesión es como el fuego, quieres que sea lo suficientemente grande para sostener el calor y la luminosidad. Tú te obsesionas por mantener el fuego ardiendo o éste arderá hasta dejar solamente cenizas […] Enséname a una persona que haya logrado la grandeza sin estar obsesionada. No encontrarás ejemplos. Cualquier individuo o grupo que ha logrado algo significativo estuvo obsesionado por una idea. Ya se trate de un artista, músico, inventor, hombre de negocios, su resultado es el resultado de su obsesión».
Sobran las palabras y poco más que añadir. La obsesión es un concepto asociado a una variable, el Compromiso. Y como apuntamos en Tu futuro es HOY (Alienta, 6ª edición), en el Capítulo 8 dedicado al mismo: «El Compromiso es hacer lo que haga falta, el tiempo que haga falta». El Compromiso sólo admite resultados, no excusas. El compromiso no es otra que la Determinación con nuestras metas. La Determinación es incondicionalidad, darlo todo por una causa. La Determinación es decidir por anticipado que pase lo que pase uno va a seguir adelante. Cuando uno se fija metas, el camino está plagado de obstáculos: crisis, errores, fracasos, dudas, deslealtades, injusticias, envidias... a pesar de todo eso, se sigue para delante pedaleando. Ese es el trabajo más duro, seguir adelante a pesar de las circunstancias (Puedes leer Quien no lo entrega todo, lo que entrega es nada).

La obsesión, que se materializa en un compromiso incondicional, es una energía invisible que 'atrae' a las personas y situaciones precisas para que puedas avanzar en la dirección de tus sueños. Así que la receta está clara: obsesiónate con lo que quieras, pero obsesiónate. Otra cosa produce resultados normales o inferiores.

* * * * * * * * *

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER   [ aquí ]
y recibe contenido exclusivo para tu desarrollo personal

siguenos en facebook  siguenos en Twitter  Sígueme en Likedin  siguenos en Google+  sígueme en Slideshare  Sígueme en Pinterest  siguenos en instagram

* CONFERENCIA: el próximo 4 de octubre estaré en Granada dando una Conferencia para SEDISA (Sociedad Española de Directivos de la Salud) en el III Foro Sanitario de Directiv@s de Gestión Económica y Servicios.


www.conferenciasfranciscoalcaide.com

domingo, 1 de septiembre de 2019

15 claves ganadoras para empezar Septiembre

Resultado de imagen de consejosCon fecha 31 agosto 2014 escribía el post 12 claves para empezar bien septiembre, en el que dábamos algunos tips para la nueva temporada y que me gustaría rescatar y reproducir de nuevo, además de incorporar algunos tips más y otras ideas y referencias. Así decíamos:

Hoy comienza septiembre. Semana de pistoletazo de salida al nuevo curso. Buen momento para tomar papel y lápiz y trazar el rumbo y algunas ideas que nos sirvan como hoja de ruta; ideas que conviene tener sobre la mesa del escritorio, en la cartera, en un visual board o donde sea, porque hay que repasarlas continuamente para ir interiorizándolas, haciéndolas nuestras y que no se olviden y queden en agua de borrajas. Aquí van 15 claves que te pueden ayudar: 

1. EXPANDE TU REALIDAD.
Los únicos límites a la hora de conseguir algo, son los límites de tu mente. Pregúntate siempre: ¿Cómo puedo conseguir lo que quiero conseguir? Siempre hay un camino, siempre, es cuestión de encontrarlo. Aprende a enfocarte en la solución, no en el problema. La gente perdedora es perdedora porque repite más a menudo el eslogan ‘no se puede’. Los únicos límites, son los límites de tu creatividad. La creatividad es un valor notable en cualquier cosa, porque la creatividad es la habilidad para encontrar alternativas. Recuerda: si una y otra vez te haces la misma pregunta no cabe duda que terminas encontrando una respuesta. Para triunfar tienes que ver cosas que otros no ven, y para ver cosas que otros no ven tienes que ensanchar tu mente y estar dispuesto a contemplar la realidad de manera desacostumbrada. Tu realidad no es la realidad, tu realidad son tus creencias, la mayoría de las cuales son el resultado de paradigmas basados en la tradición, la rutina y la costumbre. Y una creencia es una idea que domina nuestra mente, que damos por cierta, pero que muchas veces es falsa. Expande tu realidad y descubrirás nuevas posibilidades que te parecían inimaginables.

2. EMPIEZA PEQUEÑO.
No tengas miedo de ser modesto al principio. Los comienzos son siempre discretos. No tengas miedo de no tener la mejor web, ni el mejor local, ni las tarjetas de visita más cool. Empieza con lo que tienes desde donde estés y más adelante tendrás mejores herramientas y recursos a tu disposición. Toda gran marcha comienza con un primer paso. En otras ocasiones hemos dicho cuál es nuestra filosofía de vida: POCO + POCO = MUCHO. Un poco sin importancia, más otro poco sin importancia, más otro poco sin importancia... acaban haciendo una gran diferencia en relación con aquel que sólo espera pegar el pelotazo. Es la constancia no la velocidad, lo que te hará llegar lejos: un sentido de dirección claro puesto al servicio de la acción. Esto es lo más importante: sentido claro de dirección. Cada paso que das estás más cerca. Te dejo el post: El poder de dar pequeños pasos.

3. COMIENZA PRONTO.
Una de las claves del éxito es empezar pronto, porque cuanto antes empieces antes te equivocarás y antes aprenderás. El éxito es una cuestión de ensayo y error. Hay que besar muchas ranas para encontrar al príncipe. Por tanto, cuanto antes se esté en camino, menos trayecto a recorrer para ser experto en algo. La receta está clara: fracasa pronto para tener éxito rápido. La calidad es hija de la cantidad. Cada día no aprovechado es un día perdido. Dentro de un año te arrepentirás de no haber empezado hoy. Ponte en marcha. Take action, move forward. Si evitas el fracaso también evitas el éxito. Es de sentido común que no práctica común. Te dejo el artículo El precio del éxito es el precio del aprendizaje (y el precio del aprendizaje es el precio del error).

4. SABER NEGOCIAR ES VIVIR MEJOR.
En esta vida, no consigues lo que quieres, consigues lo que negocias. La vida es una negociación continua, en lo personal y en lo profesional. Existe negociación donde hay un conflicto (diferencia), y la vida es un conflicto continuo. Existen negociaciones formales (de despacho) y otras muchas a diario informales (de calle) donde estamos negociando sin darnos cuenta de que estamos negociando. Si la negociación no es tu fuerte, te recomiendo para empezar el libro Nunca hagas las primera oferta de Donald Dell, representante de deportistas durante muchos años, entre ellos Michael Jordan o Jimmy Connors. Sabiendo negociar se pueden conseguir cosas que de otro modo no se conseguirían; sabiendo negociar siempre se consiguen mejores cosas. Saber negociar es vivir mejor. Es una habilidad imprescindible a desarrollar.

5. COMPROMÉTETE CON LA EXCELENCIA
Por una sencilla razón: a la gente excelente le ofrecen oportunidades brillantes; a la gente normal oportunidades normales; y a la gente mediocre ninguna oportunidad. Aparca para siempre la mediocridad de tu vida. Siempre pregúntate cómo aportar más valor a lo que haces: más rápido, a mejor precio, con mejor calidad. No hagas las cosas para cumplir. Se nota, se siente... y se vuelve en tu contra. Recuerda: Sé tan bueno en lo tuyo que los demás no puedan ignorarte. Cuando hagas algo (conferencia, post, taller, clase), vacíate, dalo todo. La vida te devuelve lo que  tú le entregas: cuanto más des y a más gente, más recibirás en forma de beneficios. Recuerda: la competencia no está en los niveles de excelencia, está en los niveles de mediocridad.

6. NO PUEDES GANAR ‘MÁS’ DANDO LO 'MISMO'.
Si quieres que tu vida mejore, tú tienes que mejorar. Nunca dejes de invertir en ti mismo y en tu negocio. Siempre dedica recursos a tu desarrollo personal (libros, seminarios, audiolibros, comidas con gente interesante) y a aquello a lo que haces: a mejorar la web, los canales de comercialización, las relaciones, la publicidad, lo que sea. Un porcentaje de los ingresos siempre deben estar destinados a inversión. Quien no avanza, retrocede; quien no mejora, empeora. Dicho de manera resumida: ¿Quieres ser una persona que gane más ingresos que la media? La receta está clara: conviértete en una persona superior a la media. Tu desarrollo personal es tu destino. Tu nivel de ingresos sólo puede crecer hasta el nivel que crezcas tú.

7. NO DIVERSIFIQUES.
Parece una contradicción, pero no lo es. ¿En qué quieres ser un referente? Pon ahí todas tus energías; toda la carne en el asador. La dispersión es aliada de la mediocridad. El éxito es una cuestión de FOCO. Personas de éxito, personas de foco. Siempre, siempre, siempre. Mucha gente con talento ha fracasado por no haber sabido mantenerse enfocada. Descubre aquello en lo que eres mejor, echa el resto ahí y ponlo en valor. Ahí puedes marcar diferencia y ser un referente. No es ningún problema no ser el mejor en todo, siempre que seas astuto para evitar que tus flaquezas te impidan alcanzar tus objetivos. Céntrate en tus fortalezas y olvídate del resto. 

8. PERSEVERAR PARA ALCANZAR.
Nunca vas a encontrar todas las respuestas de inmediato. Los periodos de sequía son normales. Lo pasarás mal, como todo aquel que ha llegado lejos. Cuando los resultados no acompañan siempre se pasan por momentos de duda, de bajón que ponen a prueba la confianza en uno mismo. Lo que tiene mérito es seguir adelante cuando no puedes más. La mayoría abandona. Es fundamental tener resistencia emocional, ser mentalmente fuerte. Quien resiste, vence. El éxito es una cuestión de perseverar cuando los demás han renunciado. El 90% del éxito es insistir: una y otra vez hasta donde llegar donde uno siempre quiso llegar. Es increíble lo mucho que se puede conseguir simplemente perseverando. Ya lo decía Jack Ma incluido en Aprendiendo de los mejores 2 (Alienta, 4ª edición): 'Siempre tendrás una oportunidad de triunfar si no te rindes'.

9. ELÉVATE POR ENCIMA DE LAS CRÍTICAS.
Si estás a tiro de todos, alguien te va a disparar. Es uno de los miedos que más reprimen el éxito de mucha gente: el miedo a la crítica, a no gustar, la necesidad de aprobación ajena. En algunas personas está demasiada acusada. ¿Critican a Zidane? Por supuesto ¿Y a Pedro Sánchez? También. ¿Y a Zuckerberg? Claro. Estar en la pomada es estar expuesto a la crítica. Si tu jardín brilla, alguien querrá atacarlo. Pero recuerda: si vives demasiado pendiente de las opiniones ajenas nunca lograrás nada grande. ¿Cómo conseguirlo? Mentalizándote, sabiendo ex ante que eso va a ocurrir. Si te mentalizas, te dolerá menos, y poco a poco todavía menos. Hazte esta fina y aguda pregunta que Warren Buffett  siempre lanza: «¿Prefieres ser el mejor amante del mundo y que todos piensen que eres el peor o ser el peor amante y que todos piensen que eres el mejor?». Te recomiendo el artículo: Gestión de las críticas: aspecto clave para triunfar (y ser feliz).

10. SÓLO ERES NADIE.
Si vas de John Wayne por la vida tus resultados serán ramplones. Necesitas de los demás para llegar lejos: alianzas, partners, colaboradores. Sólo uno está muy limitado. Todos tenemos carencias. Lo que ‘no se sabe’ gana siempre por goleada a lo que ‘se sabe’. Además, del contacto y roce con otra gente siempre brotan nuevas ideas. Muchas cuestiones se resuelven gracias a conversaciones informales. Tienes que estar en contacto; aporta valor; pon en valor a la gente; mima tu jardín de contactos. Da para recibir. Te dejo el siguiente link: The 10 best networking tips for people who hate networking. Y también el post: Las 10 reglas de una poderosa red de contactos. Y te recomiendo el libro: El poder de las relaciones, de John C. Maxwell.

11. SI SABES VENDER NO TE PUEDE IR MAL.
Todo es una venta: una entrevista de trabajo, la búsqueda de un socio, obtener financiación, ligar... La vida es una venta continua, tanto en lo personal como en lo profesional, y por tanto, saber vender es la habilidad más importante a desarrollar si uno quiere avanzar. Si quieres tener éxito, aprende a vender. Y vender no es vender. Primero, haz amigos y luego vende. La vida es una venta, y la venta son relaciones. Y ten vocación de servicio: vender es solucionar problemas, vender es hacer más fácil la vida a la gente. Te recomiendo el libro Vendes o vendes, de Grant Cardone. Y también te dejo el artículo 5 causas por las que no vendes y Deja de vender y empieza a ayudar.

12. ENFÓCATE EN LAS SOLUCIONES.
La gente de éxito es gente orientada a las soluciones; la gente de no-exito está orientada a la queja, a las excusas, a la culpa... y la casa sin barrer. La vida es una continua gestión de problemas, uno tras otro: con los proveedores, con los clientes, con los colaboradores, con los partners... Como se recoge en nuestro libro Tu futuro es HOY (Alienta, 6ª edición): No tener problemas sí que es un problema, porque es indicativo de que no haces nada y eso es lo peor de todo, el inmovilismo y la indecisión eterna. Los problemas nunca desaparecen, pero las soluciones tampoco. Es una cuestión de enfoque. Donde hay un problema hay una solución, porque un problema que no tiene solución no es un problema, y por tanto, para qué preocuparse.

13. ESTUDIA A LOS REFERENTES.
¿Quiénes son las personas de referencia en tu sector a los que te gustaría parecerte? Estúdiales, obsérvales, analízales cómo se comportan y actúan. Después, intenta conocerles, busca invitarlos a comer, ofrécete a colaborar con ellos. ¿Qué persona del pasado es referente para ti? Muchos han escrito libros sobre el éxito, otros han escrito sus biografías, hay documentales sobre ellos. Esto es muy importante: un experto no es alguien que habla de algo, aunque lo haga de manera muy elocuente; un experto es aquel que ya ha llegado donde tú quieres llegar. Lo demás es palabrería. El éxito deja huellas y pistas, y si uno las identifica está en mejores condiciones para conseguir sus propias metas. De todo ello va Aprendiendo de los mejores 1 y 2.

14. TU CAPACIDAD DE APRENDER ES TU PRINCIPAL ACTIVO.
Entre tu estado actual y tu estado deseado sólo existe una palabra: Aprendizaje. Todo se decide y todo se aprende. Igual que se aprende a cocinar, bailar, conducir o inglés, también se aprenden el resto de las cosas: vender, negociar, liderar o crear empresas. Tus ganas de aprender determinarán tu futuro. El éxito son dos cosas: saber lo que hay que hacer y hacerlo. El éxito es conocimiento en acción. Investiga, estudia, prueba, lee, ve vídeos y aprenderás. Y si aprendes, mejoras; y si mejoras, consigues. Como dice Rafa Nadal: 'Si crees que no puedes mejorar, es que no sabes nada de la vida'.

15. TU AUTORRESPONSABILIDAD ES TU PODER.
El grado de responsabilidad que aceptes en tu vida es indicativo de tu grado de poder personal. Si el éxito hubiese que resumirlo en una palabra, esa palabra sería Autorresponsabilidad. De la autorresponsabilidad nace la grandeza. Las personas de éxito se sienten protagonistas de su vida y eso les da poder. Tal vez no es tuya la culpa de ciertas cosas, pero sí es tu responsabilidad encontrar una solución para tu vida, porque tú eres el protagonista de la misma. No des por hecho que llevas la vida que te ha tocado. Asumir los resultados de nuestra vida es la máxima expresión de liderazgo. Tu mayor enemigo son las excusas, que además, si las buscas, siempre las encuentras. 

* * * * * * * * *

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER   [ aquí ]
y recibe contenido exclusivo para tu desarrollo personal

siguenos en facebook  siguenos en Twitter  Sígueme en Likedin  siguenos en Google+  sígueme en Slideshare  Sígueme en Pinterest  siguenos en instagram

* CONFERENCIA: el próximo 4 de octubre estaré en Granada dando una Conferencia para SEDISA (Sociedad Española de Directivos de la Salud) en el III Foro Sanitario de Directiv@s de Gestión Económica y Servicios.

* LIBROS: por si has retrasado tus vacaciones a Septiembre, te dejo 22 + 3 libros recomendados para el verano 2019 por si te pueden ayudar a decidir qué leer.

* REVIEW: también te dejo este excelente Vídeo-Resumen de Tu futuro es HOY (Alienta, 6ª edición) realizado en el Canal de Lecturas Millonarias con las principales claves y tips del libro. 


www.conferenciasfranciscoalcaide.com