«Tu capacidad de aprender es tu activo más valioso, y la mejor forma de aprender es ‘aprendiendo de los mejores’» | www.aprendiendodelosmejores.es             «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día» | www.tufuturoeshoy.com

martes, 28 de julio de 2015

Una cosa es desear algo y otra estar preparado para recibirla

Las leyes espirituales señalan que todo ocurre en el momento oportuno. Por eso, una cosa es desear algo y otra estar preparado para recibirla. Lo explicaremos con una metáfora. Quién eres, podríamos representarlo con un cuenco (tu preparación), mientras que el contenido (oportunidades) vendría a ser lo que se vierte sobre el cuenco. Si la cantidad que se vierte excede el tamaño del cuenco, la conclusión es evidente: el agua se desborda.

Ya hemos dicho que el problema nunca es el tamaño del problema, el problema es tu tamaño. Cuanto mayor es el desarrollo personal de una persona, mayores retos, desafíos y responsabilidades puede asumir. Por decirlo de algún modo: es muy difícil que juegues en primera división cuando ni siquiera eres capaz de hacer un buen partido en segunda división; es muy difícil que seas capaz de administrar un millón de euros cuando ni siquiera puedes gestionar dos mil euros y se te van de las manos; es muy difícil que te ofrezcan una conferencia ante un auditorio de mil personas si no tienes el valor de hablar delante de quince personas.

En cierta ocasión, charlando con Emilio Butragueño, Director de Relaciones Institucionales del Real Madrid, le comentaba que me sorprendía como a veces gente muy joven debutaba en el primer equipo (por ejemplo, Raúl González que debutó con 17 años) sin teóricamente estar su cuerpo formado o por la presión de esas situaciones. Y esto fue lo que me contestó:

La vida casi nunca te pone delante de retos para los que no estás preparado.

Así es. Y si por algún motivo fuese, el desenlace no es difícil de pronosticar: fracaso... y volver a empezar. Desde aquí muchas veces hemos repetido esta afirmación:

Si tu vida no es como te gustaría que fuese, 
hay algo que no sabes o no estás haciendo bien

Si uno acepta esta afirmación y pone la responsabilidad de su vida sobre sus espaldas —autorresponsabilidad como primer requisito para triunfar—, habrá que indagar las causas (los porqués) de por qué nuestra vida no es como nos gustaría que fuese. Aquí van sólo algunas pistas:

1. FALTA DE CONOCIMIENTOS.
Parece obvio, pero algunas personas lo olvidan. Si quieres diseñar una casa, tienes que saber de arquitectura para trazar los planos; si quieres defender a un acusado, tienes que saberte las leyes penales de cabo a rabo. Esto es evidente en algunas profesiones pero no tanto en otras menos reguladas: vendedor, empresario o conferenciante, por señalar algunas. Dicho de otra manera: estudia todo lo que puedas sobre lo tuyo; lee, ve vídeos, asiste a seminarios. Ya sabes lo que decía Jim Rohn, uno de los personajes de Aprendiendo de los mejores (Alienta, 8ª edición): «Los hombres de éxito tienen grandes bibliotecas; el resto, grandes televisores». Saca tu mismo las conclusiones.

2. FALTA DE HABILIDADES.
La teoría es un factor acelerador del éxito, porque te permite saber por qué las cosas son como son, pero teoría sin práctica es utopía. Conocimiento no es sabiduría; sabiduría es hacer las cosas. Lo importante no es lo que lees y sabes sino lo que haces y consigues. El conocimiento para ser útil tiene que ser conocimiento práctico. Este es el motivo explicativo del por qué mucha gente tiene muchos conocimientos (títulos/seminarios) pero pocos resultados (dinero). Les falta práctica y calle. Sólo se gana control ejecutando: a vender se aprende vendiendo; a conducir se aprende conduciendo; y a ser emprendedor montando empresas. La teoría toma forma y se consolida con la práctica.

3. FALTA DE PERSEVERANCIA.
Woody Allen decía: «el 90% del éxito es insistir». Oscar Wilde afirmaba: «El éxito es una cuestión de perseverar cuando los demás han renunciado». Cela afirmaba: «Quien resiste, vence». Y Zig Ziglar sentenciaba: «No se desanime, a menudo es la última llave del llavero la que abre la puerta». Nosotros estamos de acuerdo con todas estas afirmaciones. La experiencia dice que la gente se fija metas, se pone en marcha, pero en algún momento del camino, se cansa y abandona. Nada sale bien a la primera. La vida es una cuestión de ensayo y error hasta dar con la combinación que abre el candado. Siempre hay un número secreto, de lo que se trata es de encontrarlo. Perseverar para alcanzar es la fórmula.

4. FALTA DE FE.
A menudo, la gente desea cosas pero cree que no son capaces de conseguirlas. Creen que están fuera de su alcance. Las ven muy lejanas. Creen que aquellos que consiguen resultados grandes son mejores, especiales o una especie de iluminados. Todo en esta vida es estudio y practica con un sentido claro de dirección obteniendo feed-back por el camino. Hasta lo más insospechado se hace realidad. La FE elimina todo tipo de límites. De hecho la definición de milagro es ésta: manifestación material de la FE. Los milagros, esos hechos excepcionales que no tienen explicación, existen porque alguien tuvo FE. No existen milagros sin FE. La FE es una colaboración con el Universo, con esa inteligencia superior que ordena el Universo y que pondrá en nuestro camino a las persona, ideas, recursos y circunstancias precisas para que lo que deseamos se haga realidad. Es la sincronicidad del Universo. Ya lo dice uno de los textos clásicos: «De acuerdo a tu FE, así recibirás». Tu FE son tus creencias; y te conviertes en lo que crees, te guste o no. Quimby aseguraba con finura: «El hombre es una expresión de su creencia»

5. FALTA DE DESEO (ARDIENTE).
No se trata de desear algo, sino de desearlo ardientemente (burning desire). No es lo que dices que quieres, es lo que sientes que quieres. El deseo auténtico es un pensamiento de conseguir algo magnetizado con la emoción y la FE. Como se recoge en Tu futuro es HOY (Alienta, 2ª edición) con palabras de Napoleon Hill: «Un deseo débil trae resultados débiles de la misma forma que poco fuego da poco calor. Hay una cualidad que se debe poseer para ganar y es la claridad de propósito: saber qué se quiere y deseo ardiente por conseguirlo». Es un deseo que trasciende todo. Es desear algo con toda tu alma. Ese deseo (ardiente) es el que te lleva a continuar cuando todo invitar a abandonar. Ese deseo es el que te lleva a seguir apretando los dientes, cuando a primera vista parece que las probabilidades están en tu contra. Es un deseo que sólo admite dos opciones: ganar o morir.

6. FALTA DE CLARIDAD DE METAS.
A veces el problema no está en que el deseo sea ardiente o no, sino que no se sabe lo que se quiere. Diversos estudios han concluido que el 97% de la población no sabe lo que quiere ni a dónde se dirige, y va deambulando y moviéndose por inercia, viviendo el día a día. Sólo el 3% tienen sus metas claras y por escrito. Brian Tracy, otro de los personajes también incluidos en Aprendiendo de los mejores dice: «Una persona de inteligencia media con unas metas claras supera siempre a un genio que no sabe lo que quiere». Sólo cuando sabes lo que quieres puedes concentrar todas las energías y fuerzas hacia ese objetivo, de otro modo, las energías y fuerzas se dispersan. ¿Sabes por qué te sacaste una licenciatura universitaria? Porque decidiste lo que querías. ¿Sabes dónde has ido o dónde vas este verano de vacaciones? Porque lo decidiste dónde ibas. Y así con todo. Puedes llegar a cualquier sitio si lo has definido por anticipado, sólo es cuestión de encontrar los medios. Tracy también escribe: «Vivir sin unas metas claras es como conducir en medio de una espesa niebla. No importa lo potente o bien construido que sea el coche, conduciremos con lentitud y vacilación, progresando muy poco, incluso en la mejor de las carreteras. Decidir nuestras metas hace que la niebla se disipe de inmediato y nos permite concentrarnos y canalizar nuestra energía y nuestros conocimientos».

7. FALTA DE UN PLAN DE ACCIÓN.
Sin planes, uno va dando bandazos de un lado para otro, se convierte en una especie de veleta que se deja llevar por el viento que sopla en cada momento. Un plan, es una estrategia que te permite pasar del punto A (dónde estás) al punto B (dónde quieres llegar a estar). Los planes son el puente que conecta nuestros sueños con la realidad. Cualquier plan es mejor que ningún plan, porque aunque no sea perfecto te lleva a actuar, y aunque las cosas no salgan bien a la primera, obtienes experiencia e inputs que te llevan a ejecutar con mayor precisión a la siguiente ve. Como decía Edwin Land, fundador de Polaroid: «Un error es un acontecimiento cuyos beneficios todavía no se han convertido en ventaja». La gente ganadora siempre está fuerte orientada a dos cosas: qué quieren conseguir (metas) y cómo conseguirlo (planes). Tu plan es tu hoja de ruta. Fíjate en una licenciatura universitaria. Al comienzo de tus estudios ya está trazado el plan para los próximos cuatro años: qué asignaturas cada año, cuáles cada cuatrimestre, cuáles son los horarios de cada una de ellos y cuándo los exámenes. Y tu ejecutas ese plan... y obtienes tu licenciatura. La gente no planifica, porque planificar exige esfuerzo y somos víctimas de la perecitis. No planificar es más cómodo que planificar.

* * * * * * * * * * * *

* Hoy te dejo Los 40 libros preferidos por Juan Carlos Cubeiro para el verano 2015, entre los que ha seleccionado a #TuFuturoEsHoy.

* También te dejo una breve Presentación-Resumen de Tu futuro es HOY en Slideshare para que conozcas un poco más el libro.

                                                                                                                                                                  

TU FUTURO ES HOY
40 claves para crear tu destino
2ª edición — Nominado al Premio Knowsquare al mejor libro de empresa 2014 
| Amazon.es Amazon.com Casa del Libro FNAC |

www.tufuturoeshoy.com
                                                                                                                                                                  

APRENDIENDO DE LOS MEJORES 
8ª edición — Traducido al chino — 64 días en Top 100 best-sellers Amazon
Nominado al Premio Knowsquare al mejor libro de empresa 2013 
| Amazon.es Amazon.com Casa del Libro FNAC |
                                                                                                                                                                 

lunes, 20 de julio de 2015

Todo cambio empieza cuando mejoras el concepto de ti mismo

La mente ordena y el cuerpo hace. Todo movimiento corporal (o su ausencia) es producto de un pensamiento, que no es otra cosa que un impulso de energía que nos lleva a actuar (no actuar) de una determinada manera.

Nuestra mente actúa según el concepto que tengamos de nosotros mismos. Nada influye tanto en nuestro comportamiento como la creencia sobre nuestra capacidad para hacer algo. Si estoy convencido de que puedo hacerlo, me pondré en marcha y adquiriré las capacidades para hacerlo, aunque no las tenga al principio; y si no estoy convencido de que puedo hacer algo ocurrirá todo lo contrario.

Ya vimos hace poco que el mejor momento para hacer una venta es después de haber hecho otra venta. ¿Por qué? Porque después de cerrar una venta, la autoestima, la confianza en uno mismo, crece y ese estado mental nos predispone a actuar de cierta manera ‘ganadora’. El éxito es, antes de nada, un estado de la mente. Ello lo contábamos en el siguiente post.

Ralph Waldo Emerson, uno de los autores incluidos en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 8ª edición), siempre decía que «la confianza en uno mismo es el primer secreto del éxito, y en la confianza en uno mismo están comprendidas todas las demás virtudes». ¿Por qué? Porque cuando uno tiene confianza (fe) en sí mismo, esa confianza (fe) te impulsa a adquirir todo lo necesario para llegar donde quieres llegar: conocimientos, habilidades, herramientas y personas. Lo expresaremos de esta manera:
Existe una relación directa entre el concepto que tienes sobre ti mismo por una parte, y tu conducta y efectividad, por la otra. Siempre actúas por fuera de manera congruente con el concepto tuyo por dentroNo puedes ganar en el mundo exterior más de lo que ganas en tu mundo interiorPor eso, todo cambio o mejora en tu vida comienza cuando alteras y mejoras el concepto que tienes de ti mismo. Todo en esta vida se basa en aumentar la confianza en uno mismo, que redundará de manera positiva a la hora de vender, de hablar en público, de relacionarte con otras personas. La manera en la que ves y piensas sobre ti influye en todas las áreas de tu vida.
Louise Hay, autora del fantástico libro El poder está dentro de ti, lo expresa con claridad: «La principal debilidad humana es que nos infravaloramos. El principal problema que aqueja a la gente es que cree que no son suficientemente buenos». Es considerarse menos que otras personas, de tener el convencimiento de que los demás son mejores. Todos los problemas nacen de ahí. No es nuestra incapacidad para hacer algo sino la creencia de que no somos capaces. No es casual que la escritora concluya: «Sólo hay una cosa que sana todo problema: amarse a uno mismo. Para cambiar tu vida por fuera debes cambiar tu vida por dentro».

La pregunta es inmediata: ¿Cómo puedo aumentar la confianza en mismo? ¿Cómo puedo sentirme más seguro? ¿Cómo puedo creer más en mí? ¿Cómo puedo mejorar el concepto de mí mismo? Apuntamos sólo cinco claves y hay otras tantas en un capítulo específico en Tu futuro es HOY (Alienta, 2ª edición):

1. A MAYOR CONOCIMIENTO, MAYOR SEGURIDAD EN TI MISMO.
Estudia, estudia y estudia. Lee, asiste a seminarios, ve vídeos sobre aquello que te interesa: ventas, networking, hablar en público... Empezarás a descubrir tips y claves que no habías caído en la cuenta, y tomarás conciencia de que son importantes, y a partir de saber las causas (porqués) de muchas cosas, empezarás a entender cosas que antes no sabías porque ocurrían y ello te da un cierto poder al ser capaz de gestionarlo oportunamente. No puedes cambiar lo que desconoces. Muchas veces lo que nos pasa es que no sabemos lo que nos pasa. A medida que ganes en conocimiento, ganarás en seguridad. 

2. A MAYOR EXPERIENCIA, MAYOR SEGURIDAD EN TI MISMO.
El conocimiento es importante porque te da herramientas que desconocías, pero el éxito no está en saber sino en hacer. Puedes leer muchos libros sobre ventas o hablar en público, pero la seguridad se consolida cuando se pasa a la acción, de otro modo el conocimiento queda en una floritura intelectual. Saberse la teoría ahorra tiempo y da confianza, pero el control se gana con la experiencia, y la experiencia se gana con el error digerido por el feed-back. Hay que saltar al ruedo, y si uno por sí mismo no da el paso, hay que buscar alguien (coach, pareja, amigo, jefe...) que nos empuje. Luego hacer análisis de lo que se ha hecho bien, de lo que se ha hecho mal, cuáles son las causas y las medidas correctoras. La escritora Joy Browne decía: «El simple hecho de intentar algo (sólo estar ahí, lanzarse) es hacernos más valientes. La autoestima consiste en hacer». La acción alimenta la confianza; la indecisión y la duda alimentan el miedo. Actúa siempre. Sin acción no ocurre nada mágico en la vida. Se puede ganar o perder, pero nunca esperar a ver qué ocurre. A medida que se gana experiencia se tienen más inputs correctos sobre cómo hacer las cosas y, por tanto, más seguridad.

3. A MEJOR ENTORNO, MAYOR SEGURIDAD EN TI MISMO.
Lo hemos dicho muchas veces: hay entornos tóxicos y entornos estimulantes; entornos que aliemtan la confianza (en uno mismo) y entornos que alimentan el miedo; entornos que sacan lo mejor de uno y entornos que reprimen el potencial que todo ser humano atesora. Semanas atrás, en el post 10 claves del éxito de Xisela Aranda (@Xisela_Squash), seis veces consecutivas campeona de España de squash, contábamos como en un momento de su carrera, en el club deportivo al que pertenecía le empezaron a hacer la vida imposible (¿envidia?). Y ella se sentía fatal, poquita cosa, con una autoestima muy deteriorada. Fue cambiar de entorno (club deportivo) y todo cambio: pasó del infierno al cielo. Se sentía grande, ganadora, con fuerza. Ya lo decía Zig Ziglar, al que citábamos en el último post: «Mucha gente ha llegado más lejos de lo que pensaba que podía llegar porque alguien más pensó que podía hacerlo». 

4. A MAYOR INCOMODIDAD PRACTICADA, MAYOR SEGURIDAD EN TI MISMO.
Cuanto más insegura es una persona, más necesitad tiene de moverse por su zona de confort. Le aterra fallar y equivocare, le aterra la incertidumbre, le aterra el rechazo. Cuantas más cosas hagas que te incomoden, más autoestima y seguridad ganarás en ti mismo. Es lo que Tim Ferriss, autor de La semana laboral de 4 horas, denomina practicar el arte de la incomodidad. Cada día haz una cosa (no veinte, sólo una) que te incomoda: cuando se discuta en grupo propón dónde se sale o come; habla con un desconocido; ponte en primera fila en un evento; cómete la última loncha de jamón (queso) del plato; quéjate cuando el servicio en un establecimiento no sea bueno sin dejarlo pasar; haz algo para destacar (¿hablar de sexo? ¿colgar una foto atrevida?), exponte a la crítica y acéptala sin inmutarte y demuéstrate tu control mental; busca que te rechacen y den calabazas de vez en cuando (¿un cliente? ¿una chica?); coge un camino no habitual de vuelta al trabajo.... Si practicas la incomodidad como rutina, empezarás a sentirte cómodo en la incomodidad, y por tanto, más seguro de ti mismo y como resultado, estés donde estés  y estés con quién estés, empezarás a afrontar cualquier situación con una cierta normalidad y mayor control. Y mayor seguridad (en ti mismo) y mayor control, mayor poder. 

5. A MAYOR AUTOSUGESTIÓN POSITIVA, MAYOR SEGURIDAD EN TI MISMO.
Tu inconsciente gobierna tu vida. Creemos que a lo largo del día tomamos muchas decisiones de manera consciente, pero no nos damos cuenta que todas esas decisiones (lo que pensamos) están previamente condicionadas por nuestras creencias (lo que creemos). Nuestro inconsciente son nuestras creencias, ese software mental que se ejecuta de manera automática sin pedir explicaciones. Así que si quieres que tu vida mejore, trabaja tu inconsciente. Si no trabajas tu inconsciente, tus posibilidades de éxito son limitadas. Se trata de autogenerarte estados emocionales positivos. Sí, funciona. Primero, cómo te hablas a ti mismo. Date duchas de ánimo. Recuerda las palabras de Robin Sharma en el post O controlas tus miedos o tus miedos te controlan a ti, donde comenta uno de sus diez hábitos diarios: «A lo largo del día (particularmente en la ducha) hago declaraciones para mí mismo, lo que yo llamo ‘declaraciones de éxito’ que me permiten mantener mis pensamientos centrados en lo que es importante. Los pensamientos son los antecedentes de los actos, porque una forma correcta de pensar conduce a una forma correcta de actúa». Todos esos mensajes se irán filtrando poco a poco al inconsciente —como cuando plantas una semilla en un jardín—aunque al principio no lo percibas. Pero si sigues cultivando tu jardín de la mente verás tus frutos. La gente ganadora controla sus diálogos internos porque existe una tendencia natural de la mente a la prudencia, a lo negativo, al modo supervivencia. Trabaja tu mente  (inconsciente) y tu mente (inconsciente) trabajará para ti. 

* * * * * * * * * * * *

* Hoy te dejo una Entrevista en The Daily Prosumer que me ha hecho @lorenagwhite y otra Entrevista en La Rueda del Hámster [minutos 5 a 25], en el programa de radio con Arnau Benlloch y Nadia Montero.

* También te dejo los artículos: Así piensan los ‘ganadores’ , en Sintetia y 10 factores claves para tu éxito, en Executive Excellence.
                                                                                                                                                                  

TU FUTURO ES HOY
40 claves para crear tu destino
2ª edición — Nominado al Premio Knowsquare al mejor libro de empresa 2014 
| Amazon.es Amazon.com Casa del Libro FNAC |

www.tufuturoeshoy.com
                                                                                                                                                                  

APRENDIENDO DE LOS MEJORES 
8ª edición — Traducido al chino — 64 días en Top 100 best-sellers Amazon
Nominado al Premio Knowsquare al mejor libro de empresa 2013 
| Amazon.es Amazon.com Casa del Libro FNAC |
                                                                                                                                                                 

martes, 14 de julio de 2015

O controlas tus miedos o tus miedos te controlan a ti

El pasado viernes estuve impartiendo una conferencia dentro del seminario Diseña tu futuro, de 3 días de duración, de la Escuela de Emprendedores Jung (@jungproyect). Aunque fueron muchos los temas abordados hoy sólo quiero detenerme en uno de ellos: el MIEDO, que además tiene un capítulo específico en Tu futuro es HOY (Alienta, 2ª edición).

El miedo es lo que nos lleva a vivir pequeñas y muy por debajo de nuestro auténtico potencial. El miedo es la frontera entre lo que uno es y lo que puede llegar a ser. Aldous Huxley escribía: «El miedo no sólo expulsa al amor; también a la inteligencia, la bondad, todo pensamiento de belleza y verdad, y sólo queda la desesperación muda; y al final, el miedo llegar a expulsar del hombre la humanidad misma». Por tanto, algo habrá que hacer para controlarlo y evitar que nos derroque.

Lo primero que hay que decir es que todos tenemos miedo y además el miedo nunca desaparece.  Si tienes miedo, estás de enhorabuena, porque es una ocasión de crecer. El miedo existe porque hay una situación que nos obliga a salir de nuestra zona de comodidad. Pero la diferencia entre el valiente y el cobarde no es el miedo —ambos lo tienen— sino que uno lo afronta y otro no. Dentro de cada persona conviven un 'ganador' (el deseo de reto) y un 'perdedor' (el miedo a la incertidumbre y al fracaso) que están en permanente lucha. No se trata de evitar o de negar el miedo, sino de aprender a gestionarlo. Dicho de otra manera:

O controlas tus miedos o tus miedos te controlan a ti

Esto es vital, porque avanzar en la vida, tiene mucho que ver con nuestra capacidad para ir superando miedos, uno tras otro. Bertrand Rusell, uno de los autores incluidos en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 8ª edición) decía: «Conquistar el miedo es el inicio de la riqueza». 

En la vida, uno puede ganar o perder, pero lo peor del miedo es que te derrota antes de luchar, y eso es triste. Sólo existe una receta para gestionar el miedo y es la siguiente:

Siente miedo, pero hazlo de todas maneras

El miedo se diluye haciendo, atreviéndose: miedo afrontado, miedo que mengua; miedo no afrontado, miedo que engorda y se hace fuerte. Por eso, Gustave Le Bon decía: «Retroceder ante el peligro da por resultado cierto aumentarlo».

El miedo se vuelve más pequeño de dos maneras: con conocimiento y con experiencia. La ignorancia es la madre del miedo. A medida que sabes más de algo y tienes más experiencia, más seguro estás de ti mismo y menos miedo tienes.

La experiencia dice que las personas sabiendo lo que tiene que hacer —siente miedo, pero hazlo de todas maneras— no lo hace, y ello es debido a que hay bloqueos emocionales que nos impiden actuar en la dirección que queremos. Es decir, la gente sabe que para perder el miedo a hablar en público hay que hablar en público... pero no lo hace.

La solución pasa entonces, por adoptar estrategias, que nos empujen a hacer a aquello que queremos hacer de la manera menos traumática posible. Es decir no basta saber lo que hay que hacer sino es importante saber cómo hacerlo. ¿Cómo conseguirlo? Aquí van sólo unas cuantas claves:

1. BUSCA SUEÑOS QUE TE INSPIREN. 
Cuando tus sueños te motivan de verdad, siempre acabas atreviéndote. Cuando los sueños son prestados, definidos en función de lo que tiene más glamour social, es fácil encontrar excusas para no hacer lo que tiene que ser hecho. Un opositor, siempre que tiene que cantar sus temas ante el Tribunal tiene miedo, varios días antes no duerme bien, le tiemblan la voz y las piernas, está asustado porque le suspendan... pero va a al examen y hace lo que tiene que hacer, porque su deseo de sacarse la oposición es mayor que su miedo de no hacerlo bien.

2. APÓYATE EN TERCERAS PERSONAS.
Está demostrado científicamente que las personas nos sentimos más seguras y confiadas cuando otras personas –jefe, pareja, amigo, familiar– confían en nosotros y nos alientan a emprender aquello que tememos. A veces –casi siempre– somos los mayores enemigos de nosotros mismos. Ir sólo por la vida es muy complicado. Hay que tener siempre gente cerca que inyecte en nuestra vida ilusión, optimismo y valentía. Todos necesitamos apoyos emocionales, alguien que nos dé ese empujoncito que necesitamos. Ya lo apuntaba Zig Ziglar: «Mucha gente ha llegado más lejos de lo que pensaba que podía llegar porque alguien más pensó que podía hacerlo».

3. UTILIZA LA ESTRATEGIA DE MENOS A MÁS. 
El éxito alimenta la autoestima. Un pequeño éxito impulsa a abordar nuevos retos más grandes. Querer mucho en poco tiempo sólo consigue desanimar. Cuando uno se fija un reto demasiado grande, es fácil ser presa de la ansiedad, que la cosa salga mal, y no querer volver a saber nada del tema más. Hay que evitar a toda costa las experiencias negativas. El miedo no se derrota de una vez, sino mordisco a mordisco. Da un paso y luego otro paso y luego otro más... Recuerda la filosofía de este blog: Poco + Poco = Mucho. No importa si das pasos pequeños mientras sean en la dirección correcta porque cada paso que das te acerca a tu objetivo. Es la constancia no la velocidad lo que te hará llegar lejos. 

4. BUSCA MODELOS DE REFERENCIA.
Inspirarse en otras personas que han conseguido resultados que también nosotros queremos conseguir es lo más inteligente y estimulante. Todos tenemos miedos, pero otras personas también han tenido los mismos miedos y los han superado. Ver como terceras personas se han enfrentado a similares contratiempos, dificultades y miedos, da inputs sobre los pasos a seguir e insufla fuerza para atreverse. Por ejemplo, Warren Buffett, conocido inversor y quinta fortuna del mundo, le aterraba hablar en público de joven. Hoy día no sólo lo hace a menudo sino que lo disfruta. En la obra Warren Buffett y los secretos del management se dice: «Érase una vez un joven lánguido al que, a la edad de veinte años, le aterraba tener que hablar delante de una audiencia. Luego, asistió al curso de cómo hablar en público de Dale Carnegie y eso cambió su vida por completo, ya que no sólo desarrollo el valor y la desenvoltura necesarios para dirigirse a un grupo de personas, sino que aprendió a entablar amistades y a motivar personas. Además de lograr sentirse cómodo hablando en público, Warren también se hizo un devoto seguidor de la filosofía de Dale sobre la forma de relacionarse con las personas. Leyó y releyó docenas de veces el libro Cómo ganar amigos e influir sobre las personas subrayando frases y aprendiéndose de memoria algunos pasajes». Ya sabes: lee este libro.

5. MIRA AL PASADO Y AUTOFELICÍTATE.
Todos tenemos miedos, pero también es cierto que en el pasado tuvimos otros miedos y los superamos. Por tanto, también nos lo tenemos de recordar como estímulo para afrontar nuevos miedos. A veces cuando hacemos cosas mal, nos flagelamos; y cuando hacemos cosas bien, las pasamos por alto, no las recordamos o no le damos suficiente importancia. Estamos donde estamos y hemos llegado donde hemos llegado porque hemos superado miedos en tiempos pretéritos. Todo el mundo tuvo miedo a hacer una entrevista de trabajo, o de hacer una presentación, o a hablar en público, o de hacer una llamada, o de exigir ciertas cosas... y de una u otra manera, con una u otra estrategia, lo acabó haciendo y subiendo un peldaño. Si lo hiciste en el pasado, lo puedes hacer ahora.

6. RELATIVIZA, NO SE ACABA EL MUNDO.
Hazte esta pregunta: ¿Qué es lo peor que puede pasar? Ya te lo contesto yo: NADA. Nada es demasiado importante. Vemos como políticos, empresarios, se equivocan y meten la pata cada dos por tres, piden disculpas al día siguiente y la vida sigue sin acabarse el mundo... Relativizar no sólo es importante para el crecimiento personal y profesional (para atreverse) y también para el bienestar emocional (ser más feliz).

7. DATE DUCHAS DE ÁNIMO.
La mente actúa según el concepto que tengamos de nosotros mismos. Nada influye tanto en nuestro comportamiento como la creencia sobre nuestra capacidad para hacer algo. Si estoy convencido de que puedo hacer algo, me pondré en marcha y adquiriré la capacidad para hacerlo, aunque no la tenga al principio; y si no estoy convencido de que no puedo hacer algo no me pondré en marcha y no adquiriré la capacidad para hacerlo. Todo se basa en aumentar la confianza en uno mismo. Tu autoestima determina tu nivel de ingresos. Por eso hay que acostumbrarse a tener diálogos internos constructivos. Robin Sharma —otro de los personajes incluidos en Aprendiendo de los mejores— apuntaba: «A lo largo del día (particularmente en la ducha) hago declaraciones para mí mismo, lo que yo llamo ‘declaraciones de éxito’ que me permiten mantener mis pensamientos centrados en lo que es importante. Los pensamientos son los antecedentes de los actos, porque una forma correcta de pensar conduce a una forma correcta de actúa». ¿Sabes cuál es el mejor momento para hacer una venta? Después de haber hecho otra venta. ¿Te imaginas por qué? Léelo en el siguiente post.

En la Escuela de Emprendedores Jung dando una conferencia

* * * * * * * * * * * *

* Hoy te dejo el artículo Así piensan los ‘ganadores’ publicado en el portal Sintetia (@sintetia).

* También te dejo una Entrevista en The Daily Prosumer que me ha hecho @lorenagwhite.

                                                                                                                                                                  

TU FUTURO ES HOY
40 claves para crear tu destino
2ª edición — Nominado al Premio Knowsquare al mejor libro de empresa 2014 
| Amazon.es Amazon.com Casa del Libro FNAC |

www.tufuturoeshoy.com
                                                                                                                                                                  

APRENDIENDO DE LOS MEJORES 
8ª edición — Traducido al chino — 64 días en Top 100 best-sellers Amazon
Nominado al Premio Knowsquare al mejor libro de empresa 2013 
| Amazon.es Amazon.com Casa del Libro FNAC |