domingo, 8 de abril de 2018

La causa de todos los problemas del ser humano

Resultado de imagen de vivenLlevo casi 20 años estudiando el mundo del éxito y el desarrollo personal. He leído numerosos libros sobre la materia, he entrevistado a muchos personajes de referencia en sus disciplinas, he vivido procesos de coaching, y junto a mi experiencia personal como con otras personas cercanas, he llegado a una conclusión; en última instancia, todos los problemas del ser humano se reducen a una causa:

Falta de confianza en uno mismo

No es casual que el post más leído en este blog con mucha diferencia (cuatro veces más de visitas que el segundo más visto) sea 10 hábitos para cultivar la confianza en uno mismo.

Casi nadie vamos sobrados en este sentido, y por ello mucha gente busca en Google, libros, vídeos, webinars u otros canales a su alcance sobre cómo sentirse más seguro, porque sabe que eso le lastra al ir a por aquello que anhela.

Todos deberíamos hacernos esta pregunta:

¿Qué es lo que determina nuestra respuesta a todos los acontecimientos de nuestra vida?

La respuesta te la doy yo:

Tus creencias.

En la Introducción de Aprendiendo de los mejores 2 (Alienta, 2018) escribimos:
«Tus creencias acerca quién eres y tus posibilidades condicionan todo lo que haces, cómo lo haces y lo que consigues. Siempre actúas por 'fuera' de manera consistente a cómo te sientes por 'dentro'. Por eso, todo cambio empieza cuando mejoras el concepto de ti mismo».
Y añadimos:
«Las creencias son fuerzas atractivas, tanto en sentido positivo como negativo. Las creencias modulan nuestra visión del mundo, nuestras relaciones e incluso nuestra salud. Nada influye tanto en nuestro comportamiento como la creencia sobre nuestra capacidad para hacer algo: creer que uno puede hacer algo te moviliza a ir a por ello y creer que uno no puede hacer algo no te moviliza a ir a por ello».
No es tu capacidad, sino la creencia acerca de tu capacidad. No es una cuestión de poder, sino de creer que se puede. Nuestra escasez no depende de nuestras capacidades —todo se aprende— sino de que a menudo nos sentimos pequeños acerca de quiénes somos.

Una creencia es una idea que damos por cierta
que se transforma en realidad.

Te podré un ejemplo. Hace algún tiempo tuve el privilegio de entrevistar a Gustavo Zerbino, uno de los supervivientes del accidente aéreo de Los Andes en 1972 cuando viajaba con su equipo de Rugby, los Old Christians, a jugar un partido en Santiago de Chile. Durante el trayecto el avión se estrelló a 4.000 metros de altura muriendo 13 personas en el accidente, 3 más durante la noche y otros más en los días siguientes. Durante 72 días tuvieron que sobrevivir en condiciones inhumanas −temperaturas extremas, escasez de comida, falta de oxígeno, densidad de nieve− hasta que finalmente fueron rescatados, sobreviviendo sólo 16 de los 45 pasajeros del avión. Aquella historia, conocida como ‘el milagro de Los Andes’, fue llevada a la gran pantalla con el título de ¡Viven! y se han escrito diferentes libros sobre aquel episodio como ¡Viven! El triunfo del espíritu humano.

Le pregunté a Zerbino, cómo explicaba él, que en aquellas circunstancias tan extremas, inhumanas, consiguiesen sobrevivir. Y transcribo literalmente lo que me contestó (lee aquí la entrevista completa):
«Nadie sobrevive 24 horas a 40 grados bajo cero y a más de 4.000 metros de altura con ropa ligera durante 72 días. Nosotros lo hicimos y era porque en la montaña todo era desconocido para nosotros. Uruguay es un país donde nunca nevó. No teníamos información previa. Eso fue lo que nos salvó. No éramos consciente de lo que vivíamos allí, no éramos conscientes de nuestros límites y todos los límites se nos quedaron pequeños». 
En definitiva: no tenían creencias limitantes acerca de sus posibilidades, sobre lo que era o no era posible. De aquí surge una nueva pregunta:

¿Qué son las Creencias?

La respuesta es:

Tu Inconsciente.

Semanas atrás, en una Entrevista en Sintetia que me hacía Javier García (@JaviCIES), me preguntaba que si la mente subsconsciente es 'el poder para avanzar', cómo la trabajamos. Y esto contestaba:
«La mente subconsciente lo es todo, porque son tus creencias. La mente subconsciente funciona según un principio que es el de autosugestión, de lo que absorbe del entorno de manera voluntaria e involuntaria. Lo primero de todo es entender que esas creencias son producto de lo que has visto, oído y vivido, fundamentalmente durante los 6 primeros años de vida. Son aprendidas, no innatas. Y por tanto, igual que las hemos aprendido las podemos desaprender y reemplazar por otras».
Y añadía:
«Lo más efectivo para cambiar de creencias es cambiar de entorno. Estar en un entorno ganador es hacerse ganador, porque de manera natural empiezas a absorber los inputs necesarios para el triunfo. El entorno es clave para todo, porque nos arrastra a una determinada forma de pensar, sentir y actuar, y lo más importante, lo hace sin que nos demos cuenta. Sheryl Sandberg, directiva de Facebook, señala: 'Si te ofrecen un asiento en un cohete, no preguntes qué asiento, simplemente sube'». 
Sí, la mente subconsciente es tu poder. Aquí mismo hemos publicados artículos tales como Tu éxito está en el subconsciente, y te recomiendo que no dejes de leer el fantástico libro de referencia sobre la materia El poder de la mente subconsciente, de Joseph Murphy y algunos otros de sus libros, como por ejemplo: Pon a trabajar tu mente subconsciente, Cree en ti mismo o Cómo atraer el dinero.

Por tanto, todos deberíamos tener como objetivo (y la responsabilidad) de crear de forma deliberada y sistemática las circunstancias que eleven la confianza en uno mismo. Si no eres consciente de tu propio poder espiritual (el de tu inconsciente) quedamos en manos del entorno, la publicidad o los medios de comunicación. Dicho de manera resumida: O trabajas tu inconsciente o no tendrás éxito.

La autosugestión abarca todos los estímulos recibidos por los cinco sentidos, de tal manera, que tienes que hacer vigilancia activa para que no entre lo que no te interesa que entre. Eres el guardián de tu mente. El inconsciente no discute, acepta lo que la mente consciente le ordena, y por tanto, allí sólo puede acceder lo que tú le permitas. Hace algunas semanas dejaba en Instagram la siguiente reflexión:

Mucho más importante que tener una 'mente positiva',
es protegerse de la 'negatividad'


En Tu futuro es HOY (Alienta, 4ª edición) recogemos las palabras de Ralph Waldo Emerson, quien decía: «La confianza en uno mismo es el primer secreto del éxito y en la confianza en uno mismo están comprendidas todas las demás virtudes. Si perdiese la confianza en mí mismo tendría al Universo en contra».

En los Capítulos 27 y 28 del libro dedicado a las Creencias y Pensamientos, hablamos sobre cómo podemos cambiar unas creencias (limitantes) por otras (estimulantes) y cómo podemos transformar unos pensamientos (negativos) en otros (positivos). Allí hablamos de la 'atención consciente', de cómo igual que ponemos candados en las puertas de nuestras casas para no dejar que entre quien no queremos, tenemos que poner candados en nuestras mentes para que no se deposite allí lo que no deseamos.

Tienes que responsabilizarte de lo que piensas, asumir la responsabilidad del control mental, porque eso es la inteligencia, control mental, y el control mental es lo que te lleva al éxito. El cambio siempre empieza por un pensamiento positivo y creativo. O con otras palabras:

O controlas tu mente o tu mente te controla a ti.
Si no controlas tu mente no controlas tu vida.

* * * * * * * *

* A continuación te dejo algunas entrevistas que me han realizado recientemente:

Entrevista en Sintetia: 'Un despacho es un lugar peligroso desde el que contemplar el mundo'.
Entrevista en Sherpapersonal: 'Empieza, el resto se aprende por el camino'.
Entrevista en Mundo Emprende (Es Radio).

* En el siguiente link te dejo los próximos eventos públicos en los que participaré:

19/04  MURCIA  Conferencia en la Cámara de Comercio con Grupo Lysmon.
23/04  BARCELONA  Firmando en Sant Jordi.
01/05  MÁLAGA  Firmando en la Feria del Libro.


* * * * * * * * *

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER   [ aquí ]
y recibe contenido exclusivo para tu desarrollo personal

siguenos en facebook  siguenos en Twitter  Sígueme en Likedin  siguenos en Google+  sígueme en Slideshare  Sígueme en Pinterest  siguenos en instagram

www.conferenciasfranciscoalcaide.com

domingo, 18 de marzo de 2018

El poder de dar pequeños pasos

Resultado de imagen de john woodenEn el último post titulado Tus ganas de aprender determinarán tu futuro, comentábamos cómo tenemos a nuestra disposición la herramienta más poderosa para llegar donde queremos llegar: nuestra capacidad de aprender.

Allí decíamos: «Esta vida todo se decide y todo se aprende. Primero decides lo que quieres, y luego aprendes todo lo que sea necesario para llegar donde quieras llegar».

Entonces, ¿por qué mucha gente no consigue lo que quiere?

A menudo, en las entrevistas que me realizan me preguntan cuál es el principal pecado que se comete en los procesos de cambio y transformación personal, y siempre respondo lo mismo:

IM-PA-CI-EN-CIA

Hace algunos días, dando la conferencia inaugural del Congreso Inmboliario AIC18 (@AICalafell) en Calafell (Tarragona), hablé con detalle de este tema. En esta vida nadie fracasa, sólo hay gente que abandona en algún momento del camino. La gente se fija metas, se pone en marcha y al no ver resultados, desiste. Si continuase lo conseguiría, pero decide abandonar en algún tramo del trayecto.

John Wooden, considerado el mejor entrenador de la historia del baloncesto universitario norteamericano (NCAA), decía cierta vez:
«Cuando mejoras un poco cada día, al final ocurren grandes cosas. Cuando mejoras tu forma física un poco cada día, al final se produce una gran mejora en tu forma física. No mañana, ni al día siguiente, pero al cabo del tiempo has hecho un notable progreso. No hay que buscar mejoras rápidas y espectaculares, sino mejoras pequeñas, día a día. Ésa es la única forma en que ocurren, y cuando lo hacen, permanecen».
Es un consejo sencillo, pero que poca gente pone en práctica. Además, los pequeños pasos desactivan los miedos que producen los grandes desafíos y permiten ganar seguridad en cada paso que damos para seguir dando otros más.

El éxito alimenta la autoestima y un pequeño éxito
te lleva a abordar retos más grandes

Si nunca has hablado en público y te ofrecen dar un charla en el Estadio Santiago Bernabéu y aceptas, probablemente seas víctima de la ansiedad, aquello salga mal y no quieras volver a saber nada más de estar delante de una audiencia. Por el contrario, si aceptas dar un pequeño discurso en un cumpleaños, colegio de tu hijo u otro evento, y lo preparas a conciencia —ver post El éxito ama la preparación—, aquello saldrá bien, ganarás confianza y te atreverás poco a poco a cotas más ambiciosas. Nunca olvides que:

La confianza es el alimento del talento,
y la confianza se gana con entrenamiento

James Altucher, conocido personaje del mundo del desarrollo personal que aparece en Aprendiendo de los mejores 2 (Alienta, 2018), da un recomendación muy básica pero muy efectiva:
«Haz. un poco cada día. Si quieres escribir un libro, no te obsesiones con su entrega. Escribe una página cada día y haz esa página de manera excelente. Al final de la semana tendrás siete páginas, y al cabo de un mes treinta. Continúa con esa marcha y tendrás el libro acabado».
Y añade:
«Crear algo único, hermoso y valioso es muy difícil. Es muy especial hacerlo. No sucede rápido. No busques dar el pelotazo rápido. Pocos lo consiguen. El éxito es algo de largo plazo, aunque en el camino, encontrarás muchos pequeños éxitos que celebrar».
La mejor manera de comerse un elefante, se ha dicho una y mil veces, es bocado a bocado. El problema, como siempre, es que queremos llegar demasiado rápido a destino, nos queremos comer el elefante de golpe, nos indigestamos y abandonamos.

Gary Vaynerchuk (@garyvee), del que hablamos aquí en El poder de interacción de las personas, siempre recalca:

Sé tan paciente como ambicioso

La paciencia es tan importante para alcanzar grandes gestas —no se siembra hoy y se recoge mañana—, que le dedicamos el Capítulo 32 de nuestro libro Tu futuro es HOY (Alienta, 4ª edición) donde explicábamos el ejemplo del bambú chino como metáfora del desarrollo personal. Allí escribimos:
«El funcionamiento del bambú chino es el siguiente. Tras plantar la semilla, no se ve nada durante aproximadamente cinco años, salvo un brote muy diminuto. Todo el crecimiento es subterráneo; se está construyendo una compleja estructura de raíces que se extiende en vertical y horizontalmente por la tierra. Luego, al final del quinto año, el bambú chino crece velozmente hasta alcanzar una altura de veinticinco metros».
Y añadimos:
«Algo parecido ocurre en los procesos de desarrollo personal. Cierto día uno decide ponerse en marcha para cumplir su sueño. Trabaja sin descanso, pero no ve resultados. Así una semana tras otra, un mes tras otro, pero nada ocurre y las cosas parecen como al principio. Entonces, aparecen las dudas y los momentos de debilidad emocional en los que uno empieza a cuestionarse cosas. Algunos, ante la incertidumbre del futuro, desisten y prefieren volver al refugio. Otros continúan, pero poco tiempo después también abandonan. En definitiva, la mayoría desiste y sólo un puñado muy reducido insiste: son los que terminan por ver realizados sus sueños».
Hace algún tiempo acuñé una fórmula que creo que resulta visualmente muy útil y que no deberíamos perder nunca de vista:

Poco + Poco = Mucho

Un poco sin importancia, más otro poco sin importancia, más otro pocos sin importancia... acaba haciendo una gran diferencia con el paso del tiempo. No es complicado de entender, pero vivimos muy aferrados al corto plazo, y al éxito rápido y fácil y así es complicado consolidar algo grande. Las cosas necesitan su proceso de despegue, maduración y consolidación. Ninguna marca se construye de un día para otro (te animo a que leas la historia de Nike, en la autobiografía de su fundador Phil Knight recogida en Nunca te pares).

No es la velocidad sino la constancia la que te hará llegar lejos. En la fábula, la tortuga gana a la liebre, a pesar de que esta última era más rápida. Si tienes un sentido claro de dirección (sabes lo que quieres), trabajas todos los días en esa dirección (constancia) y no renuncias a ello (paciencia), las cosas tienen que acabar funcionando. Recuerda siempre a Zig Ziglar:

No se desanime, a menudo es la última llave del llavero la que abre la puerta

* * * * * * * * *

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER   [ aquí ]
y recibe contenido exclusivo para tu desarrollo personal

siguenos en facebook  siguenos en Twitter  Sígueme en Likedin  siguenos en Google+  sígueme en Slideshare  Sígueme en Pinterest  siguenos en instagram

* Te dejo el reportaje Los mejores consejos de los más exitosos empresarios, aparecido en el diario La información.

* También Entrevista en 'Atentamente', de Canal Sur Radio, con Inmaculada Jabato [min. 6 y siguientes].

* Por último, el vídeo-resumen del Congreso Inmobiliario AIC18 en Calafell (Tarragona) del que te hablaba anteriormente.


www.conferenciasfranciscoalcaide.com

jueves, 1 de marzo de 2018

Tus ganas de aprender determinarán tu futuro

Imagen relacionadaEl mensaje central que subyace a Aprendiendo de los mejores (Alienta, 13ª edición) se resume en: tu capacidad de aprender es tu principal activo.

De aquí se desprende que tus ganas de aprender determinarán tu futuro, porque en esta vida todo se decide y todo se aprende. Primero decides lo que quieres, y luego aprendes todo lo que sea necesario para llegar donde quieras llegar.

Si has aprendido a conducir, a cocinar o a bailar, también puedes aprender el resto de las cosas: a vender, a negociar, a liderar, a hablar en público o a superar creencias limitantes.

Podemos cambiar, porque podemos mejorar; podemos mejorar porque podemos aprender. Da igual si no sabes o no algo, lo importante siempre es si estás dispuesto a aprender. No importa tu pasado si estás dispuesto a construir tu futuro.

Porque, ¿qué es el éxito?

El éxito consiste en saber lo que hay que hacer y hacerlo.

O dicho de otra manera:

El éxito es conocimiento en acción.

Por tanto, si tu vida no es como te gustaría que fuese, ello es debido a dos causas: o no sabes algo o hay algo que no estás haciendo bien. No busques excusas, y ponte debajo del microscopio para buscar las causas (que siempre existen). Tu eres el problema, pero tú también eres la solución.

Teniendo en cuenta que el éxito es conocimiento en acción, lo que necesitamos se encuentra en tres sitios, y de ello hablamos en Los 3 lugares en los que encontrarás todo lo que necesitas para triunfar:

1. LIBROS [Estudio]: mucha gente que ha llegado lejos ha plasmado su sabiduría por escrito. Hay que aprovecharse de ello, porque hacerlo es un 'factor acelerador' para alcanzar nuestras metas y evitar cometer errores. Te dejo una relación de libros que te pueden ayudar aquí.

2. EXPERIENCIA [Práctica]: saber lo que hay que hacer no implica hacerlo bien, eso se consigue con la práctica y la repetición, a base de hacer una y otra vez lo mismo. A conducir se aprende conduciendo; a hablar en público, hablando en público; y a liderar se aprende liderando. No se aprende a torear desde la barrera, ni a navegar en tierra firme (te invito a leer El liderazgo exige práctica, así que practica).

3. FEEDBACK [Mejora]: nadie hace nada perfecto a la primera, por ello es fundamental un buen feedback para ajustar el tiro cada vez con mayor precisión. La gente ganadora pide feedback continuamente. Un buen feedback no es una maldición sino una bendición.

Coco Chanel (1883-1971), referente mundial de la moda y una de las personajes que aparecerá en Aprendiendo de los mejores 2 (Alienta, 2018), siempre decía:

Se triunfa con lo que se aprende

De lo que se desprende que cualquier persona tiene en sus manos llegar donde quiere llegar, porque la capacidad de aprender está presente en todas las personas. Es tu responsabilidad (y sólo tuya) ponerla en práctica o quedarte de brazos cruzados. Como señala Brian Herbert: «La capacidad de aprender es un regalo; la habilidad de aprender es una destreza; la voluntad de aprender es una elección».

No es casual tampoco, que en Tu futuro es HOY (Alienta, 4ª edición) digamos: «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día». Cada día importa; cada día se aprovecha o se desaprovecha; cada día suma o resta. Tienes que ver cada día como una oportunidad; como una oportunidad de adquirir nuevos conocimientos; como una oportunidad de desarrollar más habilidades; como una oportunidad de conocer gente. Práctica el hábito de añadir valor a todo lo que hagas y a cada situación que vivas.

¿Y cuáles son tus mayores enemigos?

1. PEREZA: la gente no consigue lo que quiere porque prefiere hacer lo cómodo a lo necesario. La pereza es lo contrario de la disciplina, y la disciplina es hacer lo que se tiene que hacer aunque no apetezca. La disciplina es el puente que conecta nuestros sueños con los resultados concretos. Siempre existen tentaciones para quedarse en el sillón: quienes las vencen, avanzan; quienes se dejan vencer por ellas, se estancan.

2. DUDAS (SOBRE TI MISMO): la mayoría de la gente cree que no es capaz de lograr cosas grandes, así que aspiran a cosas más normales. No se trata de poder, sino de creer que uno puede. El resto se aprende por el camino. Aunque no tengas inicialmente los conocimientos y habilidades para hacer algo, si crees que puedes adquirirlos, te pondrás en marcha y lo conseguirás. Y lo mismo, en sentido inverso. Tus creencias acerca de quién eres y tus posibilidades condicionan todo lo que haces y cómo lo haces. Date el permiso de ser la persona que te gustaría ser.

3. MIEDO: todos tenemos miedos, la cuestión es que nosotros les dominemos a ellos y no que ellos nos dominen a nosotros. Lo contrario del miedo es la confianza: a mayor confianza, menor es el miedo. Y la confianza se gana con conocimiento y experiencia. También con un buen coach que nos desafíe, rete y lleve al límites, porque muchas veces las personas somos los mayores enemigos de nosotros mismos, y necesitamos que alguien confíe en nosotros para dar el paso. Nos atrevemos más cuando alguien confía en nosotros. Zig Ziglar lo decía: «Mucha gente ha llegado más lejos de lo que pensaba que podía llegar porque alguien más pensó que podía hacerlo».  

* * * * * * * * *

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER   [ aquí ]
y recibe contenido exclusivo para tu desarrollo personal

siguenos en facebook  siguenos en Twitter  Sígueme en Likedin  siguenos en Google+  sígueme en Slideshare  Sígueme en Pinterest  siguenos en instagram

* El próximo viernes 2 estaré en Calafell (Tarragona) dando la conferencia inaugural del Congreso Inmobiliario patrocinado por Idealista. Más info aquí.

* Hoy te dejo 3 entrevistas que me han realizado recientemente:
1. Las personas de éxito son expertas en algo, en Executive Excellence.
2. En el ser humano hay un gran deseo de crecer, en EVP (El valor de las personas).
3. Cuestión de talento, en el blog de Álex Durán.

www.aprendiendodelosmejores.es

www.tufuturoeshoy.com