lunes, 13 de agosto de 2007

El enemigo del miedo

Les dijo:

– Acercaros al precipicio.

Y contestaron:

– No que nos estrellamos.

Volvió a insistir:

– Acercaros al precipicio.

Y volvieron a contestar:

– No que nos estrellamos.

Ellos se acercaron al precipicio, él los empujó y volaron.

Apollinaire