Próximo 28 de junio a las 19.30 horas, presentación en Córdoba de ‘Aprendiendo de los mejores’ (Alienta, 11ª edición) en el Colegio Oficial de Arquitectos. Más información en el siguiente link

miércoles, 21 de noviembre de 2007

El peligro del ego

Un científico había descubierto el arte de reproducirse a sí mismo tan perfectamente que resultaba imposible distinguir el original de la reproducción. Un día se enteró de que andaba buscándole el ángel de la muerte, y creó doce copias de sí mismo.

El ángel no sabía cómo averiguar cuál de los trece ejemplares que tenía ante sí era el científico, de modo que los dejó a todos en paz y regresó al cielo. Sin embargo, como era un experto en la naturaleza humana, regresó al poco tiempo y le dijo al científico:

– Debe de ser usted un genio, señor, para haber logrado tan perfectas reproducciones de sí mismo; sin embargo, he descubierto que su obra tiene un defecto, un único y minúsculo defecto.

El científico, enojado, dio un salto y espetó:

– ¡Imposible! ¿Dónde está el defecto?

El ángel respondió entonces:

– Justamente aquí –respondió el ángel mientras tomaba al científico de entre sus reproducciones y se lo llevaba consigo–. Todo lo que hace falta para dejar al descubierto al ego es una palabra de adulación o de crítica.