«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

jueves, 6 de marzo de 2008

Inglis pitinglis

El pasado fin de semana, en el suplemento XL Semanal del diario ABC, aparecía un artículo de Juan Manual Prada titulado: «Inglis pitinglis». Entre otras cosas decía: «Ahora todos vamos de modernillos y de políglotas, pero el único idioma extranjero que hemos manejado con soltura es el inglis pitinglis de discoteca».

Me quiero detener en esta tema con el que venimos renqueando desde hace muchos años y que cada vez cobra mayor importancia debido a la globalización e internacionalizción a la que asistimos. Apunto sólo algunas breves reflexiones:

1. La finalidad de un idioma no es hablar bien sino comunicarse; es decir, el idioma es un «medio» no un «fin». No se trata de hacer alardes ni florituras con la lengua de Shakespeare sino ser capaz de expresar lo que se quiere decir. Hay gente que con pocas nociones se maneja perfectamente y personas que sabiendo la gramática de cabo a rabo no son capaces de mantener una conversación.

2. Antes de aprender un idioma lo primero es tener algo que decir; de otro modo, las lenguas foráneas sirven de poco. Cuentan de un diplomático que tenía tres hijas. Sus destinos en diferentes países habían permitido que aprendieran correctamente tres idiomas. Un día, un amigo le felicitó por esta circunstancia: «Estarás contento», le dijo, «tus hijas tienen un buen futuro gracias a su dominio de varias lenguas». El diplomático, buen conocedor de las escasas luces de sus descendientes, respondió desengañado: «Da igual, no tienen nada que decir ninguna de ellas». Con frecuencia, como decía Günter Grass, asistimos a la «dictadura de lo secundario»: gente que se preocupa de lo «accidental» y olvida lo «esencial».

3. En el aprendizaje de un idioma, lo primero es el «listening», luego el «speaking», tercero el «reading» y, por último, el «writing».

a) En cuanto al «listening» conviene apuntar:

– Si uno no entiende, no hay nada que hacer. Se acabó la comunicación. Si se es capaz de comprender lo que el interlocutor dice, con hablar unas cuantas palabras es posible hacerse entender.

– El listening es una cuestión cuantitativa. Se trata de sumar horas exponiendo el oído al idioma. Eso es todo. Gracias a internet tenemos múltiples posibilidades de hacerlo.

– Una opción interesarte es escuchar las noticias. La ventaja es que al escucharlas también en español cuando las oigamos en inglés no resultarán más familiares y entenderemos más por asociación lo que ayuda a fijar palabras y expresiones. Una alternativa es la BBC (www.bbc.co.uk/radio/).

– Las películas y las canciones no suelen ser una buena forma de aprender un idioma. En el proceso de aprendizaje de un idioma la ilusión es muy importante. Las películas, si no se tiene un nivel muy alto, frustran al que las ve.

b) Respecto al «speaking» conviene decir:

– A hablar inglés se aprende hablando; igual que a cocinar se aprende cocinando; a conducir se aprende conduciendo; o a bailar se aprende bailando... Hay que lanzarse, no hay más.

– ¿Cuál es el mayor enemigo? El miedo al ridículo que supone un lastre para el aprendizaje. Esto en nuestro país está muy acentuado: o eres perfecto o no hagas nada. Hay que ir sacudiéndose poco a poco de los complejos y la necesidad de aprobación de los demás y estar en la medida de lo posible al margen de los comentarios.

– En los últimos tiempos hemos visto como distintos políticos han sabido ponerse el mundo por montera y empezar a practicar el idioma en público y conferencias dando ejemplo de lo que se debe hacer a pesar de las críticas. Uno ha sido José María Aznar, que con un nivel muy básico no ha tenido inconveniente en presentarse delante de la audiencia al otro lado del Atlántico (lo que le ha valido ser carne de guiñol en todos los programas de entretenimiento). Otro ejemplo es el de Esperanza Aguirre. En su afán por crear colegios bilingües en la Comunidad de Madrid, siempre que acude a algún acto donde el tema central es el inglés trata de dar parte de su speech en inglés.

c) En cuanto «reading» podemos apuntar:

– Leer permite fijar muchos conceptos previamente aprendidos y aprender nuevas palabras. No se trata de entender todo, sino de comprender el contexto general de lo que uno tiene entre manos.

– Incrementar el vocabulario ayuda a la comprensión oral (listening comprenhesipon) y a la fluidez verbal (speaking fluency).

d) En cuanto «writing» destacamos:

– Con el «writing» se podría decir lo mismo que con el «speaking»: Queremos el idioma para comunicarnos, no para redactar «Harry Potter» o ganar el premio Pulitzer. La ventaja del «writing» sobre el «speaking» es que hay tiempo para pensar.

– En caso de tener que entregar un documento impecable, habrá que acudir a un traductor, porque ésa no es nuestra misión.

Dejo tres link:

– Uno. Artículo «Inglis pitinglis» de Juan Manuel Prada:
http://www.xlsemanal.com/web/firma.php?id_edicion=2887&id_firma=5631

– Dos. Esperanza Aguirre hablando con Richard Vaughan en su programa:
http://www.elmundo.es/elmundo/2008/02/08/comunicacion/1202491203.html?a=fa571f2f9fedd791353750e44fd70ecc&t=1202496136

– Tres. Aznar dando una conferencia en la NATO (North Atlantic Treaty Organization):

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada