«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

jueves, 24 de abril de 2008

Confianza y autenticidad, un tándem irresistible

Cada día lo tengo más claro: la confianza es la vitamina del talento. Cuando existe confianza el talento se atreve; despliega las alas y se manifiesta con toda su plenitud sin miedo a ser juzgado. Cuando hay confianza, el talento se expande y alcanza límites insospechados.

Y, por el contrario, ¿cuál es el mayor enemigo de la confianza? La dictadura, la imposición, el autoritarismo; cualquier práctica que reprima sin escrúpulos. Cuando se tiene acceso a la intimidad de las personas –el coaching lo permite– uno descubre que las personalidades acomplejadas e inseguras no son más que el resultado de entornos asfixiantes donde el miedo a expresarse ha ido carcomiendo poco a poco a la persona hasta aniquilar su propia personalidad.

El inseguro no se muestra como es, sino como piensa que debe ser para no desagradar a su interlocutor. Queda a merced de las opiniones ajenas y las circunstancias. Su voz interior está anestesiada por una educación agobiante que ha ido imponiendo modos de hacer y conductas que son tremendamente dañinas para la individualidad personal. Cuando el talento está cohibido, se oculta; tiene pánico a expresarse y no recibir aprobación, lo que causa una gran insatisfacción. David Thoureau lo dice sin tapujos: «Muchos hombres viven en una silenciosa desesperación».

La autenticidad es el único modo de ser felices, y la autenticidad se cocina a base de confianza, entonces, sólo entonces, la propia personalidad acaba por echar raíces sin el temor al qué dirán. Álex Rovira lo expresa con estas palabras: «La felicidad sólo llega cuando no somos objetos de otros sino sujetos de nosotros mismos».

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada