domingo, 13 de abril de 2008

El Getafe y la falta de concentración

El pasado jueves España entera siguió por televisión al Getafe. Los equipos modestos siempren despiertan las simpatías de todos. Sin embargo, el resultado final in extremis dejó muchas caras de desolación entre los aficionados de la hinchada azul.

Llevo analizando y estudiando el mundo del fútbol desde hace tiempo. Uno de los datos que he descubierto es que el mayor porcentaje de goles en un partido se produce durante los últimos 15 minutos.

¿Cuál es la razón que hay detrás de estas cifras? Una por encima de las demás: la disminución de la concentración. En algunos casos, el nivel de atención cae debido al cansancio. El desgaste físico hace que nuestro cerebro trabaje más despacio. En otras ocasiones, la concentración disminuye al pensar que el partido está casi acabado y los deberes hechos.

Al Getafe no sólo le ocurrió una vez, sino dos. La primera, después de adelantarse en el marcador y tenerlo todo a su favor, le empataron en el minuto 89. En la prórroga, tras dos goles seguidos del equipo madrileño (3–1), los alemanes marcaron el segundo tanto en el minuto 25 de la prórroga y el tercero (el del empate) en el tiempo de descuento.

Estos datos no son casuales. ¿Saben Vds. cuando se producen el mayor número de accidentes de tráfico en carretera? Cuando uno está llegando a destino. ¿Cuál es el motivo? Que uno baja la atención al volante al pensar que lo peor ha pasado y ya está en casa.

Sun Tzu en «El arte de la guerra» dice: «No te contentes con alguna ventaja pequeña o una victoria a medias; tal cosa podría ser tu cebo destinado a vencerte. Debes mantenerte en guarda incluso después de que tengas los visos de una victoria completa». Magnífica reflexión que se puede extraer de este libro de cabecera de la estrategia empresarial.

Los españoles nos caracterizamos por nuestra capacidad para improvisar. Confiamos en nuestra imaginación. En muchas ocasiones, cuando hacemos previsiones –esto sucede con frecuencia en los «business plans»– no contemplamos la posibilidad de que las cosas pueden ir mal, y si así sucede, ya lo solucionaremos. Los alemanes, por el contrario, tienen fama por su disciplina y método. Constantes, trabajan hasta que el sonido del silbato del árbitro declara el final del partido. Cualquiera que le guste el balompié recuerda la frase que Gary Lineker acuñó hace algún tiempo: «El fútbol es un deporte en el que juegan once contra once y siempre gana Alemania». No hay que olvidar que la selección alemana acumula 3 Mundiales (1954, 1974, 1990) y 3 subcampeonatos (1966, 1982 y 1986), además de 3 Eurocopas (1980, 1988, 1996).

Fue una pena. El Getafe lo tenía todo para llegar a la final de la UEFA. En el palco, el Rey y el Príncipe. En el fútbol, me da la impresión, falta todavía gente que convierta lo «emocional» en «racional» a través del análisis y el estudio para aprovecharse de algunas ineficiencias.