«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

domingo, 27 de abril de 2008

La felicidad posible

Acaba de salir una nueva edición del libro «La felicidad posible (1000 consejos)» (MindValue, 2008) del pensador y speaker Javier Fernández Aguado. En su día, cuando se publicó por primera vez, me pareció un texto muy recomendable tanto para directivos como para cualquier persona interesada en el tema, o sea, todos, pues como decía Ortega y Gasset, «la historia de la felicidad es la historia del hombre».

Hace algún tiempo regalé el libro a un par de buenos amigos que atravesaban por una mala racha. Al primero de ellos por razones «personales» y al segundo por motivos «profesionales». Me consta que ambos salieron fortalecidos de su lectura. Actualmente otra persona muy cercana también lo está pasando mal y espero hacerle llegar un ejemplar en los próximos días.

Lo primero que me gusta del libro es el título: la felicidad posible; un título muy acertado y alejado de muchas publicaciones que venden realidades en las que todo es maravilloso. Seamos sinceros: la vida es dura y para unos más que otros. De lo que se trata es de ser capaces de encontrar una «felicidad razonable» sabiendo que, como dice un pensador, «la felicidad es como una manta que nos tapa pero siempre deja una parte al descubierto».

A lo largo de 50 capítulos –con 20 consejos cada uno– se tratan los temás importantes de la vida: el trabajo, las expectativas, la enfermedad, el ocio, la gestión del pasado, presente y futuro, los afectos, la muerte, la envidia, las derrotas o los triunfos, entre otras muchas cuestiones de gran interés.

El libro rezuma sabiduría. Un texto propio de alguien que no sólo ha vivido mundo sino que se ha parado a reflexionar y poner en orden todas esas vivencias y pensamientos. El libro sirve para tomar perspectiva –la claridad la da la distancia–, algo fundamental en un mundo como el actual en el que el día a día nos absorbe demasiado y nos impide tener amplitud de miras. Pero el texto tiene otra gran virtud –muy propia también del autor– que es el sentido del humor. A lo largo de las más de 300 páginas se recogen muchos consejos aderezados con un toque de ironía y humor.

He releído el libro en estos últimos días. Cada uno de los 1.000 consejos destila profundidad. Subrayo sólo tres –difícil elección– que me han gustado especialmente y dejo el resto para el lector:

Consejo nº 68. Los más jóvenes piensan que todo es posible; los más viejos, que casi nada. No es verdad ni una cosa ni la otra, pero aprender de los dos es un primer paso hacia la sabiduría. Es bueno, por eso, mantener contacto con gente en sus primeras lides y con quienes están de vuelta. Cada uno contempla el mundo desde ángulos tan divergentes que escucharles facilita la reflexión y la correcta toma de decisiones sobre lo que en ese momento tengamos entre manos.

Consejo nº 321. El mayor triunfador del mundo precisa de un hogar en el que refugiarse el fin de semana. Quien no tiene hogar no puede ser feliz. Y tenerlo no es sencillo: es más que poseer una casa (por grande y cuidada que sea) o convivir con algunas personas. Se precisa de la posibilidad de intercambiar intimidades e ilusiones. Esto es difícil de lograr, porque encontrar personas que no fallen es reto arduo. El hogar, mucho más que ladrillos son personas con los que merece la pena vivir. Cuando no hay hogar, el lunes es una liberación; y el viernes, un castigo.

Consejo nº 334. La mayor soledad es la de no sentirse querido por nadie. Tal vez porque uno no quiere a nadie, o al menos no es capaz de manifestarlo. Se ha dicho que quien no comparte su existencia con otros, o es más que un hombre (un dios, afirmaban los griegos), o menos que un hombre (una bestia). Las personas «normales» precisan compartir sus proyectos e ilusiones con otros. No deja de sorprender que el ser humano se ame a sí mismo por encima de todas las cosas, y sin embargo difícilmente conlleve la soledad con paz.

En resumen, un libro que no debería perderse nadie, ya que como dice el autor en la introducción, «la felicidad es uno de los temas más abordado en las conversaciones, independientemente del tipo de interlocutores. Eso manifiesta el grandísimo interés que toda persona tiene sobre la cuestión. En ella, de algún modo, nos va la vida. Por eso, a lo largo de la existencia nos interrogamos múltiples veces sobre nuestro grado de felicidad, y también sobre el de las personas con quienes nos encontramos o con las que convivimos. Es, en fin, la única aspiración, la sola ilusión en la que todos estamos plenamente de acuerdo: nadie desea conscientemente no ser feliz».

Más información:

Diálogo Libros
Dirección: Diego de León, 2. 28006 – Madrid.
Teléfono: +34 91 578 16 66
Fax: +34 91 431 26 52
Mail: libreria@dialogolibros.com
Web: http://www.dialogolibros.com/

2 comentarios:

Pedja dijo...

Libro absolutamente recomendable. Su compra una de las mejores inversiones que se pueden hacer a día de hoy. Es un libro al que hay que acudir periódicamente en la vida como "Martes con mi viejo profesor" u otras obras como las películas "La vida es bella" o "El Hijo de la novia". Son obras que, cada vez que acudes a ellas, te aportan algo valioso y distinto. Este libro está, sin duda, en esa categoría. Por cierto, no soy el autor del libro.

Anónimo dijo...

"La felicidad posible", de Javier Fernández Aguado es un libro francamente interesante. Yo también lo he regalado a algunos amigos y me lo han agradecido mucho. Personalmente lo tengo como libro de cabecera.
Felicidades por aconsejarlo en este blog.

Publicar un comentario en la entrada