«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

domingo, 1 de junio de 2008

Hablemos de crisis

Camino por el centro de Madrid. De repente, lluvia a cantaros. En menos de 5 minutos en cada esquina del corazón de la capital, un montón de inmigrantes vendiendo paraguas a 2 euros. No son gran cosa, cuando lo has usado en un par de ocasiones, están rotos. Pero los menos previsores, ante el diluvio y que son baratos, se llevan uno. Conclusión: uno, capacidad de reacción de algunas personas para aprovecharse de una situación; dos, en los momentos difíciles siempre hay gente que sabe hacer negocio; tres, quejarse es improductivo.

Todos sabemos, como se suele repetir a menudo, que en la cultura china la palabra crisis tiene dos significados: amenaza y oportunidad. Algunos la escriben de esta manera: CRI$I$.

Siempre que aparece una crisis, da la impresión que no habido otra en la historia de la humanidad y que el mundo se acaba, cuando si uno echa la mirada hacia atrás se da cuenta que está plagada de episodios difíciles: la de la patata en Irlanda (s. XIX), la de los bulbos de tulipán en Holanda (s. XVII), o en fechas más recientes, la de principios de la década de los noventa en nuestro país o la de la burbuja tecnológica recien comenzado el nuevo siglo, son sólo varios ejemplos que me vienen a vuelapluma.

Goethe decía que para la gente –y la gente somos todos– «las épocas de progreso son siempre objetivas mientras que las de retroceso son siempre subjetivas». Cuando todo marcha sobre ruedas, qué maravillosos somos y qué bien hacemos las cosas; cuando el ritmo se ralentiza, la culpa es del precio del petróleo, del gobierno o de las empresas que no tienen corazón. «El éxito –se dice–, tiene muchos padres pero el fracaso es huérfano».

La frase de entrada a este blog dice: «Los ganadores buscan soluciones; los perdedores, buscan excusas». Si uno quiere hallar chivos expiatorios siempre encuentra argumentos para hacerlo y así disculparse y poder vivir en paz consigo mismo. El caso es no asumir responsabilidades porque eso sería admitir que uno se ha equivocado, que no ha hecho lo que debería o que tiene que espabilar.

Las crisis, sin embargo, son en muchas ocasiones grandes despertadoras de talento. «El hambre agudiza el ingenio», decía nuestro admirado Lazarillo de Tormes allá por 1554. Nos sacan de la inercia de la comodidad y nos obligan a pensar con el objetivo de encontrar nuevas alternativas a los problemas. «La creatividad –también me decía una vez Gustavo Zerbino, superviviente de Los Andes en 1972– se desarrolla con la necesidad». Y añadía: «Nadie sobrevive 24 horas a 40 grados bajo cero y a más de 4.000 metros de altura con ropa ligera y nosotros lo hicimos. Cuando necesitas algo y le pones pasión, al final aprendes cómo se hace». Thomas Edison decía algo parecido: «La escasez y el hambre son los motores de cambio de la humanidad».

Muchas veces lo mejor que le puede pasar a uno es aquello que jamás hubiera deseado que le ocurriera porque de otro modo jamás uno hubiera tomado determinadas decisiones. Una crisis a tiempo sirve a veces para encontrar esa vocación adormecida que nos está esperando y a la que nunca nos atrevimos conquistar. Lo importante es saber que donde existe un problema, hay una solución; y un problema que no tiene solución, no es un problema.

3 comentarios:

balhisay dijo...

Es bueno, en este momento en el que tantas personas hablan de crisis con un quiebro de amargura en sus voces, que aportes otra visión de la realidad.

Sin duda alguna, las crisis son el motor de cambio de realidades y situaciones que van perdiendo vigencia.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias amigo, por tus comentarios. El optimismo y la actitud positiva son, desde mi punto de vista, muy importantes. Muchas veces "el miedo a la crisis genera crisis" y viceversa: "Pueden porque creen que pueden" que decía Henry Ford.

No sé quién eres ni de dónde escribes. Si te animas a decirlo, estupendo. Si tienes Blog o cualquier otro enlace déjanoslo.

Un abrazo. Francisco Alcaide.

carlinhos braun dijo...

ya lo decían Supertramp... "Crisis?, What Crisis?"
jajaja...
Estoy totalmente de acuerdo contigo,
Viva el pensamiento positivo! y las crisis como revulsivo!

Un abrazo.

Publicar un comentario en la entrada