«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

martes, 24 de junio de 2008

PSP: Pasión + Sacrificio + Paciencia

Ésos son, desde mi punto de mi vista, los tres factores más importantes para lograr los objetivos profesionales que nos propongamos:

Primero: Pasión. Es imposible ser bueno en algo con lo que uno no disfruta. A lo sumo se obtendrá un aprobado raspado pero nada más. Todas las personalidades que llegan alto sienten pasión con lo que hacen. Cualquier persona que sea halagada por ser un referente en su sector, profesión o actividad, está enamorada de su trabajo. No hay otra. Fernando Alonso, donde se siente más cómodo es sobre su monoplaza; Ferrán Adriá, entre fogones y cacerolas; y David Bisbal, en su estudio de grabación. El diez sólo está al alcance cuando talento natural y actividad profesional se fusionan.

Segundo: Sacrificio. Porque la pasión es condición necesaria pero no suficiente. Resultados extraordinarios siempre van precedidos de esfuerzos extraordinarios. En la trastienda de cualquier logro notable hay una porción de brega destacable. «La disciplina –decía Truman Capote– es la parte más importante del éxito». Con la única esencia del talento no se llega ni a la vuelta de la esquina. Hay gente con talento que fracasa y hay gente con menores cualidades que alcanza cimas notables. ¿La diferencia? La perseverancia, el tesón, la entrega. Como decía Cela: «Quien resiste, vence».

Tercero: Paciencia. Por mucha pasión y sacrificio que se ponga, nada importante se consigue de un día para otro, tarda tiempo en llegar. Hay gente que pone pasión a lo que hace, tiene capacidad de trabajo, pero no tiene paciencia para esperar entre la siembra y la recogida, y desiste demasiado rápido. La Madre Teresa de Calculta decía: «La paciencia lo alcanza todo». El británico George Savile afirmaba algo parecido: «Quien es un maestro en paciencia, es un maestro en todo». Y un proverbio chino sentencia: «Con el tiempo y con paciencia la hoja del moral llega a ser seda».

Es de sentido común, si cualquier logró subrayable estuviese a tiro de piedra, todo el mundo lograría lo que quisiese. La experiencia demuestra que son muchos los que tienen sueños –se apuntan al gimnasio, a aprender inglés o chino, se prometen dejar de fumar...– pero pocos la voluntad y el arrojo para hacerlos realidad (véase post «La voluntad como llave maestra», 27/05/08). Pronto, en cuanto ven la ardua tarea que tienen por delante, desisten. Y es que las voluntades débiles se traducen en discursos; las fuertes, en actos.

2 comentarios:

Manuel Medina dijo...

¿Te acuerdas que hablamos de transformar el modelo de PSP a PCP, cambiando "sacrificio" por "constancia"? No solo por las connotaciones positivas que tiene la una frente al otro, sino porque de paso te evitabas la demanda de Sony por su "PlayStation Portable". ;D

Myriam dijo...

Hola Francisco: vengo del blog de Fernando y hace tiempor que quería visitarte. Bien, ahora aquí estoy.

Excelente artículo que da en al clave del éxito.

Un abrazo y paso ya mismo a dejarte comentario en la entrda por Josep.

Publicar un comentario en la entrada