«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

viernes, 25 de julio de 2008

Nada es para tanto

La experiencia enseña que el problema que parece más grande, luego no lo es tanto; que el proyecto que a primera vista resulta imposible, siempre acaba saliendo adelante; que cuando nos da la impresión que el mundo se derrumba, se termina encontrando una alternativa.

Me gusta la fábula de «El asno disfrazado de león» que nos enseña cómo nunca «nada es para tanto». Así dice:

«Cierto día un asno encontró un paquete en el camino. Para su sorpresa, descubrió que contenía una piel de león. El burro se puso tan contento que se vistió el disfraz mientras exclamaba:

¡Estupendo!, justo lo que andaba buscando.

A continuación fue a admirar su reflejo en el agua de una charca cercana:

¡Ahora soy un león! ¡Voy a enseñarles a todos a no reírse de mí nunca más!

Y el burro se encaminó hacia el bosque con aire de superioridad. El primer animal con el que se encontró fue un jabalí. El pobre jabalí se dio tal susto que salió huyendo a toda prisa, se estrelló contra un árbol y cayó sin conocimiento.

¡Qué divertido!, se dijo el asno, satisfecho de su éxito.

Poco después se cruzó con un zorro que, al verle, quedó petrificado de terror.

Señor león, es usted un animal digno y noble. ¡Se lo suplico, no me devore!, imploró el zorro.

En poco tiempo el bosque entero era presa de una gran confusión a causa de ese falso león. Aterrorizados, los monos volaban de rama en rama y los conejos huían.

– ¡Qué divertido!, se dijo el asno. Si rugiera como un león, aún les daría más miedo.

Y se puso a rugir... al menos eso pensaba él, pues su rugido parecía un rebuzno. Entonces, un mapache que pasaba por allí exclamó.

¡Escuchad, escuchad todos! No estáis ante un león sino ante un asno disfrazado de león.

Y así fue como los animales del bosque, muy enfadados, descubrieron el engaño del borrico».

En definitiva, como afirma nuestro refranero: «Perro ladrador, poco mordedor»; o dicho de otra manera: «No es tan fiero el león como lo pintan». Relativizar dando a las cosas su justa importancia y mantener la serenidad sin perder la calma es la actitud más inteligente en tiempos de tribulaciones.

Hay que dar gracias a las dificultades porque nos dan la oportunidad de desplegar nuestras virtudes y crecer como profesionales y personas. Nos sacan de la apatía y la rutina y nos catapultan hacia la cima al obligarnos a echar el resto. William Ellery Channing afirmaba: «Las dificultades están hechas para estimular y no para quitar el ánimo. El espíritu humano debe fortificarse en la lucha». Un autor desconocido sentenciaba: «Muchas personas deben la grandeza de sus vidas a sus muchas dificultades».

Dejó una canción que sienta bien para este post. Está incluida dentro del álbum «Breathless» (Sin aliento) (1992) –el título lo dice todo– y tiene como intérprete a Kenny G con el saxofón. La canción se llama «Forever in love».

4 comentarios:

Pedja dijo...

Es cierto nada es para tanto. O igual sí. Todo admite una doble lectura como decías en el anterior post y esto también. Acaba de fallecer Randy Pausch, a quien mencionaste en otro de tus posts.

Y he estado viendo un poco de su video y en él he identificado algunas cosas que sí son importantes o a las que hay que dar importancia. No nos pasemos relativizando.

Se puede relativizar todo lo que te ocurre, incluso la propia salud puede llegar a no ser importante pero sí lo es el que enseñes a tus tres hijos cuál es la actitud que consideras correcta para afrontar tu vida. También es importante el hecho de tener siempre algun proyecto que intentar sacar adelante, con independencia de que salga o no. La experiencia es lo que obtienes cuando no obtienes lo que quieres, se dice en el video mencionado y es una gran verdad.

También es importante ser alegre y tener sentifo del humor. Ser humilde y saber pedir perdón, eso también es importante. Yo me paso relativizando muchas cosas todos los días y creo que es la actitud adecuada y correcta. Efectivamente, nada es para tanto pero hay cosas que sí que son para tanto. Gracias Paco por recordármelas a menudo mediante este blog, un abrazo.

Anónimo dijo...

Efectivamente, hay cosas importantes. El sentido del post es que, como decía Viktor Frankl (El hombre en busca de sentido), muchas veces no depende de nosotros lo que ocurre (las circunstancias mandan) pero sí la actitud con la que las afrontamos. Lo importante es, pase lo que pase, sacar experiencia y aprender. Como decía Wayne W. Dyer, "la grandeza humana radica en que en determinadas circunstancias, mientras algunos optan por la locura otros optan por la autorrelización personal".

Gracias por participar. London is waiting for you. In several weeks you´ll be there in a new life. i hope to pay a visit to you very soon. Good luck.

Abrazo.

Francisco Alcaide.

Anónimo dijo...

Esta es buena también,

HISTORIA DE UN SAPITO
Erase una vez una carrera de sapos
El objetivo era llegar a lo alto de una gran torre
Había en el lugar una gran multitud
Y comenzó la competición
La multitud no creía que se pudiera alcanzar la torre y se escuchaba
"Qué pena no lo van a conseguir"
Los sapitos comenzaron a desistir
Pero había uno que persistía y seguía subiendo en busca de la torre
La multitud continuaba gritando
"Qué pena no lo van a conseguir"
Los sapitos estaban dándose por vencidos
Salvo aquel sapito que seguía y seguía tranquilo
Cada vez con más fuerza
Llegando al final todos desistieron menos él que curiosamente en
contra de todos seguía y pudo llegar a la meta con todo su esfuerzo
Todos querían saber que le había pasado
Un sapito le preguntó como había conseguido concluir la prueba
Y descubrieron
!Que era sordo¡
No permitas que personas con hábitos de ser negativas derrumben las
mejores y más sabias esperanzas de tu corazón
Recuerda siempre el poder que tienen las palabras que escuchas
Por lo tanto preocúpate siempre de ser POSITIVO
"Se siempre sordo cuando alguien te dice que no puedes realizar tu
sueño"

Saludos
Francisco Aroca

Anónimo dijo...

Gracias Francisco por la historia. Ésa es una historia apasionante que muestra muy bien cómo también hay que "aprender a no escuchar" y como muchas de nuestras limitaciones no son reales sino mentales; falsas creencias incrustradas en nuestro inconsciente que nos limitan. Me gusta esa frase que dice: "Lo hicieron porque no sabían que era imposible". Algo parecido a lo que afirmaba Henry Ford: "Tanto si piensas que puedes como si piensas que no puedes estás en lo cierto".

Un abrazo,

Francisco Alcaide.

Publicar un comentario en la entrada