‘Aprendiendo de los mejores’ (Alienta, 12ª edic.), el libro más vendido de management de un autor español de los últimos años con más de 30.000 ejemplares comprados   l   www.aprediendodelosmejores.es

jueves, 31 de julio de 2008

Oportunidades pequeñas

Leo en un libro una frase de Demóstenes: «Las oportunidades pequeñas son el principio de las grandes recompensas».

Sencillamente fantástica. Me gusta decir que hay que pegar muchos tiros hasta que uno consigue enderezar el rumbo y alcanza la velocidad de crucero anhelada. El refranero lo dice a su manera: «Hay que fallar cien golpes en la herradura para acertar una vez en el clavo». Para llegar a donde se quiere, habitualmente hay que atravesar por donde no se quiere. Es de sentido común. Hay personas que quieren llegar arriba demasiado rápido y eso no puede ser.

Esto ocurre a menudo en el ámbito de la creación de empresas. En el sensacional libro «Mil consejos para un emprendedor», de Javier Fernández Aguado, en su consejo nº 19, se dice: «Pocos negocios se resuelven con un veni, vidi, forravi. Más bien sucede que uno llega, ve y se estrella. Luego, desembarca, mira y tropieza menos. Y a la tercera, o a la cuarta, o a la quinta, halla los caminos oportunos para ganar ese dinero al que aspira».

Todo esto lo cuento porque el pasado domingo leí un artículo en el diario «El Mundo» que llevaba por título: «Ellos también fueron becarios», en el que algunos reconocidos profesionales actuales contaban como pasaron muchos veranos trabajando y sin cobrar hasta que consiguieron levantar el vuelo.

Muchas empresas familiares se van al traste cuando el progenitor, que ha levantado con mucho esfuerzo el negocio durante años, lo pone en manos de su hijo o hija que, aunque en ocasiones tienen carrera, máster (en el extranjero) e idiomas, les falta rodaje, vida y calle.

Sembrar para recoger es, desde mi punto de vista, algo inevitable para construir algo grande. Los mejores tiempos suelen venir después de muchas jornadas de reciedumbre y sacrificios. La paciencia –virtud de los que saben ver a largo– es esencial para llegar allí donde previamente uno había soñado.

Dejo el artículo: «Ellos también fueron becarios»:
http://www.elmundo.es/elmundo/2008/07/25/television/1217017077.html

* Un último apunte: Desde hoy se pueden hacer comentarios on–line en el blog. En la parte derecha, justo debajo de la sección de links, aparece el Chat–Box. Basta poner: Nombre; Mail, Web, o Blog; escribir el Mensaje y darle al Ok. También aparece un nuevo contador que recoge visitas totales, diarias, y las personas que están on-line además del lugar del mundo en que están conectadas en ese momento. E igualmente se pueden valorar cada post indicando: me gusta (icono mano hacia arriba) o no me gusta (icono con mano hacia abajo).