«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

martes, 12 de agosto de 2008

Humor cinco estrellas

En diferentes post anteriores («Un poco de sentido del humor», 01/12/07; «RuiZcionario», 31/08/08; o «Les Luthiers y su once titular», 24/02/08) hemos tratado el tema de la necesidad de aplicar el humor a nuestras vidas.

A menudo existe una frontera demasiado rígida entre el mundo «profesional» y el «personal». Da la sensación que aquel es un ámbito serio, rígido, formal, ceñido a las normas –los «serious business»– y éste el de la autenticidad y la posibilidad de ser uno mismo.

En los últimos años han aparecido algunos libros sobre los beneficios del humor en la empresa. Algunos de ellos son: «Alta Diversión: Los beneficios del humor en el trabajo», de Eduardo Jaúregui y Jesús Damián; o «El sentido del humor: manual de instrucciones», también de Eduardo Jaúregui.

También existen empresas y consultoras –por ejemplo, Humor Positivo (http://www.humorpositivo.com/) o Profit Human Consulting (http://www.humanprofit.com/)– que imparten sesiones, seminarios y cursos sobre cómo hacer presentaciones eficaces con humor o cómo introducir el humor en las relaciones laborales.

La razón es sencilla: el humor bien gestionado –sin que se vaya de las manos– es rentable. Algunos de sus múltiples desencadenantes son: fomenta la confianza, engrasa la comunicación, estimula la participación, crea un buen clima, sirve para relativizar y encajar mejor los golpes, genera un mayor compañerismo o empuja a ser más creativo, entre otros muchos aspectos.

Todo esto lo digo porque hace unos días un amigo –Carlos Vegas– me envió un video que me ha hecho mucha gracia en el que se imita a Ferrán Adriá.

Podemos presumir de tener en nuestro país a un chef que ha conseguido algo realmente difícil: ser galardonado tres años consecutivos (de 2006 a 2008) por «The Restaurant Magazine» con el premio al mejor restaurante del mundo: «El Bulli». A pesar de ello, también se puede hacer humor con este reconocimiento y tomarnos el premio y sus logros –como todo– con un poco sentido del humor.

Dejo el video –estamos en agosto, más razón para poner un toque de humor– y espero que os guste. Como decía Groucho Marx, «la risa es una cosa demasiado seria».

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada