El sábado 27 de mayo (13 a 14.30 horas) y el sábado 10 de junio (12 a 14 horas) estaré en la caseta 266 (Deusto/Planeta) de la Feria del Libro de Madrid firmando ejemplares de #AprendiendoDeLosMejores y #TuFuturoEsHoy

jueves, 7 de agosto de 2008

Randy Pausch y la última lección (y II)

Hace apenas un par de semanas falleció Randy Pausch, concretamente el 25 de julio. En este blog hablamos de él meses atrás (ver «Randy Pausch y la última lección», 29/04/08).

En aquella entrada señalábamos cómo es normal que en las universidades norteamericanas –en este caso la Carnegie Mellon– se invite cada cierto tiempo a un profesor de prestigio para que imparta lo que se conoce como «La última lección»; una conferencia sobre aquellos aspectos de la vida que considera más importantes.

En el caso de Pausch, el speech tenía un significado aún mayor porque padecía un cáncer de páncreas –uno de los más demoledores que existe– y le quedaban pocos meses de vida, con lo que lo de «La última lección» no tenía un sentido metafórico.

El título de su conferencia llevó por título: «Really achieving your childhood dreams» (Alcanzado realmente los sueños de la infancia) y estaba dirigida a sus 3 hijos pequeños.

¿Por qué hablo nuevamente de Pausch?

En cierta ocasión le pregunté a Jorge Valdano, ex Director General del Real Madrid, qué era lo que había aprendido durante su etapa en el club merengue (2000/04) trabajando codo con codo con Florentino Pérez. Una de las cosas que me respondió es que el empresario tenía muy claras 3–4 «ideas–fuerza» –a la gente no se la puede hablar de veinte cosas al mismo tiempo– y era muy insistente –llegaba a cansar– en repetirlas constantemente hasta que la gente las interiorizaba.

En una comunicación hay un principio básico que conviene no olvidar: para que los mensajes calen es importante tener en cuenta dos variables: la «intensidad» del mensaje –número de veces que se repite– y la «fuerza» del mensaje –tiempo que dura la repetición–. Si existe intensidad pero no fuerza, pronto el recuerdo se agota; si existe fuerza pero no intensidad el mensaje es difícil que cale. Sólo con intensidad más fuerza los mensajes pasan a formar parte de nosotros mismos.

Cuento todo esto porque la conferencia de Pausch la tenía ya olvidada y, sin embargo, dice muchas cosas que conviene estar recordándolas continuamente. Por este motivo, he querido volver a colgar en este post el video para que lo volváis a ver o, los que no lo vísteis en su día, lo podáis ver. Creo que merece la pena.

Dejo la versión resumida (10 minutos) de la conferencia que impartió en el programa de Oprah (aunque existe la versión larga en la Carnegie Mellon University que dura algo más de una hora).