«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

sábado, 27 de septiembre de 2008

Cine y management

Ayer tuve la ocasión de conversar unas cuantas horas con Fernando Colomo, uno de nuestros directores de cine más reconocidos cuya última película, «Rivales» (2008) –con un reparto de lujo: Jorge Sánz, Kira Miró, Santi Millán, Rosa María Sardá, María Pujalte, Gonzalo de Castro, Ernesto Alterio, Goya Toledo, Juanjo Puigcorbé...– es una comedia que trata sobre la confrontación y la rivalidad que surge entre los chavales de dos equipos de fútbol –uno de Barcelona y otro de Madrid– y que sirve de excusa para mostrar las frustraciones y rivalidades que rigen todo tipo de relaciones: padres e hijos, parejas o matrimonios. La película refleja igualmente el consumismo que afecta a todos los chavales, y la importancia de las marcas como metáfora del éxito en una sociedad en la que sólo cuentan los ganadores y en la que se marginan a los perdedores.

Fue una interesante conversación sobre el management y la gestión en el cine –la labor de un director es realmente compleja, una especie de equilibrista que tiene que manejar múltiples platos sin que se caigan– en la que aparecieron, entre otros, los siguientes temas: la gestión de egos, el trabajo en equipo, el valor de la confianza, el afán de competitividad, la importancia de un buen clima en el entorno de trabajo.

Me quedo algunas reflexiones de nuestra conversación:

El peligro del orgullo. Muchas veces, los seres humanos preferimos sufrir con tal de que al otro simplemente no le vaya bien. Esto, por desgracia, sucede con mucha frecuencia en las negociaciones. Hay gente que prefiere el 100% de nada al 50% de una buena tajada. C. M. Cipolla afirmaba en «Allegro ma non troppo»: «La estupidez humana queda demostrada cuando alguien es capaz de hundirse con tal de hundir al contrario». Groucho Marx con su finura irónica decía: «Lo mejor de ganar es que hay otro que pierde».

La importancia del equipo. Lo hemos dicho por activa y por pasiva. Cualquier éxito esconde una labor de conjunto, lo que pasa es que muchas veces hay gente que hace una labor callada, discreta y poco vistosa, pero tremendamente eficaz. Esto sucede a menudo en el cine con los guionistas. Francois Truffaut decía: «Una película es lo que es su guión». Para Colomo «el guión es la parte más importante de una película». A pesar de ello, los guionistas pocas veces reciben un justo reconocimiento, hasta tal punto, como me decía Colomo, «que han llegado a desaparecer». No hay que olvidarse de ese talento que pasa desapercibido y cuya contribución a menudo es muy grande.

La necesidad de renovarse. Lo que obliga a asumir riesgos, porque de otro modo se corre el peligro de «copiarse así mismo». Hay una tendencia a repetir tareas. Colomo afirma: «Ahora tengo más medios materiales y también más conocimientos técnicos. Lo que se pierde es esa ingenuidad del comienzo. Yo intento a toda costa no perderla, por eso me enfrento a cada proyecto como si fuera mi primera película, y por eso trato de que cada una de las mías sea distinta a la anterior». Afrontar cada proyecto de esa manera exige una voluntad de hierro. Hay una inercia a instalarse en las rutinas, algo normal por otra parte, ya que quien asume riesgos muchas veces se equivoca y recibe feroces críticas. Hay que intentar abstraerse de ello (ver post «No temas a las críticas», 06/09/08).

La filmografía de Colomo (Madrid, 1946) es extensa. Entre sus películas destacan: «Al Sur de Granada» (2003), «Los años bárbaros» (1998), «El efecto mariposa» (1995) o «Bajarse al moro» (1989).

Dejo para los que no la hayáis visto, el trailer de la película «Rivales».