«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

domingo, 28 de septiembre de 2008

Paul Newman y «El Buscavidas»

Toda la prensa del fin de semana dedica sus páginas a uno de los actores más reconocidos en la historia del cine: Paul Newman. Con 72 años y debido a un cáncer de pulmón, nos ha dicho adiós. Los titulares son numerosos: «Se apaga la mirada más azul del cine» (ABC); «Más que dos ojos azules» (El Mundo); «Los ojos del cine ya no son azules» (El País); «El guapo que no vivió por la cara» (La Razón).

Quiero hacer mi contribución a este homenaje que se rinda al actor norteamericano. Hace algún tiempo escribí en una revista un análisis de su película «El Buscavidas» –para algunos la mejor de su filmografía–, de la que ya se han cumplido cerca de 50 años. Aquí la dejo.

Título Original: El buscavidas
Director: Robert Rossen
Intérpretes: Paul Newman, Jackie Gleason, George C. Scott, Piper Laurie
Oscar: Mejor Fotografía (Eugene Schüfftan), Mejor Dirección Artística (Harry Horner, Gene Callahan)
Año: 1961
Minutos: 135 aprox.
Temas: Actitud, Amistad, Arrepentimiento, Derrochar, Comunicación, Convivencia, Entusiasmo, Orgullo, Respeto (al contrario), Poder, Socios, Soledad, Talento.

«El Buscavidas» nos narra la historia de Eddie «Fast» Felson (Paul Newman, la estrella de los ojos azules), más conocido como «Relámpago», el cual intentará derrotar al más famoso billarista de los Estados Unidos, «El Gordo de Minnesota» (Jackie Gleason), intepretación que le valió a Gleason su nominación como Mejor Actor Secundario, premio que iría a parar a manos de George Chakiris por West Side Story de Jerome Robbins y Robert Wise.

El guión, escrito por el mismo director –Rossen– en colaboración con Sidney Carroll y basado en la novela de Walter Tevis, también merece una mención especial. Como anécdota, apuntar que las destrezas que muestran Newman y Gleason en la película con el taco de billar fueron aprendidas del maestro de este arte, Willie Mosconi.

Paul Newman inició su carrera cinematográfica con «El cáliz de plata» (1954) tras hacer sus primeras interpretaciones en distintas series de televisión y en el teatro de Broadway con su participación en la obra «Picnic» que cosecharía un éxito rotundo, lo que le sirvió esta intervención junto a su generoso físico, para entrar en el mundo del séptimo arte. En 1956 le llegó su gran oportunidad al interpretar «Marcado por el odio», producción donde encarnaría al boxeador Rocky Graziano, y que le valdría para consolidarse en el mundo del cine.

Posteriormente Paul Newman participaría en numerosos proyectos –«La Gata sobre el tejado del Zinc» (1958), «Cortina Rasgada» (1966), «El Golpe» (1973), «El Coloso en Llamas» (1974) –, algunos de ellos de notable éxito. En 1986 interpretaría «El Color del Dinero» de Martin Scorsese junto a Tom Cruise, un film de similares características a éste aunque de menor calidad artística.

«El Buscavidas» sería nominado a la categoría de Mejor Película, y cuatro candidaturas para todos sus actores, aunque finalmente no recibirían ninguno de ellos y si dos a la Mejor Fotografía (Eugene Schüfftan) y a la Mejor Dirección Artística (Harry Horner, Gene Callahan).

Como en otros largometrajes –«Toro Salvaje» (1979) de Martin Scorsese es un ejemplo con el boxeo– el billar es un pretexto para dejar entrever muchos de temas de gran interés sobre la vida, en general, y sobre el mundo empresarial, en particular. Dejo algunos de ellos, aunque hay otros muchos:

1. Hay gente con talento que fracasa; y hay gente con menores dotes que acaba alcanzando cimas razonables. ¿La diferencia? La capacidad de trabajo y el afán de superación. Eddie, un tipo con talento y dotado de una habilidad especial con el taco de billar es derrotado por el Gordo de Minnesota. Bert Gordon (George C. Scott), empresario sin escrúpulos, se lo echa en cara (minutos 62–68):

No hay un jugador de billar mejor que tú si lo haces como lo hiciste la otra noche. Tienes talento.
Pues si tengo talento ¿qué me hizo perder?, pregunta Eddie
Tu carácter (…).Todos tenemos talento. Yo lo tengo. Pero, ¿crees que se puede jugar fuerte al billar o al póker durante 48 horas sólo con talento? ¿Crees que el Gordo de Minnesota tiene fama de ser el mejor por su talento? El Gordo de Minnesota tiene más temperamento en un dedo que tú en todo el cuerpo.

2. Las circunstancias personales tienen mucho que decir en las negociaciones: lo que en una situación puede ser inadmisible, en otra puede ser una opción interesante. La oferta de Gordon a Eddie de repartir las ganancias al 75–25 respectivamente, no es aceptada por éste en un primer momento. Luego, cuando las cosas no discurren como él pensaba, tiene que dar marcha atrás:

El 25 por ciento de una buena tajada es mejor que el 100 por ciento de nada.

3. Cuando la amistad es de verdad, se desea el bien del amigo por el amigo mismo y no por ningún otro motivo, ni por interés, ni por placer. Sé es amigo y basta. Así lo explica Aristóteles: «Quienes anhelan el bien de sus amigos por causa de éstos, resultan los mejores amigos. Su disposición procede de ser y no por accidente». Las palabras de Charlie (Myron McCormick), gran amigo de Eddie, así lo expresan:

¿Crees que me importa el dinero? Me importas tú.

Poco después vuelve sobre el mismo asunto:

¿Por qué no te despediste? Me dejaste el coche y 100 dólares. ¿Crees que me interesa el dinero o el coche? Me interesas tú (minuto 52–57).

4. Tres picapedreros trabajaban en igual actividad. Preguntados, el primero aseguró que picaba piedra; el segundo respondió que estaba sacando adelante la familia; el tercero, plenamente convencido, afirmó que estaba construyendo la catedral gótica. Sin motivación a lo sumo lo que se hace es cumplir sin más; sólo cuando existe compromiso verdadero se acaban alcanzando resultados excelentes. Así lo muestra Eddie al hablar de su pasión por el billar (minutos 76–78):

Todo se puede hacer a lo grande, con estilo perfecto. Incluso poner ladrillos puede tener arte y estilo si el albañil se esfuerza en hacer de ella una obra maestra (…). El taco forma parte de mi, es positivo, tiene nervios… un pedazo de madera adquiere nervios; incluso el sonido de las bolas; no tienes que mirar, lo sabes, acabas de hacer una pegada formidable.

5. El mundo de la empresa es una lucha diaria, pero se puede competir sin machacar ni humillar a nadie. Gordon, sin embargo, es partidario de aniquilar a sus contrincantes. Hay personas que valoran sus triunfos en función de lo que pierden el resto. Sarah (Piper Laurie), dotada de una gran capacidad de análisis, le reprocha su comportamiento:

¿Es así como mira a un hombre cuando le ha vencido? No le basta con arrebatarle el dinero, quiere también su orgullo.
– Sólo me interesa el dinero, responde Bert.
Sí, sólo el dinero y el refinado placer de verle hecho pedazos; es insaciable Bert, tiene que acabar con todo.

6. El dinero es capaz de romper cualquier relación. Cuando hay capital de por medio hasta algunas de las amistades más sólidas se acaban enturbiando.

7. Rara vez las alianzas son indefinidas. Entre socios, muchas veces lo único que existe es un acuerdo mercantil puro y duro. Por eso, en cuanto las cosas se ponen feas y no empiezan a ir como se había previsto, la traición o el abandono tienen lugar.

8. Donde hay amor tiene que haber cadenas, asegura Eddie. O dicho de otro modo: sine dolore non vivitur amore. Gestionar las diferencias –que es de lo más normal entre personas– es la clave para que cualquier relación salga adelante. Morderse la lengua de vez en cuando, pasar por alto ciertas salidas de tono, y deportividad en el trato, son sólo algunos aspectos esenciales para que eso funcione.

9. Un proverbio sueco dice: «Una alegría compartida se transforma en doble alegría; una pena compartida, en media pena». La soledad lo empaña todo de un sabor agridulce. Cuando uno se encuentra desamparado las victorias se vuelven descafeinadas y las derrotas se hacen más cuesta abajo. Así se lo confiesa Sarah a Eddie (minuto 49):

Llevo viviendo aquí cerca de tres años; tres años tristes sin hablar con nadie, sin amigos. Ahora voy por la calle y me dan ganas de parar a la gente y decirles que ya no estoy sola.

10. Los consejos más desinteresados –y acertados– suelen proceder de quienes más nos quieren el bien, aunque –paradojas de la vida–, son a las que habitualmente menos atención prestamos cuando nos hablan, e incluso más nos enfadamos cuando nos quieren hacer ver que nos estamos desviando de lo que más nos conviene.

11. «¿Qué es lo que mueve el mundo? El dinero y la fama», asevera Gordon. No todo el mundo piensa así. Sarah, es una de esas personas (minutos 92–94). Caer en un mercantilismo excesivo termina por dañar las relaciones personales.

12. Arrepentirse de los errores –por tarde que parezca– merece la pena para sentirse mejor con uno mismo e iniciar el proyecto de reforma correspondiente (minutos 112–122). Eddie, profundamente desolado por el transcurso de los acontecimientos, le reprueba a Gordon su actitud materialista:

A ti no te importa nadie; ganar dinero, eso es lo único importante. No sabes lo que es ganar; pierdes todo porque estás muerto por dentro. Tienes un precio demasiado alto, y no puedes vivir sin matar todo lo que te rodea. Aceptarlo sería decir que ella no existió y que no murió.

Dejo una de las escenas –de las muchas– interesantes.

3 comentarios:

Popy dijo...

Hola Paco,
Como enamorada del cine,mil gracias por tu artículo. Enorme película "El buscavidas", por la que en mi humilde opinión, debieron otorgarle el óscar, (aunque 30 años después también lo mereciese por "El color del dinero").
Los domingos en Telemadrid han iniciado un ciclo dedicado a Paul, aunque termina muy tarde merece la pena. La primera película, es de las pocas que no había visto y como casi todas las de Paul,...una gran película.
Paco, gracias de nuevo y enhorabuena por tener un blog tan bueno, disfruto mucho leyéndolo.
Popy

FAH dijo...

Hola Popy,

Muchas gracias por participar aquí. Me alegro que te guste tanto el cine, para mí una de las artes más completas porque junta muchas disciplinas (escritura con el guión; música con la banda sonora; decoración con la escenografía; management con la dirección...).

La verdad es que es una gran película. La tengo que volver a ver, porque suele ocurrir que en la mayor parte de las ocasiones, siempre que se una película otra vez se van descubriendo nuevas cosas. Es una película con mucha profundidad, tiene multitud de enseñanzas (yo sólo comento algunas, aunque hay bastantes más).

La interpretación de Paul Newman, es fantátisca, en ésta y en otras como dices tú: "El color de dinero".

No sabía lo de los domingos, gracias por la info. Intentaré seguir alguna.

Gracias de nuevo por participar y seguir el blog.

Un abrazo,

FAH

Anónimo dijo...

I like use viagra, but this no good in my life, so viagra no good.

Publicar un comentario en la entrada