«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

miércoles, 29 de octubre de 2008

Breve resumen del Manager Business Forum

Fantástica jornada la del Manager Business Forum. Asistencia máxima, buenos ponentes y buenas presentaciones. Comento algunas ponencias:

Carlos Herreros habló de «Resiliencia y management», un término tomado del mundo de la ingeniería que se refiere a la resistencia del ser humano en momentos de dificultad. Uno de los factores clave para navegar en situaciones tormentosas es el apoyo social, tener un entorno afectivo –familiar, de amigos y compañeros– sólido. Cuanto más dura es la vida, más importante es la unión, el afecto y apoyarse. Cuando uno tiene un «intorno» solvente puede hacer frente a la hostilidad del «entorno» con soltura. Cuando el «intorno» es frágil cualquier problema del «entorno» se hace muy cuesta arriba. Las personas más débiles emocionalmente quedan al descubierto en situaciones de tensión. Es fácil mantener la calma cuando todo está tranquilo, lo difícil es mantener la calma cuando todo tiembla alrededor.

Joaquina Fernández se detuvo en la «Gestión de lo imperfecto» en tiempos de crisis y de cómo las crisis son una llamada de que algo no estamos haciendo bien y que nos indica hacia dónde debemos ir. Es importante «no negar lo que tengo que hacer para tener que hacerlo posteriormente». Como dijimos en otro post anterior («Botín vs. Zapatero: ver lo que no se ve», 20/10/08), «la crisis actual no es una crisis financiera (ésa es la consecuencia) sino una crisis humana (la causa, como todas las crisis)». Joaquina utilizó la película del «Titanic» (1998) como ejemplo. El iceberg fue el detonante del hundimiento del transatlántico, el exceso de ambición (pusieron los motores a tope para llegar con un día de adelanto al previsto) fue la causa (de esta película hablaré próximamente).

La conferencia de Javier Fernández Aguado llevaba por título: «Napoleón, ¿ejemplo de liderazgo?». Como todo directivo, Napoleón fue un compendio de virtudes y defectos. Detrás de cualquier ejecutivo –y cualquier ser humano– hay grandezas y miserias. Nada nuevo. Es importante desmitificar la idea del líder que tenemos como un personaje exquisito, radiante y sin polvo para ser colocado en una vitrina, y tratar el tema con más normalidad y naturalidad. Napoleón destacaba por ser un buen comunicador, por rodearse de gente válida, por sembrar ilusiones o por dar ejemplo; pero al mismo tiempo era cruel, soberbio, desconfiado o anualaba a quien no comulgaba con él. Javier también tuvo unas palabras de optimismo para estos tiempos de crisis en los que vivimos: «Quien canta su llanto espanta; quien llora su pena aumenta».

Marcos Urarte habló de «Marketing Personal: cómo gestionarte estratégicamente para triunfar profesionalmente». Marcos dijo que «los directivos de primera se rodean de gente de primera; los directivos de segunda se rodean de gente de tercera para que parezcan de primera». También es muy importante –lo más– saber qué buscamos con nuestra venta personal –dinero, poder, reconocimiento...– porque como afirmaba Confucio: «Para quien no tiene un objetivo nada es relevante», algo parecido a lo que afirmaba Séneca: «No hay buen viento para quien no sabe a dónde va».

Al mediodía José Aguilar ha recibido el Premio «Most Valuable Speaker 2008». En una sala repleta, había muchos conocidos del management español por allí: Juan Carlos Cubeiro (Eurotalent), Alfonso Jiménez (PeopleMatters), José Ignacio Rivero (Tatum), Marcelino Elosúa y Helena López–Casares (LID Editorial), Jon (HUNE), etc. Un acto emotivo.

Por la tarde, Pilar Gómez–Acebo se detuvo en la «Gestión del ego del directivo». Según Pilar el ser humano es 90% emoción y sólo el 10% razón, a pesar de ello, seguimos dejando de lado la gestión de las emociones. Todo lo miramos en términos racionales, cuantitativos y matemáticos cuando quienes mueven el mundo son los poetas. Ya lo decía «El Principito»: «Lo esencial es invisible a los ojos, sólo se ve bien con el corazón» (recomiendo el libro «La lógica del corazón», de Santiago Álvarez de Mon).