«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

sábado, 8 de noviembre de 2008

Así es Amancio Ortega, el hombre que creó Zara

“Haz lo que quieras, porque yo no te puedo prohibir que escribas. Me fío de ti. Sólo una cosa: No cuentes sólo lo bueno ni digas que esta empresa la he hecho yo. Somos ochenta mil personas, a las que hay que sumar todas las que han trabajado en la empresa y ya no está”.

Ése fue el punto de partida del libro Asi es amancio Ortega, el hombre que creo Zara (La esfera de los libros, 2008), la primera biografía autorizada del empresario (Busdongo de Arbás, León, 1936) que ha visto la luz y que tanto se esperaba desde hacía mucho tiempo.

A pesar de la negativa persistente de Ortega, su autora, Covadonga O´Shea, Presidenta del ISEM Fashion Business School (Instituto Superior de Empresa y Moda), se fue ganando poco a poco a éste (“La constancia es el fondo de la virtud”, decía Honoré de Balzac). En distintas ocasiones, Covadonga le había dicho: “Lo del hombre más rico del mundo es una idea pobre sobre ti” (es la octava fortuna del mundo según Forbes). Como “la puerta mejor cerrada es aquella que puede dejarse abierta”, la confianza fue macerando y al final Ortega tuvo el detalle de dar el OK para que se comenzase a gestar la publicación.

Asi es amancio Ortega, el hombre que creo Zara se presentó la semana pasada en Madrid y en el acto participaron la modelo Laura Ponte, el embajador de España en la Santa Sede (Francisco Vázquez), y la propia autora. Más de 300 personas asistieron al evento.

Ayer tuve la ocasión de estar por la tarde con Covadonga O´Shea y pasar un buen rato conversando con ella y aprendiendo de todo lo que ha vivido durante sus 18 años de amistad –desde el 1 de diciembre de 1990– junto a Amancio Ortega. Dejo sólo unas breves ideas sobre la persona de Ortega y me remito al libro Asi es amancio Ortega, el hombre que creo Zara para el resto de ideas así como sobre el modelo de negocio de Zara y el resto de compañías de Inditex:

No vale la pena ser empresario sólo para ser rico. Me gusta esta idea de Ortega. Existe mucho joven que quiere montar empresas con el único objetivo de hacerse millonario. Es una grave error. Cuando el dinero se eleva a la categoría de “fin” y no de “medio” es bastante probable que la ecuación no cuadre. Cualquier proyecto requiere mucha pasión y mucha fortaleza porque toda aventura pasa momentos difíciles. Si no hay una motivación trascendente que lo sustente es fácil que haga aguas.

La importancia de juntar fuerzas. Como afirma un proverbio: “Si quieres avanzar rápido, ves sólo; si quieres llegar lejos, ve con otros”. Lo hemos dicho muchas veces, personalismos e individualismos no son buenos aliados en el mundo de la empresa: “Mi éxito es el de todos los que colaboran y han colaborado conmigo. Un ser humano no puede ser tan inteligente, tan poderoso o tan prepotente como para hacer él solo una empresa de esta calibre. Son muchos los que se han dejado la vida en la empresa. Son muchos los que han hecho realidad esta joya desde el principio hasta hoy”.

Sencillez y humildad en la gestión. Eso es lo que le hacen una persona “anormalmente normal”. Primero, sencillez para generar cercanía, algo que facilita mucho la comunicación con las personas, y la comunicación es, como sabemos, la esencia de cualquier relación: personal, profesional, de amistad, pareja, etc. Segundo, humildad para seguir aprendiendo y mejorando. Humildad es sinónimo de capacidad de escuchar, una virtud en la que Ortega es experto. Como decía Woodrow Wilson: “The ear of the leader must ring with the voices of the people”. Todo gran líder que se precie es un gran escuchador.

La austeridad como forma de vida. Todos los grandes empresarios que he conocido tienen metido en la cabeza el concepto de austeridad. Saber gastar con inteligencia y no derrochar en lo que no es necesario es propio de emprendedores que tienen la cabeza bien amueblada. Cada euro que sale tiene que estar justificado. Cuando no se controla el gasto es fácil que se dispare.

La bondad es su principal virtud. En un mundo tan competitivo como el que vivimos, hablar de bondad parece ser algo ñono, débil y pusilánime. Ya Beethoven hace muchos años nos advirtió que “la bondad es el rasgo de mayor inteligencia de una persona”. Esa bondad la aprendió de su madre Josefina, lo que le ha llevado a tener siempre mucha cercanía con las personas. A Jesús Vega, cuando se incorporó como Director de RR.HH. a la compañía sólo le dio un consejo: “Que quieras a las personas”.

Todos nacemos para algo. Entonces, ¿por qué nos empeñamos en vivir la vida de otros? Cada persona tiene una misión que cumplir y es responsabilidad de cada cual descubrirla. Quien no lo hace está condenado a la frustración permanente. Ya lo decía Ghandi: “Tu trabajo es descubrir tu trabajo y luego entregarte a él con toda tu alma”. Algo parecido nos recuerda Miguel de Unamuno: “No te creas más, ni menos, ni igual que otro cualquiera, que no somos los hombres cantidades. Cada cuál es único e irrepetible; en serlo a conciencia pon tu principal empeño”.

El espíritu de lucha en el cuerpo. Con tan sólo 12 años Amancio Ortega decidió cambiar el destino. Una bofetada de la vida le puso en la senda correcta. Así lo explicaba: “Una tarde al salir de la escuela fui con mi madre a una tienda a comprar comida. Yo era el pequeño de mis hermanos y a ella le gustaba venir a recogerme para llevarme a casa, y muchas veces la acompañaba dando un paseo mientras hacía sus recados. La tienda en la que entramos era uno de aquellos ultramarinos de la época, con un mostrador alto, tan alto, que yo no veía a quien hablaba con mi madre, pero le escuché algo que, pese al tiempo transcurrido, jamás he olvidado: “Señora Josefa, lo siento mucho, pero ya no le puedo fiar más dinero”. Aquello me dejó destrozado. Yo tenía apenas doce años”. Eso le marcó: “Esto no le volverá a pasar a mi madre nunca más. Lo vi muy claro: a partir de ese día me iba a poner a trabajar para ganar dinero y ayudar a mi casa. Abandoné los estudios, dejé los libros y me coloqué de dependiente en una camisería” (Este comercio sigue en La Coruña, en la esquina de la calle Juan Flórez).

Felicidades Covadonga por este magnífico trabajo que has hecho. Y gracias Ortega por permitirlo. Estamos seguro que no sólo será un best–seller sino también un long–seller.

Breve CV de Covandonga O´Shea: Licenciada en Ciencias de la Información y en Filosofía y Letras por la Universidad de Navarra. Directora de la revista Telva de 1970 a 1997. Desde el año 2000, Presidenta del ISEM Fashion Business School, en el que se imparte el Máster en Gestión de Empresas de Moda. Presidenta de la Fundación TecnoModa y miembro del Consejo Asesor del Museo del Traje. Ha colaborado en numerosos medios y escrito diferentes libros (El valor de los valores, La brújula de la vida o Un viaje a Tierra Santa) y ha pronunciado conferencias en España, Estados Unidos y diversos países de Europa.

2 comentarios:

Antonio dijo...

Francisco muchas gracias por este post, tan sencillo y logico es el Sr Ortega, me parece una gran leccion.
Y me compro el libro en breve¡¡

FAH dijo...

A ti, antonio.

Gracias por participar. Espero que cuando lo leas me des tu opinión.

Un abrazo,

Publicar un comentario en la entrada