«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

lunes, 24 de noviembre de 2008

Blink o el poder de la intuición (y III)

Acabo esta sucesión de posts sobre la intuición (ver sábado 22/11/08 y domingo 23/11/08) con un artículo que leí hace tiempo firmado por Antonio Pamos –Director de Desarrollo de Actual Group– con el título «Confieso que he intuido» y que merece la pena leer. Lo dejo a continuación.

«“La mente intuitiva le dirá a la mente pensante dónde seguir buscando”, decía el Dr. Jonas Salk. Los americanos lo llaman “Blink” que significa “parpadeo”. En otras ocasiones se dice que es como “pensar sin pensar”. Nuestra cultura lo conoce como el “sexto sentido” o “corazonada”. Hablamos de la intuición.

La historia de la humanidad ha ido pareja a una sucesión de estudios, investigaciones y descubrimientos científicos que han tratado de explicar el mundo. Cuando algo se desconocía, se estudiaba intentando encontrar “una explicación” que sustentara su existencia. Y así es que haciendo balance de tanta inquietud por saber, a día de hoy, aunque usted no se de cuenta, estamos sumidos en una vorágine de principios, axiomas, teorías, postulados que como mínimo, en algún momento tuvieron sus 15 minutos de gloria y como máximo la eternidad.

Toda esta constelación de productos con base en la búsqueda paciente y metódica de un porqué surge de enfoques generalmente científicos y habitualmente explícitos (al encontrarse fuera del investigador la fuente del conocimiento). Cuando Newton postula su Teoría sobre la gravedad no hace más que observar cómo se comporta una manzana que cae de un árbol, y allí encuentra respuesta a su inquietud.

Sin embargo, existe otra ciencia, o “aciencia” igualmente válida y que no exige haber pasado por la universidad para encumbrarla. Es el pensamiento basado en la intuición. El razonamiento implícito, cuya fuente de comprensión está en el interior de uno mismo.

Simplificando mucho, podríamos definir la intuición como el conocimiento de algo que surge de forma involuntaria y en muchos casos inconsciente. Es ese razonamiento al que llegamos sin saber cómo pero que nos sitúa en la verdad. En los casos más destacados (como los que acaban saliendo en televisión) no existe un origen palmario de esa capacidad, sea éste congénito o adquirido. Pero lo que sí está claro es que se desarrolla con la experiencia y con una disposición especial por observar e interiorizar lo observado.

Detrás de la intuición hay todo un tratado de leyes y reglas de funcionamiento (como las de Newton) que construimos inconscientemente a base de relacionar conceptos y experiencias. Es nuestra propia ciencia.

El sujeto intuitivo es una persona que ha sabido abstraer de su entorno evidencias que reunidas y vistas bajo un prisma introspectivo le ha permitido enunciar hipótesis que con el tiempo se ha convertido en tesis.

Gladwell en su libro “Inteligencia Intuitiva” (muy recomendable) nos habla de un entrenador de tenis que sabe unas décimas antes de sacar el jugador si va a acertar o errar el saque. ¿Cómo lo sabe? Ni él mismo lo puede explicar. Pero lo cierto es que observa la situación y “siente” que fallará o acertará.

Este ejemplo de conocimiento intuitivo surge por la experiencia de años y años viendo saques en tenis. Tras esas miles de evidencias, su protagonista ha dado inconscientemente con algún elemento, o cadena de ellos, que permiten predecir con un alto grado de fiabilidad el acierto o fallo en el saque. La posición de los pies (milímetro arriba o abajo), el ángulo de inclinación del cuerpo, la altura del tenista con respecto a la sombra que proyecta. Cualquier cosa científicamente inexplicable, pero intuitivamente comprensible.

Conocí una vez un inspector de policía bien curtido por los años y nada estrafalario en su forma de ser que me aseguraba de sus detenidos: “cuando los veo aparecer por la puerta ya sé si son culpables o inocentes”. Lo que aparentemente debería ser un acto de soberbia y orgullo desbordado, con dosis de narcisismo, se veía respaldado a tenor de su eficacia profesional y reconocido prestigio en el Cuerpo.

Hablando con él e intentando encontrar una explicación a este hecho, me llamó la atención que él mismo reconocía que no había sido siempre así, que su agudeza había ido mejorando con los años. Se definía a sí mismo como muy observador y detallista y en la relación personal, por una razón de confianza que le había dado su éxito profesional, había aprendido a mirar a los ojos de su interlocutor de manera inquisitiva. Llegaba incluso a incomodar esa forma de mirar tan profunda, como queriendo ver qué se escondía detrás del globo ocular.

Él mismo no sabía explicar en qué se fijaba. Hablaba de la forma de andar, el tono de voz, la combinación de la ropa, pero sobre todo del brillo de los ojos. Ése era su test de honestidad, el brillo de los ojos. Nadie medianamente cuerdo se atrevería a buscar la relación estadística entre el brillo de los ojos y la comisión de un delito. Él había aprendido a hacerlo.

La intuición como medio de conocimiento y explicación del mundo es válida siempre y cuando sus conclusiones no estén forzadas. Es decir, que sea totalmente natural, aséptica, sin interferencias conscientes. Debe surgir por sí misma y ser confirmada una y otra vez para poder asimilarla.

A diferencia de otros conocimientos no se puede compartir, básicamente porque no se puede explicar. Si fuera explicable ya no sería intuición.

De primeras todos somos aptos para desarrollar nuestra intuición. No hay ningún trasfondo cultural, de género, educativo o social que la predisponga. Pero sí es cierto que algunos rasgos de personalidad como la inquietud por saber, la capacidad de observación, una constante y rica estimulación sensorial y, sobre todo, la confianza en uno mismo son premisas fundamentales para su desarrollo.

Haga más caso a sus corazonadas. Y si falla, sitúese en un paso anterior. Observe, observe, observe. Con confianza».

2 comentarios:

Eugenio de Andrés dijo...

Me parece un enfoque muy interesante. Hoy en día se desprecia todo lo que no entendemos, y nuestra parte emocional, algo primitivo y poderoso es una de ellas.
Nosotros en tatum ponemos el simil de que el hombre es como un jinete subido a un elefante, donde el jinete es la parte racional y el elefante la parte emocional.
Es conjunción es la grandeza del ser humano y el tratar de no correr detrás de nuestro elefante, nuestro reto

FAH dijo...

Gracias por participar, Eugenio.

Efectivamente, como dices, "lo que no entendemos se desprecia". Grave error y una ventaja competitiva también para quienes sepan leer entre líneas, captar lo intangible, valorar no explícito y ver más allá de lo que hay de lo que tenemos delante. En gran medida, la visión de futuro (tan importante) es la sensibilidad para ver lo que no se ve... aunque a menudo el visionario es un incomprendido.

Publicar un comentario en la entrada