«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

jueves, 8 de enero de 2009

Hakuna Matata

El último post publicado por Begoña en su bitácora personal «Coaching político» lleva por título «El pasado puede doler», en referencia a una escena de la película El rey león en la que el sabio Rafiki le dice a Simba: «Sí, el pasado puede doler, pero tal como yo lo veo, puedes huir de él o aprender».

Hace tiempo publiqué en una revista de management un resumen de la película extrayendo algunas lecciones de aplicación al mundo empresarial. Lo dejo ahora aquí.

Título original: El rey león.
Director: Roger Allers, Robert Minkoff.
Intérpretes: Simba, Mufasa, Scar, Nala, Sarabi, Timon, Pumbaa, Nala, Rafiki, Zazu.
Año: 1994.
Oscars: Mejor Banda Sonora Original (Hans Zimmer), Mejor Canción (Elton John-música y Tim Rice–letra por «Can you feel the love tonight?»).
Minutos: 88 aprox.
Temas: Coaching, Envidia, Experiencia, Inseguridad, Intenciones (Malas), Pasado, Venganza.

Simba, es un cachorro de león hijo del rey Mufasa y la reina Sarabi. Su tío Scar –nombre inspirado en la película «Scarface» (1983), de Brian de Palma–, que ambiciona para sí el trono de la selva, no le ve con buenos ojos. Joven e ingenuo, Simba no es consciente de las trampas de su tío para deshacerse de él. Cuando muere Mufasa –en un intento por salvar a su cachorro–, Simba es acusado por su tío de la muerte de su padre, motivo por el cual se siente culpable, renuncia al trono y huye. Pasados los años, sin embargo, descubre que todo ha sido una maniobra de Scar y vuelve al reino con la intención de recuperar la corona.

Tras «La Bella y La Bestia» (1991) y «Alladin» (1992), el estudio Disney llevó a pantalla esta producción. «El Rey León» fue la primera película de Disney no basada en una historia real o novela. Cierta polémica surgió en torno a este metraje entre los estudios de Disney y los japoneses de Osamu Tezuka, que años atrás habían creado un cómic –Janguru Taitei (Kimba, el León Blanco) – con el mismo el argumento.

Elton Jonh escribió cinco canciones para la película, una de la cuales, «Can You Feel the Love Tonight», recibió el Oscar a la Mejor Canción Original. Además, la banda sonora, obra de Hans Zimmer, resultó también premiada. En 1994, año de estreno de la película, «El Rey León» se sitúo rápidamente en la cinta más taquillera del año, recaudando sólo en el mercado norteamericano 312 millones de dólares.

Cuatro años de trabajo, más de 600 dibujantes, artistas y técnicos, 1 millón de dibujos, 1.190 escenas individuales pintadas a mano y 1.155 fondos son sólo algunos de los datos de esta producción. En las primeras fases de preproducción, para que los dibujos de animales –aparecen más de veinte especies animales, sin contar insectos– y entorno tuvieran mayor realismo, el equipo de animación se desplazó a África durante quince días.

Con las películas de Disney no sólo es fácil pasar un rato divertido sino también aprender lecciones interesantes. Señalamos algunas de ellas:

1. Las intenciones de determinadas personas tienen poco que ver con lo que puede parecer a primera vista. Piensan una cosa, dicen otra y actúan de manera completamente diferente. Ése es el malintencionado Scar (minutos 4–22 y 23–38).

2. Cuando personas con mayor experiencia recomiendan algo, no es por capricho, sino que suele tener su razón de ser. Quien más ha vivido tiene una visión más amplia de la realidad y permite contemplar las cosas con más perspectiva y sin el apasionamiento propio de aquel a quien le faltan horas de vuelo. No escuchar es poco prudente, pero desoír opiniones más maduras lo es aún mucho más. Esto es lo que le ocurre a Simba quien hace caso omiso de las advertencias de su padre.

3. El hombre –todos– es una realidad frágil y vulnerable. Debajo del traje de directivo, se encuentra un ser humano, que como todos, tiene sus inseguridades:

Sólo quería ser valiente como tú, le dice Simba a su padre.
Yo soy valiente cuando tengo que serlo. Ser valiente no significa buscarse problemas, le contesta Mufasa.
Pero tú no tienes miedo a nada.
Hoy lo he tenido, creía que te perdía.
Hasta los reyes tienen miedo ¿eh?, bromea Simba.

4. Algunos con tal de conseguir la poltrona que tanto anhelan, son capaces de cualquier maniobra. Lo peor es que una vez que se alzan con ella y se deja el mando en sus manos, el poder les ciega. Con la llegada de Scar al trono se inicia la decadencia del reino animal.

5. Además, suelen ser tipos que hacen de la dialéctica su mejor arma y prometen el oro y el moro a todos los que le apoyen. Luego, poco después, queda en evidencia que trabajan única y exclusivamente en su propio beneficio; para el resto, las migajas.

6. No nos gusta tener o ser más, sino tener o ser más que los demás. La envidia en las organizaciones –y fuera de ellas– está a la orden del día; y es que hay una cosa que no se perdona: el éxito de los demás. Scar, el hermano de Mufasa, es un ejemplo ilustrativo de lo que se quiere decir. La proclamación de Simba como nuevo rey, le carcome internamente.

7. «A cada cerdo le llega su San Martín», dice el refrán. Así como uno se comporta con los demás, los demás acaban comportándose con uno. La actitud intolerante de Scar con sus súbditos acaba volviéndose en su contra.

8. Un buen coach a tiempo que nos aclare las ideas –el sabio Rafiki lo es con Simba– es la mejor terapia para seguir avanzando y tener mayor seguridad en nosotros mismos. Todos los necesitamos, incluso aquellos que se creen muy seguros de sí mismos.

9. Aunque a uno le hayan hecho múltiples faenas, no se puede caer en la bajeza de pagar con la misma moneda a los demás. No es fácil, pero la venganza ni es sana ni sirve para casi nada. Muchas veces, aunque sólo sea por una cuestión vital, lo mejor es dejar el rencor aparcado y olvidar (minutos 67–80).

10. A lo largo de la existencia todo el mundo ha cosechado algún capítulo desafortunado. Sin embargo, hay que reconciliarse con el pasado; uno no puede pasarse la vida martirizado por lo que hizo y no debería haber llevado a cabo, o por lo que no hizo y debería haber hecho. Hay que perdonarse y superar el ayer. Todos cometemos faltas. En nuestras manos está el venirse abajo o aprender de lo que hemos hecho mal y seguir creciendo como personas:

¿Podemos ayudarte en algo?, pregunta Pumbaa a Simba.
No, a menos que podáis cambiar el pasado.
Siempre hay que dejar el pasado atrás, afirma Timon. A veces ocurren cosas malas y no puedes evitarlo ¿Verdad?Verdad, contesta Simba.
Falso. Siempre que el mundo te dé la espalda, dale la espalda al mundo.
No fue eso lo que me enseñaron.
Puede ser que necesites nuevas lecciones. Repite conmigo: Hakuna matata, o sea, no te angusties. Ningún problema debe hacerte sufrir (minutos 40–46)

Más adelante es Rafiki es el que le hace ver a Simba que no merece la pena vivir atormentado por tiempos pretéritos:

Sé lo que tengo que hacer. Si regreso tendré que enfrentarme al pasado y llevo tanto huyendo de él, dice Simba.
No importa –contesta Rafiki– es el pasado. Sí, el pasado puede doler, pero tal como yo lo veo, puedes huir de él o aprender (minutos 65-67).

11. Cada uno debe ser grande a su manera. Lo hemos dicho aquí muchas veces. Nada es mejor que nada. Lo importante es encontrar el hueco que cada uno de nosotros tenemos reservado en esta vida (minutos 55-64):

Mira en tu interior. Eres más de lo que eres. Ahora debes ocupar tu lugar en el ciclo de la vida.

Para despedirme dejo dos videos. El primero es una escena de la película. El segundo la interpretación de Elton John del fantástico «Can you feel the love tonight» de la película.



7 comentarios:

Begoña Coach Politico dijo...

GENIAL...Francisco...maravilloso resumen.

Como siempre comparto contigo, leerte es un aprendizaje para mi.

Hakuna Matata......

FAH dijo...

Muchas gracias, Begoña. Yo también aprendo mucho de ti. Hakuna Matata... en otros post más adelante hablaré de otras películas fantásticas como "La bella y la bestia" o "Aladino".

salu2.

matemate dijo...

Muchas gracias Francisco por compartir artículos, puntos de vista, aprendizaje y, sobre todo, tu calidad humana!

Saludos, Roberto Matosas

FAH dijo...

gracias a ti Roberto por seguirme con asiduidad desde el otro lado del Atlántico.

Yo también aprendo de todos vosotros con los comentarios. Me hace matizar mis puntos de vistas, cuestinarme ciertas cosas que no había tenido en cuenta, etc, etc... y es que como decía Chaplin, "la vida da tiempo nada más que para ser amateur".

salu2.

Yoriento dijo...

"Aunque a uno le hayan hecho múltiples faenas, no se puede caer en la bajeza de pagar con la misma moneda a los demás."

Me parece importante¡

Y muchas gracias por los vídeos. Los guardo en la Yorientoteca ;-)

Anónimo dijo...

Gracias Francisco por traer reflexiones a mi cabeza mientras sonrie mi boca.
10...." hay que reconciliarse con el pasado". Reconciliarse con uno mismo. Fundamental.
Saludos, M.

FAH dijo...

@Yoriento. Muchas gracias por tus palabras y por forma parte de la Yorienteca. Efectivamente, la venganza es muy dañina para el que la siente y también para que la padece.

@Anónimo. Me alegra esa combinación que es fantástica: reflexión y sonrisa. Y la reconciliación con uno mismo es fundamental.

Salu2.

Publicar un comentario en la entrada