«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

viernes, 23 de enero de 2009

Mario Conde

Ayer mismo la prensa recogía una intervención de Mario Conde en la prisión de Sevilla donde acudió a dar una charla a los reclusos.

Dedico un post a Mario Conde (1948) por varios motivos. Primero porque dijo algunas cosas interesantes. Una de ellas la siguiente: «A veces cuesta más trabajo vivir fuera de la prisión que dentro, porque la sociedad es muy cínica». Plenamente de acuerdo. De cinismo andamos sobrados y aquí hemos hablado largo y tendido acerca de esta cuestión (ver posts: «Apariencias vs. realidades: off the record», 05/02/08; «La cultura del envase», 06/08/08; «Sentirse un perdedor», 07/10/08; «Otra de apariencias vs. realidades», 28/12/08).

Vivimos en una sociedad tremendamente hipócrita y falsa; de gran incoherencia entre los mensajes lanzados y las prácticas realizadas; entre lo que se dice por delante y lo que se comenta a las espaldas; entre lo que hacemos cuando no nos ven los demás y lo que hacemos cuando nos ven.

El segundo motivo por el que escribo de Mario Conde es porque hace unos días estuve con una persona que sigue la trayectoria del ex banquero desde sus comienzos hasta llegar a la Presidencia de Banesto y su posterior ingreso en la prisión de Alcalá Meco. Meses atrás, Mario Conde fue entrevistado en un programa de televisión en una de las pocas apariciones en los medios de comunicación. Esta persona siguió aquella entrevista, porque como experta en comunicación no verbal, quería apreciar si se había producido algún cambio en los gestos, mirada, movimiento de manos, etc. que diese algunas pistas como ser humana.

Cuando nos vimos le pregunté su percepción sobre aquella entrevista. Esto me contesto: «Me parece que dentro del mundo de la empresa ha sido un hombre brillante al que la avaricia de poder le traicionó. En aquella entrevista vi a un hombre renovado y transformado que se ha dado cuenta que conocerse así mismo y desarrollarse personalmente es el foco en el que hay que centrarse, tanto él como cualquier persona en el poder. A fecha de hoy es mucho más cercano a la gente y a los mundos en los que tenemos que penetrar ahora. Si tuviéramos que elegir un modelo de lo que significa una crisis y el cambio que hay que dar sería la imagen de Mario Conde. En la comunicación no verbal hay un cambio radical en su persona. Cuando era Presidente de Banesto, su gesto era más altivo que ahora, sin embargo es importante señalar que no es la mirada de un hombre derrotado sino de un hombre que ha aprendido una lección, sobre lo que es esencial en la vida y lo que no. Ahora da la sensación que habla desde el corazón. El mío al menos lo tocó».

En alguna ocasión he dicho –el otro día en el artículo «Raúl, un ejemplo para directivos» también lo recordaba– que los inteligentes no son los que cometen o no errores –todos fallamos– sino los que saben aprender de ellos. Estoy seguro que Mario Conde ha aprendido mucho de su paso por prisión. Y es que muchas veces lo mejor que le puede pasar a uno es aquello que jamás hubiese deseado que le ocurriese. Generalmente, todos los cambios vienen por convulsión. Hasta que todo no tiembla alrededor, el ser humano parece incapaz de cambiar. Triste, pero habitualmente, una realidad.

Dejo el blog de Mario Conde: http://www.marioconde.com/.

5 comentarios:

Senior Manager dijo...

No es que Mario Conde sea un héroe para mí, y creo que viéndolo bien, está muy lejos de ser un modelo para la sociedad, pero debo aceptar que tienes mucha razón en lo que expones, sobre todo porque la verdad siempre aparece cuando la situación es comprometida, y me parece que Mario dijo muchas verdades en su entrevista..., verdades de las que todos estamos conscientes, pero que obviamos como si no nos pudiesen afectar jamás. Lo cierto es que vivimos en ese mundo malvado que él señala y por lo general no hacemos nada por cambiarlo.
SM

FAH dijo...

Gracias, SM. Estoy contigo en que no es ningún héroe (los hechos son los que son y está juzgado), aunque creo que de personas como él y de otros (Madoff, etc) y de los momentos actuales (de excesos), deberíamos aprender todos para evitar caer en ellos.

salu2.

Anónimo dijo...

¿¿"al que la avaricia de poder le traicionó?????????".¿¿¿¿¿"que Mario Conde ha aprendido mucho de su paso por prisión.????"

vamos por partes:
1. La avaricia no nos traiciona, nosotros traicionamos por avaricia. Suena victimista, y espumoso, y no me lo creo. El poder es jugoso y dulce, y las personas que lo tienen entre manos deben gestionar los sentimientos que les genera.
2. Una persona como Mario Conde (en la Universidad de Deusto, nos hablaban a las siguientes generaciones de estudiantes de Derecho, las excelencias, hábitos, conductas, gestos, formas de vestir,éxitos, y demás, del sr. Conde...) de su talla y dimensión, debiera haber empezado a aprender ANTES de pasar por prisión.¿Cuándo dejó de hacerlo?
Ahora no es mejor hombre que antes, es otro hombre.
Saludos,M.

FAH dijo...

@Anónimo. No lo sé... yo creo que situaciones límite nos llevan también al límite de nuestras contradicciones y entonces se está en buen momento para el cambio.

No he seguido la evolución de Mario Conde ni siquiera últimamente, pero yo creo que seguro que alguna enseñanza humana ha sacado.

gracias por pasarte y participar.

Rafael del Barco Carreras dijo...

12-05-09 JUICIO EN BARCELONA POR EXTORSIÓN Y DENUNCIAS FALSAS.

ACUSADOS, RAFAEL JIMÉNEZ DE PARGA, ALFREDO SÁENZ ABAD, Y OTROS.

EL BANESTO DE MARIO CONDE, INTERVENIDO POR EL BANCO DE ESPAÑA.



Rafael del Barco Carreras



Un repaso al desastroso BANESTO de 1994. La sexta jornada del juicio para dilucidar quien y cómo se originó una querella, ampliada y ratificada cuatro veces, con las falsedades que convertidas en indicios criminales condujeron al juez Luis Pascual Estevill a dictar tres autos de prisión, y retirarlos tras cobrar 50 millones de pesetas, con la presunta complicidad del abogado externo del banco, Rafael Jiménez de Parga, multiplica las falsedades y mentiras de todo el proceso, entrecortadas por el “no recuerdo”.

Primer testigo, el sicoterapeuta del administrador de Harry Walker, González Mestre, que tras pasar tres días en la cárcel y la posterior “suspensión de pagos” de su grupo cayó en profunda depresión, y pedía 300.000 euros de indemnización. Por suerte corta declaración seguida de la desgraciada testificación de seis cargos de aquel Banesto. Jubilados, prejubilados o despedidos. Casi, o todos, letrados del Banco. Por el momento me ahorraré nombres por si se me escapan descalificaciones que los seis se merecen. Lo único claro a un oyente imparcial, inexistente, era que Alfredo Sáenz Abad, presidente del banco y actual segundo de Emilio Botín, ni intervenía ni sabía que se cocinaba en una Mesa Calificadora Central, que tampoco calificó nada. Si nombres y cargos se pasaban responsabilidades cargando a ausentes, por las cartas cruzadas entre sucursal y central respecto al grupo Harry Walker, para Banesto Grupo Olabarría, en Madrid pedían datos que nunca llegaron. Situación justificada en un bucle de preguntas e ininteligibles respuestas que el Presidente de la Sala interrumpió por reiterativas.

Una anécdota, el pago de una factura al Bufete Jiménez de Parga por 3.500.000 de pesetas por unas investigaciones (sin precisar) de una agencia llamada INVESTIGATION BOUREAU, propiedad de los Jiménez de Parga. Otra, la presencia en el asunto, también sin precisar, del difunto Ramón Guardans, prohombre barcelonés nieto del gran CAMBÓ, presidente del Comité Regional de BANESTO, que acabaría mal por cuestiones crediticias con su propio banco.

Todos colapsados en su labor en el banco, la cifra de morosos pasaba de los 300.000 millones antes declarados a 700.000 con un 30% en Barcelona. Oyendo a aquellos ex cargos, pidiendo a gritos un psiquiatra o psicólogo para centrar su personalidad y circunstancias en aquel BANESTO, se entiende el porqué de sus escasos recuerdos y olvidos, y la propia intervención del Banco de Mario Conde por el Banco de España. Si uno ratificó una de las querellas, pasando de anterior acusado a testigo, otro se acogió en 1998 a una excelente jubilación anticipada compensando un crédito de 8 millones y otras prebendas, con en la actualidad un bufete propio que trabaja con Banesto y dice otras instituciones financieras. Se repetía también el caso de otro testigo en otra jornada, despedido a la brava. Y cuidado, aquella gran pelota morosa y totalmente incobrable, rodaba de mucho antes de Conde. Se renovaban créditos desde tiempos inmemoriales, y por lo deducido en cada “nuevo crédito” se estampaba en la carpeta “Grupo Olabarría”. Uno de los declarantes aseguraba que un director de la OP Barcelona siempre confirmaba los expedientes con un “tranquilos, esto es del Grupo Olabarría” a pesar de en repetidas veces haber oído a Pedro Olabarría que él jamás avalaría porque no se sentía obligado ante aquellas renovaciones. Pero, como si de una premisa se tratara, nadie mencionó a Javier de la Rosa y Banca Garriga Nogués, procedencia del enredo.

Si el primer banco nacional era un basurero, y a tenor de banqueros y ex bancarios, comparando con bancos y cajas actuales, donde se dan por supuestos los valores morales de los reales beneficiarios de los créditos, los gestores de los grupos, se conceden grandes cifras sin aval, y se renuevan y amplían créditos, se entiende un poco más la ACTUAL PROFUNDA CRISIS. Y si aquel Banesto repartía dividendos en pura quiebra, los actuales igual, y las cajas declarando beneficios.

Una jornada, más que aburrida, decepcionante o preocupante por el mensaje trasmitido, y por la poca moral que clientes y bancarios ponían de manifiesto. Ver www.lagrancorrupcion.blogspot.com

Publicar un comentario en la entrada