«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

jueves, 12 de febrero de 2009

Claves para emprender con éxito

Las posibilidades de obtener grandes beneficios junto a la satisfacción de llevar a cabo algo por cuenta propia, son los factores que, en la mayoría de las ocasiones, empujan a muchas personas a alguna aventura empresarial. Las cifras, sin embargo, asustan: de cada diez empresas que se crean, cinco no llegan al cuarto año de vida, y ocho han desaparecido antes del séptimo año.

¿Qué factores determinan el éxito empresarial?

1. Idea: tener una buena idea es recomendable, aunque no imprescindible y, en todo caso, insuficiente. No se trata tanto de hacer grandes descubrimientos como de identificar una «ventaja competitiva», esto es, «que tengo yo que la competencia no tiene»; y ésta puede consistir, entre otras, en la capacidad de reducir costes, en la localización estratégica de un local, o en el segmento de mercado al que uno se dirige.

2. Gestión: una cosa es tener una buena idea y, otra diferente, tener un buen negocio. Una buena idea se transforma en un buen negocio cuando se gana dinero; y lo que hace que la primera se convierta en lo segundo, es la gestión. Lo complicado no es montar una empresa –esto lo puede hacer cualquiera– sino gestionarla eficazmente.

3. Equipo: «Destruid mis fábricas, mis instalaciones y mis archivos. Pero dejadme mis cuadros directivos y me repondré en dos años» (R. Arana). Si el éxito de una empresa está en su gestión, la clave está en rodearse de buenos –los ¡mejores!– profesionales (ver post «El riesgo de no rodearse de los mejores», 22/01/09). Las personas son los principales impulsores (destructores) de las organizaciones. Todo lo bueno (malo) que llegue a ser una empresa depende, por encima de sus productos, tecnología o cualquier otro factor, de su equipo de gente.

4. Capacidad de trabajo: el emprendedor vive para su negocio: 24 horas al día, 7 días a la semana, 52 semanas al año. Siempre con la empresa a cuestas. Los negocios reclaman lo mejor del individuo. Además, en los comienzos, el control de los costes es primordial, por lo que hay que estar dispuesto a hacer de todo con tal de ahorrar unos euros; uno no se puede dar grandes alegrías; lo mínimo para rendir lo máximo.

5. Paciencia: no se quita el candado, se abre la puerta el primer día y los clientes están fuera esperando como locos para entrar. Más bien sucede lo contrario. El primer día no entra nadie; el segundo algún despistado; y así poco a poco hasta que uno va haciéndose un nombre y empieza a ser conocido. Este proceso puede llevar meses o incluso años, por lo que armarse de paciencia es imprescindible hasta que se recogen los ansiados beneficios con los que se sueña. Nada importante se logra de manera inmediata.

6. Visión de futuro: es necesario que el emprendedor sea un adelantado a su época y vaya por delante del mercado; de otro modo, el fracaso está casi asegurado. El verdadero emprendedor vive en el futuro, sin desatender el presente. Tiene su mirada puesta en el mañana: nuevos productos, nuevos mercados, nuevas alianzas… que permitan diversificar y adaptarse a los nuevos tiempos.

7. Capacidad comercial: contar con un producto atractivo es importante, pero mucho más lo es aún, ser capaz de captar clientes; dicho de otro modo, «una cosa es conquistar un continente, y otra, poblarlo y desarrollarlo» (B. Herrero). Sin capacidad comercial las probabilidades de éxito son reducidas. Cualquier empresa, con independencia del sector al que se dedique, vive de vender: electrodomésticos, pizzas o proyectos de consultoría.

8. Planificación: el empresario no puede moverse por impulsos. La planificación estratégica -qué hacer (objetivos), cómo (medios), cuándo (plazos), y con quién (personas)– es una de las patas claves del éxito empresarial. Sin planificación, se pierde tiempo y se hace perderlo a los demás.

9. Ilusión: la pasión por dejar huella es algo inherente al empresario. El emprendedor vibra con su empresa. Sin esa especie de «alucinamiento» empresarial no es posible alcanzar cotas elevadas. Además, es importante que esa actitud se mantenga en el tiempo, ya que si la empresa se convierte en rutina, los días están contados. Como dice Amancio Ortega: «No vale la pena ser empresario sólo para ser rico».

10. Gestión de tensión: un empresario está continuamente gestionando inconvenientes, incertidumbres, limitaciones... Se necesita una gran tolerancia a la adversidad y ambigüedad que no todo el mundo tiene ni está dispuesto a aguantar. En cierto modo un empresario como un equilibrista que siempre intenta mantener el equilibrio (ver post «El hijo de la novia», 10/10/07).

5 comentarios:

Senior Manager dijo...

Sabes que en mis asesorías a emprendedores he visto muchos casos en los cuales los potenciales emprendedores poseen todas estas características menos la ilusión...

Tanto he visto su falta que casi sugeriría ponerla de primera en la lista...

Solo cuando uno siente pasión por lo que hace puede demostrar esa fuerza, esa inspiración que hace que todo salga bien porque uno deja de actuar sólo con la cabeza y empieza a dejar actuar al alma.
SM

Fernando López Fernández dijo...

Estaba releyendo el post y al leerlo de arriba abajo y viceversa me preguntaba cual de todas las claves que apuntabas eran las mas necesarias, ¿qué pasa si no se tiene alguna? o si no es lo suficientemente intensa. He intentado ponerlas en orden (ejercicio absurdo por otra parte),y quizá coincida con Senior Manager en que la ilusión sea lo más importante, junto con la de la gestión de la tensión (emociones) Generalmente al final las empresas, los imperios, los matrimonios... no mueren mucha veces por falta de recursos, demanda,planificación, equipos... sino por la desilusión (cansancio) de quien los gestiona.

Saludos

FAH dijo...

@Senior Manager. Sin ilusión es imposible que cualquier proyecto salga adelante. Y tal vez así sea, haya que ponerla la primera en la lista. salu2.

@Fernando López Fernández. Has apuntado una gran verdad, muchas veces los proyectos no salen adelante, no por carencia de medios, sino de voluntades. salu2.

pilar mandl dijo...

"Desear tener voluntad no bastaba. Era necesario hacer lo que precisamente no podía realizar sin voluntad: quererlo"
M. Proust

¡Muchas gracias por los buenos consejos!

FAH dijo...

@pilar mandl. Otra frase: "Si tu corazón no está en el proyecto, abandónalo" (Goethe). gracias.

Publicar un comentario en la entrada