«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

lunes, 23 de febrero de 2009

El dolor enseña

Cada día lo tengo más claro: el dolor enseña, forma y nos hace más humanos. El dolor bien digerido nos ayuda a relativizar y a dar importancia a lo que realmente lo tiene (pocas cosas, apuntaríamos). Pascal decía que «la desgracia descubre al alma luces que la prosperidad no llega a percibir». Parece que las crisis actúan a modo de «despertador vital»; algo así como lo que decía C. S. Lewis: «El dolor es el megáfono que utiliza Dios para despertar a un mundo de sordos».

En la mayor parte de las ocasiones el hombre cambia sólo cuando todo tiembla alrededor. Así de triste, pero realidad. En cierta ocasión me decía Enrique Rojas del que hablamos ayer: «Parece una paradoja pero la frustración y el sufrimiento son necesarios para la modulación de la personalidad. Es la piedra de toque de la madurez. En el triunfo uno se emborracha de sí mismo. Es necesaria la frustración para entender qué significa el arte de vivir».

En el libro «Desde la adversidad», su autor, Santiago Álvarez de Mon, se acerca a la experiencia de distintas personalidades como el tenor José Carreras, el ciclista Neil Amstrong, el actor Christopher Reeve, el escritor checo, Vaclav Havel; el fundador de Intel, Andrew Grove; el superviviente de la cordillera de Los Andes, Gustavo Zerbino; o el consejero delegado de Sanitas, John de Zulueta, entre otros, en su relación con las circunstancias adversas (todas muy complicadas) a las que tuvieron que hacer frente y cómo las manejaron con éxito. Para este experto «la adversidad nos saca del tedio, del confort y de la rutina, nos espabila con sus preguntas y exigencias, y nos urge a responder con celeridad y firmeza. También nos protege de la vanidad y la autocomplacencia, impidiendo que nos deslicemos por la fina resbaladiza pendiente del aburguesamiento».

La vida a menudo nos manda señales que nos dan indicaciones por dónde debemos caminar pero no les prestamos atención y posteriormente se presentan de manera más cruda para despertarnos de verdad.

9 comentarios:

GDS dijo...

Para mí muy acertado en lo expuesto.

Agrego:
El dolor realmente es necesario, para darnos cuenta de muchas cosas, cuando no LO sentimos perdemos la sensibilidad que como dice al principio nos enseña, forma y nos hace mas humanos.

El dolor materializa sensaciones que afloran solo en esos momentos vulnerables.
Saludos

Fernando López Fernández dijo...

Buen Post Francisco

En cualquier faceta de nuestras vidas el dolor hace su aparición para recordarnos nuestra vulnerabilidad y mostrarnos que la vida siempre ofrece dos caras. Es , como apuntas, un tratamiento contra la vanidad y el acomodamiento.

GDS - Me ha gustado la frase de que el dolor materializa sensaciones.

Saludos

Fernando dijo...

Gran Post, Francisco, enhorabuena.

Estoy muy de acuerdo con lo que apuntas. Una de las personas a las que hacía alusión Álvarez de Mon, Gustavo Zerbino, fue, como bien apuntas, superviviente de la catastrofe aérea de los Andes.

La película que habla de dicha experiencia tan traumática, "Viven", nos muestra dos casos reales de dos de los supervivientes de la tragedia. Uno de ellos es el de Marcelo Pérez, capitán del equipo de Rubgy, el cual asume el liderazgo mientras esperan el rescate. Cuando por radio captan una señal por la que se enteran que han dejado de buscarles, se viene abajo y es incapaz de afrontar la nueva situación. Toda esa personalidad tan fuerte que había mostrado en los primeros compases, se desmorona como un castillo de naipes.

El segundo caso tiene como protagonistas a un médico que jugaba en el equipo y a otro jugador que perdió a su madre y hermana en el accidente. Hablo de Roberto Canessa y Fernando Parrado. Ambos asumieron el liderazgo que dejó vacante Marcelo. Sacando fuerzas de donde posiblemente no las tenían, fueron los que cruzaron los Andes para lograr el rescate del resto y los que presumiblemente tomaron la polémica decisión de alimentarse con los cadáveres de sus compañeros de vuelo.

La conclusión que yo saco de aquella tragedia es que el dolor es importante para crecer, pero que no todo el mundo está preparado para asumirlo. En las dificultades es cuando se ve de verdad a las personas. En esta vida lo importante no es caer, sino saber levantarse.

Saludos

MDQ dijo...

CICI (periodo), vamos que Crisis, Innovación, Crisis, Innovación...A ver con que innovación nos sorprende esta crisis. Si las ciris agudizan el ingenio, es de esperar que tras el tamaño que está cogiendo esta, va a nacer algo muy gordo.

FAH dijo...

@GDS. Gracias. Me ha gustado, como dice Fernando, eso de "el dolor materializa snesaciones que afloran sólo en esos momentos vulnerables".

@Fernando López Fernández. Totalmente de acuerdo. La vida es dual en todo: el amanecer sólo llega pasada la noche; el reconocimiento tras el sufrimiento; etc.

@Fernando. Tuve la oportunidad de estar, conocer y entrevistar a Gustavo Zerbino. La entrevista la titulé: "La adversidad como oportunidad". Te la hago llegar por mail. Gracias.

@MDQ. Así lo pienso. Donde existe dolor existen incentivos para buscar soluciones cuanto antes. Las crisis bien gestionadas nos permite salir fortalecidos de ellas. gracias.

Begoña Coach Politico dijo...

Fantastico post Francisco, de hecho en varias ocasiones lo he referenciado en mi blog.

Existe una frase de de Henry Miller que me gusta mucho: Aquello que nos parece detestable, doloroso o dañino es una fuente de belleza, dicha y fuerza si lo encaramos con la mente abierta. Cada momento es oro para quien tiene la capacidad de reconocerlo.

Compartir que hace dos años tuve la oportunidad de conocer a Gustavo Cervino y posteriormente coincidi con él en dos conferencias en Alicante y Palma de Mallorca si no es mucho perdir, me encantaria leer tu entrevista "La adversidad como oportunidad"...

Gracias y felicidades de nuevo FAH

FAH dijo...

@Begoña. Muy buena la frase de Henry Miller. Gracias por compartirla. Sí te mando la entrevista, me envías tu mail para hacértelo llegar? te dejo el mío: francisco_alcaide@yahoo.es. salu2.

Pedja dijo...

Paco, no puedo estar más de acuerdo. Gran post, el dolor nos humaniza, nos iguala y nos coloca en nuestro lugar en el mundo. El dolor enseña, estamos hechos para la épica, para superarnos ante las adversidades. Enhorabuena Paco, escribs muy bien. La entrevista a Gustavo Zervino la disfruté en su día como muchas otras, como la del último superviviente de las torres gemelas y otras muchas, un abrazo.

FAH dijo...

@pedja. gracias como siempre. Algún día colgaré aquí la entrevista con William Rodríguez, último superviviente del 11-S. Un abrazo.

Publicar un comentario en la entrada