«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

lunes, 16 de febrero de 2009

¿Es el hombre un lobo para el hombre?

Hace unos días Alfons Cornella, Presidente de Infonomía me decía: «Hay personas que dicen que estamos en la prehistoria, porque la historia empezará cuando los grandes conflictos de la humanidad estén resueltos. Tenemos muchas guerras, hambre, pobreza... Por tanto, la historia no ha comenzado; lo hará cuando saquemos partido de nuestras capacidades intelectuales para progresar. La historia es el progreso humano».

Traigo a este post estas palabras porque el tema central de todos los medios de comunicación en los últimos días es el asesinato de la sevillana de 17 años, María del Castillo. Su ex novio y otros chicos de edades parecidas se han confesado asesinos o cómplices de la chica. Gente normal y corriente que en situaciones límites –que es cuando sale lo mejor y lo peor del ser humano– son capaces de comportamientos como el que comentamos.

Antonio Damasio, Neurobiólogo y Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica, afirmaba en una entrevista hace algún tiempo: «En nuestro cerebro hay una muy buena naturaleza y una tendencia hacia lo malo. Somos capaces de comportamientos amables y muy humanos, pero también de otros violentos y antisociales. La violencia existe en todos nosotros. Todo depende del entorno y la educación: el potencial de hacer el bien o el mal está en cualquier ser humano y en función de las condiciones del entorno puede aflorar el bien o el mal. Es responsabilidad de la sociedad esforzarse al máximo para que una faceta (la buena) supere a la otra (la mala)».

En bastantes ocasiones he preguntado a muchas personas esta misma pregunta: «¿El hombre es bueno por naturaleza (Rousseau) o el hombre es un lobo para el hombre (Hobbes)?». En la mayoría de las ocasiones, la respuesta es ambigua. Somos las dos cosas y que salga una u otra tendencia depende de lo que se alimente. Desde mi punto de vista la educación juega un papel determinante. Es la piedra de toque que inclina la balanza en un sentido u otro.

En cierta ocasión, el profesor del IESE, Santiago Álvarez de Mon, me decía: «Somos paradójicos. No he visto ser más cruel y más solidario. Analizas el siglo XX y asusta. Los dos ismos, comunismo y fascismo, fueron realmente siniestros. Pero igualmente hay testimonios acogedores. El mismo club humano acoge a Hitler y Teresa de Calculta, a Ghandi y a Stalin. Echo la mirada a mi interior y veo sombras, pero miro de nuevo y veo luces. Tengo que hacer las paces con esa naturaleza humana, conocerme, aceptarme y recorrer todos los rincones de nuestro ser, incluso los más oscuros, porque pegados a ellos está también la luz. Todo día normal te ofrece escenas entrañables y otras miserables y ruines. Nuestra naturaleza es dual. Llevamos cosido dentro un ángel y un cerdo. A veces nos comportamos de manera violenta y otras como seres sublimes. Esto nos lleva a la Educación. ¿Qué es lo que hace que emane y se manifieste la parte más espiritual y noble de una persona? Una educación tejida de valores que merezcan la pena. ¿Qué es lo que permite que salga la parte más animal? ¿Dónde libran los totalitarismos sus batallas? En las aulas, donde te adocenan, empobrecen y adoctrinan».

No tengo claro si el hombre, como ser humano, evoluciona, retrocede o sigue igual que hace miles de años. Que científicamente, tecnológicamente y socialmente evolucionamos no cabe duda; desde el punto de vista individual del ser humano, sin embargo, no sé la respuesta con certeza. También se me escapa si en términos de coste–beneficio (los adelantos menos los peligros de los adelantos) es positivo, cero o negativo. Ahí queda el debate.

15 comentarios:

Senior Manager dijo...

El hombre no es ni bueno ni malo, sino simplemente hombre.

Por cierto, no estoy de acuerdo con que el asesino era alguien normal, pues con sólo ver un poquito dentro de su seno familiar ya se vislumbra la falta de familia, de valores y de principios del perpetrador... Creo, eso si, que la familia al desintregrarse como está sucediendo en todas partes dejará resultados como este o peores.
SM

Begoña Coach Politico dijo...

Desde mi más humilde opinión, pienso que todos tenemos TODO.

Tenemos la capacidad de querer, poder y saber, y cuando uno de estos tres pilares fallan, es cuando es necesario buscar (si uno es consciente) alternativas para cubrir esa carencia.

Todo punto tiene su opuesto, y comparto contigo FAH, que el entorno, la educación influyen, también es cierto que exiten personas que justamente sin tener los condicionantes apropiados, sorprenden ante su capacidad de cambio.

Soy una convencida de que cada uno marcamos nuestro camino, y que ante un entorno complejo la capacidad de decisión es el valor que nos marca la diferencia.

Buena reflexión para seguir apostando...

FAH dijo...

@Senior Manager. Gracias. Sí, quería decir que al menos la opinión de mucha gente era que era un chico "normal" (como sucede en otras muchas ocasiones) y que en ciertas ocasiones puede salir la parte menos agradable de nosotros. Hoy se ha publicado la noticia de que un empresario de la construcción ante la delicada situación de su empresa había empezado a atracar sucursales de banco. Una señora en un programa de TV decía: "Habría que ver qué hubiésemos hecho en la misma situación".

@Begoña. Probablemente la libertad individual siempre está presente aunque, desde mi punto de vista, a veces el pasado (educación, entorno...) pesa demasiado y si a uno no le facilitan salir de ciertos círculos es complicado el crecimiento personal. Dicho esto, creo que, como decía Álex Rovira: "Al ser humano si le pones buena tierra y buen agua crece". Una película interesante es: "Los chicos del coro". salu2.

Fernando dijo...

Francisco, de nuevo gran post. Enhorabuena. Debate complicado, sin duda. Traigo a colación la cita de Ortega y Gasset "Yo soy yo y mi circunstancia". Creo que, como se ha apuntado, todos somos víctimas de nuestra circunstancia, la cual configura nuestro esquema de valores y nos predispone para actuar de una forma u otra. Lo que pasa es que nuestra circunstancia va evolucionando a lo largo de nuestra vida. Hay una frase de una canción de Loquillo que lo refleja muy bien: "Recelo de verdades absolutas, creo en el proceso personal, vivencias frente a conceptos". Quiero creer que el hombre es bueno por naturaleza, pero todo lo que ocurre le condiciona. Saludos

FAH dijo...

@Fernando. Gracias. Me ha encantado la frase de Loquillo: "Recelo de verdades absolutas, creo en el proceso personal, vivencias frente a conceptos"... Sin duda alguna, gran reflexión. Muchas letras de canciones (a las que no prestamos atención) suelen tener sabiduría. El debate, como dices, es complicado. Mi opinión personal es que el hombre es bueno y el entorno condiciona. La libertad existe, pero como decía Nietzsche, "no somos víctimas de nuestro destino pero tampoco dueños del mismo". Ahí queda. Salu2.

Fernando López Fernández dijo...

Las citas de Rousseau y Hobbes tienen la misma validez, lo que inclina la balanza hacia un lado u otro no es solo la educación recibida (comunicación interna; buena o mala) ni la que recibe fuera (comunicación externa; buena o mala). Como apuntaban Begoña y Fernando, será la capacidad que tenga el individuo – en un momento y situación determinada de “hacer caso” a la naturaleza buena o la mala: como ocurre en los dibujos animados donde el angel y el demonio, situados en ambos hombros del personaje lo presionan , creándole un conflicto que al final se resuelve en décimas de segundo.

FAH dijo...

@Fernando López Fernando. Me gusta lo que apuntas, lo que no tengo claro de qué depende "esa capacidad" de hacer caso a la naturaleza buena o mala (del entorno?). salu2.

GDS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
GDS dijo...

Creo que al final es siempre lo paradójico de nuestra existencia.

El recorrido de la humanidad y así aparenta o se manifiesta en: Para que existan buenos deben estar por ahí también los malos.

Es importante destacar que no obstante a la educación el ser humano "decide". Esa capacidad de decidir no siempre es correcta, y de ahí creo sale la maldad, cuando decidimos consecutivamente de forma errónea, que puede ser provocada simplemente por probar una emoción y saber que se siente.

Vivimos de emociones y la satisfacción que produce la bondad o la maldad en cada individuo es diferente y no vale educación, es algo más profundo que se forma en nuestro interior.

Saludos.-

Fernando López Fernández dijo...

Francisco. Tal como lo veo es que la capacidad de elegir (naturaleza buena o mala) depende del análisis que el individuo haya realizado, teniendo en cuenta no solo como se sentirá personalmente sino también la consecuencia de sus actos. Y todo esto, muchas veces, sucede en décimas de segundo lo que lleva a tomar decisiones erróneas.

Saludos

FAH dijo...

@GDS. El ser humano es paradójico, sin dudas. Decimos una cosa y hacemos la contrario; queremos a una persona y la tratamos mal...

@Fernando López Fernando. No tengo tan claro que todo acto sea un acto volitivo (de la voluntad) consciente o hay impulsos inconscientes que no dominamos (eso se ve en situaciones de tensión) que nos llevan a determinadas conductas. salu2.

carlinhos braun dijo...

Qué interesante tema, y con
intenso debate.
Qué complicado. Yo no tengo una opinión clara. Es algo sobre lo que me gustaría leer más y comprender un poco mejor.
Ultimamente he tenido unas cuantas discusiones interesantes con amigos acerca de este tema, el libre albedrío, y de si realmente lo que somos y las decisiones que tomamos es solo fruto condicionado de las circunstancias en que nacemos, nuestro entorno, etc. Entonces, por qué 2 hermanos que nacen en las mismas circunstancias, que tienen el mismo entorno, que viven las mismas vidas son ya desde el principio tan distintos?
Bueno, yo quiero creer que el ser humano es bueno por naturaleza. Aunque también, como es libre, si quiere puede elegir ser malo.
Es interesante también lo de que en situaciones de tensión, incluso la persona más buena puede actuar dominada por impulsos inconscientes y comenter alguna locura. Y es que el hombre es humano, pero sigue siendo animal, y en situaciones de mucha tensión o violencia puede que se deje dominar por esos instintos animales.

Buenooo, menuda encíclica me ha salido...

FAH dijo...

@carlinhos braun. gracias. Respecto a los 2 hermanos nunca hay dos educaciones iguales. La experiencia de los padres al educar al segundo hijo no es igual que al primero. Las personas cambiamos por distintos factores (estados de ánimo, desengaños...) y ello influye a la hora de relacionarnos con otros y, por tanto, a la hora de educar. También quiero decir que para mí la educacion empieza incluso antes del nacimiento según como la madre ya se dirija al feto (sobre esto leí hace tiempo una investigación interesante en EEUU).

Sí, lo de situaciones de tensión es muy interesante de analizar. Creo que, como dices, el hombre es "animal" y la educación le va modelando pero no le elimina esa parte del todo, que cuando es menos racional (en momentos dominado por el inconsciente) entondes sale lo que es en estado puro.

Pedja dijo...

Yo pienso que hay buenos que permiten la maldad. Y que hay malos que se convierten en buenos y buenos que se convierten en malos. Que hay lobos buenos y caperucitas malas y a la viceversa. En cualquier caso, OS RECOMIENDO A TODOS SLUMDOG MILLIONAIRE, fantástica película, un abrazo

FAH dijo...

@pedja. gracias por la recomendación de película. la veré. abrazo.

Publicar un comentario en la entrada