Nace ‘TOP Conferenciantes’, la plataforma de conferenciantes de management y desarrollo personal de Divertia Smile Company   l   www.topconferenciantes.com

martes, 10 de febrero de 2009

On the one hand... but on the other...

Un conocido economista decía que «es difícil hacer predicciones económicas, sobre todo cuando éstas se refieren al futuro». De economía, en general, todos sabemos más bien poco; a lo sumo, que tras un ciclo bueno viene otro malo, pero cuándo y con qué profundidad no lo sabe nadie.

Hace algún tiempo le pregunté a Manuel Conthe, ex Presidente de la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) (dejo su blog) cuál era su opinión sobre la siguiente frase de John Kenneth Galbraith: «Hay dos clases de economistas: lo que no tienen ni idea y los que no saben ni eso».

Ésta fue la contestación de Conthe: «Yo estudié tanto Derecho como Economía (aunque luego sólo llegara a licenciarme de lo primero). Después he combinado ambas disciplinas. Mi impresión es que el mundo del Derecho, sin llegar a ser un mundo de certezas –la Jurisprudencia de los Tribunales a veces produce sorpresas–, es relativamente previsible y ser puede ser un gran jurista sin ser una inteligencia privilegiada. En el mundo de la Economía –especialmente, de la macroeconomía y las finanzas–, hay pocas verdades incuestionadas y el futuro es siempre bastante imprevisible, porque depende de una mirada de factores y decisiones individuales que puede producir muchos escenarios alternativos. Además, la Economía es el mundo de los “trade offs”, en el que cualquier medida tiene ventajas e inconvenientes que deben ponderarse cuidadosamente. No es casual que el presidente Truman, irritado en una ocasión ante la complejidad y ambivalencia de los consejos económicos de sus asesores, anhelara algún “economista manco”, que no estuviera siempre diciéndole que “on the one hand… but on the other…”».

Así es la economía. Está bien tener referencias, pero no fiarse de ellas de manera incondicional.