«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

martes, 31 de marzo de 2009

El arte de amargarse la vida

Paul Watzlawick en su libro «El arte de amargarse la vida», cuenta la siguiente historia:

Un hombre quiere colgar un cuadro. El clavo ya lo tiene, pero le falta un martillo. El vecino tiene uno. Así, pues, nuestro hombre decide pedir al vecino que le preste un martillo. Pero le asalta una duda: ¿Qué? ¿Y si no quiere prestármelo? Ahora recuerdo que ayer me saludó algo distraído. Quizá tenía prisa. Pero quizá la prisa no era más que un pretexto, y el hombre tiene algo contra mí. ¿Qué puede ser? Yo no le hecho nada; algo se habrá metido en la cabeza. Si alguien me pidiese prestada alguna herramienta, yo se la prestaría enseguida. ¿Por qué no ha de hacerlo él también? ¿Cómo puede uno negarse a hacer un favor tan sencillo a otro? Tipos como éste le amargan a uno la vida. Y luego todavía se imagina que dependo de él. Sólo porque tiene un martillo. Esto ya es el colmo. Así nuestro hombre sale precipitado a casa del vecino, toca el timbre, se abre la puerta y, antes de que el vecino tenga tiempo de decir «buenos días», nuestro hombre le grita furioso: «¡Quédese usted con su martillo!».

Sin dudas, esto lo hemos podido experimentar todos alguna vez: ¿Qué conclusiones sacáis?

10 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

El temor a un no, al fracaso,al rechazo, provoca que en su cabeza se formen "ruidos" que autojustifiquen sus miedos. Más que una conclusión podría ser una explicación de su conducta.

La conclusión es que nos dejamos llevar, en ocasiones, por nuestras propias miserias.

Saludos

José Miguel Bolívar dijo...

Que nos encanta montarnos películas a partir de nada y que, lo peor, nos las acabamos creyendo. A falta de información y datos, en lugar de conseguirlos, los sustituimos por suposiciones, por lo general erróneas, y basamos nuestros comportamientos, con frecuencia poco inteligentes, en supuestos sin fundamento. Y luego, encima, nos quejamos porque las cosas no salen bien.
Si habláramos más y supusiéramos menos, seguramente ganaríamos todos bastante.

JM

Yoriento dijo...

La conducta verbal no siempre ayuda ;-) Lo importante es hacer lo que se debe y no dejarse llevar por emociones o pensamientos, no?

Ya leí ese libro hace tiempo e incluye historias y metáforas interesantes.

pilar mandl dijo...

Ja, JA...
No conozco el libro, pero la historia algo cambiada (se le pinchaba la rueda e iba a buscar un gato) era un chiste de mi niñez...
¡Gracias!

carlinhos braun dijo...

Buenas,
ya por fin con conexión a internet puedo volver a navegar por el blog.

Creo que esta historia tiene un poco que ver con el tema que comentabamos hace unos días: la mente descontrolada que crea futuros escenarios en los que se da el peor resultado posible (que la mayoría de las veces no se llegan a producir).

Además, la importancia del pensamiento positivo. Creo que el dicho "piensa mal y acertarás" no podría estar más equivocado; si hay que elegir entre suponer mal y suponer bien, mejor ser un poco "naive" y tender a pensar bien.

Abrazos

MaS dijo...

Suponer, suponer y suponer...y no permitir que el otro opine, diga, sea ...realmente. Ir por delante de.
Vivir en negativo. No utilizar las experiencias previas para aprender, sino para quemarse. Caer en la acelaración. No tener presentes las consecuencias de nuestros actos, ni de nuestras palabras. No respirar hondo ni coger aire antes de salir de nosotros mismos.
Sólo eso.
un saludo, M.

FAH dijo...

Gracias a todos amigos por vuestra reflexión y aportaciones que digeriré oportunamente. desde luego, la historia es interesante y nos debe hacer pensar. Un abrazo, thank you again. paco.

Anónimo dijo...

Me suena mucho esta actitud. Yo diría que es una persona con baja autoestima. Que siempre cree que todo el mundo esta contra el, es mas, siempre piensa que todos lo tienen a él en el centro de sus actos. Suele ser una persona problemática y negativa. Por que será que me suena tanto este actitud!!??

Un placer seguirlo,

Pedro

Anónimo dijo...

Soy el de antes. Me gustaría plantearte que puedes hacer con una persona con esta actitud, para cambiársela. Para que sea mas positiva y menos AMARGURAS!!

Un saludo y gracias de nuevo,

Pedro

FAH dijo...

@Pedro. Gracias por pasarte y por participar. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. Las inseguridades, fruto de una baja autoestima, degeneran en comportamientos como el descrito.

Para mí el éxito de una relación descansa en un buen nivel de comunicación. Una comunicación deficiente arruina cualquier relación. ¿Y de qué depende un buen nivel de comunicación? Para mí hay una variable clave: la confianza. Cuando hay confianza todo fluye de manera natural y se pueden poner todas las cartas encima de la mesa, sin sospechas ni suspicacias. ¿Y cómo se genera la confianza? Básicamente con el ejemplo y la coherencia. Y algunas cosas más. Un abrazo.

Publicar un comentario en la entrada