«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

domingo, 22 de marzo de 2009

El viaje es la meta

Escribió Thich Nhat Hanh: «Cuando estamos conduciendo, tendemos a pensar en llegar, y sacrificamos el viaje en aras de la llegada. Pero la vida se encuentra en el momento presente, no en el futuro. De hecho, es posible que suframos cuando lleguemos a nuestro destino. Y, puestos a hablar de destino ¿qué hay de nuestro destino final, la tumba? No queremos ir en dirección a la muerte; queremos ir en dirección a la vida. Pero ¿dónde está la vida? La vida sólo se encuentra en el momento presente. Por lo tanto, cada kilómetro que conducimos, cada paso que damos, debe llevarnos al momento presente. Esta es la práctica de la atención».

Muchas veces hemos hablado en este mismo blog sobre la «gestión del presente», único tiempo que tenemos a nuestra disposición. Mirar hacia atrás casi nunca resulta fácil porque habitualmente ponemos el énfasis en aquello que no hicimos y que nos gustaría haber hecho. La filosofía del «carpe diem» no hace referencia –a pesar de lo que piensan algunos– a tiempo de ocio y descanso sin límites sino más bien a que «estés donde estés y hagas lo que hagas disfruta al máximo». Es triste tener que esperar al viernes para estar contento y nuevamente es triste que tenga lugar el síndrome del domingo por la tarde; esa sensación de pesadez por lo que comienza el lunes.

El lema sería: «Hay que pasárselo bien»; y hay que pasárselo bien durante el tiempo de ocio y de negocio. «La mayoría de las personas trabajan para ganar dinero y ser felices en otras cosas», decía un autor. Se ha dicho en infinidad de ocasiones hay que intentar buscar aquella actividad laboral que haríamos sin cobrar y conseguir que nos paguen. Todos tenemos talento y predisposición natural para ciertas cosas, que son habitualmente aquellas con las que nos lo pasamos bien. Hay que luchar por ello evitando escudarse en las circunstancias. Conviene, como siempre, recordar a George Bernard Shaw: «La gente siempre está culpando a sus circunstancias por lo que son. Yo no creo en las circunstancias. Las personas que se adueñan de este mundo son quienes se levantan y visionan las circunstancias que desean y, si no logran encontrarlas, las construyen».

Aquí hemos hablado del libro «La brújula interior», de Álex Rovira, una publicación escrita a modo de 25 cartas de una persona a su jefe en la que poco a poco uno va encontrando su hueco en la vida. Merece la pena leerlo.

«Vivir es ir muriendo», aseguraba Heiddeger. Cada día que pasa no vuelve así que conviene ponerse en marcha para evitar que luego la nostalgia se apodere de nosotros. Hay una canción que es para mí un referente vital: «Hoy puede ser un gran día», de Joan Manuel Serrat. Dejo la letra y la música:

«Hoy puede ser un gran día.
Plantéatelo así,
aprovecharlo o que pase de largo,
depende en parte de ti.

Dale el día libre a la experiencia
para comenzar,
y recíbelo como si fuera
fiesta de guardar.

No consientas que se esfume,
asómate y consume
la vida a granel.

Hoy puede ser un gran día,
duro con él.
Hoy puede ser un gran día
donde todo está por descubrir,
si lo empleas como el último
que te toca vivir.

Saca de paseo a tus instintos
y ventílalos al sol
y no dosifiques los placeres;
si puedes, derróchalos.

Si la rutina te aplasta,
dile que ya basta
de mediocridad.

Hoy puede ser un gran día
date una oportunidad.
Hoy puede ser un gran día
imposible de recuperar,
un ejemplar único,
no lo dejes escapar.

Que todo cuanto te rodea
lo han puesto para ti.
No lo mires desde la ventana
y siéntate al festín.
Pelea por lo que quieres
y no desesperes
si algo no anda bien.

Hoy puede ser un gran día
y mañana también».


6 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Otra de las grandes paradojas del ser humano Francisco. Muchas veces, aún sabiendo que el presente es lo importante actuamos de cara a un futuro o a la búsqueda de un destino y olvidamos vivir el presente. Siempre digo que lo importante del viaje no es llegar sino disfrutar del camino. Si se viaja a disgusto nunca se llegará a la meta.

Saludos

FAH dijo...

@Fernando. Buena reflexión: "si se viaja a disgusto nunca se llegará a la meta". Gran frase. Recuerdo lo que decía el director de orquesta argentino Ángel Mahler: "El talento tiene que ver con el placer... y el verdadero placer es hacer lo que te gusta". salu2. thank you, again.

Pedja dijo...

Yo estoy totalmente de acuerdo Paco con el mensaje del post de hoy. Sin embargo, hay personas que no pueden dedicarse a lo que les gusta o con lo que disfrutan, que no tienen la posibilidad de elegir, que deben ganar un sueldo o cuidar a un familiar enfermo o, simplemente, sobrevivir sin haber elegido nada de ello sino porque la vida se ha presentado así.

Hay gente que no tiene capacidad de elección y no puede disfrutar haciendo lo que tiene que hacer. Simplemente tiene que afrontar las circusntancias que tiene y que sí pueden ser un obstáculo para su realización. En ese caso, creo que más que disfrutar con lo que se hace es importante saber tener una actitud positiva, saber conformarse o ver lo bueno de lo que les ha tocado vivir. Un abrazo¡¡.

FAH dijo...

@pedja. me ha gustado tu reflexión. muy cierto lo que dices, el tema de la actitud positiva es vital. Hay una frase que dice: "Nuestras vidas son canciones. Dios escribe la letra y nosotros la música y la canción se hace alegre o triste según el compás que hayamos imaginado para ella". abrazo, sir.

carlinhos braun dijo...

Qué fantástico post. Y qué cierto.

Es tan importante vivir el presente, felices y pudiendo disfrutar de lo que tenemos y hacemos ahora. Porque además el presente es lo único que tenemos.

Que por cierto, de esto habla un libro que me estoy leyendo ahora y me está gustando mucho, se llama "El poder del ahora" (de Eckhart Tolle)

Es una tentación vivir recordando tiempos pasados (para bien o para mal) o vivir esperando cosas del futuro. Y peor, la mente a veces se "estanca" obsesionada creando futuros escenarios con el peor resultado posible, todo ello fruto de los miedos. Situaciones que la mayoría de las veces nunca llegan a producirse.

Como dices, Paco, "carpe diem", :)

Abrazos

FAH dijo...

@carlinhos braun. gracias por la recomendación de libro que intentaré leer asap.

Respecto al presente Gustavo Zerbino me decía en una ocasión: "Por desgracia, en nuestro día a día vivimos como una mosca entre dos paredes, preocupados el 80% del tiempo por el pasado y el futuro. Hay que vivir el único momento en el que podemos tomar acción, el presente. El pasado y el futuro son dos estados que nos paralizan. El primero nos angustia porque no lo aceptamos; el segundo nos produce intranquilidad porque no lo controlamos. El hombre escapa al presente porque le tiene pánico. Los miedos son como llevar una mochila que pesa dos kilos".

Respecto a que dices de proyección del peor de los escenarios posibles, Jorge Luis Borges decía: "Si naciera de nuevo viviría de manera diferente porque que he dedicado más del 80% del tiempo a prepararme para problemas que nunca se presentaron".

Publicar un comentario en la entrada