‘Aprendiendo de los mejores’ (Alienta, 12ª edic.), el libro más vendido de management de un autor español de los últimos años con más de 30.000 ejemplares comprados   l   www.aprediendodelosmejores.es

domingo, 22 de marzo de 2009

El viaje es la meta

Escribió Thich Nhat Hanh: «Cuando estamos conduciendo, tendemos a pensar en llegar, y sacrificamos el viaje en aras de la llegada. Pero la vida se encuentra en el momento presente, no en el futuro. De hecho, es posible que suframos cuando lleguemos a nuestro destino. Y, puestos a hablar de destino ¿qué hay de nuestro destino final, la tumba? No queremos ir en dirección a la muerte; queremos ir en dirección a la vida. Pero ¿dónde está la vida? La vida sólo se encuentra en el momento presente. Por lo tanto, cada kilómetro que conducimos, cada paso que damos, debe llevarnos al momento presente. Esta es la práctica de la atención».

Muchas veces hemos hablado en este mismo blog sobre la «gestión del presente», único tiempo que tenemos a nuestra disposición. Mirar hacia atrás casi nunca resulta fácil porque habitualmente ponemos el énfasis en aquello que no hicimos y que nos gustaría haber hecho. La filosofía del «carpe diem» no hace referencia –a pesar de lo que piensan algunos– a tiempo de ocio y descanso sin límites sino más bien a que «estés donde estés y hagas lo que hagas disfruta al máximo». Es triste tener que esperar al viernes para estar contento y nuevamente es triste que tenga lugar el síndrome del domingo por la tarde; esa sensación de pesadez por lo que comienza el lunes.

El lema sería: «Hay que pasárselo bien»; y hay que pasárselo bien durante el tiempo de ocio y de negocio. «La mayoría de las personas trabajan para ganar dinero y ser felices en otras cosas», decía un autor. Se ha dicho en infinidad de ocasiones hay que intentar buscar aquella actividad laboral que haríamos sin cobrar y conseguir que nos paguen. Todos tenemos talento y predisposición natural para ciertas cosas, que son habitualmente aquellas con las que nos lo pasamos bien. Hay que luchar por ello evitando escudarse en las circunstancias. Conviene, como siempre, recordar a George Bernard Shaw: «La gente siempre está culpando a sus circunstancias por lo que son. Yo no creo en las circunstancias. Las personas que se adueñan de este mundo son quienes se levantan y visionan las circunstancias que desean y, si no logran encontrarlas, las construyen».

Aquí hemos hablado del libro «La brújula interior», de Álex Rovira, una publicación escrita a modo de 25 cartas de una persona a su jefe en la que poco a poco uno va encontrando su hueco en la vida. Merece la pena leerlo.

«Vivir es ir muriendo», aseguraba Heiddeger. Cada día que pasa no vuelve así que conviene ponerse en marcha para evitar que luego la nostalgia se apodere de nosotros. Hay una canción que es para mí un referente vital: «Hoy puede ser un gran día», de Joan Manuel Serrat. Dejo la letra y la música:

«Hoy puede ser un gran día.
Plantéatelo así,
aprovecharlo o que pase de largo,
depende en parte de ti.

Dale el día libre a la experiencia
para comenzar,
y recíbelo como si fuera
fiesta de guardar.

No consientas que se esfume,
asómate y consume
la vida a granel.

Hoy puede ser un gran día,
duro con él.
Hoy puede ser un gran día
donde todo está por descubrir,
si lo empleas como el último
que te toca vivir.

Saca de paseo a tus instintos
y ventílalos al sol
y no dosifiques los placeres;
si puedes, derróchalos.

Si la rutina te aplasta,
dile que ya basta
de mediocridad.

Hoy puede ser un gran día
date una oportunidad.
Hoy puede ser un gran día
imposible de recuperar,
un ejemplar único,
no lo dejes escapar.

Que todo cuanto te rodea
lo han puesto para ti.
No lo mires desde la ventana
y siéntate al festín.
Pelea por lo que quieres
y no desesperes
si algo no anda bien.

Hoy puede ser un gran día
y mañana también».