«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

miércoles, 29 de abril de 2009

¿Cuáles son los ingredientes de una carrera exitosa?

Dejo una tercera pregunta que les hice a los 14 especialistas incluidos en el “Who´s Who en el Management Español” (Interban, 2ª edic.): “¿Cuáles son los ingredientes de una carrera profesional exitosa?”. Ahí van las contestaciones:

José Aguilar López. Socio–Director de MindValue: Proyecto, capacidad y desarrollo personal. Y suerte. Las tres primeras están muy vinculadas: se potencian cuando se dan al unísono. Los contactos son muy convenientes al comienzo, pero no se puede apoyar una carrera sólo sobre una sucesión de influencias externas.

Mario Alonso Puig. Top Ten Management Spain: Aquella que genera resultados sin tirar a la borda ni la salud ni las relaciones personales.

Santiago Álvarez de Mon. Profesor IESE Business School: Ser tú mismo, realizar tu proyecto inacabado, aspirar a realizar gran parte del potencial que todo ser humano atesora. Si persigues un éxito que definen los demás nunca vas a tener libertad, estabilidad y paz. Yo diría que las claves están, en primer lugar, en no ir “contra natura”, explotar el talento que nos ha sido dado; dos, trabajar en un proyecto-causa que esté en comunión con tus ideas, valores, principios, aquellos que son absolutamente innegociables, que no te sometan a ningún dilema ético; tercero, que haya un componente lúdico y de placer en lo que uno hace; no he visto músico, arquitecto, deportista o directivo a los que más he admirado, que no hayan encontrado alicientes que no vayan más allá de lo económico; el dinero es “consecuencia de”, no debe ser la búsqueda. Además, hay que tener la inteligencia, o mejor dicho, la sabiduría, para no dejar las preguntas para el final. Los sabios interpretan la vida mientras ésta transcurre; los más, cuando ya ha pasado.

Eduardo Bueno Campos. Catedrático Economía Empresa UAM: Saber ser y estar, conocer o saber lo que tiene que hacer y aprender a dirigir y conducir personas.

José Manuel Casado. Socio de Human Performance de Accenture: Preparación, constancia y entusiasmo. Suelo decir, y además creo en ello, que la preparación es el 90% del éxito; el 10% restante depende de una impecable ejecución relacionada con la perseverancia y el entusiasmo.

Juan Carlos Cubeiro. Director de Eurotalent: El éxito es sentirse satisfecho con lo que uno ha conseguido. No todo el mundo quiere llegar a ser director general. Lo importante es controlar tu destino y no que el entorno te controle a ti.

Nuria Chinchilla. Profesora IESE Business School: Reto, aprendizaje, capacidad de reacción, resultados y un para qué que llene esa trayectoria.

Javier Fernández Aguado. Presidente de MindValue: Trabajo, ilusión y suerte. Sin el primero, difícilmente se triunfa en justa lid con los demás. Sin la segunda, el cansancio se hace presente, y también el desánimo y el desencanto ante las dificultades. La suerte, la buena fortuna, para que llegue, hay que provocarla.

Salvador García. Profesor de la Universidad de Barcelona: Esfuerzo, creatividad y honestidad.

Luis Huete. Profesor IESE Business School: Deseo, herramientas conceptuales y una exigencia personal llena de disciplina y de entusiasmo.

Alfonso Jiménez. Socio PeopleMatters: Tenacidad, persistencia, coherencia e integridad.

José María Ortiz. Universidad Francisco de Vitoria: Confianza en uno mismo, afán de superación, deseo de seguir aprendiendo, y optimismo, mucho optimismo. En no pocas ocasiones he tenido la oportunidad de preguntar a destacados dirigentes empresariales lo siguiente: cuando has tenido delante a una persona que te ha llevado a exclamar “cuídate, que tú vales mucho”, ¿qué veías en ella que no vieras en otras? Invariablemente, las respuestas han sido muy similares: muchas ganas de aprender, capacidad para adaptarse y aprender de los errores, confianza en sí misma, adelantarse ofreciéndose para las cosas más difíciles, visión de futuro, habilidad para establecer y mantener redes propias de información y contactos, capacidad para caer bien en cualquier entorno y contexto, iniciativa, generosidad a la hora de compartir sus recursos, optimismo contagioso. Esas características no sólo hacen que a ese tipo de personas deseemos todos tenerlas en nuestros equipos; predicen, por tanto, la proyección futura de los profesionales.

Álex Rovira. Co–autor de "La buena suerte": Visión, perseverancia, formación, pasión, cooperación, confianza, aprendizaje del error, re-invención, audacia, flexibilidad, memoria y gratitud.

Fernando Trías de Bes. Profesor de ESADE Business School: Una buena formación, una primera etapa en una empresa solvente, una segunda etapa en un cargo de responsabilidad y, finalmente, una consistencia interna entre estos tres elementos: consistencia en cuanto a tiempo e industria en los que se desarrollan.

4 comentarios:

Pedja dijo...

en el exterior veo mucha gente my bien pagada con ua carrera objetivamente exitosa pero tremendamente infekiz, me ha gustado mucho el post Paco, enhorabunea¡¡

FAH dijo...

@pedja. Así es: hay "ricos pobres" y "pobres ricos". Recomiendo el post de "Españoles por el mundo" con el título: "La vuelta al mundo en silla de ruedas"... de ahí sale el "felicismo"... see you in 2 days.

Nacho Muñoz dijo...

Poner en práctica, con sus dificultades y sus"piedras en el camino", toda la teoría y todos los consejos que aquí aparecen

FAH dijo...

@nacho muñoz. gracias por pasarte, como siempre. salu2.

Publicar un comentario en la entrada