Nace ‘TOP Conferenciantes’, la plataforma de conferenciantes de management y desarrollo personal de Divertia Smile Company   l   www.topconferenciantes.com

jueves, 16 de abril de 2009

Culturas innovadoras 2.0.

Como apunté de pasada, ayer se presentó el libro “Culturas innovadoras 2.0.” de Juan Carrión, en la Escuela Superior de Ingenieros Industriales de Madrid. En la mesa intervinieron Julián Pavón (Catedrático de la Escuela de Ingenieros Industriales), Helena López–Casares (editora de LID), Javier Fernández Aguado (Presidente de MindValue y prologuista de la obra), los epiloguistas Pilar Jericó y Juan Carlos Cubeiro (Director de Eurotalent) y Santiago Álvarez de Mon (Profesor del IESE Business School), además del propio autor.

Juan Carrión al hablar de innovación se remitió a la historia e hizo referencia a dos grupos de referencia: los neandertales y los cromañones. Los segundos, a pesar de su menor resistencia y cerebro, vivieron más y mejor porque eran más colaborativos que los primeros que eran más individualistas. Y es que dijo Carrión, “el esquema que conduce al éxito es: colaboración–aprendizaje–innovación”.

Santiago Álvarez de Mon estuvo en su línea incisiva de poner el dedo en la llaga y hacernos ver las cosas más allá de lo que contemplan nuestros ojos. Como ha dicho muchas veces Santi, “errar y aprender son verbos que marchan parejos. Estudiemos la infancia, edad en la que la aventura del aprendizaje alcanza registros irrepetibles. ¿Cómo mira un enano de doce meses la realidad circundante? Con asombro y curiosidad, fuente de tantas travesuras. ¿Cómo echa a andar? Con determinación y constancia. Si se tropieza, no oculta su caída, no se pone colorado. Sólo los padres sufren, él se curte. ¿Cómo se lanza al universo de la palabra, hablando como los indios, como los políticos? Con descaro y sentido del humor. Mientras todos se ríen, él rivaliza con Demóstenes. Así sucesivamente, siempre con la decisión y la acción como herramientas familiares de su desarrollo. En esos rincones infantiles, ¿no ocupaba el error un lugar central? ¿Qué ha sido de nuestra antaño increíble capacidad para aprender? ¿Son sólo los idiomas lo que se nos atraganta? ¿Por qué la respuesta infalible e inmediata, cuando la sabiduría ancestral recomienda la humildad de la pregunta? ¿No se pierden lecciones valiosísimas cuando el error no es tratado con responsabilidad, humildad, paciencia y generosidad?”. Sobran más comentarios.

Pilar Jericó, experta en “gestión del miedo”, habló de cómo existen dos tipos de miedos: el bueno y el malo; el que nos ayuda a crecer y el que nos paraliza. ¿Por qué habitualmente predomina el segundo? Porque el ser humano todavía está programado para la supervivencia (cerebro reptilíneo) ya que durante miles de años su únia misión era conservar la vida y protegerse del medio. Y puso un ejemplo ilustrativo: si tomamos la longitud de un campo de fútbol (algo más de 100 metros), el ser humano como ser racional (cerebro racional) sería apenas el equivalente a un taco de fútbol en comparación con el resto que es la parte instintiva de supervivencia.

Javier Fernández Aguado hizo comentarios interesantes –hoy presentaba en el Casino de Madrid su versión de “Ética a Nicómaco” (LID, 2009), de Aristóteles– sobre que no se trata de cambiar por cambiar; que todo cambio parte de algo; que la innovación tiene que ser a mejor (hay innovaciones que son a peor) y que siempre existen límites y que, por lo tanto, no es cierto, como dicen los americanos, que “the sky is the limit”.

Al final del acto, hubo un cóctel donde pudimos compartir conversación con buenos amigos (Manuel Medina, Jon, José Aguilar, etc) de diferentes sectores y empresas.

Felicidades al autor.