Nace ‘TOP Conferenciantes’, la plataforma de conferenciantes de management y desarrollo personal de Divertia Smile Company   l   www.topconferenciantes.com

miércoles, 1 de abril de 2009

G–20: Que inviten a Yunus

Hoy Santiago Álvarez de Mon, Profesor del IESE Business School, publica un delicioso artículo en el diario Expansión. Quiero dedicar este post íntegramente al mismo porque merece la pena. Espero que os guste:

«Si pudiera organizar la lista de invitados a la cumbre de Londres, me aseguraría de que Mohammad Yunus, presidente y fundador del Grammeen Bank, Nobel de la paz 2006, estuviera entre ellos.

Doctor en economía, emprendedor dotado con un especial olfato para detectar oportunidades e imaginar soluciones, hombre de carácter afable, humilde, paciente y perseverante, supondría una nota refrescante, libre y experta. Si se aspira a transformar la realidad, el primer deber de un gobernante es entrar en contacto con ella. Es lo que hizo él hace ya más de treinta años.

Dejó el cómodo universo de las aulas universitarias, tribuna desde la que teorizaba sobre la miseria armado de estadísticas, y se topó con una mujer, Sufía Begum, atrapada entre la codicia de unos intermediarios insaciables. El contacto con esta madre angustiada despertó su conciencia y galvanizó todo su saber y energía. Un profesor indignado es mucho más incisivo que uno acomodado. ¿Cuántos de ustedes, señores líderes del planeta, están cabreados con la presente situación? La respuesta tiene su miga porque la indiferencia no nos lleva muy lejos.

En crisis, dirigir implica acometer reformas estructurales. Toda labor de fontanería encuentra resistencia. En la experiencia de Yunus, maridos machistas y violentos, un gobierno corrupto, mujeres condenadas a ser comparsas sumisas, usureros codiciosos, talibanes integristas, ineficientes burócratas del Banco Mundial, conforman un tejido cultural que se agarra al pasado.

Volviendo a Londres, con la actual arquitectura internacional se antoja difícil organizar la convivencia. ONU, FMI, Banco Mundial son reliquias de un tiempo que irremediablemente se fue. Estados Nacionales pontifican sobre la aldea común mientras prima su agenda doméstica. Subsisten organismos reguladores que ni controlan a los gangsters ni estimulan el talento y la decencia. ¿Tienen la voluntad y el coraje de dotar al planeta de las instituciones políticas, financieras y jurídicas que urgentemente necesita?

¿Cuál es el sueño de Yunus? Encerrar la lacra de la pobreza en el museo de la historia. ¿Cuál es el sueño de ustedes? ¿Qué visión tienen del mundo? ¿Cómo querrían ser recordados?. Al servicio de esa utopía, si los pobres tienen una idea, que no les falte financiación. Investidos de dignidad, les cobra intereses. Resultado de esta aventura, un banco privado con un porcentaje insignificante de fallidos.

A falta de garantías, la confianza y honestidad de sus profesionales consiguen resultados espectaculares en un entorno endiablado. Todo proceso de cambio precisa de socios fiables. Los de Yunus fueron una legión de mujeres valientes que querían sacar adelante a sus familias. En compañía tan comprometida va cubriendo etapas de un viaje incierto no exento de contratiempos. ¿A dónde van ustedes? ¿Quién les acompaña? ¿A quiénes rinden cuentas?

¿Se limitaba Yunus a practicar la caridad, el pescadito es crítico cuando el prójimo se muere, o pugnaba por darle una caña y enseñarle a pescar? Si la libertad es el valor neuronal de una globalización inteligente y justa, ¿por qué no abren las puertas a las materias primas de los países del tercer mundo? ¿Por qué se enrocan en medidas proteccionistas? Curiosamente, construir tiene que ver con destruir, más fácil partir de cero que retocar una casa en ruinas.

El líder tiene la lucidez para sacar la apisonadora y derribar petreas paredes mentales. Paradigmas viejos, tiempos nuevos, pareja imposible. ¿Nos limitamos a darle una pintura a la casa, o nos decidimos a sanear sus cañerías y galerías subterráneas? Va por barrios, países y culturas, pero, en general, huele a podrido.

Necesitamos un sistema que aúne libertad con justicia, ingenio e iniciativa con regulación, ambición con sensibilidad y empatía. Una economía libre de mercado que, sometida a las leyes de la eficiencia y la competencia, propicie un mundo más solidario y acogedor. La foto de la cumbre que me gustaría ver no es la de un Zapatero arrobado pidiéndole un autógrafo a Obama.

Sería la del flamante presidente norteamericano mirando a los ojos a Yunus mientras le escucha, toma apuntes y aprende agradecido la lección magistral de una vida entregada a los miserables. Título de la charla: liderazgo».