domingo, 26 de abril de 2009

Tiempo objetivo vs. tiempo subjetivo

Hace algunas semanas escribí un post titulado “Trabajo objetivo vs. trabajo subjetivo”; esa distinción que hacían los griegos entre lo que hay que hacer (trabajo "objetivo") y cómo lo vive cada uno (trabajo "subjetivo"). Ante las mismas realidades no todos respondemos de la misma manera: hay gente que se crece y hay gente que se derrumba; gente que ve una solución a cada problema y gente que ve un problema a cada solución; gente que se queja del clima y gente que extrae su jugo.

Hoy me gustaría hablar de dos conceptos parecidos: tiempo “objetivo” y tiempo “subjetivo”. El primero hace referencia al paso cronológico que marca el minutero del reloj; el segundo al uso que hacemos cada uno del mismo. Siendo el tiempo “objetivo” el mismo para dos personas su percepción (tiempo "subjetivo") puede ser completamente distinta; de ahí vienen expresiones como “se me pasa el tiempo volando” o “se me hacen las horas eternas”. Hay momentos en que parece que el reloj no avanza y en otros en que nos gustaría ralentizarlo.

Hay un cuento del argentino Jorge Bucay que lleva por título “El Buscador” que merece la pena escuchar. Cuando nos llegue la hora (todos tenemos fecha en el calendario), la única cuestión será: ¿Cuánto disfrute de cada jornada? Escucha a tu "corazón" y déjate llevar sin dejarte seducir por esa "razón" demasiado basada en el instinto de supervivencia...

4 comentarios:

Gabriel Schwartz dijo...

Interesante Francisco, me gusta tu posts dirigidos a valorar lo importante y no correr detrás de "nosabemosqué".
Soy argentino, psicólogo, tengo cierto rechazo por Bucay (será envidia ?) y me hace acordar que hace unos años tuvo una denuncia por copia. Una persona con la que trabajé - y no es famoso porque no se ha dedicado a serlo - decía "ser original, es copiarse, pero no decir de quién".
Gracias por compartir tus ideas.

FAH dijo...

@Gabriel Schwartz. Gracias por pasarte y por tus comentarios. En más de una ocasión se ha dicho que "copiar de uno es plagio; copiar de muchos, investigación". No sabía lo que comentas. Un abrazo.

ILU dijo...

He leido algo de Bucay, pero aún no conocía éste cuento. Enjugandome las lágrimas todavía, le digo nuevamente gracias, es muy hermoso el mensaje, todos deberíamos ser más "buscadores" para poder encontrar lo necesario, a nuestra medida. Interesante la reflexión sobre nuestro tiempo, el objetivo y el subjetivo...
Por cuestiones laborales de mi esposo, vivo en Italia, concretamente Nápoles, desde hace casi 2 años, restandome aún otros 2 o 3 de permanencia en éste contradictorio pais. Aquí todo tiene su cara y su cruz, pero apartando y eligiendo se encuentran verdaderos tesoros... Y cierto es que las ciudades mencionadas (Siena, Milán, Venecia) así como Florencia, Turin, Nápoles, Sicilia son magníficas... Aunque Roma es mi favorita. Ci vediamo, tanti saluti!

FAH dijo...

@ILU. gracias nuevamente. Coincidimos, entonces. Roma también es mi preferida... Via del corso, piazza venezia, etc... Me encanta como ciudad.

Comentarte que tenemos un blog llamado "Españoles por el mundo" (http://spanishpeoplearoundtheworld.blogspot.com) donde expatriados de distintos rincones cuentan su vida. De momento no tenemos a nadie de Italia, si te animas a participar, me escribes a mi mail: francisco_alcaide@yahoo.es. Gracias, salu2.

Publicar un comentario en la entrada