«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

jueves, 2 de abril de 2009

Un poquito de ejemplo, please

Una historia japonesa cuenta que en un templo remoto de las montañas, había cuatro monjes de Zen que habían decidido hacer un retiro que exigía silencio absoluto. Hacía mucho frío, y cuando una bocanada de aire helado penetró en el templo, el monje más joven exclamó:

¡Se ha apagado la vela!

¿Por qué hablas? –le riñó el monje de más edad–. ¡Estamos haciendo una cura de silencio!

¡Me pregunto por qué estáis hablando en lugar de cerrar la boca, como habíamos decidido!, gritó indignado el tercer monje.

¡Yo soy el único que no he hablado aquí!, declaró satisfecho el cuarto monje.

La sabiduría no defrauda: “Verba movent, exampla trahunt” (Las palabras mueven, los ejemplos arrastran). Romano Guardini decía: “Educamos más por lo que somos y hacemos que por lo que decimos”. Albert Schweitzer afirmaba: “El ejemplo no es una de las formas de influir en los demás es la única”. Y así podríamos continuar.

Una de las cosas que más hilaridad causa en los empleados es la “incoherencia”; el decir una cosa y hacer la contraria. Son muchos los ejemplos que se pueden ver a diario en cualquier organización, pública o privada, grande o pequeña, española o extranjera. Dejamos algunos de ellos (ver más en “Patologías en las organizaciones” (LID Editorial, 2008), de Alcaide, Fernández Aguado y Urarte:

– Se predica austeridad, pero luego los directivos se alojan en hoteles de cinco estrellas.
– Se proclama ética, pero la falta de escrúpulos queda a la vista.
– Se pide iniciativa, pero se castiga al que se equivoca.
– Se solicita participación, pero se imponen las decisiones.
– Se proclama confianza, pero aumentan los controles.
– Se añoran mayores esfuerzos, pero no se incrementan las recompensas.
– Se habla de la importancia de la formación, pero los directivos huyen de las aulas.
– Se habla de meritocracia, pero los favoritismos saltan a la vista.
– Se habla de trabajo en equipo, pero los méritos son personales.
– Se habla en plural (nosotros) de “puertas adentro”, pero en singular (yo) de “de puertas a fuera”.
– Se habla de hacer una buena selección de personal, pero los “amiguismos” son evidentes.
– Se ofrece una sonrisa delante de todo el mundo, para a la media vuelta criticar sin mesura a cualquiera.
– Se dice “todos nos equivocamos” pero luego se “escurre” el bulto ante los fallos.
– Se tiene una mirada nítida al autoanalizarse (“uno siempre acierta”) y borrosa al analizar a los demás (“siempre se equivocan”).
– Se asegura que el capital humano es lo más importante, pero luego las Políticas de RR.HH. son inexistentes o sencillamente dañinas.
¿Qué otras cosas dirías tú? Go ahead!

8 comentarios:

Yoriento dijo...

"La mejor educación es el ejemplo". Mahler

En psicología conductual estamos hablando de modelamiento :-)

FAH dijo...

@Yoriento. Gracias. Me la apunto. un abrazo.

José Miguel Bolívar dijo...

Yo diría lo que siempre digo, que hay que fijarse en lo que la gente hace, no en lo que la gente dice. Creo que son tus acciones las que te definen, no tus palabras.
JM

FAH dijo...

@José Miguel. Así lo creo yo. Dar discursos desde la tribuna es sencillo, aplicarlo realmente complejo. Giovanni Bocaccio decía con gran ironía: "Haced lo que digo pero no lo que hago".... 1 abrazo.

Pedja dijo...

Qué fácil ser criticado cuando se toman decisiones, cuando se opta por una solución a largo plazo, cuando en un puesto de gestión se adopta una línea de actuación mantenida. Paco, podremos equivocarnos pero, al menos, que no digan que no intentamos borrar algunas de las paradojas que nos acechan, un abrazo¡¡¡

FAH dijo...

@pedja. Buena reflexión. Siempre digo que cada vez me cuesta criticar más a cualquier persona que ocupa un puesto de gestión. Tremendamente complejo y tremendamente ingrato.... pero bueno, con estos bueyes hay que arar. Siempre he dicho que en un puesto de responsabilidad una de las cosas más importantes es la "gestión de la crítica". Sobre esto escribí un post con el título: "No temas a las críticas", de 6 de septiembre de 2008: http://franciscoalcaide.blogspot.com/2008/09/no-temas-las-crticas.html. Good luck at The London Summit 2009.

Jesús García dijo...

Probablemente este refrán no tiene su origen en el remoto templo zen, pero es igualmente válido: "Si el prior juega a los naipes, ¿Qué harán los frailes?"
Efectivamente, el ejemplo, y más si viene de alguién a quien respetas, es la mejor enseñanza.
He descubierto hace poco tu bitácora, amena y brillante, ya tienes otro seguidor, ahora me queda la tarea de ponerme al día.
Un saludo Paco.

FAH dijo...

@Jesús García. Gracias por hacerte seguidor. Espero verte por aquí y que opines y comentes. Un saludo.

Publicar un comentario en la entrada