«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

sábado, 16 de mayo de 2009

¿Cuál es la principal ventaja competitiva de las empresas del siglo XXI?

Junto a los dos preguntas de ayer y antes de ayer del “Who´s Who en el management español”; hoy dejo otra: ¿Cuál es la principal ventaja competitiva de las empresas del siglo XXI? Aquí van las respuestas:

José Aguilar López. Socio–Director de MindValue: “La innovación, entendida no como se hace habitualmente, “copiar más rápidamente que otros” o “adquirir enseguida las nuevas herramientas tecnológicas”, sino como la capacidad de renovar anticipadamente nuestra propuesta de valor, de una manera imaginativa, fiable y útil para nuestro mercado”.

Mario Alonso Puig. Top Ten Management Spain: “Entender las verdaderas necesidades de las personas. Aquellas empresas que ilusionen a las personas en un proyecto compartido, que las animen a participar y que den la bienvenida a la diversidad serán las organizaciones que alcanzarán una clara ventaja competitiva porque la gente ilusionada, confiada y comprometida expresa una capacidad para ser creativa e innovadora mucho mayor a la de la gente que sólo experimenta su trabajo como una rutina imprescindible para poder subsistir”.

Santiago Álvarez de Mon. Profesor IESE Business School: “La humildad y la curiosidad para estar en contacto con la realidad y no con las propias ideas. Hurgar en los hechos, en la verdad de los temas, en lugar de estar enamorado de tus ideas y conceptos. La realidad nos va a desbordar y nos va sorprender, por ello, hay que tener los ojos bien abiertos. Es importante la capacidad de asombro, la curiosidad y la humildad para reconocer que te has equivocado, porque todo eso va a traer flexibilidad y te va a vacunar de la autocomplacencia, de la vanidad. Si me enamoro de la realidad, ésta me pregunta y me hace ver cosas, pero si me aferro a mis ideas, secuestro sólo la parte de la realidad que me cuadra”.

Eduardo Bueno Campos. Catedrático Economía Empresa UAM: “Aceptar el reto tecnológico o poseer competencias en I + D, así como seguir apostando por la creatividad y provocar cambio con tecnologías disruptivas”.

José Manuel Casado. Socio de Human Performance de Accenture: “El compromiso de las personas con las empresas. Pero me refiero al compromiso “afectivo” y no a ningún otro. De acuerdo con las investigaciones de Meyer, Allen y Smith, deberíamos distinguir tres tipos de compromiso: “afectivo”, “continuista” y “normativo”. El compromiso “afectivo” se da en aquellos trabajadores que están en la empresa porque quieren y desean hacerlo, porque entienden que es el mejor lugar para trabajar; el compromiso “normativo” se aplica a aquellos que están en la compañía porque creen que así deben hacerlo; y por último, el compromiso “continuista” se produce en esos trabajadores que continúan en una organización porque no tienen otra opción”.

Juan Carlos Cubeiro. Director de Eurotalent: “La conjunción de las 3T: Talento, Tolerancia (aprovechamiento de la diversidad) y Tecnología. Las 3T reducen drásticamente la distancia entre lo que se sueña y se pone en mercado”.

Nuria Chinchilla. Profesora IESE Business School: “La conciliación de la vida laboral, familiar y personal. Sólo las empresas que puedan ofrecer a quienes en ellas trabajan la posibilidad de equilibrar los distintos ámbitos de su vida serán capaces de atraer, retener y potenciar el talento más creativo, comprometido y productivo del mercado”.
Javier Fernández Aguado. Presidente de MindValue: “La vivacidad sólidamente basada. Si fuésemos capaces de aprovechar lo mejor de nuestra idiosincrasia, e introducimos esa sensata solidez, los resultados serán extraordinarios. España tiene muchas posibilidades de convertirse de nuevo en –o mejor dicho de consolidarse como– país de referencia. Todo ello si ciertas tendencias centrífugas no hacen descarrillar –por falta de preparación de algunos responsables– un proyecto tan sólido como el de España”.

Salvador García. Profesor de la Universidad de Barcelona: “Tener auténticos valores compartidos”.

Luis Huete. Profesor IESE Business School: “La habilidad para hacer frente a situaciones de disrupción en los mercados provocadas por los cambios en la tecnología, legislación y gustos del consumidor”.

Alfonso Jiménez. Socio PeopleMatters: “Contar con una cultura de orientación al servicio”.

José María Ortiz. Universidad Francisco de Vitoria: “La diferenciación. No hay otra. Toda estrategia competitiva es ya una estrategia de diferenciación. La tecnología es susceptible, cada vez más, de ser copiada con rapidez y fiabilidad. La diferenciación en costes tiene sus límites, depende mucho de las economías de escala, y al final no diferencia. Los mercados cada vez maduran con mayor rapidez. Y en mercados maduros la principal diferenciación, la más rentable, viene de la capacidad para suscitar y gestionar percepciones valiosas”.

Álex Rovira. Co-autor de "La buena suerte": “El conocimiento especializado y diferenciado y también la flexibilidad antes citada para adaptarse a un mundo en el que muchos elementos van a cambiar. En este sentido hay aún mucho camino por recorrer en la inversión destinada a la formación, la investigación y el desarrollo que, combinadas con el talento creativo español darían mucho de sí”.

Fernando Trías de Bes. Profesor de ESADE Business School: “La capacidad de innovar de forma relevante. No me estoy refiriendo a las variaciones de productos y servicios sino a verdaderas innovaciones que modifiquen las reglas del juego y hagan frente a las imitaciones y reducciones de precios y valor que toda dinámica competitiva conlleva en un mercado o industria. La innovación relevante será la única barrera de entrada a la irrupción de amenazas como, por ejemplo, la del mercado chino”.

6 comentarios:

matemate dijo...

Francisco:
Otro artículo con opiniones muy valiosas y que tanto alumbran el camino. Personalmente la del Dr. Mario Alonso Puig merece sacarle más jugo, porque es la primera que hay que hacerse si en realidad nos interesa hacer la diferencia: “Entender las verdaderas necesidades de las personas". (!) O son muy obvias y ya las conocemos?
Convendría recordarlas?

Tus articulos nos siguen sensibilizando!

Saludos

Fernando dijo...

Gran post, Paco.

Ahí van mis ideas:

1) Innovación, pero entendiendo que ésta puede tener múltiples perspectivas dependiendo de la industria o sector. No solo se trata de mejorar un producto o un servicio.

2) Flexibilidad para adaptarse a un entorno tan turbulento como el actual y que permita pasar de un enfoque de cliente a un enfoque multi stakeholder.

3) Personal comprometido con la causa a través de una política interna de fidelización del capital humano de la compañía.

Abrazos

FAH dijo...

@matemate. gracias. La motivación (necesidades) es un tema complejo por varios mottivos:

1. Son múltiples: necesidad de afecto, reconocimiento, logro, seguridad,... Se podrían decir que hay unas 7-8 y todos tenemos todas.

2. Individuales: en cada persona el porcentaje de importancia de cada una de ellas son diferentes, de ahí de conocer muy bien a tu equipo: hay personas que valoran más el dinero que otras, y algunas el entorno, etc.

3. Cambian con el tiempo: se dice que entre los 25-35 años estamos centrados en la vida "profesional"; de los 35-45 mitad y mitad entre "profesional" y "personal"; y a partir de los 45 lo que más interesa es lo "personal".

Un abrazo.

FAH dijo...

@fernando. gracias por tus siempre apreciadas contribuciones. Creo que son muy acertadas las que apuntas. Peter Drucker decía: "una empresa es innovación y marketing"; es decir, crear ventajas competitivas y vender. Entre ambas el capital humano es el catalizador.

nos vemos pronto. abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

La gran ventaja competitiva será contar con un equipo lo suficentemente cohesionado que vaya en una misma dirección. Innovación,flexibilidad y diferenciación son conceptos de los que se viene hablando desde hace muchos años y éstas ventajas competitivas no se logran si no existe la voluntad y el compromiso por parte de las personas. Ellas son la principal ventaja competitiva.

Saludos

FAH dijo...

@fernando lópez fernández. Me parece muy acertado lo que apuntas. La clave son las personas: la innovación son los innovadores; la flexibilidad son las personas flexibles; y la diferenciación es el producto de la creatividad humana. abrazo.

Publicar un comentario en la entrada