«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

martes, 12 de mayo de 2009

¿Cuál es la principal virtud del directivo español?

Ayer dejé una pregunta del “Who´s Who” referida al principal defecto del directivo español; hoy por ser justos hay que preguntarse por la cuestión contraria: ¿Cuál es la principal virtud del directivo español? Aquí van las respuestas:

José Aguilar López. Socio–Director de MindValue: “Generosidad, entendida como la disposición a trabajar intensa y extensamente cuando las circunstancias lo requieren”.

Mario Alonso Puig. Top Ten Management Spain: “Nobleza de intención. Estoy plenamente convencido de que la mayor parte de los posibles errores que cometen algunos directivos en su trato con las personas no son debidos a una intención de hacer daño o perjudicar, sino a un desconocimiento de las claves de la comunicación humana”.

Santiago Álvarez de Mon. Profesor IESE Business School: “Capacidad de trabajo, flexibilidad y agilidad de respuesta”.

Eduardo Bueno Campos. Catedrático Economía Empresa UAM: “Su capacidad para gestionar conflictos y superar situaciones críticas gracias a su creatividad y talento”.

José Manuel Casado. Socio de Human Performance de Accenture: “Creo sinceramente que el directivo español es bastante imaginativo; y en una época como la que nos ha tocado vivir en la que la incertidumbre es nuestra compañera de viaje, la imaginación es crítica para innovar y poder generar valor a los stakeholders.”.

Juan Carlos Cubeiro. Director de Eurotalent: “La sinceridad. Los directivos de nuestro país suelen llamar al pan, pan y al vino, vino”.

Nuria Chinchilla. Profesora IESE Business School: “El tesón, la capacidad de poner empeño en los objetivos a conseguir y no cejar a pesar de las dificultades”.
Javier Fernández Aguado. Presidente de MindValue: “La agilidad forma parte de nuestra idiosincrasia. El directivo español, en términos generales, tiene una capacidad de adaptación que es envidiada en muchos países. Por eso, el número de nuestros directivos expatriados va multiplicándose”.

Salvador García. Profesor de la Universidad de Barcelona: “Muy trabajador”.

Luis Huete. Profesor IESE Business School: “La audacia y el sacrifico”.

Alfonso Jiménez. Socio PeopleMatters: “Flexibilidad”.

José María Ortiz. Universidad Francisco de Vitoria: “La empatía, cuando quiere. Nuestra cultura es socialmente bastante empática. Somos uno de los países de nuestro entorno con más hábitos sociales, y en nuestras organizaciones se valora positivamente el espíritu afiliativo. Todo juega a favor de una dirección de personas que tenga en consideración múltiples variables que permiten conocer mejor las capacidades, el entorno y las expectativas de los colaboradores”.

Álex Rovira. Co-autor de "La buena suerte": “Probablemente la agilidad y la capacidad de improvisación y adaptación de la que carecen, por comparación, otras culturas. Y además, la audacia, que afortunadamente va en aumento y hace que España sea cada vez más exportadora de talento y de iniciativas prometedoras”.

Fernando Trías de Bes. Profesor de ESADE Business School: “La creatividad. En el sentido de estar dispuesto siempre a buscar nuevas fórmulas de afrontar problemas de siempre. España es el país de Europa de donde están surgiendo mayor número de fórmulas empresariales y comerciales innovadoras y sorprendentes, sobre todo, en lo que hace referencia a nuevos conceptos de negocio”.

9 comentarios:

Pedja dijo...

La humildad de reconocer que puede equivocarse, la humildad de saber dialogar y escuchar y la humildad de saber ser justo, ésas serían para mi las claves o virtudes de un buen directivo, un abrazo.

FAH dijo...

@pedja. lo de la humildad fantástico y fundamental. aquí preguntábamos no las que serían ideales sino las que tiene el directivo español. un abrazo. thank you, again.

Fernando López Fernández dijo...

Quizá para mi sean la adaptabilidad a las circunstancias y la flexibilidad en las relaciones humanas y en las negociaciones que es posible que sean una herencia de todos los que dejaron poso por esto que llamamos España.
Un abrazo

Fernando dijo...

Me resulta difícil destacar algunas porque yo creo que el directivo español tiene muchas de las apuntadas, pero tampoco sé si da para generalizar.

Una cosa que he aprendido es que el directivo español se lo pasa mejor que el extranjero. Creo que, por lo general, tiene más sentido del humor y que dentro de la responsabilidad, éste le ayuda a relativizar los problemas. Al menos es lo que yo percibo en mi sector.

Gran post de nuevo, Paco, e interesantes aportaciones de todos

Abrazos

FAH dijo...

@fernando lópez fernández. la adaptabilildad y flexibilidad son aspectos esenciales en cualquier frente y más en entornos cambiantes. gracias y salu2.

@fernando. lo del sentido humor es muy interesante (en el último número de executive excellence hablaba de ello con eduardo jáuregui). también lo del extranjero... salir fuera es fundamental para contemplar las cosas con perspectiva. salu2. thank you.

Anónimo dijo...

enhorabuena por el blog. lo sigo a diario. me encanta. sigue así.

juan.

FAH dijo...

@anónimo (juan). gracias por seguirlo y pasarte. salu2.

MaS dijo...

le he dado vueltas...y pienso que su principal virtud es que se equivoca, como el resto de los humanos.
un saludo,María.

FAH dijo...

@Mas. gracias. muy buena contestación, sin dudas. he intentado ver tu perfil y no aparece nada, supongo que prefieres el anonimato. Ya nos dirás a qué te dedicas, por tu sensibilidad para apreciar lo "no explícito"... cuestión de artistas... como Antonio Vega. salu2.

Publicar un comentario en la entrada