«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

viernes, 8 de mayo de 2009

Cuanto más grande es el caos, más cerca está la solución

Es un proverbio chino que puede parecer una paradoja pero que esconde una verdad como un templo. “Si un problema no tiene solución, agrándalo”, decía Eisenhower; o “logra la liberación a través de los trastornos”, aseguraba un viejo maestro. Para Einstein “la necesidad y el hambre son los motores de cambio de la humanidad”. Muchas veces lo mejor que nos puede pasar es aquello que jamás hubiese deseado que nos ocurriese, porque es entonces a partir de ese momento cuando se inicia el cambio.

Aunque suene duro decirlo, habitualmente el hombre sólo cambia cuando todo tiembla alrededor, de otro modo es capaz postergar sus decisiones y seguir en una sensación de insatisfacción permanente (aunque controlada, y ése es el problema) para evitar dar un golpe de timón a su vida. Sólo cuando las circunstancias nos ponen en situaciones límite solemos hacer aquello que deberíamos haber hecho cuando las aguas estaban calmadas.

La adversidad como "oportunidad" (recomiendo el libro "Desde la adversidad", de Santiago Álvarez de Mon) es a veces nuestra mejor aliada para sacarnos del aletargamiento que tanto dolor nos produce pero al que no tenemos agallas de plantarle cara.

6 comentarios:

Pedja dijo...

Me decías el otro día que la adversidad llega tarde o temprano todos. Estoy totalmente de acuerdo, lo bueno es que yo he perdido el miedo al cambio, ahora hasta me gusta cambiar, lo recomiendo a todos, gracias, abrazos¡¡alegria

FAH dijo...

@pedja. La adversidad, antes o después, toca a la puerta de todos. La vida, ni en lo profesional ni en lo personal, es una línea recta. Recuerdo las palabras de Toni Nadal a Rafa: “Para ser feliz hay que ser austero”, decía Toni –su tío y entrenador– en agosto del pasado año. Y proseguía: “En esta vida hay que aprender a conjugar el verbo aguantarse. Yo me aguanto, tú te aguantas y él... Y eso es lo que no hace la gente hoy en día. Todo son pegas. Sin darle un concepto religioso, la gente es menos sacrificada. Eso es lo que he intentado transmitirle a Rafael. Le digo: 'Aunque a ti te vayan las cosas muy bien, aunque tengas dinero y éxito, tendrás que aguantarte, porque habrá cosas que no podrás controlar. Morirá un familiar. Te dejará la novia. Y te tendrás que aguantar”. abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

De acuerdo con los dos: ya lo dice el refran "todo lo que sube baja" y viceversa. La gran parte de los problemas y desesperación de mucha gente es que es incapaz de comprenderlo.

Un abrazo

FAH dijo...

@fernando lópez fernández. gracias, as usual. efectivamente, cuando conoces la realidad, la aceptas y es más fácil de gestionar. abrazo.

Fernando dijo...

El otro día hablaba con un buen amigo mío y me comentaba que nuestra generación tenía que dar las gracias por estar viviendo esta crisis mundial económica / social / de valores, porque nos estaban dando un máster multidisciplinar gratis.

Tras estos años de convulsión, desaparecerán mediocres y quedarán los mejores. Habrá cambios drásticos, se tomarán decisiones que en entornos estables tal vez nunca se hubieran planteado y es posible que aparezcan nuevos problemas, pero seguro que habremos dado un paso al frente.

La adversidad es una gran oportunidad de cambio, estoy muy de acuerdo contigo. Gran post, Paco.

Un fuerte abrazo

FAH dijo...

@fernando. Coincido contigo. Aquí mismo escribimos un post titulado: "Conflicto y adversidad: aliados del liderazgo".

http://franciscoalcaide.blogspot.com/2008/12/conflictos-y-adversidad-aliados-del.html

abrazo,

Publicar un comentario en la entrada