Nace ‘TOP Conferenciantes’, la plataforma de conferenciantes de management y desarrollo personal de Divertia Smile Company   l   www.topconferenciantes.com

martes, 30 de junio de 2009

Algunas ideas para emprendedores

En los últimos días he estado con empresarios que lo están pasando mal o muy mal con su negocio. Son empresarios pequeños, muchos de ellos autónomos (aunque con una SL por medio) a los que la crisis les está haciendo mella.

En la gestión de una empresa hay muchas cosas que son importantes y en el arte de emprender también. Apunto sólo algunas ideas:

– El nivel de ingresos viene determinado por los gastos. Cuanto más altos sean nuestros costes más altos tendrán que ser los ingresos para mantener las tasas de rentabilidad que queremos. Por eso, en una empresa es bueno que cada euro esté justificado y responda a un por qué. Es fácil que en tiempos de bonanza los gastos se disparen y luego en tiempos de crisis no sea nada fácil contrarrestarlos.

– Algunos quieren brillar antes de estar pulidos. Todos queremos secretaria, chófer, oficina en la mejor zona de la ciudad y cuando viajamos ir a hoteles de cinco estrellas, pero ¿es necesario? Algunos antes de comenzar a facturar consideran estos gastos esenciales. El sentido común nunca falla, así todo llegará a su debido momento. No hay que precipitarse. No pasa nada por tener un despacho más pequeño, o en una zona menos glamourosa, o por tener un coche menos ostentoso. La austeridad en lo que no es necesario define al buen empresario.

– La liquidez (o cash flow) es el pulso de una empresa. Hay que controlar muy bien las entradas y salidas de capital para que el desfase no nos pille con el pié cambiado. En la planificación hay que tener en cuenta que poca gente paga al día y otra simplemente no paga. En tiempos de crisis los plazos se alargan mucho más y los morosos también. Contar con colchones evita sustos.

– Cualquier proyecto puede ir mal. Algunos incluso empiezan bien pero acaban torciéndose. Siempre hay que contemplar la posibilidad de que aquello que parece imposible de venirse abajo, lo acabe haciendo. ¿Se acuerdan del Titanic? Por ello, diversificar, o lo que es lo mismo, comer de varias manos es esencial. Lo de no poner los huevos en la misma cesta es algo fundamental.

– Ser empresario suena bonito, y lo es, pero también a menudo es una especie de montaña rusa con numerosas incertidumbres, presiones y angustias que no es nada fácil de gestionar. Ser emocionalmente fuerte es importante. Hacerse empresario para conseguir ser millonario no me parece un buen planteamiento. Hay que tener la piel muy dura y no todo el mundo está preparado.

– Ningún negocio –salvo contadas excepciones– se construye de la noche a la mañana. Una cosa es tener una buena idea, otra un buen producto y otra posicionarlo y que te lo compren. De ideas o productos no se vive, se vive de las ventas.

– Antes o después, cualquier negocio (como cualquier persona) se pone enfermo. Esas enfermedades pueden ser más o menos graves, desde un resfriado a un cáncer. En algún caso, no será complicado salir adelante y en otros, el fallecimiento será lo que toque. Pero cualquier negocio necesita acudir a la consulta médico.

En los próximos días comentaré algunas otras ideas para emprendedores.