«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

martes, 30 de junio de 2009

Algunas ideas para emprendedores

En los últimos días he estado con empresarios que lo están pasando mal o muy mal con su negocio. Son empresarios pequeños, muchos de ellos autónomos (aunque con una SL por medio) a los que la crisis les está haciendo mella.

En la gestión de una empresa hay muchas cosas que son importantes y en el arte de emprender también. Apunto sólo algunas ideas:

– El nivel de ingresos viene determinado por los gastos. Cuanto más altos sean nuestros costes más altos tendrán que ser los ingresos para mantener las tasas de rentabilidad que queremos. Por eso, en una empresa es bueno que cada euro esté justificado y responda a un por qué. Es fácil que en tiempos de bonanza los gastos se disparen y luego en tiempos de crisis no sea nada fácil contrarrestarlos.

– Algunos quieren brillar antes de estar pulidos. Todos queremos secretaria, chófer, oficina en la mejor zona de la ciudad y cuando viajamos ir a hoteles de cinco estrellas, pero ¿es necesario? Algunos antes de comenzar a facturar consideran estos gastos esenciales. El sentido común nunca falla, así todo llegará a su debido momento. No hay que precipitarse. No pasa nada por tener un despacho más pequeño, o en una zona menos glamourosa, o por tener un coche menos ostentoso. La austeridad en lo que no es necesario define al buen empresario.

– La liquidez (o cash flow) es el pulso de una empresa. Hay que controlar muy bien las entradas y salidas de capital para que el desfase no nos pille con el pié cambiado. En la planificación hay que tener en cuenta que poca gente paga al día y otra simplemente no paga. En tiempos de crisis los plazos se alargan mucho más y los morosos también. Contar con colchones evita sustos.

– Cualquier proyecto puede ir mal. Algunos incluso empiezan bien pero acaban torciéndose. Siempre hay que contemplar la posibilidad de que aquello que parece imposible de venirse abajo, lo acabe haciendo. ¿Se acuerdan del Titanic? Por ello, diversificar, o lo que es lo mismo, comer de varias manos es esencial. Lo de no poner los huevos en la misma cesta es algo fundamental.

– Ser empresario suena bonito, y lo es, pero también a menudo es una especie de montaña rusa con numerosas incertidumbres, presiones y angustias que no es nada fácil de gestionar. Ser emocionalmente fuerte es importante. Hacerse empresario para conseguir ser millonario no me parece un buen planteamiento. Hay que tener la piel muy dura y no todo el mundo está preparado.

– Ningún negocio –salvo contadas excepciones– se construye de la noche a la mañana. Una cosa es tener una buena idea, otra un buen producto y otra posicionarlo y que te lo compren. De ideas o productos no se vive, se vive de las ventas.

– Antes o después, cualquier negocio (como cualquier persona) se pone enfermo. Esas enfermedades pueden ser más o menos graves, desde un resfriado a un cáncer. En algún caso, no será complicado salir adelante y en otros, el fallecimiento será lo que toque. Pero cualquier negocio necesita acudir a la consulta médico.

En los próximos días comentaré algunas otras ideas para emprendedores.

12 comentarios:

Jesús López dijo...

Hola Francisco,

Hacer gala del miedo nunca es lógico pero en la empresa "más vale prevenir que curar". Lo difícil llega cuando ese miedo debe convertirse en un acicate para pensar más, planificar más, ordenar más... en lugar de llevar a una parálisis por ese mismo veneno. Stress o eustress al final siempre es la misma droga pero con enfoque distinto.

¿Qué consejo nos darías para sea miedo positivo?

FAH dijo...

@jesús lópez. gracias por pasarte. Dice Punset que "la felicidad es la ausencia de miedo". Todos tenemos miedos, que no es más que incertidumbre ante algo desconocido, con lo cual es normal.

¿Cómo se gestiona el miedo?

1. El conocimiento/formación minimiza miedos. Cuanto más sabes, más recursos cuentas y, por tanto, estás en mejor disposición de afrontar retos.

2. Un hábito se construye a base de la repetición de actos: a conducir se aprende conduciendo; a hablar en público, hablando en público; y a cocinar, cocinando. Hay que atreverse aunque nos cueste. "Haz lo que temes, y el temor desaparecerá" (yo diría poco a poco).

3. Relativizar. ¿Qué pasa si sale mal algo? Nada, no se para el mundo. Hay que quitar hierro a los posibles errores.

Merece la pena leer el libro "No miedo" de Pilar Jericó.

salu2.

Germán Gijón dijo...

Hola, Francisco.
Es curioso cómo los términos nemotécnicos suenan en principio tan institucionales para un plan estratégico (D.A.F.O.) y tan corrientemente evidentes cuando hablamos de una empresa pequeña o un negocio (elementos en contra / elementos a favor). Lo que vamos a aprender en este decenio (y espero que no en mucho del que viene) es a relativizar nuestros propios showrooms. El factor precio va a ser a partir de ahora más determinante que nunca, y la sobrevaloración será criterio de muchos menos.
Claro que entendemos perfectamente a los empresarios con los que has estado, y sabremos por ellos y por muchos más que, como decía mi abuelo, para gastar una peseta, primero has de haber ganado tres.
Un abrazo, Francisco.

FAH dijo...

@germán gijón. El precio es importante, cada vez más, porque casi todo se copia rápido, pero también es importante el valor que se aporta y la diferenciación y ventaja competitiva. Creo más en esta estrategia que en la de precio. Creatividad, Originalidad, Innovación... que permitan diferenciarnos en precio. gracias. salu2.

Fernando López Fernández dijo...

Lo bueno de la incertidumbre es que te hace aprender más rápido. Como apuntas,las empresas pueden elegir entre vivir y morir y si no pueden hacerlo( a pesar de haber hecho los deberes) y mueren, al menos habrán intentado vivir.

Tiempos díficiles, pero a la vez llenos de esperanza.
Un abrazo

FAH dijo...

@fernando lópez fernández. efectivamente, suscribo lo que dices. lo importante no es caerse, sino levantarse... todo experiencia lleva consigo muchas enseñanzas que antes o después se conectan y sirven para dar frutos. gracias. abrazo.

Jesús García dijo...

Es cierto que hay miedos y que hay que ir gestionándolos, pero los riesgos siempre están ahí.
Tengo un pequeño negocio y si desde hace bastante tiempo estábamos tirando, durante los dos últimos años la situación está entre mal y muy mal, como dice Paco.
Lo único que se puede hacer es seguir remando, si te paras está perdido, hay que agudizar el ingenio y armarte de paciencia para tocar todas las puertas y no decaer ante la avalancha de "noes" que coleccionas. No es fácil, pero ánimo.
Saludos

FAH dijo...

@jesús garcía. creo que las ideas que apuntas son las adecuadas: más trabajo, ánimo y paciencia. Como decía Cela: "Quien resiste, vence". salu2.

José Miguel Bolívar dijo...

Creo que además de todo lo que comentas hay que saber de qué va lo de montar una empresa. Hay que tener un modelo sólido de negocio, una proposición de valor clara, saber quiénes son tus clientes, segmentarlos, tener una estrategia de mercado, conocer a tu competencia, saber hacer un "pricing"... Una buena idea, muchas ganas y trabajar muy duro no son ya garantía de nada.

JM

FAH dijo...

@josé miguel bolívar. Muchas gracias por pasarte. Me parece muy oportuno tu comentario. El método y el rigor son fundamentales. Creo que has expresado muy bien el orden de ideas importantes. abrazo.

Fernando dijo...

Paco, enhorabuena por el post. Has hecho una especie de decálogo fantástico y de lectura obligatoria para cualquier persona de empresa. Mañana les mando el link al equipo de dirección de PradoRey, con eso te digo todo.

Un fuerte abrazo

FAH dijo...

@fernando. gracias. en el mundo de los emprendedores para mí hay un libro de referencia: "1000 consejos para un emprendedor" de Javier Fernández Aguado. En breve será reeditado. un abrazo.

Publicar un comentario en la entrada