«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

viernes, 12 de junio de 2009

Cómo gestionar al jefe

Ayer comentamos cómo si bien todo jefe debería hacer mucho por su gente, también apuntamos que la gente también debería hacer mucho por su jefe. Aquí van sólo algunas recomendaciones:

Ponte en su lugar: e intenta comprenderle; intenta saber el porqué de sus decisiones. No te olvides que tiene que armonizar intereses muy diversos y a veces contrapuestos. La empatía, en primer lugar, y saber ceder, en segundo término, son el fair play de la convivencia.

Respeta su forma de ser: cada persona somos un compendio de virtudes y defectos. Siempre habrá algo de tu jefe (igual que de tu marido o esposa) que no te guste. La gente inteligente tiene su mirada educada para fijarse en lo positivo y no en lo negativo de cada individuo. Como decía Einsenhower, “selecciono a mis generales por sus virtudes y no por la carencia de defectos”.

Facilítale el trabajo: y no al contrario. Si vas a plantearle problemas, ves también con algunas soluciones. Lo que más valora un directivo es su tiempo, algo de lo que nunca tiene lo suficiente y además es un bien irrecuperable, lo que complica la cosa aún mucho más.

No magnifiques sus reacciones: aunque el respeto no se debería perder nunca, no te tomes siempre en serio sus reacciones. La presión –algo propio a nivel directivo– conduce inevitablemente a reacciones incontrolables. Con el paso de las horas el temporal siempre amaina.

Intenta averiguar qué le gusta y qué no: cuándo se le puede interrumpir; cómo le gustan los informes, cuáles son los detalles a los que presta atención, etc. Aunque tú tengas otra forma de ver las cosas, y hay que hacerlo saber así, recuerda que siempre hay alguien que manda y toma, para bien y para mal, la última decisión.

No intentes aprovecharte de sus puntos flacos: algo que la experiencia enseña es que cuando la gente ve un resquicio de debilidad en los demás, intenta aprovecharse. Las carencias están para compensarlas y no tanto para sacar tajada de ellas. Todos tenemos intereses propios pero también hay que pensar un poco en la organización y en los demás. Si pides algo, intenta ser justo.

7 comentarios:

Fernando dijo...

Gran Post, Paco. Me ha gustado mucho.Especialmente lo de ir con soluciones al jefe.

Te cuento una anécdota que le escuché a Kjell Nordström (Funky Business) en Londres. Si una persona en el ejército en una guerra se equivoca por exceso de valentía y le hieren, o vuelve con una extremidad amputada, es muy posible que le concedan una medalla. Hay un premio por la gallardía y valor. En una empresa, ir al jefe con una idea, desarrollarla y equivocarte de cabo a rabo, se puede premiar o con un despido o con una degradación dentro de un departamento. Como bien has apuntado tú alguna vez, el sistema de reconocimiento y retribución supone también un mensaje para toda la organización.

El jefe no sólo debe esperar que le lleven soluciones, sino animar a la gente a que lo intente aunque fracase. Valdano decía: "Se puede fallar, pero lo que no se puede es dejar de intentarlo". Estoy muy de acuerdo.

¡Enhorabuena!

Un fuerte abrazo

FAH dijo...

@fernando. gracias por pasarte como siempre. ridderstrale y nordstrom tienen 2 libros fantásticos "Funky Business" y "Karaoke Capitalism" que si no los has leido están muy bien. Les entrevistamos en Executive. Ya te lo pasaré. Un abrazo.

Fernando dijo...

Hola Paco:

Conocí a Nordström en Londres en unas conferencias hace poco más de un mes y me quedé estupefacto. Me pareció un crack. Me compré un par de libros suyos que estoy ansioso por empezar en cuanto acabe con los que estoy ahora. ¿Con cúal me recomiendas comenzar?

¡Espero esa entrevista!

Un abrazo

Fernando

FAH dijo...

@fernando. el de "Karaoke Capitalism" es muy bueno. Te va a gustar. te mando la entrevista ahora. salu2.

MaS dijo...

Buenos días, permíteme volcar mis pensamientos en "voz alta":
1.¿cómo ponerme en su lugar si él no me transmite la información necesaria para entender y atender sus decisiones? ¿Cómo empatizar con el patrón de una trainera cuando tu remas de espaldas y sin percepcion real de cual ha sido la razón de su decisión en el cambio de rumbo?
2. Respeto, algo omnipresente y no direccional. Ni de arriba hacia abajo, ni de abajo hacia arriba...El que no sepa respetar y tolerar a otro, que se quede en casa.Ocupe el puesto que ocupe.
3.¿Cómo facilitarle el trabajo si no dispone de tiempo para escuchar las propuestas de mis soluciones? Si cada vez que entro con algo en la mano o en la cabeza, me muestra una mueca que dice: no te enrolles, abrevia, ahora no.
4.Magnificar sus reacciones!!! Elevar la voz, el volumen, el tono; elevar las manos, los gestos, los comentarios...en fin, con determinadas reacciones...no hace falta magnificar!!...¿que la presion conduce a reacciones incontrolables? Lo siento, pero esto no me lo creo. Todos podemos pasar a ser más proactivos que reactivos, ahora bien, tambien para eso, hay que entrenarse y cualificarse.
5.No intentes averiguar qué le gusta y cómo...es parte de nuestro buen hacer que sepamos cómo y qué. No lo intentes, hazlo.
6. Observar al jefe para sacar cuál es su peor rodilla, y tratar de golpear ahí...en vez de, sugerirle que golpee con la otra...algo realmente dificil, si no existe una excelente comunicación.
un saludo muy cordial,

Pedja dijo...

Funky bussiness, se pasó el Paco un viaje entero diciéndome del tío ñese que era un fenómeno y claro me tuve que leer la entrevista finalmente, muy bueno¡¡¡.

Respecto a lo del jefe no estoy de acuerdo para nada. Más bien me quedo con lo que me dijo ayer en una comida festiva uno de mis colaboradores: "mira, eres muy majo pero no me das ninguna pena, tú eres jefe así que que te jo....". Por cierto, lo pasamos muy bien

Abrazos¡¡¡

FAH dijo...

@mas. creo que llevas razón en lo que propones. la idea del post era resaltar que se ponen muchas veces la responsabilidad exclusivamente en el jefe, cuandos todos (el empleado también) tienen su responsabilidad, pero está claro, que tanto unos como otros deben poner de su parte. Empatía, comunicación, comprensión, saber ceder... está claro que es complicado... pero como diría Galeano "la utopía sirve para caminar". salu2.

@pedja.

Publicar un comentario en la entrada