«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

martes, 2 de junio de 2009

¿Cuál es la aportación real de un Executive MBA?

Antes o después, muchas personas con cierta experiencia laboral se plantean (y muchas más en tiempos de crisis) hacer un Executive MBA. No obstante, en muchas ocasiones se tienen ciertas dudas acerca de la aportación real de estos cursos de postgrado y si compensa la inversión en tiempo, esfuerzo y dinero.

En mi libro Who´s Who en el management español les hice a los expertos en management allí incluidos esta pregunta: ¿Cuál es la principal aportación de un Executive MBA a los directivos que acuden? Aquí van las respuestas y espero que los que ya habéis hecho alguno deis vuestra opinión:

José Aguilar López. Socio–Director de MindValue: Reciclaje de conocimientos, apertura de enfoques y red de relaciones. Estos programas no son valiosos sólo por lo que se aprende, sino por la conciencia que se adquiere de las propias carencias. El rendimiento de un MBA bien hecho comienza a desarrollarse al día siguiente de la graduación: abren un proceso, no lo cierran.

Mario Alonso Puig. Top Ten Management Spain: Una visión global de la empresa y la posibilidad de intercambio de ideas con los participantes.

Santiago Álvarez de Mon. Profesor IESE Business School: Sacarles de su día a día y facilitarles un foro para el pensamiento, para contrastar ideas. Se facilita un diálogo calle-aula, teoría-práctica, muy fecundo.

Eduardo Bueno Campos. Catedrático Economía Empresa UAM: Entender y conceptualizar la teoría con la práctica, a la vez que predicar la cooperación y las relaciones multidisciplinares.

José Manuel Casado. Socio de Human Performance de Accenture: Creo que dos cosas; en primer lugar, la flexibilidad que otorga a las personas; un MBA te enseña básicamente a decir “depende”, ya que te conciencia sobre la evidencia de que, ante los problemas, no hay respuestas únicas y acertadas; y cada respuesta “depende” de la situación en que se desarrolle. En segundo lugar, un MBA te procura un networking inestimable.

Juan Carlos Cubeiro. Director de Eurotalent: Debería ser la humildad. En el mundo empresarial de hoy no sirven las recetas. Sin embargo, creo que los MBA sirven hoy por hoy para conocer un cierto lenguaje y relacionarse con gente bien posicionada.

Nuria Chinchilla. Profesora IESE Business School: Depende de qué apellido tenga ese MBA, pero en todo caso se trata de poner en tela de juicio una serie de rutinas que se han ido adhiriendo a la práctica diaria, así como de introducir una serie de nuevas variables en la cosmovisión del participante que le ayudan a tomar decisiones más ponderadas, anticipando todas las posibles consecuencias.

Javier Fernández Aguado. Presidente de MindValue. Permítame la chanza: ¡la ampliación del tarjetero! En algunos casos –gracias a Dios– también se amplían los conocimientos de la realidad real. La situación de muchas facultades de la Universidad española ha llevado a que para introducirse en el mundo de la empresa muchas veces sea fundamental pasar por un master. Si las Universidades cumpliesen su función, disminuiría el número de Escuelas de negocios. Pero eso es sólo un whisful thinking mientras se sigan utilizando los criterios que se aplican a la selección del profesorado universitario. Con estupendas excepciones, el mundo universitario español necesita una ‘revolución’ que lo despierte y le devuelva el sentido de servicio y de amor a la Verdad.

Salvador García. Profesor de la Universidad de Barcelona: Una visión general de la función directiva convencionalmente perpetuadora del sistema.

Luis Huete. Profesor IESE Business School: Catalizar el aprendizaje a través de experiencias, ilusiones y herramientas de gestión.

Alfonso Jiménez. Socio PeopleMatters: Tener una visión de conjunto de lo que es una empresa. Tener ideas generales de todas las áreas, desde la estrategia hasta la tecnología, desde la función de Ventas y Comercial, hasta las Operaciones. En definitiva, tener un enfoque generalista de la empresa.

José María Ortiz. Universidad Francisco de Vitoria: La visión global. Pero en demasiadas ocasiones los que acuden buscan cambiar de trabajo. Los Executive MBA aportan una metodología en la que compartir y enmarcar experiencias vividas. Su calidad depende casi más de los participantes que del claustro. Los profesores, junto a una visión sectorial y funcional relevantes, principalmente, deben conseguir unas condiciones en las que la diversidad enriquezca.

Álex Rovira. Co-autor de "La buena suerte": Ampliación de conocimientos y ampliación de la red de contactos, especialmente.

Fernando Trías de Bes. Profesor de ESADE: Depende de la escuela de negocios a la que acuda y de la trayectoria profesional del que asiste. Pero en general podría decirse que un Executive MBA aporta una visión generalista que no siempre se tiene desde las áreas funcionales.

5 comentarios:

GDS dijo...

Estoy de acuerdo con Fernando Trías de Bes. Profesor de ESADE, a lo que agrego que hay un grupo de factores, incluyendo con lo que ya vienes al MBA. Quizás los mismos conocimientos, mutado con la experiencia, elemento muy importante.

Sin dudas es posible que un profesional aún no inmerso en el mundo laboral o ajeno a ciertas actividades le sea muy útil, pero un inconveniente que puede encontrar es que al momento de aplicar lo aprendido, no pueda hacerlo con cierta libertad, debido a las estructuras.

Es cierto aporta, pero en cada participante está el modo, forma, tiempo y destreza de aprovechar lo que teóricamente le han proporcionado y las relaciones que cultive.

FAH dijo...

@GDS. Gracias por pasarte y participar. Espero que el final de tu MBA sea un éxito. Dos cosas muy importantes:

1. Las estructuras: No basta "saber" (capacidades) y "querer" (motivación) sino hay que "poder". Esto no hay que olvidarlo y mucha gente lo pasa por alto. Hay gente que "sabe" y "quiere" pero no le dejan.

2. El aprovechamiento de un MBA, como casi todo en esta vida, depende sobre todo de uno mismo, de la actitud con la que te enfrentas a las cosas, con la inteligencia para dejarte asombrar por lo que otros te proponen, por la habilidad para no dejarte llevar por prejuicios...

salu2. espero que tu aprovechamiento haya sido máximo.

Alejandra dijo...

No puedo estar más de acuerdo con Javier Fernández Aguado. Es lamentable el desconocimiento de cómo funciona el mundo real cuando salimos de la carrera.

Estoy cursando actualmente un MBA y yo diría que las claves son los compañeros (que la escuela selecciones perfiles similares), el precio (los MBAs más modestos son igualmente válidos, pero no tienen apellidos), tu background inicial y tener definido el "para qué" y "por qué" lo haces.

La aportación real, con la crisis actual y la proliferación de escuelas de negocio, está muy por debajo de lo que era hace unos años. Sigue siendo una forma eficaz de networking, pero ya no es garantía de éxito.

FAH dijo...

@alejandra. gracias por pasarte y participar. Efectivamente, cuando la exclusividad se democratiza pierde su valor. La proliferación de Másters hace que diferenciarse no sea tan fácil. De hecho, los suecos Ridderstrale y Nordstrom denominan a los MBA: Mediocre But Arrogant. salu2.

vcarazo dijo...

No he hecho un MBA pero sí otro máster (MGTI).

Creo que un Máster te enseña tres cosas (por lo menos ese ha sido mi caso):

1.- Hay muchas cosas que no sabes. Y otras que puedes enfocarlas de diferentes formas. Los compañeros ayudan mucho a darte cuenta de esto.
2.- Nunca lo sabrás todo. Así que el Máster es la primera etapa de tu nueva vida. Hay que aprender e interesarse constantemente.
3.- El equipo lo es todo. Un equipo es más potente que un grupo. La relación con tus compañeros es fundamental y sobre todo los es disponer de un buen equipo. La mayor satisfacción que tuve, sin duda, fue ver cómo trabajamos en equipo.

La conclusión que saco es que todo lo que he expuesto son apreciaciones y actitudes personales. Así que aprovechar lo que ofrece un máster depende de uno mismo.

La escuela, el apellido del máster, etc., no son determinantes sólo harán variar un poco tu percepción y motivación.

Saludos,

Víctor

Publicar un comentario en la entrada