«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

jueves, 25 de junio de 2009

El carnicero y el perro

Gisela de la Cruz, alumna del MBA 2008/09 en el que imparto clase en la Nebrija, publicaba hace unos días en su blog un post en el que tomando como referencia las entradas que aquí publicamos (Mi jefe es insoportable y De ingenieros y jefes y Las reglas del jefe) dejaba la siguiente historia que me ha parecido muy interesante. La dejo:

"Un carnicero estaba apunto de cerrar su negocio cuando vio entrar un perro. Trató de espantarlo, pero el perro volvió. Nuevamente intento espantarlo, pero entonces se dio de que el animal traía un sobre en el hocico.

Curioso el carnicero abrió el sobre y en su interior encontró un billete de 500 pesos y una nota que decía; Podría mandarme con el perro 1kg de carne molida de res y 1/2kg de pierna de cerdo? Asombrado, el carnicero tomo el dinero, coloco la carne molida y la pierna de cerdo en una bolsa y puso la bolsa junto al perro, pero olvido darle el cambio al perro. El perro empezó a gruñir y a mostrarle los colmillos.

Al darse cuenta de su error, el carnicero puso el cambio del billete en la bolsa; el perro se calmo, cogió la bolsa en el hocico y salió del establecimiento. El carnicero, impresionado, decidió seguir al can y cerro a toda prisa su negocio. El animal bajo por la calle hasta el primer semáforo, donde se sentó en la acera y aguardó para poder cruzar.

Luego atravesó la calle y camino hasta una parada de autobús, con el carnicero siguiéndole de cerca. En la parada cuando vio que era el autobús correcto, subió seguido por el carnicero. El carnicero, boquiabierto, observo que el can erguido sobre las patas traseras, toco el timbre para descender, siempre con la bolsa en el hocico.

Perro y carnicero caminaron por la calle hasta que el animal se detuvo en una casa, donde puso las compras junto a la puerta y, retirándose un poco, se lanzo contra esta, golpeándola fuerte. Repitió la acción varias veces, pero nadie abrió la puerta.
Para colmo, el carnicero vio al perro tomar la bolsa con el hocico, rodear la casa, saltar una cerca y dirigirse a una ventana. Una vez allí, toco con las patas en el vidrio varias veces sin soltar la bolsa y luego regresó a la puerta.

En ese momento, un hombre abrió la puerta... y comenzó a golpear al perro. El carnicero, alarmado, corrió hasta el hombre para impedirlo, diciéndole:

Por Dios, amigo, ¿qué está Vd. haciendo? Su perro es un genio... Es único.

El hombre, evidentemente molesto, respondió:

¡Qué genio! Esta es la segunda vez en esta semana que al muy estúpido se le olvidan las llaves... y yo en el baño.

Moraleja: Por mas que te esfuerces y cumplas mas allá de tu deber en el trabajo, a los ojos de un jefe siempre estarás por debajo de lo que quiere".

10 comentarios:

Pedja dijo...

Que se lo digan a Pancho el perro que fue a echar la lotería y se fugó con el boleto premiado, genial campaña publicitaria y que cuenta una historia parecida.

Hay que saber tratar a todo el mundo como se merece, hace tiempo que me he dado cuenta que lo más difícil de ser jefe es saber ser justo, el problema en la historia que contáis es que el jefe trataba a su perro como un perro cuando era un genio¡¡¡, gracias,un abrazo.

FAH dijo...

@pedja. ser justo, ¡qué importante y qué difícil!... un abrazo.

Germán Gijón dijo...

Si nosotros, como personas, no sabemos en muchas ocasiones apreciar lo que tenemos, no es extraño que en muchas empresas el valor de las personas como activo en la organización no sea tomado en cuenta. Pero no hay que olvidar que estas personas de valor crean sus propias expectativas. Cuando el capital humano va desapareciendo de la empresa, algún directivo despistado se está preguntando todavía por qué.
-"Pero si yo le pagaba el sueldo puntualmente... ¿será desagradecido/a?" -pueden llegar a plantearse algunos.
En fin, que contratan a otra persona, le exigen fidelidad... y si esta también es de valor pero el comportamiento del directivo perdura, volvemos a empezar. La conclusión del directivo es la siguiente: "Si es que hoy, la gente ya no quiere trabajar".
Hala, ¡ahí queda eso! Y se queda el tío tan pancho, casi como el perro al que Pedja hace mención.
Saludos.

FAH dijo...

@germán gijón. La relación jefe-empleado es bidireccional. Al final, tanto en un sentido como en otro, lo que uno da, recibe. abrazo.

GDS dijo...

Gracias por la referencia.

Saludos.

FAH dijo...

@GDS. De nada. salu2.

Fernando dijo...

Gran post, Paco, y grandes reflexiones las aportadas por todos. A mi se me ocurren algunas.

Para atraer y retener talento no basta con un buen salario. Creo que es necesario establecer mecanismos de diálogo con los empleados para saber cómo puedes lograr que éstos se sientan a gusto en una empresa. Horarios flexibles, algún beneficio social o mejora de alguna que otra condición en las tareas, procedimientos o sitio de trabajo, pueden costarle muy poco a la empresa y suponer mucho para el empleado.

Es bueno establecer medidas para evaluar a tus empleados, vínculando su desempeño al de la compañía. Esto no es fácil pero lo creo primordial.

Esto ya lo he expuesto alguna vez, pero incido en ello. Necesitamos crear una medida de creación de valor o riqueza por parte de la empresa que sea mucho más real que el mero beneficio económico empresarial.

Enhorabuena, Paco

Abrazos

FAH dijo...

@fernando. te pasaré por mail una artículo que creo que te puede gustar sobre la "Importancia de la Gestión del Desempeño" (Identificación de indicadores, evaluación y medidas de acción). La atracción y retención del talento da para mucho y como apuntas el dinero es un factor higiénico, necesario como punto de partida, pero insuficiente. abrazo. paco.

Facility manager dijo...

Que buena historia. La voy a contar, ya que me gusta contar cuentos. Algo queda de eso, seguro
Saludos,
Alberto

FAH dijo...

@facility manager. gracias, alberto. me alegro que te haya gustado y la utilices. salu2.

Publicar un comentario en la entrada