«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

lunes, 8 de junio de 2009

John Paul DeJoria: de indigente a multimillonario

El otro día en una revista leí una entrevista a John Paul DeJoria. El titular de la entrevista decía: John Paul DeJoria: De indigente a multimillonario. Junto al titular la entradilla decía: “La apasionante vida de un sin techo que hoy vive en una de las más fabulosas mansiones de Malibú”. Más adelante se destacaba: “Hijo de emigrantes, nació en un suburbio de Los Ángeles, se arruinó en dos ocasiones y después se cumplió en él el sueño americano”.

Con independencia del glamour de esta historia, en la entrevista John Paul DeJoria decía cosas que me han parecido muy interesantes. Apunto algunas:

1. Refiriéndose a su infancia dice: “Éramos pobres, pero como no nos comparábamos con nadie, no lo notábamos y nos sentíamos felices”. Aquí en muchas ocasiones hemos hablado de esto precisamente. En el post “No mires a los lados” escribíamos: “Uno de los grandes secretos de la existencia consiste en no mirar demasiado a los lados, porque cuando lo hacemos tendemos a comparar, y cuando comparamos, caemos en el grave error de poner el zoom más en lo que nos falta que en lo que tenemos, y eso nos produce una gran frustración”; un tema del que también hablaba el bloguero Pedja en su post “Belgravia y las vidas que pude haber tenido”.

2. También explicaba John Paul DeJoria: “Un día –tendría unos cinco años– mi madre nos llevó en tranvía al centro comercial de la ciudad. Era un viaje fantástico para nosotros, porque se acercaban las Navidades y encendían las luces de los grandes almacenes, decoraban las calles... y el espectáculo era extraordinario. Mientras contemplábamos aquellos escaparates llenos de cosas que nunca tendríamos, mi madre llamó nuestra atención. «¿Veis esas personas que están ahí?», dijo a un grupo del Ejército de Salvación. «Ahora quiero que os deis la mano y juntos depositéis esta moneda de diez céntimos en ese cubo». Pero –protestamos nosotros, que ya sabíamos el valor del dinero– es demasiado. Y ella respondió: «Sí, pero ellos lo necesitan más que nosotros». Fue mi primera lección en la vida: compartir. No importa lo que consigas, no importa lo lejos que hayas llegado en la vida: si no compartes eres un fracasado”.

Desde luego es una gran lección. Como afirma un proverbio sueco: “Una alegría compartida se transforma en doble alegría; una pena compartida en media pena”. Dar es, paradójicamente, una de las formas más inteligentes de recibir. Por otro lado, el dolor tiene una gran virtud, bien digerido te hace más humano y te permite con mayor facilidad ponerte en el lugar del otro. Haber pasado por las dificultades que otros atraviesan facilita enormemente la práctica de la empatía.

3. En otro momento de la entrevista señalaba: “Mi mejor escuela de fue vender enciclopedias puerta a puerta durante tres años. Toc, toc. Llamabas. Te abrían. De alguna manera conseguías entrar en el salón de su casa y hacer que la persona te escuchara. Luego le convencías para que se gastara –a plazos– trescientos dólares, que lo que costaba entonces todo el set. A mí se me daba bien. ¿Por qué? Porque creía en lo que vendía y eso es infalible. Siempre he aplicado a todo lo que hago el secreto de los triunfadores. ¿Qué diferencia a un triunfador de otro que no lo es? Que el triunfador hace muchas cosas que el otro no quiere hacer. Por ejemplo, si me cerraban la puerta en las narices diez veces, seguía, con el mismo entusiasmo, llamando a la puerta número once”.

Qué importancia es tener fe en uno mismo, la autoestima, la forma en la cual nos vemos a nosotros mismos. Al final lo que ocurre “externamente” no es más que un reflejo de nuestra realidad “interior”. Lo que pensamos (bueno y malo) acaba sucediendo porque en el universo funciona el principio de la sincronicidad, un término acuñado por Carl Jung que se refiere a la unión de los acontecimientos interiores y exteriores de un modo que no se puede explicar pero que tiene sentido.

Otras muchas cosas interesantes dice Dejoria: “Vivir con casi nada, pero con dignidad, no es tan difícil”; o “Trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti”, es mi lema; o “He hecho de todo: limpiar locales, vender enciclopedias puerta a puerta, servir gasolina... Tener tantos empleos te permite saber lo que no te gusta”.

Más información:



“John Paul DeJoria: de vagabundo a millonario”.
                                                                                                                                                                  

«APRENDIENDO DE LOS MEJORES» en: | Amazon.es Casa del Libro FNAC |
                                                                                                                                                                 

13 comentarios:

Jesús López dijo...

Hola Francisco,

Muy interesante. Creo que alguna vez has hablado de Nick y de la falta de sacrificio de la sociedad actual y, en esta historia, se mezclan ambas.

En una canción de Fito Paez una estrofa decía... "lo que adoro son las flores que crecen en la basura..."

Otra vez más la causa personal supone un acicate para esforzarse aún más... cuanto deberíamos aprender...

Saludos,

Por cierto, en su momento yo también había hablad de Nick: http://www.apuntesgestion.com/2009/02/23/nick-vujicic-yo-naci-para-ganar/

Pedja dijo...

Fantástico Post Paco y gracias por citarme una vez más. Efectivamente, el dolor nos hace mejores, dar nos hace mejores y compararse con los demás solo si es para darnos cuenta que les debemos una moneda de diez céntimos, es decir, para ver que necesitan más nuestra ayuda que nosostros la suya, enhorabuena, un abrazo.

FAH dijo...

@jesús lópez. gracias por pasarte y participar. Sí, hay muchos ejemplos en los que inspirarse, no hace falta mirar al periódico. La vida está llena de gente luchadora (véase hospitales, tercer sector, ONGs...). salu2.

@pedja. thank you. un placer citarte, cuestión de justicia. abrazo.

carlinhos braun dijo...

Qué maravilloso post.
Todo un ejemplo, DeJoria. Y no solo de que partiendo de 0 se puede llegar a donde te propongas.

Por cierto, que el post que citas de Pedro es brutal, maravilloso también (os dejo un video que me encantó y que está un poco relacionado con esto.. disfrutar las cosas que tenemos en la vida: http://www.youtube.com/watch?v=jETv3NURwLc).

Me ha parecio precioso también lo que cuenta DeJoria sobre la donación que hicieron cuando eran niños y tu reflexión Paco, sobre compartir.

Grande.

Abrazos.

FAH dijo...

@carlinhos braun. gracias por pasarte y participar. sí, un ejemplo interesante. No he comentado otras muchas cosas interesantes de la entrevista (su mujer le abandonó, se quedó con el dinero y tuve que empezar a vivir en un coche, se aseaba una vez al día y comía cereales, etc...). Comentaré otro día. abrazo.

Fernando dijo...

Gran post, Paco, enhorabuena. Me ha gustado mucho, de verdad.

Me quedo con dos ideas fundamentales:

1) Compartir y dar: Siempre he crecido con la idea de que lo natural en esta vida es ayudarse y compartir. Desgraciadamente uno se da cuenta de que la vida no es así ni de largo. Coincido con tu reflexión al respecto.

2) Confianza: Cambia totalmente el desempeño de una persona. Me vas a permitir un ejemplo un poco "cheli" pero que creo es muy ilustrativo. Cuando uno no tiene novia, le cuesta mucho lanzarse a por las chicas más guapas. Sin embargo, cuando la tiene, se cree que se ligaría casi a cualquiera. La persona es la misma, pero el estado de ánimo marca diferencias. En el fútbol, como dice Valdano, y en la vida.

Enhorabuena

¡Un abrazo!

FAH dijo...

@fernando. gracias. buenas reflexiones las que apuntas: confianza (el alimento del talento) y compartir (hacer algo por los demás es una da las cosas que más satisfacción produce, porque es sentirse útil). abrazo. gracias.

Fernando López Fernández dijo...

Gracias por el post, muy ilustrativo e inspirador. Habría que crear una galería o museo de los hombres buenos. Siempre sería mejor que el museo de cera. Podriamos aprender mucho.
Saludos.

FAH dijo...

@fernando lópez fernández. Gran idea el "museo de los hombres buenos". Seguro, desde luego, que aprendiamos mucho. Hay mucha gente anónima que pasa desapercibida de la que se puede aprender. gracias. un abrazo.

Lorenzo dijo...

Encuentro fascinante su blog, extremadamente inspirador y motivador. Sin duda el trabajo de nuestro interior, permitirá ser mejores personas, desarrollando habilidades para construir un mundo mejor.Reitero mi saludo y felicitación estimado amigo, desde Huamachuco-Perú, Lorenzo.

FAH dijo...

@Lorenzo. Muchas gracias por pasarte, por participar y por tus palabras. Me alegro que te sirva. Saludos hacia Huamachuco-Perú.

Jesús García dijo...

Muy buen post Paco. Qué rapidez en los comentarios, se nota que tu blog se ha convertido en bitácora de cabecera de muchos de nosotros.
Vaya ejemplo, es la teoría puesta en práctica.
Confluye todo: conocer la escasez, caer hasta el fondo, levantarse, optimismo, autoestima, perseverancia y generosidad. Así de sencilla es la clave del éxito, pero falta lo más importante: la persona.

Saludos.

FAH dijo...

@jesús garcía. muchas gracias por tu participación habitual. sí, es un buen ejemplo de muchas cosas y de cómo cada uno en su lugar y de distinta manera puede conseguir resultados.

Publicar un comentario en la entrada