«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

miércoles, 1 de julio de 2009

¿Cuál es el nivel de Responsabilidad Social Corporativa de nuestras empresas de 0 a 10?

Este post se lo dedico a un buen amigo y gran entusiasta del tema: Fernando Rodríguez de Rivera, que además su tesis doctoral versa sobre ella. En mi libro del "Who´s who en el management español", pregunté a las 14 personas incluidas la cuestión planteada. Éstas fueron sus respuestas:

José Aguilar López. Suspenso. Con frecuencia, se ignora. Otras veces, se esgrime como argumento de marketing o en el contexto de operaciones comerciales más explícitas. Sólo por excepción responde a las convicciones de gestores y propietarios, persuadidos de que la responsabilidad social corporativa es una obligación de justicia y un requisito para la correcta implantación de una empresa en su entorno.

Mario Alonso Puig. Sobre el porcentaje que invierten las empresas en responsabilidad corporativa creo que todavía es escaso aunque no puedo concretar. Sí creo que la sensibilización va en aumento.

Santiago Álvarez de Mon. Más moda y continente que contenido. Soy optimista, pero crítico, hay más marketing que sustancia.

Eduardo Bueno. 4, ya que estimo que con este concepto se dicen cosas diferentes que poco tienen que ver con su esencia lógico-semántica. Además, existe mucho “maquillaje”.

José Manuel Casado. Creo que no se debe hablar de Responsabilidad Social, hay que hablar de Responsabilidad Corporativa, que es un término más amplio y que comprende las variables denominadas “duras”, como son los aspectos tradicionales, tales como buena gestión, valor al accionista, rentabilidad, calidad de oferta de servicios, innovación, etc., así como los variables “blandas” entre las que se encontrarían, entre otros, aspectos como los de la responsabilidad social, acción social, etc. Éste es uno de esos temas de moda, más complejo y difícil de gestionar, sobre el que, a pesar de ser importante, existe cierta frivolidad. Quizá la propia confusión y uso indiscriminado de términos (Responsabilidad Corporativa, Responsabilidad Social, Acción Social, etc.), el fin último de la responsabilidad social corporativa, la poca fiabilidad de los índices o monitores que la miden y la ausencia de doctrina aclaratoria puede que estén contribuyendo a esa frivolidad. La Responsabilidad Social Corporativa es uno de esos aspectos intangibles que, por distintas causas y razones –crisis contables, escándalos financieros, debacles empresariales, salidas de oro de directivos, comportamientos éticamente censurables de altos directivos, etc.–, resultaría imprescindible gestionar actualmente. De hecho, un gran número de empresas están incluso cambiando ya su modelo de comunicación con sus stakeholders; prueba de ello es que muchas de estas compañías, en vez de su memoria tradicional están elaborando memorias de Reputación Corporativa en las que incluyen temas financieros y sociales. En definitiva, creo que es un tema relevante y en el que inevitablemente hay que estar. Estoy convencido, como apunté anteriormente, que si durante el Siglo XX los temas “económicos” ocuparon la agenda de la empresa, en este nuevo siglo que estamos casi inaugurando, los temas “sociales”, como el compromiso social de la empresa, compondrán el índice principal de esa misma agenda. De todas formas, si tuviera que cuantificar de 1 a 10 lo que está haciendo la empresa española, la calificaría con un 5, aprobado por los pelos. Tengo la impresión que las empresas española está yendo al rebufo de las tendencias y, en más casos de los necesarios, pretenden solamente cubrir el expediente.

Juan Carlos Cubeiro. 7. Queda mucho por hacer.

Nuria Chinchilla. 4. Creo que la principal responsabilidad empresarial es producir riqueza y repartirla de modo equitativo, y eso se hace, en general, más o menos bien. El problema está en cómo se consigue esa riqueza, a qué coste. Y ahí creo que deberíamos tener más en cuenta no sólo la ecología “medioambiental”, sino también la ecología “humana”, es decir, la de las personas que trabajan con nosotros. Ése es un tema que va avanzando en nuestras empresas, pero todavía lentamente.

Javier Fernández Aguado. 6. Mucho es el camino que queda por hacer, sin duda, en este terreno. Es, en buena medida, un nuevo nombre para la Ética. Queda, como en todo lo que hace referencia a personas, mucho por profundizar.

Salvador García.
5, un aprobado raspado.

Luis Huete. 5. Las empresas pueden llegar a ser las instituciones más valiosas para el progreso social, no sólo el económico, si se hacen bien los deberes. Son un factor claro de modernización.

Alfonso Jiménez. Yo diría que en las grandes empresas su nivel de RSC es 5. Creo que empiezan a preocuparse por la Acción Social, pero todavía lo veo como un elemento muy testimonial y muy “marketiniano”. Creo que lo que se hace es lo menos posible pero que tenga un retorno de imagen y prestigio alto. La mejor acción de RSC es ésa hoy por hoy: hacer lo menos posible, pero que tenga un alto retorno y un alto impacto.

José María Ortiz. Si nos atenemos a lo que se publica, sobresaliente, pero… Hemos ganado mucho en transparencia. Y muchísimo en capacidad de gestionar lo que nos hace subir o bajar en los diferentes ránkings. Y como da la impresión de que el principal indicador de RSC durante unos años va a ser el GRI (Global Reporting Initiative), sólo lanzo un deseo: que se incluyan en las memorias de las empresas las encuestas de clima laboral de que disponen. No sea que a la larga, si la imagen externa y la identidad interna no coinciden, o no convergen, estemos alimentando una generación repleta de cinismos.

Álex Rovira. 3. En este territorio queda aún muchísimo trabajo por hacer.

Fernando Trías de Bes. 5, un aprobado raspado.

14 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Coincido prácticamente con todas la opniones. Que queda mucho por hacer es evidente, que mucho de los que se entiende por RSC no es más que marketing y seguimiento de una tendencia. De hecho como dice Fernándcez Aguado es posible que sea un nuevo nombre para la ética; pero claro, detrás de esta RSC están las personas y si éstas no son éticas, difícilmente se avanzará.
Gracias por el post. Saludos

FAH dijo...

@fernando lópez fernández. gracias. Desde luego, queda mucho por hacer; y lo que habría que decir es que la RSC empieza por uno mismo, con los comportamientos propios. salu2.

Fernando dijo...

Paco, muchas gracias por citarme. Me siento muy honrado, porque ya sabes que considero tu blog de referencia.

Voy por partes. Creo que se aportan muchas ideas interesantes. Es cierto que la RSC se ha confundido a medida con filantropía, marketing con causa o voluntariado corporativo, y yo creo que en el fondo es mucho más que eso. Aporto tres reflexiones propias:

1) La RSC debería ser una herramienta de gestión explícitamente ética. Debe ayudar a la empresa a ser rentable desde un triple punto de vista: económico, porque si no el resto de objetivos no tiene sentido,social y medio ambiental, porque es la única manera de garantizar la viabilidad a largo plazo de la compañía.

2) La RSC debe ser sostenible de por sí. Si no, cuando vengan mal dadas como en este 2009, tenderá a desaparecer de los balances.

3) En la era de las telecomunicaciones, con la democratización de la información, ninguna empresa puede sobrevivir actuando de espaldas a la sociedad y sus grupos de interés. Gestionar las empresas con el único objetivo de maximizar el valor del accionista creo humildamente que ya no se sostiene.

Mi nota a la RSC en España: Un 5. Noto que algo está cambiando. Poco a poco, eso sí.

Abrazos y gracias, Paco.

FAH dijo...

@fernando. gracias por tus aportaciones que mucho valoro sabiendo que reflexionas sobre el tema. Me has dado una idea a raíz del punto 3 que citas. Escribiré sobre eso. Parte lo expuse también en el Who´s Who. Abrazo.

Fernando dijo...

Gracias, Paco. Tengo pendiente tu libro del Who is who para este verano. Con los apuntes que has hecho en tu blog te confieso que lo voy a coger con muchísimas ganas.

Un abrazo

Pedja dijo...

No sé mucho de economía pero suscribo lo dicho, la empresa ya no está exclusivamente para dar más valor a las acciones. En los próximos años lo veremos de firma mas fehaciente, buen post Paco, un abrazo.

FAH dijo...

@fernando. creo que algunas ideas del who´s who te pueden servir... aunque como decías... vas a tener q cogerte un año sabático sólo para leer... todo hay que decirlo, no sería mala opción. abrazo.

@pedja. gracias. veremos a ver. Lo que está claro es que la vida es dinámica, está en constante cambio y nunca logramos el equilibrio. A pesar de todo, soy optimista y creo que tendencialmente, con perspectiva, vamos a mejor, a pesar de episodios coyunturales de crisis. abrazo.

Fernando dijo...

Pero cuanta corrección política me parece que hay por aquí y luego os quejáis de la Logse que pasan todos con varios suspensos.. xDDDDDDDD

Aquí un apunte relacionado para tomar nota (fuente incluida), de Harvard por supuesto:

http://twitter.com/JohnAByrne/status/2447454457

Por cierto, coincido con Álex Rovira porque si se quiere mejorar hay que empezar por llamar a las cosas por su nombre: Muy Deficiente

Que viva er furbo!!

PD: Una pregunta Paco (y compañía), incluiste en 'Patologías de las Organizaciones' la "amnesia convenida" como síndrome de un pymecito que no cita alguna de las fuentes de las que ha bebido??

FAH dijo...

@fernando. gracias. "amnesia", sí incluimos, pero no "amnesia convenida", y que a lo mejor sería más preciso. Gracias por la referencia de twitter. salu2.

Fernando dijo...

Fernando, yo creo que el muy deficiente es muy duro. Vamos a hablar con rigor. Si nos atenemos al estudio que ha hecho el Observatorio de RSC sobre las empresas del IBEX-35, efectivamente los resultados son para llorar. Suspenso generalizado, porque la mejor empresa creo que sigue sin llegar al aprobado. ¿Las causas? Aparte de hacer unas memorias de sostenibilidad muy bonitas pero con pocas certezas y justificaciones, se centran en actividades filantrópicas, voluntariados corporativos o llaman "verde" a lo que no es, y a la par tienen dirigentes con cuentas en paraísos fiscales, empleados trabajando 70 horas a la semana o explotados en países en vías de desarrollo y contaminan más que nunca.

Frente a eso, hay experiencias que no salen en los periódicos que ponen los pelos de punta. No sé si conseguirá evitar el ERE, pero lo que ha hecho Michelín en España para no llegar a ese punto me parece que es para quitarse el sombrero (y es un caso que conozco de primera mano). Las medidas de conciliación que ha metido Gerardo de la Calle, una PYME de aquí de Burgos, son alucinantes, o el ejemplo que han dado en Bodegas Torres, quitando todos los cochazos de los directivos para introducir híbridos (Toyota Prius) (cuando el renting de éstos es más caro que el de un Audi, o al menos lo era hasta hace poco), me parece también digno de elogio. Podría contarte muchas más medidas de PYMES que son menos rimbombantes que otras de grandes empresas pero sí significativas, pero basten esos ejemplos como ejemplo.

Que en la Cámara de Comercio de Burgos hagamos como hicimos el otro día una jornada de soluciones responables en tiempos de crisis y logres juntar 50 empresas, me parece que es sintomático. Poco a poco, y como bien apuntas, siendo conscientes de que queda mucho por hacer, creo que algo está cambiando y es para bien.

Saludos

FAH dijo...

@fernando. me parecen muy oportunos tus comentarios. cuando hablamos de empresas siempre pensamos de "grandes empresas" cuando un montón de PYMES que hacen una labor incomiable y pasan desapercibida. gracias. salu2.

Fernando dijo...

Estimado tocayo, con rigor te respondo y te digo que en España hay más de 3 millones de empresas de las que un 99,87% son Pymes con lo que esas 50 que mencionas me dirás tú el porcentaje que representa.. xD. Hace poco nos dejó el Hombre Frito que marcó un estilo de gestión que aquí puedes ver incluso cantado:

http://www.elblogsalmon.com/historia-de-la-economia/el-coro-de-milton-friedman

y no creo que de la noche a la mañana se tengan en cuenta una serie de conceptos que no maximizan la cuenta de resultados máxime cuando ha llegado un punto en el que se ha confundido libertad con libertinaje pero el lenguaje políticamente correcto y el haber pasado unos filtros estructurales para alcanzar determinados puestos que te dan de comer impide que muchos llamen a las cosas por su nombre.

Estamos en medio de una crisis de valores con lo que el aprobado general se me antoja a todas luces excesivo y totalmente carente del rigor que solicitas sobre todo cuando vivimos en un mundo globalizado con tantos problemas a la vuelta de la esquina que nos van a terminar perjudicando más tarde o más temprano. Aunque solo sea por egoísmo inteligente uno no puede ni debe seguir mirando hacia otro lado, ¿o no?

Paco, espero que aceptes mi invitación para que pueda hacerte algunas preguntas a ver si resuelvo algunas dudas que tengo desde hace ya bastante tiempo..

Salu2.

Fernando dijo...

Fernando, está claro que yo soy optimista (o un pesimista mal informado, como dirían Tip y Coll) y tú más pesimista. Apuntas cosas que son ciertas (y duras) pero creo que sin perder un ápice de crudeza, uno tiene motivos para ver las cosas con mejor cara. Aclaro, por cierto, que lo del rigor era por introducir el estudio del Observatorio de RSC sobre las empresas del IBEX (las cuales, salen, de Suspenso - Muy Deficiente todas).

Tienes razón en que de la noche a la mañana no se cambian las cosas, pero mira, llevo estudiadas más de 30 memorias de empresas (cierto es que ninguna española), auditadas por la fundación inglesa EIRIS, y te puedo decir que, con todos los fallos y defectos que puedan haber (y que seguirán existiendo), uno se queda pasmado con determinados ratios, mejoras y esfuerzos que hacen las empresas. Hay un proceso imparable, que yo creo que en buena medida es instrumentalista, tampoco vamos a hacernos ilusiones, que a mi me hace pensar que otra empresa es posible. Es cierto el dato que das de PYMES, pero ¿cuántas tenían en el año 2000 alguna certificación ISO y cuántas la tienen ahora? Sé que tener una certificación ISO no es nada del otro jueves, pero aunque sea por ese egoísmo inteligente que bien citas, lo están haciendo, y ello implica que hay factores que antes no se medían, ponderaban y valoraban que ahora sí se hacen.

Cógete las memorias de BMW, Daimler, Grupo Volkswagen o similar, comienza en 1999 y sigue hasta nuestros días, observa los ratios de emisiones, residuos, gasto de agua y otras materias primas, etc. por unidad producida, , gestión de la diversidad, ratio de abandonos, % de trabajadores adscritos a convenios colectivos, etc. Observa los parámetros que pide Naciones Unidas con el GRI. Sí, queda muchísimo por hacer, estamos al principio del camino, todavía son más las malas noticias que las buenas, pero algo se mueve y creo que es para bien. Ahora hay consciencia de la necesidad de medir parámetros más allá del beneficio empresarial puro y duro.

Lo de menos es la nota, ya que creo que al final es una cuestión de ver el vaso medio lleno o medio vacío. Coincido contigo en lo de que no se puede mirar hacia otro lado. La indiferencia siempre nos hará complices.

Un abrazo

Fernando dijo...

Hola Fernando, estoy de acuerdo en lo que comentas y precisamente es la convergencia que se está dando lo que hace esos procesos imparables, ese es el mensaje que algunos todavía no quieren escuchar.

Por cierto te cuento que yo soy un optimista empedernido si te atienes a la definición de que es un pesimista con voluntad de triunfo (y además bien informado).. xD

Un abrazo

Publicar un comentario en la entrada