«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

viernes, 3 de julio de 2009

El campesino y la cabra

Un campesino judío, acosado por sus dificultades, con muchos hijos, tras sequías repetidas y sin medios económicos, dijo al rabino de su aldea que quería suicidarse porque la vida era insoportable:

¿Quieres seguir un plan para cambiar de opinión y ser más valiente ante la vida?

Sí. Le prometo hacer cuanto me diga.

El rabino entonces, le aconsejó:

Cómprate una cabra y llévatela a vivir a tu casa.

¿Cómo puedo convivir con una animal así y exponer a toda mi familia a sus molestias?

Hazlo así y ven a verme la próxima semana.

Así lo hizo el labriego y la semana siguiente acudió desesperado:

No es posible vivir con una cabra.

No te inquietes –repuso el rabino–. Cómprate otra cabra y haces lo mismo esta semana.

Muy angustiado, volvió una semana después, más resentido que nunca.

Confía en mí y triunfarás. Haz una cosa. Llévate una tercera cabra a tu casa y la próxima semana ven a verme.

Nuestro hombre, en el límite de su desesperación, volvió y su consejero le dijo entonces:

Ahora te queda la parte final. Vende una cabra y ven a verme la semana próxima.
Pasado el plazo, informó que se notaba más paz en su casa con una cabra menos. El rabino le sugirió que se deshiciera de la segunda cabra. Una semana después, el labriego consideró que era más tolerable vivir con una sola cabra y, cuando recibió el consejo de vender la tercera cabra, al volver confesó:

¡Qué tranquilos y felices somos hoy en casa al estar sin cabras! La vida es maravillosa ahora.

El rabino, entonces, le dijo:

Ninguna contrariedad es tan grande como suponemos al principio. No hemos de desesperar nunca. ¡Siempre hay una situación peor!

10 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Una muy buena historia Francisco. Siempre se puede estar peor, pero también mejor como se desprende de la historia. A mi recuerda un poco esta historia a cuando nos duelen las muelas o la cabeza mucho. Es una situación desesperante pero en cuanto pasa vemos que no era para tanto y no había razón para la desesperanza.

saludos

FAH dijo...

@fernando lópez fernández. a mí me gusta esta historia porque siempre hay que pensar que hay gente peor (o mucho peor) que nosotros. gracias y salu2.

Jesús López dijo...

Hola Francisco,

Fenomenal!! En la entrada de las ideas para emprendedores me recomendabas 3 cosas, análisis y estudio, repetición y relatividad... esta entrada tiene mucho de las tres... ;)

Es cierto que conviene relativizar pero caray como cuesta!!

Saludos,

FAH dijo...

@jesús lópez. gracias. sí, relativizar creo q es importante. Como dice una frase: "No te tomes la vida demasiado en serio que no saldrás vivo de ella".... salu2.

carlinhos braun dijo...

Sí, al igual que con el tema de los miedos, la mente juega un papel importante para relativizar las cosas y saber disfrutar de la vida.
Me recuerda al video que has puesto alguna vez sobre Nick, y al post de Pedro "Belgravia y las vidas que pude haber tenido".
Lo ideal sería poder disfrutar de las maravillosas cosas que tenemos sin tener que perderlas (aunque sea temporalmente) para poder apreciarlas.

FAH dijo...

@carlinhos braun. gracias. recomiendo escuchar de vez en cuando la canción "Esas pequeñas cosas", de Joan Manuel Serrat.

Germán Gijón dijo...

Hola, Francisco:
lo bueno de las fábulas es que pueden someterse a diversas interpretaciones. Otra de ellas es que la perspectiva se adopta mucho mejor cuando hemos transcurrido por la fase de la experiencia. Por supuesto, el rabino ya sabía lo que iba a pasar... seguramente por el dicho de que "el diablo sabe más por viejo que por diablo".
Saludos.

FAH dijo...

@germán gijón. la experiencia lo es casi todo en todo. importantísima. teoría sin práctica, utopía. gracias. salu2.

Fernando dijo...

Gran Post,Paco. Yo también creo que dramatizamos a menudo. Relativizar los problemas y verlos desde otra perspectiva creo que es, sin duda, clave para resolver los problemas.

Un fuerte abrazo

FAH dijo...

@fernando. gracias como siempre por pasarte por aquí. un abrazo.

Publicar un comentario en la entrada