El sábado 27 de mayo (13 a 14.30 horas) y el sábado 10 de junio (12 a 14 horas) estaré en la caseta 266 (Deusto/Planeta) de la Feria del Libro de Madrid firmando ejemplares de #AprendiendoDeLosMejores y #TuFuturoEsHoy

martes, 25 de agosto de 2009

Cabaret Místico (I)

Por el mes de diciembre, el inquieto Carlos Vegas me regaló un libro, "Cabaret Místico", de uno de sus autores preferidos: Alejandro Jodorowsky. Lo tenía en espera, y he comenzado la tarea. Apenas llevo unas diez hojas, pero hay mucha profundidad. Me detengo sólo en algunas ideas:

1) Jodorowsky dice: "No puedo cambiar el mundo pero sí empezar a cambiarlo". Y cuenta una historia:

Una gran montaña cubre con su sombra una pequeña aldea. Por falta de rayos solares los niños crecen raquíticos. Un buen día los aldeanos ven al más anciano de ellos dirigirse hacia los límites del pueblo, llevando una cuchara de loza en las manos:

- ¿A dónde vas?, le preguntan.
- Voy a la montaña.
- ¿Para qué?
- Para desplazarla.
- ¿Con qué?
- Con esta cuchara.
- ¡Estás loco! ¡Nunca podrás!
- No estoy loco, sé que nunca podré, pero alguien tiene que comenzar.

Lo hemos dicho muchas veces: "Toda gran marcha comienza con un primer paso" (Proverbio Japonés). Nada grande se construye de un día para otro. Quien quiere tenerlo todo atado desde el primer momento, se equivoca. Se hace camino al andar.

2) También Jodorowsky dice: "Lo que das, te lo das; lo que no das, te lo quitas". Fantástica frase, sin dudas. Todos sabemos que hacer algo por los demás es una de las cosas que mayor satisfacción produce. Y puestos a rendir cuentas el que da recibe todavía más. Lo decía San Francisco de Asís:

Donde hay odio, que yo lleve el amor.
Donde hay ofensa, que yo lleve el perdón.
Donde hay discordia, que yo lleve la unión.
Donde hay duda, que yo lleve la fe.
Donde hay error, que yo lleve la verdad.
Donde hay desesperación, que yo lleve la esperanza.
Donde hay tristeza, que yo lleve la alegría.
Donde están las tinieblas, que yo lleve la luz.
Oh Maestro, haced que yo no busque tanto:
A ser consolado, sino a consolar.
A ser comprendido, sino a comprender.
A ser amado, sino a amar.
Porque es dando, cuando más se recibe.


3) El propio Jodorowsky apunta: "El saber y la risa se confunden". Muchas veces hemos hablado aquí de eso. También decía el escritor chileno: "Sin humor no hay sabiduría". El humor es fundamental en todos los ámbitos. Engrasa la comunicación y genera bienestar físico y mental.

4) La empatía es fundamental en la comunicación, que no es más que ponerse en el lugar del otro para saber qué piensa, cómo interpreta los acontecimientos, qué necesita, etc. En la comunicación es fundamental saber leer muy bien entre líneas. En la comunicación lo "no explícito" prevalece sobre lo "explícito). Una cosa es lo que se quiere decir, otra lo que se dice, otra lo que el otro interpreta y otra cómo actúa en consecuencia. No hay relación humana donde no existan problemas de comunicación.

Jodorowsky cuenta otro cuento:

Mulá Nasrudín, sentado a la sombra, mira el camino en tanto que su mujer, sentada a su lado pero vuelta de espaldas, mira hacia el otro lado. De pronto, comenta a su marido:

- ¡Cuánta belleza! Hay muchos pájaros y las nubes son maravillosas. ¡Es un paisaje espléndido!
- Te equivocas, como de costumbre. ¡Es un paisaje triste: por mi lado no hay nubes ni pájaros!, gruñe Nasrudín.

Ayer mismo Mertxe Pasamontes en su blog "Atrapando sueños" colgaba el siguiente video que refleja lo comentado:

En próximos días iré contando más cosas de "Cabaret Místico". Thank you to Carlos Vegas.