Nace ‘TOP Conferenciantes’, la plataforma de conferenciantes de management y desarrollo personal de Divertia Smile Company   l   www.topconferenciantes.com

lunes, 26 de octubre de 2009

Cada día me siento más ignorante

Es una frase que leí a Eduardo Punset el pasado viernes y que aparecerá el próximo jueves en el nº63 de la revista Executive Excellence. Aquí publicamos un post titulado: "Daría todo lo que sé por la mitad de lo que ignoro"; y en muchas ocasiones hemos proclamado que "la vida enseña humildad".

Así es, "el sólo sé que no sé nada" de Sócrates hace ya más de 2.000 años sigue plenamente vigente hoy día aún si cabe con más fuerza debido a que todo cambia a mayor velocidad lo que hacen de la flexibilidad, agilidad y capacidad de escuchar más importantes que nunca.

Fernando Rodríguez de Rivera, personaje multidisciplinar, intelectualmente curioso y digno de elogio por su ambición por combinar práctica (es Director General de Bodegas PradoRey) y teoría (saca tiempo para su tesis doctoral) comentaba en este mismo blog en el post "Las reglas del management" lo siguiente: "Tuve un profesor en los cursos de doctorado de la Universidad Complutense que con casi 70 años era catedrático y miembro del consejo de administración en Clesa, dónde había sido directivo durante casi 40 años. Recuerdo que el primer día de clase nos dijo: Si yo sigo viniendo a la Universidad, es porque sigo pensando que cada día puedo aprender algo nuevo de vosotros. A mí, esa humildad me desarmó. Asumir que las cosas cambian y que siempre se puede seguir aprendiendo, incluso a costa de supuestas verdades absolutas, supone un verdadero reto".

Cientos de veces hemos citado aquí a Chaplin: "La vida da tiempo nada más que para ser amateur". En otra ocasión escribimos un post titulado: "Cuando crees que lo sabes todo vuelves a fallar: ¡Escucha!". Creo que merece la pena releer la historia que allí cuenta Roger Fisher, Catedrático de la Harvard University y autor de "Getting to yes" (Obtenga el sí. El arte de negociar sin ceder). Y es que como apuntaba nuestra Don Quijote, "la humildad es basa y fundamento de las demás virtudes".