Próximo 28 de junio a las 19.30 horas, presentación en Córdoba de ‘Aprendiendo de los mejores’ (Alienta, 11ª edición) en el Colegio Oficial de Arquitectos. Más información en el siguiente link

sábado, 24 de octubre de 2009

Desarrollo de Habilidades Directivas

Esta semana he comenzado de nuevo las clases de "Desarrollo de Habilidades Directivas" en la Nebrija Business School con algunos de MBA, MBA Financiero y MBA de Desarrollo de Personas. Unos 20 alumnos procedentes de Rusia, Francia, Venezuela, Colombia, República Dominicana o España, entre otros.

Cada vez más, la importancia de la gestión y, por ende, de las habilidades directivas es mayor por múltiples motivos:

Economía del conocimiento y los servicios: frente a una economía agraria, en un primer momento, e industrial, posteriormente, hoy vivimos en una economía del conocimiento y los servicios; y el conocimiento quien lo tiene son las personas y los servicios quienes los prestan son las personas. Ello implica que el elemento humano adquiere mayor importancia que en el pasado (donde era un elemento más de la cadena de montaje) y, por tanto, hay que atraerlo, retenerlo y desarrollarlo.

Competencia: vivimos en un mundo más duro, más competitivo, más frenético. Hay que "morder" más para sobrevivir. En este contexto hay una palabra clave: compromiso; que es lo que te permite dar el máximo, no venirte abajo y luchar duro. El compromiso no se compra, se merece y en ello los directivos tienen mucho que aportar para que el equipo les siga.

Equipo: los entornos son más complejos, todo influye más en todo y la consecuencia de ello es que hay que formar un conjunto competente que de manera integral y en cada uno de los eslabones de la cadena de valor lo den todo. El trabajo en equipo es más importante que nunca. Movilizar personas es complicado, movilizarlas e integrarlas de manera colectiva aún más. ¿Dónde existe a menudo mucho talento individual y poco talento colectivo? Sí, en algunos equipos de fútbol.

Crisis: la incertidumbre, el cambio y la crisis va a ser una constante cada vez más frecuente, lo que implica que los miembros de la organización deben mantener un tono vital alto (actitud positiva) para que ante la adversidad no venirse abajo. En ello los directivos juegan un papel clave transmitiendo ilusión, entusiasmo y pasión. Cada vez más los procesos de selección de las empresas tendrán en cuenta el optimismo (como hace la NASA) de los candidatos para contratar personal. El pesimista es habitualmente un "victimista" que vive amargado quejándose todo el día, y lo más triste, amarga a los demás.

Comunicación: veo a muchas empresas que no se dan cuenta de la revolución social y tecnológica a la que asistimos. Internet y las Redes Sociales (Facebook, Tuenti, Twitter, Myspace) van a ir comiendo cada vez más terreno a soportes tradicionales. Estamos conectados en el mundo 1.500 millones de personas y ello es una gran oportunidad de llegar a mucha gente pero al mismo tiempo una amenaza porque la notoriedad es cada día más complicada. Los departamentos de comunicación y marketing cada vez tendrán más importancia y al mismo tiempo se les exigirá mucho más porque cada acción tendrá que estar justificada vía ROI (Return On Investment).

Breves pinceladas a las que añadiremos otras en próximos días.