«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

jueves, 22 de octubre de 2009

Educación: qué y para qué

En twitter, gracias a @pazgarde (su blog es Coaching para jóvenes) descubro en el blog "Competencias 2.0." de Jaime Izquierdo un interesante post que lleva por título: "Las cosas útiles". En él se cita el artículo "¿Educar para el siglo XXI o para el siglo XIV?" de Pablo Pardo publicado desde Washington con fecha 20 de octubre en el diario El Mundo. Ideas interesantes para pensar que ponen en entredicho la educación que dedica demasiado tiempo a cosas poco prácticas y útiles. Pienso lo mismo. En Finlandia, por ejemplo, les enseñan a los chicos cómo hacer tareas domésticas (cocinar, hacer la colada, etc) y que les sirvirán para desplegar las alas por sí mismos con mayor prontitud y a sentirse más independientes (las dependencias -materiales, emocionales...- nunca son buenas). En otros países, además, tienen una toma de contacto con la planificación financiera.

Recuerdo que Edward de Bono, experto en pensamiento lateral, me decía en una ocasión: "La educación actual desperdicia dos tercios de los talentos de los seres humanos” ya que “la educación es un impulso histórico. Hay muchas cosas que hoy no se enseñan porque la inercia es hacer siempre lo mismo. Esto significa un gran desperdicio de talentos en la sociedad”. Según De Bono "en la Unión Europea el 25% del tiempo escolar se emplea en estudiar matemáticas, cuando en nuestra vida adulta apenas utilizamos un 3% de ese material. Las matemáticas agilizan la mente pero también hay otras formas de conseguirlo, y deberíamos ayudar a nuestros jóvenes a explorarlas de una vez por todas. Si encontráramos la forma de enseñarles a pensar creativamente, les daríamos elementos para que reafirmen la autoestima y la autoconfianza, y eso marcaría una gran diferencia en muchos de ellos”.

También se hace referencia en el blog de Jaime Izquierdo al monólogo de Quique San Francisco (aquí ya le tuvimos con su excelente monólogo "Los pesimistas") titulado: "El colegio". No tiene desperdicio. Aquí va:

"El otro día tuve que ir a recoger a mi sobrino al colegio. Y me quedé alucinado. ¿Se han fijado en cómo salen los niños de la escuela? Es algo espeluznante. Salen despavoridos, corriendo en cualquier dirección, como endemoniados, empujándose y gritando… como huyendo de algo, que piensas: ¿qué les harán ahí dentro?

Yo recuerdo que de pequeño no salía del colegio de esa forma tan violenta.

Francamente, yo la mayoría de las veces… ni entraba.

A mí me decían:

- Enriquito: si quieres ser un hombre de provecho, vas a tener que estudiar un poco más.

Y yo les decía:

- Vale, pero si no quiero serlo, ¿puedo seguir como hasta ahora?
Pero a ellos les da igual, te cargan con un mochilón… ¡así de grande!, y te dicen que todo eso te lo tienes que meter en la cabeza…¡Pero qué empeño en meterme cosas en la cabeza! ¿No se dan cuenta de que no cabe?.

Además, en el colegio se aprenden muchas cosas inútiles. Por ejemplo: ¿para qué se tiran tres meses enseñándote a diseccionar una rana?… Coño, ¡que te enseñen a pelar una gamba!

¿Y las matemáticas? Para empezar, te enseñan los conjuntos: estaban los "conjuntos conjuntos" y los "conjuntos disjuntos". Muy bien, me ha sido muy útil en mi vida saber esto.

Ahora, el que cambió mi vida fue el conjunto vacío. Le enseñaba las notas a mi madre y ella me decía:

- Enriquito, ¿y este cero en matemáticas…?

- Mamá, no seas antigua, esto no es un cero, es un conjunto vacío.

Luego te enseñan a sumar, restar, multiplicar, dividir.. Y dices: "Ahora me enseñarán a pedir un crédito en el banco…” Pero no. Lo que te enseñan es la raíz cuadrada… ¡Ay, amigos! ¡Qué gran tema la raíz cuadrada!

¡Lo bien que me ha venido a mí saber calcular la raíz cuadrada…! Sin ir más lejos la he usado… nunca. Francamente, ¿a ustedes no les parece que ha llegado el momento de plantear este asunto al Gobierno? La raíz cuadrada tendría que ser voluntaria, como la mili.

Y luego llegaba el profesor y decía:

- Chicos, os voy a poner unos problemas.

Pues… cojonudo: Llevo una mochila de ocho kilos, me llaman Carabesugo, me roban el bocadillo… ¡Y encima viene este tío a ponerme más problemas! Y dictaba:

- Si Pedrito tiene seis manzanas, viene su hermana y le quita dos, viene su primo y le quita otras dos y luego el perro se come una… ¿Cuántas manzanas tiene Pedrito? Pues no lo sé, pero, francamente, si quiere mi opinión… Pedrito es gilipollas.

Otra cosa que te enseñaban era el latín y el griego, las lenguas muertas…

¿A ustedes les parece bien que les enseñen lenguas muertas a los niños?

¡Con razón por la noche no pueden dormir!

¿Y la sinalefa? ¡Eso tiene que ser una guarrada! Yo me negué a estudiarla…

Y hablando de cochinadas: también te enseñaban los gases nobles…

Mire usted, a mí me parece muy bien que los nobles se tiren sus gases como todo el mundo, ¿Pero es necesario estudiarlos?

La clase de música… Muy bien, en casa no te dejan gritar ni jugar al balón en el pasillo, pero puedes soplar la flauta hasta que se te salgan los higadillos. Y tu madre ni mu… Total para aprender a tocar “Debajo un botón, ton, ton…”.

Por no hablar de la clase de gimnasia… ¿De qué te va a servir en la vida saber dar una voltereta? ¿Y saltar el potro? ¿Se imaginan que en un debate entre Aznar y Zapatero Aznar dijese: “Señor Zapatero, usted va a subir las pensiones y va a bajar la gasolina, pero, ¿sabe saltar el potro…? Déjese de demagogias… Salte el potro señor Zapatero, salte el potro”.

La única vez que yo estuve atento en el colegio fue cuando explicaron la reproducción humana. Aunque tampoco me sirvió de mucho: primero te hablaban de un guisante… después de unas abejas que salían de su colmena y llevaban el polen por ahí.. Y luego te enseñaban unos dibujitos de una pareja en pelotas… Que yo pensaba: ¿Y aquí quién de los dos tiene el guisante…?” Pero ahí no se acababa el follón, porque yo sabía que había una cosa que se metía en algún sitio… Y además estaba la cigüeña… Con lo que me fui a mi casa pensando que la reproducción humana consistía en que una cigüeña metía un guisante en una colmena y una abeja lo esparcía…

Muy bien… Yo no quiero molestar, pero entonces. ¿para qué me sirve a mí la polla?

En fin, amigos, que según lo que nos enseñaban en la escuela, un hombre de provecho es un tío que habla lenguas muertas, come guisantes, da volteretas y toca la flauta… ¡Coño, este tío es Kung Fu!



16 comentarios:

Germán Gijón dijo...

¡¡¡Juaaa, jua, jua, ja, ja, jaaa...!!!
He hecho como mis hijos cuando quieren enseñarte alguno de esos vídeos graciosos: ¡ven, ven, lee este artículo! -la he apremiado-. Ahora no se cree que en el ordenador me dedico a leer a consultores y especialistas del management. ¡A ver cómo se lo explico!
Un saludo, Francisco.

Germán Gijón dijo...

(evidentemente, me refería a mi mujer. Es que todavía me estaba riendo por dentro al escribir el comentario)

FAH dijo...

@germán gijón. gracias. me alegro q te haya gustado y te hayas echado unas risas, lo más saludable. salu2.

Katy dijo...

Simpático el ártículo de Quique. Está bien para echar unas risas. Pero hablando un poco más en serio a mi me parece que hoy en dia se enseña más bien poco. Ni matemáticas, ni ortografía, ni valores, ni educación, ni labor alguna. Se deseduca más bien.Es una pena, yo que he tratado con jóvenes he visto como se ha ido degradando la enseñanza y son los padres los que se tienen que hacer con todo.
Un abrazo

FAH dijo...

@katy. gracias. la verdad es que algunos profesores dicen que el problema está en casa... y que algunos padres pretenden que los profesores hagan el trabajo q ellos no hacen... Supongo, q como casi en todo, todos tendremos q entonar el "mea culpa"... salu2.

Paz Garde dijo...

Qué casualidad, en mi post de la semana próxima hago referencia a un video que publicaste hace tiempo en tu blog.
Muchas gracias.
Un abrazo

FAH dijo...

@paz garde. gracias a ti. me pasaré para leerlo con mucho interés y a ver si lo hago más frecuentemente. un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Yo creo que son dos los problemas. Uno que enseñan cosas que no aportan mucho (lo siento, pero la historia, filosofía, literatuta y latín deberían seguir enseñandolo; otras materias ya es otro cantar)al menos por situarnos en el contexto de lo que somos. Y el segundo problema es como lo enseñan (el por qué y para que sirve).

EL problema, está en los dos lados. Escuela y casa.
Gracias por las recomendaciones.

Saudos

melina barcella dijo...

Buenísimo Francisco......., con que inteligencia y buen humor abordaste un tema tan serio como es el de la educación.
Lo que me pregunto es si es tan evidente que la educación actual quedo obsoleta y es en gran porcentaje inútil y con escasa aplicación en la vida real,que hace falta para que los gobernantes apliquen definitivamente una reestructuracion de base en el area educativa?, no lo ven?, no les importa? quieren personas poco educadas para perpetuarse en el poder?,realmente es frustrante...
Te felicito x el post,
un abrazo

FAH dijo...

@fernando lópez fernández. la verdad es q hay asignaturas (la historia y la filosofía creo q son muy importantes) y lo q dices es cierto: el cómo. Lo manifestaba Aristóteles: "La habilidad para expresar una idea es tan importante como la idea misma". Salu2.

FAH dijo...

@melina barcella. muchas gracias x pasarte por aki y x tus palabras. creo que falta inversión para dedicar más tiempo a y recursos descubrir nuevos métodos de aprendizaje, nuevas materias, etc. Inversión para tener una visión "multidisciplinar" de la vida donde todo esté mucho más relacionado y las disciplinas se aprovechen unas de otras. Creo que invertir en educación es la mejor inversión. ¿El problema? Que la inversión da sus frutos a medio y largo plazo. Los resultados no se ven en la propia legislatura y los políticos quieren mantener su sitio. En cierta ocasión le preguntaba a Rosa García, ex Presidenta de Microsof: "Si fueses Presidenta del Gobierno, cuál sería la primera decisión que tomarías?" Y me dijo: "España necesita cambios que hay que hacer aunque no sirvan para ganar las elecciones. Por ejemplo, cómo mejoramos la enseñanza. Eso no se ve en cuatro años sino en veinte pero si no hay nadie que tome este tipo de decisiones vamos a ir mal". salu2.

Jesús García dijo...

Delicado tema tocas hoy, y es que tiene miga por lo serio que es. En algo estamos a la cabeza de Europa, en fracaso escolar. ¿Porqué será?
Se les podría ocurrir a las cabezas pensantes del Ministerio de Mala Educación, qué se está haciendo mal, o mirar hacia los países que tienen buenos resultados e imitar su modelo.
Está claro que si seguimos haciendo lo mismo, obtendremos los mismos resultados.
Encuentro que falta educación en valores (formamos personas), falta de premio al esfuerzo (actitud) y no digamos nada de la motivación.
Esto es lo que hay, depende de nosotros cambiarlo.
Saludos

MaS dijo...

JA..JA..JA..
Ciertamente si contamos con los dedos las cosas útiles que aprendimos, tenemos que olvidarnos de los logaritmos neperianos, las raices cuadradas, y un sinfin..,tal vez, del cole no aprendimos qué, sino cómo.
Yo, aprendí a aprender, a interesarme, a curiosear, a ser ordenada, a perder la vergüenza cuando me tocaba decir la lección,a...
Creo que la Educación, de "contenido" anda coja, pero de "continente", me consta como madre, que está llena de buenos impulsos.
pd. Ahorita de mayor toca aprender a desaprender, n´est pas???
SALUDOS DE FINDE!
María.

FAH dijo...

@jesús garcía. gracias. hay que trabajar mucho y el tema educativo es estratégico, de pilares, y sobre él se edifica una sociedad. el problema, el de otras muchas veces: el cortoplacismo. salu2. buen finde.

@MaS. qué razón llevas. en una ocasión un directivo me decía: "casi todo lo que se aprende se olvida, lo que no se aprende es cómo se aprende". Y lo de desaprender es clave. Ya lo decía Albert Toffler en "The third wave": "El analfabeto del futuro no será el que no sepa leer o escribir sino el que no sepa desaprender cosas para aprender otras nuevas". También Keynes decía: "El problema no es q la gente acepte ideas nuevas sino que se olviden de las antiguas". Buen finde. salu2.

Fernando dijo...

Muy bueno, Paco, jajaja, me he reído mucho.

La teoría de los puntos que se conectan, aquella de Steve Jobs, tiene mucho sentido cuando hablamos de las cosas que aprendemos en el colegio. A menudo las piezas acaban encajando. Me parece más grave la distancia que hay entre nuestros licenciados y el día a día del trabajo. En las empresas falta rigor y en las universidades más práctica.

¡Un abrazo!

FAH dijo...

@fernando. gracias. aki nos keda mucho x mejorar. la educación es un tema muy estratégico. sí, la distancia es cada vez más grande entre universidad y empresa. abrazo.

Publicar un comentario en la entrada