«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

jueves, 15 de octubre de 2009

El viaje empieza y termina en ti mismo

En alguna ocasión he citado la historia descrita por June Callwood en "The one sure way to happiness" recogida en el "Riders Digest". Dice así:

El historiador Will Durant describe cómo buscó la felicidad en el conocimiento y sólo encontró desilusiones. Luego buscó la felicidad en los viajes y sólo encontró el cansancio; luego en el dinero y encontró discordia y preocupación. Buscó la felicidad en sus escritos y sólo encontró fatiga...

Comento esta historia porque, en esencia, el mayor enemigo o aliado del hombre es él mismo. El primer reto de cualquier individuo es encontrarse a sí mismo, a su esencia como persona. Si esta cuestión no se resuelve, por muchos bandazos que se peguen (conocimiento, viajes, dinero...), el descontento continuará. Séneca lo precisaba bien: "No hay buen viento para quien no sabe a dónde va".

Mucha gente huye lejos (Jamaica, Kuala Lumpur, Sudáfrica...) pensando que así sus problemas se disiparan y, al final, todo sigue igual porque uno lo que hace no es sino huir de sí mismo, de su insatisfacción personal.

El primer requisito de la satisfacción propia consiste en ser sincero con uno mismo: autenticidad. Es imposible estar satisfecho viviendo la vida de otros. ¿Cuál es el problema? Que existe mucho ruido alrededor, demasiados convencionalismos, prejuicios, dependencias emocionales y necesidad de aprobación de los demás, que nos presionan y no tenemos agallas de apartarnos de ellas.

El éxito consiste en ser uno mismo. Todas las historias tipo "El alquimista" de Paulo Coelho concluyen con un mensaje similar: sé tú mismo y no renuncies a ti. En esa obra se dice:

¿Por qué hemos de escuchar al corazón?, preguntó el muchacho.

La respuesta es concluyente:

Porque donde él esté, estará tu tesoro.

Álex Rovira lo expresa sin tapujos: “La felicidad sólo llega cuando no somos objetos de otros, sino sujetos de nosotros mismos”. Sören Kierkegaard también afirmaba: “La decepción más común es no escoger o no poder ser uno mismo, pero la forma más profunda de decepción es escoger ser otro antes que uno mismo”.

La moraleja de "El hombre en busca de sentido" de Viktor Frankl es ésa. La vida sólo merece la pena cuando le encontramos "nuestro sentido" (del tipo que sea, es sólo una cuestión propia), de otro modo es fácil caer en depresión que no es otra cosa que la "enfermedad de la tristeza", gente que vive con gran desazón, pero lo más grave, que no ve futuro a su situación, que no ve luz al final del túnel.

Morrie Schwartz en "Martes con mi viejo profesor" nos recuerda: “Una parte del problema (…) es la prisa que tiene todo el mundo. Las personas no han encontrado sentido en sus vidas por eso corren constantemente buscándolo. Piensan en el próximo coche, en la próxima casa, en el próximo trabajo. Y después descubren que esas cosas están vacías, y siguen corriendo”.

Por hoy me despido. Este tema da mucho para hablar.

* Hoy nuevo post en el Blog "Fútbol: Fenómeno de Fenómenos" con el título: "Fan equity: el valor de la marca en los clubes de fútbol". Y recomendable el post de Lolo Sáinz en "Aprende del Deporte" con el título: "Ronaldo, Alonso y Gori: ¿salarios adecuados?

14 comentarios:

Katy dijo...

Hola FAH, ya he vuelto de mi viaje a Roma y me encuentro este precioso post. La frase de Senéca que citas es muy ilustrativa."No hay buen viento para quien no sabe a dónde va".
¿Cuanta gente sabe en dónde está su norte?. Creo que el problema está en que no sabemos hacer silencio en nuestro interior, estar solos con con nosotros mismos. Y entre ruidos, prisas y distracciones se pasa la vida sin haberla llenado con nada. Cómo tu dices el tema da para mucho, aunque lo que has descrito ayuda a reflexionar .
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Yo creo Francisco que el problema es que las personas se quieren poco a si mismas y por ello, se conocen poco y piensan que con otras "distracciones, trabajos..." cosas en general encontrarán la felicidad que para mi, ni más ni menos es sentirte confortable con lo que eres, no con lo que te gustaría ser.
Saludos

FAH dijo...

@Katy. gracias x continuar x aki. ¡Qué gran ciudad Roma! Me encanta, vía del corso, piazza venezia, el coliseo... gran ciudad para pasear... ¡Qué importante es el silencio! Lo decía Lao-Tse: "El silencio es el grito más fuerte"... Alejados de ruidos (convenciionalismos, prejuicios, etc) nos encontramos a nosotros mismos...

@fernando lópez fernández. Creo que has dado en el clavo. En más de una vez he dicho que la mayor muestra de sabiduría de una persona es ser consciente de sus limitaciones y aceptarlas con naturalidad. “Sé quien en verdad eres. Descubre tus talentos y tu propósito en la vida. Esto te llevará a hacer lo que amas y porque haces las cosas con amor, obtendrás lo que necesitas” (Erich Fromm). 1 abrazo.

Pedja dijo...

Fantástico post Paco, vivimos con miedo, a ser felices, a la soledad, al qué dirán, a qué voy a hacer con mi vida, a no conseguir nuestros objetivos, a la crisis y mientras el tiempo pasa... Ser feliz no es difícil, basta con querer serlo y hace falta poco para conseguirlo desde ya, magnífico post Paco, un abrazo.

FAH dijo...

@pedja. gracias. desde luego,la felicidad se encuentra más hacia dentro que hacia fuera. es un concepto subjetivo q depende de cada uno, por eso hay que encontrar esa "vocación" y disfrutar del proceso de búsqueda... dejarse llevar. abrazo.

GDS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
GDS dijo...

Hace dias escuché una frase de la cual aprovechando este post y dejo un fragmento de la misma aquí:

"La vida ya de por sí aburrida y repetitiva, es en ausencia de fantasías,un espectáculo mortal".

Me gustó este post.

Saludos.

FAH dijo...

@GDS. gracias por tu participación. me alegro q te haya gustado y me apunto tu frase. Como me decía Eduardo Jáuregui, "la vida es maravillosa pero hay que saber maravillarse". salu2.

MaS dijo...

Paco,
en mi opinión a veces sí tenemos claro quienes somos, cómo somos, qué queremos...y devenimos infelices por marcarnos un objetivo lejano, cuasi imposible,... yo prefiero las metas volantes...avanzar en una direccion, con pequeños logros, premios, instantes...con los que salpicar un trayectoria feliz.
La felicidad no está al final.
un saludo y un muy buen fin de semana,
María.

FAH dijo...

@MaS. Muchas gracias. No lo tengo claro. Tal vez nos fijemos demasiado en esa meta lejana y olvidemos lo cercano, aunque a veces tener identificado de manera muy nítida ese objetivo nos ayuda a alcanzarlo. hay q encontrar el equilibrio entre disfrutar del día a día, teniendo claro el largo plazo pero sin obsesionarse. buen finde.

Senior Manager dijo...

Lo más importante del auto conocimeinto es saber que realmente ha ocurrido... cuántos creen haberse encontrado, pero sólo han encontrado más de lo mismo.

Los caminos no empiezan ni terminan, pues ya estamos en el camino desde el principio y nunca terminaremos de avanzar, sólo nos detendremos en la mitad, sin poder seguir, es la naturaleza de la vida.
SM

FAH dijo...

@senior manager. gracias x pasarte y participar. desde luego, es cierto, la vida es un proceso no un estado en el que continuamente estamos mutuando. salu2.

Fernando dijo...

Yo también me apunto la cita de Séneca.

Gran post, Paco. Efectivamente da mucho que pensar. Vivimos en un mundo en el que nos han enseñado que para ser felices es más importante el tener que el ser, olvidándonos de lo que realmente es importante. ¡Cuánta gente se encuentra vacía como bien dices!

Hace unos años estuve en una conferencia de Julián Ríos, profesor de derecho penal de ICADE. Recuerdo una de sus frases que a menudo utilizo como lema vital: Hay que tratar de dejar este mundo un poquito mejor de lo nos lo hemos encontrado. Buen principio para encontrar el rumbo.

Un fuerte abrazo

FAH dijo...

@fernando. desde luego que la diferencia entre el "tener" y el "ser" no la tenemos clara, y de ahí derivan muchos males sociales, claro que la presión social es grande. abrazo.

Publicar un comentario en la entrada