«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

miércoles, 7 de octubre de 2009

Tempus fugit: decide qué es importante

Hace algún tiempo leí esta historia en el libro "Dirección Asistida: Cómo conducir equipos hacia la excelencia", de José Manuel Casado. Es una historia que hace pensar. El pasado no se puede cambiar (esto lo sabemos todos), por eso no queda más remedio que intentar, en la medida de lo posible, anticiparse. En cierta ocasión, el Director General de Toshiba, Alberto Ruano, me decía: "Es muy importante regar el jardín todos los días". Aquí dejo la historia que relataba Charles J. Givens, editor y publicista norteamericano:

«A finales de los años setenta, tuve ocasión de asistir en Washington, donde vivía por entonces, a una recepción en Capitol Hill (sede del Senado Norteamericano), en la que me presentaron a uno de los abogados más influyentes de los Estados Unidos. El hombre había dedicado su vida al trabajo en el seno de una de las mayores firmas de abogados del país: 384 abogados, distribuidos en las oficinas de Boston, Washington y Nueva York. Para dar pie a la conversación, le hice un simple comentario: “Debe Vd. estar bien contento y orgulloso de lo que ha conseguido. Muchos abogados tuvieron el sueño que Vd. ha sabido convertir en realidad, pero no pudieron con ello. Vd., sí”.

Esperaba que me contestara con un simple: “Gracias”. Muy al contrario, su cara pareció ablandarse y, tras beber un sorbo de whisky, me contestó: “Hijo, déjame que te diga qué pienso de lo que he sido capaz de conseguir. Desde que entré en la facultad de Leyes, incluso antes, mi sueño fue llegar a ser el mejor y el más grande. Me quemaba el deseo de levantar la mayor firma de abogados de mi país. Me casé con mi novia de la facultad cuando todavía estábamos estudiando, y –nada más recibir el título– comencé a trabajar día y noche para materializar mi sueño. Cuando mi mujer comenzó a decirme que le gustaría estar más tiempo conmigo, yo respondí: “Cariño, todo lo hago por ti”, a lo que contestó: “Si de verdad quieres hacer algo por mí, lo mejor que puedes hacer es pasar más tiempo conmigo que con tu trabajo”.

“Tuvimos el primer niño, y luego vino el segundo. Pero yo no pude estar allí cuando nació. Estaba abriendo oficinas en otras ciudades. Nuevamente, mi mujer vino a decirme: “Tienes que pasar más tiempo con nosotros”. Y mi contestación habitual era ésta: “Ahora estoy muy ocupado, pero esta situación va a cambiar”. Nunca cambió.

Ahora tengo 64 años. Mi mujer me abandonó hace 25 y no me volví a casar. Por entonces sufrí un golpe muy fuerte: pensaba que había hecho por ella todo lo humanamente posible para que disfrutara de todas las cosas materiales que una mujer pudiera desear. Hoy sé que estaba equivocado. Le di todo lo que yo quería que ella tuviera.

Mis hijos y yo apenas nos conocemos... nunca llegamos a conocernos. Ahora estoy jubilado de la firma. Ya no tengo energías para dirigirla y apenas me queda nada por demostrar. Eso sí: tengo unos nietos, a los que nunca he visto. Puesto que apenas traté a mis hijos, ahora ellos apenas encuentran una justificación para traerme a los niños”.

Al llegar a esta altura de la conversación, al hombre le asomaba el reflejo de una lágrima. “Si tuviera que comenzar de nuevo –dijo– primero decidiría qué es lo auténticamente importante para mí, y sobre eso levantaría mi vida... en vez de haberlo hecho sobre lo que yo creí que teóricamente debía ser importante para mí. Pero ya es tarde”.

Estas palabras fueron como un mazazo. Fue allí, en aquel momento, cuando advertí la importancia de conocer los valores en que uno cree, antes de lanzarse a construir los sueños y metas de la vida».

13 comentarios:

Pedja dijo...

La pena es que ese abogado no dijera esas mismas palabras a su ex mujer, a sus hijos y a sus nietos, no habría conseguido igual nada pero al menos se habría quitado un peso de encima, nunca es tarde para aprender y liberarse, buena historia, un abrazo.

FAH dijo...

@pedja. gracias. A veces mirar atrás es muy doloroso... eso de no poder cambiar el pasado... En la película de El Rey León se ve muy bien:

http://franciscoalcaide.blogspot.com/2009/01/hakuna-matata.html

abrazo.

Katy dijo...

Tienes toda la razón: No se puede cambiar el pasado y el que asume que su vida fue un fracaso lo tiene aún peor. Pero si se puede construir sobre el pasado. Rectificar a tiempo. Cuando uno tiene pareja no puedo solo dedicarse a contruir su sueño y encima mentirse a si mismo que lo hace por la otra persona. El sueño ha de ser de los dos. Y a lo hecho pecho. Si al menos su sueño lo hubiese llenado de felicidad...

FAH dijo...

@katy. gracias x estar nuevamente x aquí. me gusta eso de "si al menos su sueño lo hubiese llenado de felicidad..."... Me gusta decir que "hay cosas que son importantes para unos cuantos y hay cosas q son importantes para todos"... Nada puede prescindir de afecto, para mí, probablemente, la necesidad más universal. un saludo.

Fernando López Fernández dijo...

Yo creo que él decidió lo que era importante en ese momento y cuando cambiaron sus prioridades fue demasiado tarde.

Quizá actuó de buena fe al querer ofrecer todo a sus esposa e hijos cuando por lo uqe se ve no era importante para ellos.

magnífico ejemplo sobre lo que debe ser el equilibrio en la vida.
Un abrazo

FAH dijo...

@fernando lópez fernández. gracias. desde luego, el equilibrio es muy importante, pero como me decía un head-hunter en una ocasión: "Lo que abandonas te abandona"... por eso lo de "regar el jardín todos los días". 1 abrazo.

Pedja dijo...

Bueno yo no digo que intentara cambiar su pasado, solo que si todo eso que comenta a un recién conocido se lo hubiera reconocido a las personas adecuadas al menos miraría el futuro de otra forma pero es verdad que a veces uno confiesa más cosas a los desconocidos que a los más cercanos, un abrazo

FAH dijo...

@pedja. es muy cierto... confesarse ante quienes creemos q hemos cometido una injusticia te alivia mucho... ¿problema? el orgullo q hay en el ser humano q es enorme... y nos impide corregir trayectorias. thank you, sir.

Fernando dijo...

Paco, me ha encantado y conmovido la historia y la reflexión. Refleja mucho de lo que yo creo. Hay que trabajar para vivir, pero no vivir para trabajar. Debemos ponernos límites y horarios, aunque a veces no podamos cumplirlos.

Mi abuelo, al que ya conoces, ahora que ya tiene 85 años dice una frase a menudo: "si volviera a ser joven, trabajaría una hora menos cada día". Y lo dice un hombre al que le ha ido muy bien profesionalmente. Casi nada.

Un fuerte abrazo

FAH dijo...

@fernando. gracias. qué gran frase la de tu abuelo, sabiduría no le falta, y como dices, ¡qué importante! una persona a la q le ha dio muy bien... da q pensar... En cierta ocasión me decía un directivo: "La vida hay que leerla mientras ocurre... si no, luego es demasiado tarde". abrazo.

MaS dijo...

pufff, en esta foto creo que salimos casi todos...
y bueno!!!, el pasado no lo puedo-quiero cambiar, pero el futuro y lo que es mejor, el- mi- su presente, sí,así que mejor noticia que CONFESAR a los ejes de nuestra vida nuestros errores...
un saludo cordial,

MaS dijo...

meditando, meditando...
http://www.youtube.com/watch?v=puJCjUsgq7o. Despertares, con Robert de Niro y Robin Williams.
buen despertar!!!!

FAH dijo...

@MaS. gracias por el video. no he visto esa película. en cuanto pueda me haré con ella. tiene muy buena pinta. Y como dices creo q confesare es imp, un duelo con uno mismo. 1 saludo.

Publicar un comentario en la entrada