Nace ‘TOP Conferenciantes’, la plataforma de conferenciantes de management y desarrollo personal de Divertia Smile Company   l   www.topconferenciantes.com

lunes, 16 de noviembre de 2009

Tele mereces

Hoy yoriento, en twitter, hacía refería a una viñeta con el título "Hipogresía progre". Me he acordado entonces de un artículo de Mejide titulado "Telemereces" que va por idénticos derroteros. El cinismo está de moda hoy y siempre. Va con la naturaleza humana. Dice así:

"Que viva la tele. Sí, la tele. Qué pasa. Hoy en día la caja tonta ya tiene estudios, y si no los tiene, como mínimo se gana muy bien la vida, pues se ha convertido a golpe de euro en el verdadero mapa de España, el último reducto de una democracia de verdad.

Primero, por su penetración. No hay ningún otro electrodoméstico que haya conseguido presencia en el 98% de los hogares españoles.

Segundo, por su sistema de medición de audiencias. Por incompleto que sea, no existe otro medio en el que se pueda saber prácticamente al minuto quién está mirando qué -y que nadie me venga con internet, que me da algo-.

Tercero, por su nivel de consumo. Dependiendo del estudio, de las variables demográficas y de la clase social, podemos encontrar en España individuos que consumen tele hasta siete horas diarias.

Cuarto, porque los anunciantes reaccionan tratando de colocar inmediatamente el dinero detrás de lo que funciona de verdad. Mientras a los publicitarios se nos hincha la boca postulando el fin de la tele, todavía hoy, de cada euro que se gasta en publicidad, más de 46 céntimos van a la mediana pantalla (lo de pequeña pantalla habrá que empezar a dejarlo para el móvil). Pero esa es otra historia.

Y quinto, porque como consecuencia de todo lo anterior, es precisamente esa audiencia, con su votación a dedo alzado, la que nomina y derroca los programas, ojo que estos votan todos y cada día.

Quizás por eso empiece a tocarme el pie esta doble moral en la que parecemos instalados, digna de un país incapaz de reconocer sus bajezas. Estoy hasta los textos de esas voces puristas y críticas contra la tele que consumimos, esas mismas que recomiendan siempre antes la lectura (se puede leer cada bodrio?). Porque si lo están poniendo, es porque lo estamos viendo, y si lo estamos viendo es porque nos gusta verlo, aunque sea para comentarlo, criticarlo, ignorarlo o, si me apuras, seguirlo a escondidas. Como pasaba con Crónicas Marcianas. Como pasa con el Tomate. Como pasará con cualquiera que tenga más audiencia de la que la gente es capaz de reconocer.

Te propongo un juego. Hazte con una parrilla televisiva de la semana pasada, elige un día cualquiera. Ahora suma las horas dedicadas a "magazines", eufemismo que utilizan las cadenas para vomitar esa prensa amarilla del mundo rosa que se dedica a ponerse verde. Y finalmente, compara esa cifra con la audiencia media que tuvo la cadena durante todo ese día.
Yo lo acabo de hacer. 0 horas emitidas de magazines en La Sexta, obtuvo un 4% de audiencia (=dinerillo). Cero horas en todo el día también en La2, que hizo un 5'7% (y aunque cueste de creer, 0 horas de documentales). Dos horas de magazines en Cuatro, que hizo un 7'7% (=más dinero). Tres horas y media en TVE1, obteniendo un 15'9% (=mucho más dinero). Cuatro horas y media de magazines emitidos en Antena3, que hizo un 16'9% (=los directivos sonríen, los accionistas aún no). Y por último, siete horas y media en Telecinco, que llegó al 22'7% (=directivos y accionistas dan palmas con las orejas). Casualidad, seguramente.

Tenemos la tele que nos merecemos. Tenemos la tele que queremos ver. Y cuando creas que nos echan mierda, estarás creyendo que nos gusta comer mierda.

Si no entiendes esto, apaga y vete".

* Hoy Lolo Sáinz nos escribe un excelente post en el blog de "Aprende del Deporte" con el título: "Estrellas castigadas".