«Tu capacidad de aprender es tu principal activo y la mejor forma de aprender es de ‘los mejores’»   |   www.aprendiendodelosmejores.es        «El futuro no existe, es sólo un resultado, el resultado de lo que hacemos cada día»   |   www.tufuturoeshoy.com

lunes, 16 de noviembre de 2009

Tele mereces

Hoy yoriento, en twitter, hacía refería a una viñeta con el título "Hipogresía progre". Me he acordado entonces de un artículo de Mejide titulado "Telemereces" que va por idénticos derroteros. El cinismo está de moda hoy y siempre. Va con la naturaleza humana. Dice así:

"Que viva la tele. Sí, la tele. Qué pasa. Hoy en día la caja tonta ya tiene estudios, y si no los tiene, como mínimo se gana muy bien la vida, pues se ha convertido a golpe de euro en el verdadero mapa de España, el último reducto de una democracia de verdad.

Primero, por su penetración. No hay ningún otro electrodoméstico que haya conseguido presencia en el 98% de los hogares españoles.

Segundo, por su sistema de medición de audiencias. Por incompleto que sea, no existe otro medio en el que se pueda saber prácticamente al minuto quién está mirando qué -y que nadie me venga con internet, que me da algo-.

Tercero, por su nivel de consumo. Dependiendo del estudio, de las variables demográficas y de la clase social, podemos encontrar en España individuos que consumen tele hasta siete horas diarias.

Cuarto, porque los anunciantes reaccionan tratando de colocar inmediatamente el dinero detrás de lo que funciona de verdad. Mientras a los publicitarios se nos hincha la boca postulando el fin de la tele, todavía hoy, de cada euro que se gasta en publicidad, más de 46 céntimos van a la mediana pantalla (lo de pequeña pantalla habrá que empezar a dejarlo para el móvil). Pero esa es otra historia.

Y quinto, porque como consecuencia de todo lo anterior, es precisamente esa audiencia, con su votación a dedo alzado, la que nomina y derroca los programas, ojo que estos votan todos y cada día.

Quizás por eso empiece a tocarme el pie esta doble moral en la que parecemos instalados, digna de un país incapaz de reconocer sus bajezas. Estoy hasta los textos de esas voces puristas y críticas contra la tele que consumimos, esas mismas que recomiendan siempre antes la lectura (se puede leer cada bodrio?). Porque si lo están poniendo, es porque lo estamos viendo, y si lo estamos viendo es porque nos gusta verlo, aunque sea para comentarlo, criticarlo, ignorarlo o, si me apuras, seguirlo a escondidas. Como pasaba con Crónicas Marcianas. Como pasa con el Tomate. Como pasará con cualquiera que tenga más audiencia de la que la gente es capaz de reconocer.

Te propongo un juego. Hazte con una parrilla televisiva de la semana pasada, elige un día cualquiera. Ahora suma las horas dedicadas a "magazines", eufemismo que utilizan las cadenas para vomitar esa prensa amarilla del mundo rosa que se dedica a ponerse verde. Y finalmente, compara esa cifra con la audiencia media que tuvo la cadena durante todo ese día.
Yo lo acabo de hacer. 0 horas emitidas de magazines en La Sexta, obtuvo un 4% de audiencia (=dinerillo). Cero horas en todo el día también en La2, que hizo un 5'7% (y aunque cueste de creer, 0 horas de documentales). Dos horas de magazines en Cuatro, que hizo un 7'7% (=más dinero). Tres horas y media en TVE1, obteniendo un 15'9% (=mucho más dinero). Cuatro horas y media de magazines emitidos en Antena3, que hizo un 16'9% (=los directivos sonríen, los accionistas aún no). Y por último, siete horas y media en Telecinco, que llegó al 22'7% (=directivos y accionistas dan palmas con las orejas). Casualidad, seguramente.

Tenemos la tele que nos merecemos. Tenemos la tele que queremos ver. Y cuando creas que nos echan mierda, estarás creyendo que nos gusta comer mierda.

Si no entiendes esto, apaga y vete".

* Hoy Lolo Sáinz nos escribe un excelente post en el blog de "Aprende del Deporte" con el título: "Estrellas castigadas".

10 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Hola Francisco:

Yo debo ser una de las excepciones que confirman la regla, pero Risto tiene toda la razón en lo que expone. Por mi trabajo, sé como puede cambiar el "caché" de un artista de la noche a la mañana. Muchas veces nos piden "famosos", es decir gente que salga en televisión. Interesa más la imagen que el contenido y a cualquier actor o artista le hablas de posibilidades de TV y se "emociona", aunque al final la Tv, en ocasiones, sea un arma de doble filo.

una décima de share puede acabar con un programa o catapultarlo hacia el éxito o a que los anunciantes quieran ubicar alli su publicidad.

Un abrazo

Katy dijo...

Hola FAH, has contado unas verdades como puños. Tenemos la tele que nos merecemos, y la revistas de corazón también. Y si está es porque funciona. Debo de ser de las pocas personas que lleva 11 meses sin ver ni el telediario. Ya me he negado a ver tonterias, y de oír más.
En un viaje que hice a Mallorca coincidimos con Jesús Mariñas y parecía Brad Pitt rodeado de gente pidiendo autógrafos. Todo lo sale por la caja tonta vende. Como dice Fernando interesa más la imagen que el contenido. Y si no que se lo pregunten por ejemplo a Belén Esteban ¿ A quien?
Mientras no se reeduquen los gustos de la gente esto seguirá por tiempos indefinidos.
Un abrazo

FAH dijo...

@fernando lópez fernández. gracias x pasar y participar. desde luego, en la sociedad a menudo venden más las caras que las ideas. el glamour de la fama... es lo q hay aunque nos autoengañemos... abrazo.

@katy. gran exposición. yo acepto la realidad, porque cada uno tiene derecho a ver y que le guste lo que quiera, lo que no me parece bien es el doble juego de negarlo y luego seguirlo. gracias x pasar. salu2.

Fernando dijo...

Hola Paco:

Gran post y gran artículo el de Risto. Da que pensar, desde luego. Estoy muy de acuerdo con lo que apuntan Katy y Fernando, así como con tu idea del doble juego y la hipocresía.

Aún así, yo no me conformo con lo que postula Risto. A Hitler también le eligió el pueblo, no lo olvidemos, y ello no quiere decir, como a la postre se pudo ver, que estuviera bien. Claro que cada uno tiene derecho a ver lo que quiera, pero estas audiencias tan altas de programas tan casposos no es más que otro síntoma del grave problema educativo que tenemos en nuestro país.

Tú mismo has dado la clave, Paco. Nuestra sociedad venera los antivalores que suponen el glamour, el famoseo y el dinero fácil. Estamos arreglados...

Abrazos

GDS dijo...

Bueno, creo que la caja tonta de tonta no tiene nada.

Se ha encargado por más de 80 años muy sutilmente de formarnos desde la infancia que es cuando más se consume, con una cantidad de información que a fin de cuentas no es ni buena ni mala, simplemente creada por seres humanos.

A fin de cuentas es una cuestión de elección o de la circunstancia (quienes la ven, quienes no la ven, a quienes dicen que la vea y a los que le dicen que no la vea).

Saludos,

Germán Gijón dijo...

Lo gracioso es que un producto (Evaristo Mejide) está hablando de otro multiproducto (programas tricolor). Ahí queda eso. No sé cuándo publicó ese artículo, pero es evidente que este hombre ha sabido inventarse él mismo y desconozco si eso es mérito suyo o de las productoras por las que haya podido pasar. Sin embargo, sin tener en cuenta -que ya lo he hecho- el continente, estoy de acuerdo con el contenido y el principal reproche de los comentarios previos: la cuota de pantalla de determinados programas es directamente proporcional a la cultura del país.
Un abrazo, Francisco.

Germán Gijón dijo...

(donde veo que dije "directamente" debí poner "inversamente". Perdón por el lapsus)

Jesús López dijo...

Hola Francisco,

Lo siento pero no puedo estar de acuerdo. Que una masa de marujas influencien el share no implica que la tele que tenemos sea la tele que nos merecemos. ¿Por qué ha crecido el consumo de series subtituladas por Internet?, ¿Por qué los medios sociales ganan peso como entretenimiento?, ¿Por qué las TV empiezan a gastarse un buen pico en conquistar otros medios de difusión?... Te propongo una cosa, echa un vistazo a la pirámide de edad de nuestra sociedad española, súmale 10 años y proponme el mismo ejemplo... ¿Qué cambiaría?

Saludos,

FAH dijo...

@fernando. estoy de acuerdo contigo, el problema es quién es esa voz autorizada que dice lo que está bien o está mal. A veces el enemigo está en casa y tras fachadas pulcras hay personas que no tienen nada que ver con lo q aparentan. abrazo.

@GDS. gracias. yo creo que la caja tonta no es tonta, es el uso que hagamos de ella, como todo. Lo decía Groucho Marx: "La televisión es una fuente de cultura, cada vez que alguien la enciende me voy a la habitación de al lado a leer un libro". Hay alternativas televisivas interesantes que se pueden ver aunque tienen audiencias mínimas. salu2.

@germán gijón. gracias. sería interesante saber por qué gustan esos programas. yo tengo alguna sospecha, lo comentaré otro día. abrazo.

FAH dijo...

@jesús lópez. gracias x tu aportación. desde luego que los hábitos de los jóvenes son diferentes, lo que no sé si mejores o peores.... Porque en internet también, hay de todo. salu2.

Publicar un comentario en la entrada