El sábado 27 de mayo (13 a 14.30 horas) y el sábado 10 de junio (12 a 14 horas) estaré en la caseta 266 (Deusto/Planeta) de la Feria del Libro de Madrid firmando ejemplares de #AprendiendoDeLosMejores y #TuFuturoEsHoy

lunes, 28 de diciembre de 2009

El caballo y el cerdo

Hoy me enviaron por mail esta historia: ¿Qué conclusiones sacáis?

El dueño de una granja tenía un caballo excepcional que había ganado varias carreras. Un día, el pobre caballo metió una pata en un agujero y se hirió. El veterinario lo cuidó, pero dijo que ya no podría competir.

El dueño de la finca dejó en el establo al caballo, que le costaba incluso mantenerse en pie, mientras decidía que hacer con él.

El caballo estaba acostado cuando un cerdo se acercó y le dijo:

- Anímate, colega, vamos, ponte de pie; sé que lo puedes hacer porque antes te vi caer e incorporarte. ¡Venga!¡Arriba!

El caballo gimió mientras se movía con mucho esfuerzo, pero el cerdo no desistía:

- Vamos amigo yo te ayudo -metiéndose por debajo de la tripa del caballo y empujándolo con el hocico-. Vamos, sé que lo puedes hacer. ¡Venga! ¡Campeón! ¡Arriba! ¡Eso es! ¡Qué grande eres! ¡Sabía que lo conseguirías!

Y tanto insistió el cerdo que finalmente el caballo se fue incorporando poco a poco, tambaleándose, ganando seguridad hasta que, finalmente, consiguió salir del establo, relinchando y galopando. El dueño de la granja al ver correr a su animal, empezó a dar saltos de alegría y a gritar a sus empleados:

- ¡Qué maravilla! ¡Mi caballo se curó solo! ¡Esto se merece unas buenas chuletas! ¡Matemos al cerdo para celebrarlo!
* Hoy recomiendo un excelente post para reflexionar de Begoña Gozalbes que lleva por título: "Un regalo en Navidad... Antonio Vega".