Próximo 28 de junio a las 19.30 horas, presentación en Córdoba de ‘Aprendiendo de los mejores’ (Alienta, 11ª edición) en el Colegio Oficial de Arquitectos. Más información en el siguiente link

miércoles, 30 de diciembre de 2009

Yo cambio, tú cambias, él cambia...

El otro día leí esta historia. La contaba el brasileñó Paulo Coelho. Dice así:

El hombre santo reunió a sus amigos:

- Estoy viejo, les dijo.

- Y sabio, respondió uno de los amigos.

- Durante todo este tiempo, siempre te vimos rezando. ¿De qué hablas con Dios?

- Al principio, yo tenía el entusiasmo de la juventud. Le pedía a Dios que me diera fuerzas para cambiar la humanidad. Poco a poco empecé a darme cuenta de que esto era imposible y entonces empecé a pedirle a Dios que me diese fuerzas para cambiar a los que estaban a mi alrededor. Ahora, que ya soy viejo, mi oración es mucho más sencilla. Le pido a Dios lo que debería haberle pedido desde el principio.

- ¿Y qué es eso que le pides ?, quiso sobre el amigo.

- Le pido ser capaz de cambiarme a mí mismo.

Un proverbio japonés lo explica bien: "Si cada uno barriese delante de su casa qué limpia estaría la ciudad". Intentamos cambiar el mundo cuando éste sólo se transforma día a día y paso a paso. Buscamos "lejos" cuando la solución está "cerca" y en cada uno de nosotros. Ghandi dio en el clavo: "Tú debes ser el camino que deseas ver en el mundo".

* Hoy dos recomendaciones:

- La primera el siguiente video-anuncio que descubro en twitter gracias a @alejandrosuarez que ha sido votado como el mejor anuncio.